Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.

Sábado, 25 de junio de 2016

  Donar HEMEROTECA CONTACTO REGALA REL SUSCRÍBETE
Religión en Libertad
Inicio / Polémicas
Walt Hayer vivió 8 años como Laura y la considera «propaganda»

"La chica danesa", una película-trampa por su sentimentalismo: «Yo lo sé. Fui mujer transgénero»

"La chica danesa", una película-trampa por su sentimentalismo: «Yo lo sé. Fui mujer transgénero»
Gerda (Alicia Vikander) desencadena involuntariamente una tormenta en la psique herida de Einar (Eddie Redmayne) que cambia para siempre su relación matrimonial.

Walt Heyer / The Public Discourse

21 enero 2016

[La chica danesa es una película británica de 2015 recién estrenada en España y dirigida por Tom Hooper con base en un caso real. Cuenta la historia de Einar Wegener (1882-1931), artista danés que decidió sustituir a la modelo femenina que su esposa Gerda debía retratar. Einar acabaría sometiéndose a operaciones de cambio de sexo, cambiando su nombre por Lili Elbe.


Einar Wegener (Lili Elber) en 1926.

Walt Heyer, autor del artículo que reproducimos a continuación, traducido de
The Public Discourse, es un escritor y conferenciante que, impulsado por su propia historia personal como transexual, intenta ayudar a otras personas que se arrepienten de su cambio de sexo. Ver al final otros artículos publicados en ReL sobre Walt Heyer o de su autoría.]

A veces me siento como si estuviera atrapado entre la audiencia de una charla promocional de un complejo turístico multipropiedad. ¿Cuándo se acabarán las predecibles frases superficiales?

La chica danesa está llena de sentimentalismo ñoño y pegajoso, planeada para convencer a los heterosexuales "homofóbicos" y "transfóbicos" de que la dolorosa búsqueda que hace una persona transgénero es realmente una búsqueda sana y valiente para abrazar su verdadero yo. La película está llena de temas de discusión LGBT muy familiares. En un momento clave, el personaje principal exclama: "¡Finalmente soy quien realmente soy!".

La chica danesa, basada en la novela del mismo título de David Ebershoff y dirigida por Tom Hooper, narra la historia de Lili Elbe, una de las primeras personas que recibió cirugía para reasignación de sexo. El actor principal es Eddie Redmayne en el papel de Einar Wegener/Lili Elbe, la mujer transgénero emergente. Alicia Vikander coprotagoniza la cinta en el papel de Gerda, su devota esposa, que siente un amor profundo por su marido al que permanece fiel en los años de su espiral descendente.

Aunque las actuaciones son buenas, la película al final es poco más que un instrumento de venta de la ideología LGBT. Es cierto que las personas transgénero sufren. Pero la película fracasa al no decir que, demasiado a menudo, los pacientes transgénero siguen sufriendo también después de la cirugía, porque sus problemas psicológicos no han sido tratados. Lo sé por propia experiencia, porque antes yo fui una mujer transgénero y me arrepiento de mi cirugía de reasignación de sexo.

La trama de la película
{¡Atención, spoilers!: todas las referencias de este artículo a la trama de La chica danesa figuran en el tráiler y promoción de la misma película, salvo en dos párrafos que señalaremos oportunamente, y que te sugerimos saltar si vas a ir a verla.}
La película está ambientada en Dinamarca, en los años veinte. Cuando vemos por primera vez al protagonista, Einar, el marido, vemos a un pintor de paisajes estable y brillante, que tiene un cierto éxito en el mundo del arte. No muestra ningún tipo de rareza o tendencia homosexual. Gerda, también ella artista, es una mujer atractiva que ama a su marido, pero que lucha por ser reconocida como artista. Parece ser una pareja enamorada y normal.

Las cosas empiezan a torcerse cuando Gerda necesita una modelo para acabar un cuadro. Le pide a Einar que le ayude posando como una mujer. Obviamente, es la primera vez que Einar hace algo así, por lo que necesita la ayuda de su esposa para ponerse las suaves medias de nylon. Einar se calza las sandalias de encaje, demasiado pequeñas, y adopta una pose femenina para el cuadro. Es un ayudante reticente, pero de una manera natural cede a los deseos de Gerda. Lo convierten en un juego divertido, pero es un juego que acaba yendo demasiado lejos.



Gerda capta la excitación de Einar por posar como una mujer y anima a la mujer emergente, a la que en broma llaman Lili, a ser encantadora y bella. Gerda descubre su oculta pasión artística cuando le dibuja y él, a su vez, está extasiado con los dibujos de él como mujer. La bomba ha estallado. Einar se enamora de su imagen como mujer. Esto no es transexualismo, sino fetichismo sexual, causado por la energía y la excitación que el impulso de Gerda ha hecho salir sin ser consciente de ello. Einar se escabulle para vestirse como mujer en privado y explorar la fascinación sexual que le causa vestirse con esas telas sedosas y tan suaves.

El término médico para el comportamiento de Einar -un hombre excitado sexualmente por la idea de ser o de convertirse en una mujer- es autoginofilia. Einar cambia el amor marital hacia su mujer por el amor a su propia imagen en un espejo o en un cuadro.



Este juego alcanza un nuevo nivel cuando, por alguna razón, Gerda anima a su marido a acompañarla a una exposición de arte vestido de mujer. Le pone una peluca, le maquilla y elige lo que se tiene que poner. Le enseña a caminar y a comportarse como una mujer. La noche de la fiesta, Gerda disfruta de la excitación que le supone utilizar el disfraz de Einar para confundir a sus conocidos, hasta que le descubre besándose románticamente con un homosexual. Lili está fuera de la verja, corriendo feliz, cuando Gerda finalmente se da cuenta de lo que ha desencadenado.

Gerda no sabe qué hacer con Lili, cuyas apariciones no deseadas y no anunciadas son cada vez más frecuentes. Contacta con un amigo de infancia de Einar con el que éste había perdido contacto. Cuando le dice a Einar que su amigo quiere verlo, Einar le habla de un suceso de su juventud que había olvidado hacía tiempo: su amigo le besó porque él era "tan guapo".

La película sigue inexorablemente paso a paso la aparición de Lili, la total desaparición de Einar y la angustia, la soledad y la frustración de su mujer, abandonada, que sufre la pérdida del hombre que una vez fue su marido. Mirar la angustia de esta esposa me recordó otra película, Una mente maravillosa, en la que una esposa mira impotente a su marido mientras este se hunde, cada vez más profundamente, en su enfermedad mental.

Paralelismos con mi vida
Las experiencias de mi infancia despertaron en mí los mismos deseos que despertaron en Einar. En el caso de Einar, la experiencia de su infancia que influyó en su vida posterior fue el beso de su compañero de juegos porque él era "tan guapo". En mi caso, tuve una abuela que me vestía como una niña en secreto desde que yo tenía cuatro años. Me hacía vestidos y me decía lo "bonita" que estaba cuando me los ponía para ella.

Como Einar, me casé con una mujer y viví como un hombre. Como Einar, me vestía de mujer en secreto y con el tiempo empecé a salir vestido de mujer. Yo también me sentía excitado por esa experiencia. Más tarde, mi deseo de ser una mujer se volvió más fuerte y sentí que mi única elección era mi transición a "Laura" (el nombre de mi persona como mujer) para "ser quien realmente soy". Como Lili, deseaba asesinar a mi identidad masculina para que Laura pudiera vivir. Por esto me sometí a una transformación quirúrgica completa.

{¡Atención, spoilers! No leas el siguiente párrafo.}

[Lili no tuvo la oportunidad de vivir como una mujer transgénero para saber si vivir la vida como mujer satisfacía sus expectativas y le proporcionaba su camino hacia la paz. Murió a causa de una infección unos días después de su segunda operación de reconstrucción. Actualmente, las técnicas de cirugía transgénero no son especialmente peligrosas.]

{Fin de los spoilers. Puedes seguir leyendo.}

Tras mi cirugía de reasignación de sexo, viví como una mujer transgénero durante ocho años; una parte de estos años los pasé en San Francisco. Como Einar, inmediatamente después de la cirugía me sentí eufórico por haber hecho mi transición. Sin embargo, este sentimiento desapareció pronto.

Con el tiempo descubrí que vivir como una mujer no me daba la paz. Con gran consternación seguía fluctuando entre ser Walt y ser Laura, incluso varias veces al día. Lo que me causó el deseo de cambiar de género no se había resuelto con la cirugía de reasignación de sexo o viviendo como una mujer. Seguía buscando una respuesta.

Un retrato detallado, hasta cierto punto
La película retrata con detalle los profundos problemas emocionales y psicológicos que experimentan las personas transgénero, demostrando lo tremendamente difícil que es diagnosticar y tratar estos casos. Relata muy bien cómo los trastornos de género pueden empezar con lo que parece un pequeño suceso de la infancia, para convertirse en la edad adulta en trastornos severos que, con el tiempo, llevan a la cirugía de reasignación de género.

El público contempla a Einar desde que, reticente, se viste de mujer para ayudar a su mujer con un cuadro, hasta que se excita sexualmente ante la idea de vestirse de mujer, disfrutando mientras se convierte en Lili y, al final, rechazando su identidad como Einar y su matrimonio con Gerda. Lili desea ardientemente la cirugía genital, a costa de su propia vida. Inmediatamente después de la intervención vemos a Lili verdaderamente feliz con su decisión.

{¡Atención, spoilers! No leas el siguiente párrafo.}

[Muchas personas transgénero podrían decir que, en su experiencia, esto es verdad; de hecho, vi esta misma progresión en mi vida. Sin embargo, a causa de la muerte de Lili después de la segunda cirugía, la película sólo puede relatar los deseos anteriores a la transición y el efecto inmediato de la cirugía, no la realidad a largo plazo de la vida después de la transición.]

{Fin de los spoilers. Puedes seguir leyendo.}

En mi caso, la transición me prometía una buena vida, pero después de que la euforia inicial desapareciera, sólo quedó la desesperación. Hasta que tomé la decisión de dejar de vivir como Laura y hacer todo lo posible para volver a ser Walt no hallé la paz. Estar abierto a la posibilidad de volver a ser un hombre cambió todo.

Cuando me hicieron un diagnóstico adecuado de mi trastorno disociativo, pude empezar el primer tratamiento efectivo. Tardé varios años, pero a medida que seguía el tratamiento para mi trastorno disociativo, mis deseos de ser una mujer se fueron debilitando hasta que desaparecieron por completo. Supe entonces que la cirugía de reasignación de sexo no hubiera sido necesaria, pero era demasiado tarde. Mi cuerpo estaba mutilado irremediablemente.


Walt Heyer como Laura y, definitivamente, como Walt de nuevo.

Los trastornos alimentan trastornos
El diagnóstico habitual para pacientes que se identifican como transgénero es "disforia de género". Según el DSM-5 (la última edición de Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders), la disforia de género se caracteriza por una marcada incongruencia entre el género que uno siente/expresa y el propio sexo biológico, y que tenga una duración de al menos seis meses. A pesar de que no se habla mucho de esto, los estudios demuestran que la mayoría de los pacientes transgénero sufren de otros trastornos comórbidos (y que coexisten).

La película no muestra los trastornos comórbidos de Einer con bastante claridad. Primero, vemos la aparición de la autoginofilia, un trastorno sexual mental en el cual Einar se convierte en el objeto de su propio afecto en la identidad de Lili. Después de satisfacerse y alimentarse durante un tiempo con este trastorno, hay una escalada que lleva a Einar a una obsesión narcisista de autosatisfacción en detrimento de la relación con su esposa.

Vemos el deseo emergente de Einar de llegar a convertirse en la mujer que Gerda ha pintado tan maravillosamente en sus cuadros. El deseo se convierte en obsesión. Sus nuevas emociones, muy poderosas, cambian su visión de él mismo como hombre. Con el tiempo, Lili se disocia de Einar y las dos personas coexisten dentro de una. A esto se le llama trastorno disociativo. Desenfrenada, Lili toma el control y convierte a Einar en el cuadro de Lili, la mujer.

Lili dice que Einar está muerto y olvidado. Esta declaración demuestra más un trastorno que una realidad, porque Einar está ahí de pie, hablando. Yo hice declaraciones similares sobre Walt. Dije que quería que Walt muriera y llevé a cabo un funeral para Walt, así Laura podría vivir sin el estorbo de Walt. Era una mente trastornada la que hablaba. Como luego se vio, yo también tenía un trastorno comórbido.

Los realizadores de La chica danesa están claramente intentando vender la popular idea de que dentro de Einar había una chica atrapada desde siempre. No os dejéis engañar por el "argumento comercial". Observad bien y veréis una serie de trastornos mentales mal interpretados y sin diagnosticar que llevaron a Einar a convertirse en Lili, la mujer transgénero. Las personas transgénero no nacen así; evolucionan a partir de experiencias que modelan sus emociones y deseos.

Proporcionar atención psiquiátrica real
Al final de la película, mientras aparecían los títulos de crédito, me volví hacia la señora de mediana edad sentada a mi lado y le pregunté su opinión. Me dijo: "¡Parece propaganda! Vivo en un vecindario en el que gente con necesidad de atención psiquiátrica vagabundea por la calle, pero nadie les ayuda".

En un cierto modo, estas palabras se pueden aplicar también a las personas transgénero: necesitan atención psiquiátrica real, pero a menudo no tienen a nadie que las ayude. Más del 60% de los pacientes con disforia de género sufren por la existencia de trastornos comórbidos, entre los que se incluyen disociación, fetichismo sexual como la autoginofilia y trastornos del comportamiento como la depresión. En casi todos los casos estos trastornos podrían resolverse sin intervención quirúrgica si los pacientes recibieran el tratamiento adecuado, que incluye psicoterapia y medicación.

Una encuesta de 2011 demostró que el 41% de las personas transgénero declararon haber intentado el suicidio al menos una vez. El dolor y los suicidios fueron citados por primera vez en 1979 por un médico de la clínica de género Harry Benjamin, el endocrinólogo Charles Ihlenfeld. Seis años después de haber administrado terapia hormonal cruzada a quinientos pacientes transgénero, el Dr. Ihlenfeld declaró que el 80% de las personas que querían la cirugía de reasignación de sexo no deberían recibirla. ¿Por qué? Por el alto índice de suicidios entre la población transgénero postcirugía. Y los más sorprendente, el Dr. Ihlenfeld declaró que nunca se planeó que la cirugía transgénero fuera la solución para toda la vida, sino sólo un alivio temporal.

Aunque sus intenciones sean buenas, muchos activistas en favor de la aceptación del transgénero están evitando en realidad que las personas transgénero reciban la ayuda que necesitan. Debido a la falta de tratamiento adecuado de los trastornos mentales, es muy probable que los altos índices de suicidio entre las personas transgénero continúen.

En una escena de La chica danesa, un especialista diagnostica a Einar con esquizofrenia paranoide. Antes de que el médico vuelva con un equipo para encerrarle, Einar comprensiblemente huye por miedo a los salvajes tratamientos que le esperan.

Deseo que llegue el día en que la práctica actual de promocionar la cirugía de reasignación de sexo a todos los que expresan insatisfacción con su género de nacimiento sea considerada igual de salvaje.

Publicado en The Public Discourse.
Traducción de Helena Faccia Serrano (diócesis de Alcalá de Henares).


Otros artículos en ReL de o sobre Walt Hayer:
-Un transexual retorna a su masculinidad y saca a la luz su dramática historia

-Ex-transexual contra la eutanasia de Nancy: «Su médico trabajaba para justificar su muerte»

-¿Es liberador cambiar de sexo? Una víctima cuenta lo que el movimiento transgénero procura esconder
Religión en Libertad es gratis… pero necesita de tu ayuda para que siga existiendo
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
2 COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.

Comentarios

Manuel Rodriguez
22/01/2016
Dios es Luz, en él no hay tiniebla alguna.
Dios es Luz, en él no hay tiniebla alguna. Si decimos que estamos en comunión con él, y caminamos en tinieblas, mentimos y no obramos la verdad. 1 Juan 1, 5-6
http://palabrasdeaguayluz.blogspot.com/2016/01/dios-es-luz-en-el-no-hay-tiniebla-alguna.html
jose alejandro montoya
21/01/2016
Producir películas que resalten los valores morales y éticos cristianos..
Que bueno seria hacer una película de esta realidad, y en contraposición a lo que se quiere vender con ´´La chica danesa´´ Dios inspire a productores católicos y bienhechores a ser posible películas y series para defender los principios y valores cristianos.

Las noticias más leídas

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS