Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
Religión en Libertad
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familiaOtras noticias Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeos
  Martes, 28 de abril de 2015 | 13:21 Suscríbete a ReLRegala ReLDifúndenosContactoHemerotecaAYUDA A REL 
Buscar
Inicio / Personajes
El Papa aprueba un milagro atribuido a la joven beata

La extraordinaria historia de Caterina Tekakwitha, la primera santa «piel roja» de América

Benedicto XVI firma los decretos concernientes a tres nuevos santos y a la beatificación de cinco siervos de Dios.

Actualizado 20 diciembre 2011
 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |  imprimir Imprimir  |  corregir Corregir  |  enviar Enviar  |   Comentar 4
Ampliar tamaño de letra Recudir tamaño de letra 
La extraordinaria historia de Caterina Tekakwitha, la primera santa «piel roja» de América
Caterina Tekakwitha
Noticias relacionadas
 Beatificada la Madre María de la Purísima ante la imagen de la Macarena y más de 45.000 devotos
Su vida estuvo marcada desde su más tierna edad por el dolor y las dificultades. Nació en el seno de una familia en la que todos sus integrantes murieron a causa de la viruela cuando ella tenía sólo cuatro años de edad, fue asumida por un tío que odiaba el Cristianismo y que la llamaba "la que se choca con las cosas" por sus problemas de la vista.

Sin embargo, Caterina Tekakwitha, la hija de un jefe Mohawk del siglo XVII (1656-1680, es decir, vivió sólo 24 años) que dedicó su vida al cuidado de los ancianos y enfermos y que vivió en Nueva York y Canadá, se convirtió en 1980 en la primera nativa americana en ser beatificada.

Ayer se hizo público el reconocimiento pontificio de un milagro atribuido a su intercesión. Junto con dicho reconocimeinto, el Papa firmó ayer los decretos concernientes a tres nuevos santos y a la beatificación de cinco siervos de Dios. Además, también un numeroso grupo de mártires será elevado a los altares, mientras que fueron reconocidas las virtudes heroicas de siete siervos y siervas de Dios.

De este modo, Caterina se unirá a la lista de santos americanos en la que también se encuentra la Madre Mariana de Hawai, que consagró su existencia a cuidar de los enfermos leprosos en la península hawaiana de Molokai en el siglo XIX.

Caterina Tekakwitha, de padre iroqués y madre cristiana algonquina, la beata Tekakwitha fue beatificada en Roma por Juan Pablo II en junio de 1980, Tekakwitha (que según algunos significa: «aquella que arregla las cosas» o, según otros, «aquella que camina poniendo las manos adelante») es patrona del medio ambiente y de la ecología, junto con San Francisco de Asís.

Cuentan sus historiadores que su madre, Kahenta, fue tomada por esposa por el jefe Mohawk luego de una incursión en su poblado algonquino durante las guerras entre hurones y algonquinos. Gracias a la labor de los jesuitas franceses se convirtió al catolicismo y se mantuvo firme en su nueva fe, aún con el dolor de no poder bautizar a sus hijos a causa de la hostilidad del marido hacia los "ropanegras" (jesuitas).

Tras una epidemia de viruela, Tekakwitha quedó huérfana, frágil, con problemas visuales y con el rostro desfigurado por las cicatrices.

Pese a que su rostro quedó marcado por la enfermedad, la joven tenía varios pretendientes que querían contraer matrimonio con ella. Cuando los tíos intentaron unirla en matrimonio por engaño a un joven guerrero, Caterina huyó.

El pensar en un posible matrimonio sin amor llevó a la joven ha averiguar sobre el cristianismo. Los misioneros jesuitas llegaron a la región para difundir el Evangelio. y fue el sacedrote Jacques de Lamberville a quien Tekakwitha oyó presentar el mensaje cristiano. «El anuncio del cristianismo iluminó, finalmente —explica la biografía—, su alma, que había encontrado lo que la hacía verdaderamente feliz».

Fue hostigada y perseguida por sus vecinos por causa de su fe por lo que tuvo que huir a la misión de Sa Francisco Javier, en Canadá.

En 1679 hizo sus votos de permanecer virgen durante toda su vida. En tierras canadienses se dedicó a enseñar a los niños a orar, así como al trabajo con los ancianos y enfermos. Tras pronunciar sus últimas palabras «Jesos Konoronkwa (Jesús te amo), murió el 17 de abril de 1680 después de una grave enfermedad. Fue enterrada en Quebec. Se cuenta que a sólo unos minutos después de su muerte ella brillaba y todas las marcas de la viruela desaparecieron de su rostro, revelando su verdadera belleza. Allí nació la fama de su santidad.

Vídeo destacado de hoy

Maradona, «el primer hincha de Francisco»

¿Te ha gustado este artículo? Coméntaselo a tus amigos y conocidos:

Compartenos en twitter
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |  imprimir Imprimir  |  corregir Corregir  |  enviar Enviar  |   Comentar 4
Comentar
Comentario (máx. 1000 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.

Comentarios


María de Betania
20/12/2011
Rectificación.
Perdón siglo XVI.
María de Betania
20/12/2011
Los del ´´piel roja´´ queda antiguo.
Si ´´la primera santa´´ quiere decir que fue la primera mujer santa, puede que si, pero si quiere decir que fue el primer aborigen o indio, en general, llevado a los altares entonces habría que decir que lo fue Juan Diego Cuauhtlatoatzin que es del siglo XV.
Leo
20/12/2011
Hermosa historia.
Magnífica historia.

Gracias por enseñarnosla.
OCHSJJ
20/12/2011
Cuiden la ortografía.
´´El pensar en un posible matrimonio sin amor llevó a la joven ha averiguar sobre el cristianismo.´´ Corrijan esa frase, por favor, que hace daño a la vista.

Lo más leído

1 El obispo Munilla explica 10 verdades sobre sexo políticamente incorrectas
2 Aborto, eutanasia, matrimonio gay... son leyes «preparadas en las logias», afirma un ex masón
3 La Madre Rebeca, como Santa Clara, se fugó para ser monja: «No tenían nada y las veía superalegres»
4 Recuperar la alegría de nuestra salvación
5 Agrede con un cuchillo al párroco en plena misa de domingo: ¡ya había atacado a un cura antes!
6 Con 20.000 edificios destruidos y familias al raso en el frío, Cáritas en Nepal ofrece alojamiento
7 Hoy el reto del amor es dejarte cuidar
8 Alierta: «Lo más importante que ha hecho Telefónica este año es lanzar el canal del Papa: Orbe 21»
9 Fue misionero en Senegal y le amenazaron con drogas y machetes: hoy evangeliza con trucos de magia
10 Garzón dedica mil palabras al genocidio armenio en «El País»... sin usar la palabra «cristianos»
PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal RSS
Quiénes Somos | Contacto | Tel: 91 594 09 22 | Publicidad |  Suscríbete a ReL | Regala ReL | Difúndenos | Haga de ReL su página de inicio | Mapa del sitio | 
AYUDA A REL
Aviso Legal | Política de Privacidad | Política de Cookies |