Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
Los blogs de Religión en Libertad
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
Inicio / Blog

La Inversión

Jaime Alejandro

19 enero 2013

Vamos con el último artículo de la serie sobre el consumo, el ahorro y la inversión. En este caso y como en los anteriores, hablamos también de una actividad económica fundamental para el desarrollo económico. Sin inversión no existe la más mínima posibilidad de que se cree la actividad que permitirá a las personas encontrar un trabajo, progresar y generar riqueza. 

Los inversores son las personas que aportarán el capital –el ahorro- que es imprescindible para la producción de bienes y servicios que, posteriormente, intercambiaremos en el mercado.  La inversión siempre implica riesgo y por lo tanto, prudencia a la hora de invertir. La falta de inversión se traducirá en baja productividad e imposibilidad de consumir –pobreza-. Un exceso menospreciando los riesgos terminará en alguna forma de burbuja, malas inversiones y unos niveles de pobreza similares a los que provoca un defecto de inversión. 

Así y para invertir, los agentes económicos que participamos en el mercado hemos creado una serie de mecanismos para canalizar el ahorro hacia los proyectos más interesantes: las acciones, los mercados de valores, los bonos y los mercados de deuda, los depósitos bancarios remunerados o incluso la especulación –sí, sí, también la “malvada especulación”-. Cada uno de ellos tiene una función en el mercado y si el Estado se limita a los poderes que le son propios, el mercado por sí mismo establecerá un equilibrio dentro de lo que es económicamente viable, acotando los posibles resultados y los niveles de riesgo, poniendo a cada inversor en el lugar que le corresponde en función de su propia capacidad para invertir. Cada forma de inversión tiene sus propias ventajas e inconvenientes, siendo los inversores quienes estarán en mejor disposición para determinar lo más adecuado para cada caso y momento. 

Cuando un mercado funciona según estas reglas –sus propias leyes- y las pautas marcadas por los agentes que participamos en él, los tipos de interés, los precios y los rendimientos de las inversiones no dependen de ningún agente en particular y sólo de la acción conjunta de todos ellos a la vez, que ninguno puede manipular ni controlar. Los precios se convierten en la información crucial que servirá para decidir qué inversiones no son rentables y cuales sí lo son. El nivel de acierto a la hora de interpretar esta información será la clave que evite desequilibrios o los resuelva. En tal entorno, los precios altos serán la cura a inversiones sobrevaloradas incentivando la venta que provocará una bajada de los mismos; los precios bajos será la cura a inversiones que estén infravaloradas al estimular la compra y el aumento de los mismos. La capacidad para aprovechar tales oportunidades determinará el nivel de éxito o fracaso de cada inversión. 

En tal proceso y para calificarlo de “mercado libre”, ningún agente económico debe verse beneficiado o perjudicado al margen de los beneficios o pérdidas que se obtengan fruto de su propio mérito –nada que ver con la situación actual-. El Estado debe limitarse a ser el árbitro conforme a unas reglas iguales para todos, y sólo para resolver los litigios que surjan entre particulares durante los procesos de inversión. Así, en un país libre y capitalista, no es función del Estado participar en el mercado, tener empresas o medios de producción, ni garantizar inversiones –el fondo de garantía de depósitos remunerados, por ejemplo-, ni expoliar los beneficios o amortiguar las pérdidas de nadie, ni hacer competencia a los propios agentes del mercado utilizando su propio dinero –sus impuestos-. Admitir estas extralimitaciones del Estado es como aceptar que el árbitro en partido de fútbol le pegue al balón para desviar una pelota que iba fuera y que así termine en gol. 

En las conclusiones a esta serie de artículos sobre el consumo, el ahorro y la inversión, veremos los desequilibrios que termina provocando una intervención del Estado prolongada y sostenida a lo largo del tiempo, más allá de lo que corresponde a sus funciones naturales. 

Religión en Libertad necesita de tu ayuda para seguir transmitiendo la ternura de Dios
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Jaime Alejandro
Como emprendedor e inversor, mi objetivo siempre ha sido analizar el entorno para poder tomar decisiones. Para decidir hay que medir y para medir hace falta una sistema de unidades. Es imposible tomar una decisión acertada si la información que proporciona el mercado no se puede medir. La unidad monetaria tendría que ser la unidad de medida. Sin embargo, el dinero actual no es una unidad de medida sino, simplemente, “confeti”. Este término describe a la perfección el dinero que los Estados han venido emitiendo desde la supresión de la convertibilidad del dólar y el resto de las divisas. El confeti no es un instrumento financiero –no es dinero- y simplemente el decorado de una gran juerga; es lo que se usa para pasarlo bien durante un tiempo y evadirnos de la realidad; confeti es, simplemente, papel pintado que sirve para dar color, alegría y animar la fiesta; es la expresión máxima del hedonismo suicida fomentado desde y por el Estado. Cuando la juerga se acaba, el confeti, o eso que pensábamos que era dinero desaparece y se diluye en nada. El término lo utilizan algunos analistas norteamericanos en el intenso debate que ha surgido en aquel país en torno a la necesidad de suprimir el actual “experimento” fiduciario y el regreso a un sistema patrón. Pienso que la civilización occidental pende crucialmente de este cambio y, por lo tanto, en este blog importaré y aportaré argumentos a favor de tal supresión.

Jaime Alejandro, es autor, editor y responsable del Blog El confeti monetario, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO

Ver posts de otros meses

ENERO 2013 (1 artículos)

DICIEMBRE 2012 (1 artículos)

OCTUBRE 2012 (1 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (1 artículos)

JUNIO 2012 (3 artículos)

MAYO 2012 (1 artículos)

ABRIL 2012 (1 artículos)

MARZO 2012 (1 artículos)

FEBRERO 2012 (1 artículos)

ENERO 2012 (1 artículos)

DICIEMBRE 2011 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (1 artículos)

OCTUBRE 2011 (1 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (1 artículos)

AGOSTO 2011 (1 artículos)

JULIO 2011 (1 artículos)

JUNIO 2011 (1 artículos)

MAYO 2011 (1 artículos)

ABRIL 2011 (1 artículos)

MARZO 2011 (2 artículos)

FEBRERO 2011 (2 artículos)

ENERO 2011 (2 artículos)

DICIEMBRE 2010 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (2 artículos)

OCTUBRE 2010 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2010 (3 artículos)

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS