Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
Los blogs de Religión en Libertad
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
Inicio / Blog
La esclavitud de la adicción sexual

La esclavitud de la adicción sexual

Juan García Inza

23 noviembre 2011


                El tema es siempre de rabiosa actualidad, ya que los instintos tiran fuerte y no perdonan. La sexualidad, o se la ve desde la condición de seres humanos, o nos puede convertir en bestias. Muchos no quieren entenderlo, y desbocados se lanzan a un abismo que no es tan natural como nos quieren hacer ver. Cuando eludimos unos principios éticos y morales, y dejamos suelta la voluntad, nos enfrascamos en un relativismo que nos lleva a cualquier puerto, da igual, porque al no tener metas ni programas de vida, la humanidad enloquece. Decía un pensador francés: “La humanidad se ha ido de vacaciones”. Todo se puede convertir en una diversión, incluso lo más sublime y sagrado.

He leído un artículo de Luis Ignacio Batista que me ha gustado por la claridad con que denuncia la esclavitud de la adicción sexual. Lo ofrezco íntegro al lector por si le aclara algunas ideas:

La cuestión de la adicción sexual es un problema más duro y extendido de lo que parece. Se cree que la así llamada «liberación sexual», más que libertad, acarrea una ávida esclavitud porque, como bien dice el psicólogo Miguel Ángel Fuentes, «en el plano de la sexualidad, siendo tan fundamental el instinto sexual y tan intensos los placeres que produce, un comportamiento desordenado es potencialmente adictivo» («La Trampa Rota», p. 41). Ese comportamiento desordenado es justamente en lo que ha promovido la liberación sexual.

¿Por qué decimos que acarrea adicción algo que es lo más natural como la práctica sexual? Tomemos en primer lugar una definición de adicción:

«Es un estilo de conducta en el que los modos de pensar y sentir de un individuo, o sus relaciones con los demás, manifiestan claramente que la persona ha perdido el control de su comportamiento, a pesar de haber intentado frenarlo con poco, o ningún, resultado positivo» (J. Harvey, «The Truth about homosexuality», p. 143).

Quien se dedica a dar rienda suelta a su instinto sexual y alimentarlo de mil maneras diferentes –miradas, pensamientos, pornografía, etcétera– no hace más que ir arraigando hábitos de placer que conforme pasa el tiempo son más difíciles de satisfacer. A esto se le conoce como la ley del contraste (cf. R. Lucas, «El hombre espíritu encarnado», p. 30): al satisfacer un placer, el siguiente debe superar el nivel de placer del anterior.

De este modo, según indican los expertos en estos temas, el adicto sexual busca más placer al punto de ir aumentando las «actividades sexuales», la frecuencia de éstas y, todavía más peligroso, la intensidad al agregar otro tipo de actividades más riesgosas.

De esta manera, un placer tiene que ser mayor que el anterior. Obviamente esto es insostenible porque, como humanos, tenemos límites. Y en casos extremos se llega a terribles atrocidades como el sadomasoquismo sexual. Como dice la definición que dimos más arriba, la adicción hace que se pierda paulatinamente el control sobre el cuerpo.

Esto se puede ver con más claridad en los niveles de adicción que diversos expertos han evaluado. Los transcribimos tal cual aparecen en un estudio de Miguel Ángel Fuentes:

Primer nivel: adicción a formas de lujuria solitaria. Aquí pueden comprenderse todos los comportamientos que impliquen un uso solitario y adictivo del sexo; puede darse, por ejemplo, a modo de:

Adicción al romance sexual imaginario, fantasía erótica (pensamiento y deseo).

Adicción a la masturbación.

Adicción a la pornografía (o voyeurismo en primeros grados). Me refiero a la pornografía hetero y homosexual que todavía no ha llegado al grado de perversión (a diferencia de la que indicaremos en los últimos niveles de esta escala).

La vida de quienes entran en el negocio de la pornografía como objetos (dejándose fotografiar o filmar en situaciones degradantes) queda marcada para siempre. El consumidor de pornografía es cooperador en la corrupción de estas personas (sin quitar la responsabilidad de los que venden sus cuerpos a las miradas ajenas).

De todos modos, la inmensa mayoría de los adictos a la pornografía son inconscientes de esta carga de sufrimiento que imponen a otras personas, por eso lo distinguimos del voyeurismo parafílico (quinto nivel).

Segundo nivel: adicción a diversos modos de contacto sexual sin fines de lucro. Podemos enumerar:

Adicción a la fornicación.

Adicción a conversaciones eróticas (personales o telefónicas).

Adicción al «chateo» con fines sexuales.

Tercer nivel: adicción al sexo mercantilizado. Pagar por el sexo implica la ruptura de nuevas barreras, incluyendo a menudo la aceptación de graves riesgos de contraer y difundir enfermedades de transmisión sexual.

Adicción a la prostitución.

Adicción al uso de líneas telefónicas calientes (adicción sexual auditiva).

Cuarto nivel: adicción a comportamientos homosexuales (este nivel es muy criticable, ya que hay personas que viven experiencias homosexuales en todos los niveles, porque lo son desde muy temprana edad, así como las hay sin este tipo de experiencias. No obstante, la tendencia a buscar mayores y nuevos placeres en un adicto, hace que exista una inclinación «lógica» a caer en actos homosexuales, en ese proceso adictivo. Por eso, este punto hay que tomarlo con cierta cautela):

La adicción dentro de la homosexualidad: no todo comportamiento homosexual es adictivo; pero un cierto porcentaje de las personas con conductas homosexuales son adictos. «La conducta sexualmente compulsiva, altamente imprudente, y con riesgo de la vida, en un gran porcentaje de homosexuales indicaría la presencia de un desorden adictivo en estos individuos», dice un psiquiatra.

Con mayor razón debemos indicar las adicciones a comportamientos homosexuales de alto riesgo (de modo particular el llamado «cruising» –las personas que se pasean buscando posibles compañeros sexuales ocasionales– .

Quinto nivel: adicción a comportamientos parafílicos. Al pasar al campo de las parafilias nos colocamos ante psicopatologías más severas. Las señalo aquí en la medida en que las adicciones, juegan un importante rol entre sus características; además, muchos de los que llegan a este punto de trastorno psicológico han pasado primero por algunos de los estadios anteriormente indicados.

Podemos indicar, entre otros: exhibicionismo, fetichismo, frotteurismo, pedofilia, masoquismo sexual, sadismo sexual, fetichismo transvestista, voyeurismo (cf. «La trampa rota», p. 84).

Siempre se empieza por algo sencillo y luego la cosa va creciendo insaciablemente. Las consecuencias más nefastas se dan, desde luego, en quienes llegan al último nivel. En los recientes años estos problemas han ido en crecimiento. Y, mientras aparecen nuevas maneras de querer ver la sexualidad de modo positivo, nos encontramos con situaciones cada vez más perniciosas.

Es la prueba más evidente de que la «liberación sexual» es un eufemismo que está desgarrando a nuestra sociedad. Con toda razón la podemos decir que esa enseñanza de «liberar al sexo» es un fracaso pedagógico, un fracaso social. Y para colmo… internacional.

Fuente: http://www.conoze.com/doc.php?doc=9395

De ninguna manera el pensamiento cristiano está contra la sexualidad. No puede estarlo porque sería una aberración. El sexo lo ha puesto Dios en el ser humano, como también en los animales, con una finalidad concreta. Lo que pervierte la sexualidad es el uso indebido, y muchas veces vicioso, de esta dimensión del ser humano. El origen de la esclavitud de las mujeres públicas está en el vicio que tiene  esclavizados a un sinfín de hombres. ¿Quién tiene más culpa de esta lacra? Creo que está claro.

Juan García Inza

Juan.garciainza@gmail.com

 

 

Tu ayuda es vital para que Religión en Libertad vea la luz los 365 días del año
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
6 COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.

Comentarios

lolita
21/12/2011
orgasmo por siempre.
jajajajajajajajaj me masturbe leyendo este artículo jajaja!! MENSAJE PARA TODOS LOS CRISTIANOS: de lo que se pierden !! a cojer se ha dicho!
Alejandros
25/11/2011
El sexo tiene fecha de caducidad.
Buen articulo. ´´El sexo lo ha puesto Dios en el ser humano´´...
Pienso que Dios permitió la caida en el pecado original, pero...
Adán y Eva se podian haber reproducido sin necesidad del acto sexual, como apunta Ana Catalina Enmerich, página 92 de su libro Maria Niña, y ademas como indica en la misma página, al preguntar un familiar a Santa Ana, si no le molestaba la criatura en el pecho, responde que para nada, es decir que incluso la ubicación del feto era en diferente lugar. (Lugar oculto bajo el corazón).
El acto sexual o carnal era propio de los animales, pero no de los seres humanos. El enemigo de Dios (satán), lo estropeó todo. Pero Dios tiene sus planes y a partir de la Parusía, la nueva humanidad, rescatada de las cenizas de la gran tribulación, posiblemente tenga que reproducirse como estaba previsto, segun los planes divinos.
Recordemos que la Parusía no es el fin del mundo. (Apocalipsis).
He aqui otro dato:
Mensaje en el Escorial del 7-10-1989. La Virgen:
Mi padre fue a Jerusalén y allí se juntó con mi madre; pasaron por la Puerta Estrecha, y el sacerdote que antes le había repudiado y despreciado le recibió con grandes honores dándole la enhorabuena, y recogiendo sus presentes, AL BESAR A MI MADRE SE OBRÓ EL MISTERIO DE MI NACIMIENTO, DE MI ENCARNACIÓN.
elisa
24/11/2011
adicciones malignas.
Junto a las adicciones de alcohol y droga siempre se menciona la adicción al sexo como enemigas, las tres, del ser humano.
Seguramente conocemos personas que han arruinado su vida y su hacienda en aras de alguna de estas adicciones, o de las tres conjuntamente.
Una vez más he de manifestar mi oposición a la asignatura de obligado cumplimiento llamada Educación para la Ciudadanía o la ley de Educación Sexual y Reproductiva que, desde la más tierna infancia, tiene un objetivo perverso en la formación de nuestros jóvenes que algunos llaman ´´corrupcción de menores´´.Por algo será.
Para la esperanza, tenemos la promesa del nuevo gobierno del Partido Popular de anular la asignatura con sus adoctrinamientos malignamente insuflados en la Educación.
Estamos muy atentamente a la espera de tal cumplimiento.

Pedro de México
24/11/2011
VALIOSO ARTÍCULO. GRACIAS..
´´Ustedes han sido comprados a un precio muy alto; procuren, pues, que sus cuerpos sirvan a la gloria de Dios´´ I Cor 6,20
Pedro de México
24/11/2011
VALIOSO ARTÍCULO. GRACIAS..
´´Ustedes han sido comprados a un precio muy alto; procuren, pues, que sus cuerpos sirvan a la gloria de Dios´´ I Cor 6,20
Rafael jubilado Granada
24/11/2011
Así es .
Muy bueno y útil
Tiene usted más razón que un santo... que tenga razón.
Lo pongo en facebook
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Juan García Inza
Juan García Inza quiere «colaborar en la formación doctrinal y espiritual del lector que, desde el humanismo cristiano, quiere contribuir a la aportación de un alma para nuestro mundo». Y así se titula su blog «Un alma para el mundo». Fue ordenado sacerdote en 1965 y ha publicado una quincena de títulos. Es doctor en Derecho canónico y ha ejercido como consiliario del Movimiento de Cursillos de Cristiandad y de la Renovación Carismática. Es asesor espiritual de la Asociación María Reina de la Paz de Medjugorje.

Juan García Inza, es autor, editor y responsable del Blog Un alma para el mundo, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO
JULIO 2017

Testimonio de un serminarista en Medjugorje

Los sacerdotes estamos para servir

Alcohol y adolescentes. Una epidemia que va a más.

Cuando en el ser humano manda el odio

El verano también es tiempo de oración

¿A qué Iglesia pertenezco?
JUNIO 2017

Un tiempo para el silencio

Tiempo para Dios

Carta a su hijo de primera Comunión

El Papa Francisco y Medjugorje

Ver posts de otros meses

MAYO 2017 (6 artículos)

ABRIL 2017 (5 artículos)

MARZO 2017 (8 artículos)

FEBRERO 2017 (6 artículos)

ENERO 2017 (7 artículos)

DICIEMBRE 2016 (8 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (7 artículos)

OCTUBRE 2016 (6 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (6 artículos)

AGOSTO 2016 (7 artículos)

JULIO 2016 (6 artículos)

JUNIO 2016 (5 artículos)

MAYO 2016 (5 artículos)

ABRIL 2016 (5 artículos)

MARZO 2016 (7 artículos)

FEBRERO 2016 (7 artículos)

ENERO 2016 (7 artículos)

DICIEMBRE 2015 (9 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (10 artículos)

OCTUBRE 2015 (8 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (9 artículos)

AGOSTO 2015 (10 artículos)

JULIO 2015 (11 artículos)

JUNIO 2015 (12 artículos)

MAYO 2015 (16 artículos)

ABRIL 2015 (14 artículos)

MARZO 2015 (12 artículos)

FEBRERO 2015 (13 artículos)

ENERO 2015 (14 artículos)

DICIEMBRE 2014 (18 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (13 artículos)

OCTUBRE 2014 (13 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (14 artículos)

AGOSTO 2014 (16 artículos)

JULIO 2014 (11 artículos)

JUNIO 2014 (16 artículos)

MAYO 2014 (24 artículos)

ABRIL 2014 (25 artículos)

MARZO 2014 (24 artículos)

FEBRERO 2014 (11 artículos)

ENERO 2014 (13 artículos)

DICIEMBRE 2013 (17 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (13 artículos)

OCTUBRE 2013 (15 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (10 artículos)

AGOSTO 2013 (14 artículos)

JULIO 2013 (15 artículos)

JUNIO 2013 (14 artículos)

MAYO 2013 (15 artículos)

ABRIL 2013 (15 artículos)

MARZO 2013 (20 artículos)

FEBRERO 2013 (17 artículos)

ENERO 2013 (17 artículos)

DICIEMBRE 2012 (22 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (20 artículos)

OCTUBRE 2012 (19 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (17 artículos)

AGOSTO 2012 (20 artículos)

JULIO 2012 (13 artículos)

JUNIO 2012 (17 artículos)

MAYO 2012 (21 artículos)

ABRIL 2012 (24 artículos)

MARZO 2012 (24 artículos)

FEBRERO 2012 (18 artículos)

ENERO 2012 (17 artículos)

DICIEMBRE 2011 (17 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (14 artículos)

OCTUBRE 2011 (16 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (14 artículos)

AGOSTO 2011 (16 artículos)

JULIO 2011 (15 artículos)

JUNIO 2011 (18 artículos)

MAYO 2011 (24 artículos)

ABRIL 2011 (22 artículos)

MARZO 2011 (15 artículos)

FEBRERO 2011 (17 artículos)

ENERO 2011 (19 artículos)

DICIEMBRE 2010 (20 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (20 artículos)

OCTUBRE 2010 (16 artículos)

SEPTIEMBRE 2010 (13 artículos)

AGOSTO 2010 (11 artículos)

JULIO 2010 (14 artículos)

JUNIO 2010 (17 artículos)

MAYO 2010 (23 artículos)

ABRIL 2010 (20 artículos)

MARZO 2010 (19 artículos)

FEBRERO 2010 (15 artículos)

ENERO 2010 (13 artículos)

DICIEMBRE 2009 (21 artículos)

NOVIEMBRE 2009 (17 artículos)

OCTUBRE 2009 (21 artículos)

SEPTIEMBRE 2009 (14 artículos)

AGOSTO 2009 (12 artículos)

JULIO 2009 (21 artículos)

JUNIO 2009 (17 artículos)

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS