Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.

Martes, 27 de junio de 2017

  Donar HEMEROTECA CONTACTO REGALA REL SUSCRÍBETE
Religión en Libertad
Inicio / Europa

La Carta de Laicidad francesa impedirá en la escuela pública incluso llevar un crucifijo o medalla

Carmelo López-Arias / ReL

8 septiembre 2013

La Carta de Laicidad francesa impedirá en la escuela pública incluso llevar un crucifijo o medalla
A la izquierda, Vincent Peillon, ministro de Educación, conversa con el presidente de la República, Franois Hollande.
Desde el pasado 26 de agosto, cuando el ministro de Educación francés anunció la Carta de Laicidad, su ministerio no ha dejado de hacer propaganda del proyecto estrella de Vincent Peillon para asegurar la militancia laicista de la escuela pública gala.

No es ninguna sorpresa. Como informó ReL en su día, Peillon es el principal ariete del Gran Oriente de Francia en el gobierno del país vecino, y el 16 de noviembre pasado, desde el estrado de la logia masónica, proclamó: "¡Queremos refundar la República! ¡Y queremos hacerlo desde la escuela!".

A partir de este curso, todos los colegios e institutos públicos de Francia tendrán que situar en lugar visible la Carta de Laicidad. "Quiero que la vuelta a clase de 2013 sea también la vuelta a la escuela de los valores de la República", declaró Peillon al presentar su iniciativa.

Y ¿qué establece la Carta de Laicidad? No sólo establece un modelo institucional más o menos discutible, sino que prefigura la conducta privada de profesores y alumnos en los centros de titularidad estatal. Así, impide "cualquier forma de proselitismo" (punto 7), de forma que el personal "no debe expresar las propias convicciones políticas o religiosas" (punto 13).

Los puntos 14 y 15 también son polémicos, porque al afirmar (respecto a los profesores) que "no se excluye a priori ninguna materia de la esfera científica o pedagógica" y (respecto a los alumnos) que "mingún estudiante puede apelar a una convicción política o religiosa para contestar a un profesor el derecho de tratar una parte del programa", abre la puerta a que doctrinas como la ideología de género sean impuestas sin posibilidad de contestación de unos u otros.

Además, "está prohibido apelar a la propia pertenencia religiosa para rechazar conformarse a las reglas aplicables en la escuela de la república", un punto que parece pensado para frenar el empuje del islamismo. Sin embargo, también crucifijos y medallas cristianos quedan proscritos, pues "en los institutos escolares públicos está prohibido exhibir símbolos o uniformes mediante los cuales los estudiantes ostenten de forma clara una pertenencia religiosa" (punto 16).

Es más (punto 17), "los estudiantes tienen la responsabilidad de difundir estos valores dentro del propio instituto con sus reflexiones y actividades". Es decir, de contribuir al lavado de cerebro laicista programado por Hollande y Peillon a instancias de la masonería.

Texto íntegro de la Carta de Laicidad
1. La nación establece como misión fundamental de la escuela no sólo la transmisión de conocimientos, sino también el compartir con los alumnos los valores de la República.

La república es laica

2. Francia es una república indivisible, laica, democrática y social. Ella garantiza la igualdad de todos los ciudadanos delante de la ley en todo el territorio y respeta todas las religiones.

3. La república laica establece la separación entre las religiones y el estado, que es neutral en lo que respecta a las convicciones religiosas o espirituales. No existe una religión de estado.

4. La laicidad garantiza la libertad de conciencia de todos: cada uno es libre de creer o no creer. Ella permite la libre expresión de las propias convicciones, en el respeto de las convicciones de los otros y en los límites del orden público.

5. La laicidad permite el ejercicio de la ciudadanía, conciliando la libertad de cada uno con la igualdad y la fraternidad de todos, en el contexto del interés general.

6. La república garantiza el respeto de todos los propios principios en los institutos escolares.

La escuela es laica


7. La laicidad en la escuela ofrece a los estudiantes las condiciones adecuadas para forjar la propia personalidad, ejercitar el líbero arbitrio y formarse a la ciudadanía. Ella tutela de cualquier forma de proselitismo y de toda expresión plausible de prejuzgar sus libres elecciones.

8. Ella garantiza el acceso a una cultura común y compartida.

9. Permite a los estudiantes el ejercicio de la libertad de expresión en los límites del buen funcionamiento de la escuela y del pluralismo de las convicciones.

10. Establece el rechazo a toda violencia y discriminación, garantiza la igualdad entre hombres y mujeres y encuentra el propio fundamento en la cultura del respeto y de la comprensión del otro.

11. Todo el personal tiene que transmitir a los estudiantes el sentido y el valor de la laicidad, como también de los otros principios fundamentales de la república, y debe también vigilar para que estos se apliquen en el contexto escolar.

12. El personal tiene que dar a conocer la presente carta a los padres de los estudiantes.

13. El personal debe ser absolutamente neutral y en el ejercicio de las propias funciones no debe, por tanto, expresar las propias convicciones políticas o religiosas.

14. Los profesores son laicos. Con el fin de garantizar a los estudiantes una apertura lo más objetiva posible a las concepciones del mundo, como también a la amplitud y la corrección del saber, no se excluye a priori ninguna materia de la esfera científica o pedagógica.

15. Ningún estudiante puede apelar a una convicción política o religiosa para contestar a un profesor el derecho de tratar una parte del programa.

16. Las normas de comportamiento en relación a los diversos ambientes escolares, especificadas en el reglamento interno, son respetuosas de la laicidad. Está prohibido apelar a la propia pertenencia religiosa para rechazar conformarse a las reglas aplicables en la escuela de la república. En los institutos escolares públicos está prohibido exhibir símbolos o uniformes mediante los cuales los estudiantes ostenten de forma clara una pertenencia religiosa.

17. Los estudiantes tienen la responsabilidad de difundir estos valores dentro del propio instituto con sus reflexiones y actividades.

Traducción del texto legal de Helena Faccia Serrano.


Tu ayuda es vital para que Religión en Libertad vea la luz los 365 días del año
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
7 COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.

Comentarios

Pedro Trevijano
09/09/2013
No se puede pensar libremente, hay que ser librepensador.
Como ya decía Unamuno: ´´En Francia no se puede pensar libremente, hay que ser librepensador´´. Saludos Pedro Trevijano
Josep Puig Cabeceran
09/09/2013
Pobre Francia.
Libertad, Fraternidad e Igualdad es lo que se pregona en Francia. brPara que haya Libertad tiene que haber respeto, pero en esta pobre Francia no lo hay. brLos masones respetan la Libertad?, yo no lo creo
José Manuel
09/09/2013
Peor que la crisis material es la espiritual.
Peor que la crisis material es la espiritual, pero la primera creo que nos va a llevar a salvar la segunda, pues el sufrimiento y la necesidad acerca la gente a Dios.

En el punto 4. se dice que ´´La laicidad garantiza la libertad de conciencia de todos: cada uno es libre de creer o no creer. Ella permite la libre expresión de las propias convicciones, en el respeto de las convicciones de los otros y en los límites del orden público´´.

Lo anterior es incompatible con la prohibición de portar un crucifijo o una medalla. ¡Ya quisiera ese ´masón´ tener la integridad y honestidad de Teresa de Calculta, el Padre Pío, San Francisco de Asís y tantos santos que han entregado su vida por los demás. En la misma Francia tienen a Michel-Marie Zanotti (conocido como el ´cura de Marsella´ o ´el segundo cura de Ars´). Es un sacerdote que lo quieren hasta los musulmanes, y siempre va con orgullo portando su sotana, como debe ser, para que todo el mundo sepa que tiene cerca a un sacer
carlota
09/09/2013
Que la locura laicista permita el despertar de la fe de los franceses.
Me estoy diciendo que nosotros los católicos de la Europa laicista tendremos que hacernos el tatuaje de la cruz en la parte interior de nuestra muñeca como lo hacen los coptos egipcios.
¿Y si ocurriera la cosa que haría la policía política del gobierno francés? ¿Quitar la guardia del niño a sus padres para ponerlo en las manos de los servicios del estado como en el tiempo del nazismo o del marxismo?
La única certitud que podemos tener es que el gobierno francés no durará y que el Cristo reinará y quizás la locura laicista de esos politicos permite el despertar de los franceses que habían olvidado su catolicismo que hace parte de su historia y su patrimonio y que ha permitido la constitución de este país que fue una gran nación y sólo lo será de nuevo si no olvida la fe de sus antepasados.
Gerardo
09/09/2013
Peillon ANUNCIÓ EN 2008 UNA REVOLUCIÓN ´´MORAL Y ESPIRITUAL´´.
En su discurso hubo quejas precisas hacia la religión católica, como la enemiga de la libertad. Quién no es laico es el enemigo de la libertad y debe ser sustituido en todos los sentidos.
Según Peillon estamos sólo el comienzo. Hasta ahora, la atención se centró esencialmente una revolución política, pero pronto será necesario bajar ´´en el espíritu´´ a una revolución moral y espiritual. Si no hay éxito, incluso en sustituir la religión habrá que inventar una ´´religión republicana.´´
Gerardo
09/09/2013
´´No existe un país libre con la religión católica´´.
´´No se puede hacer una revolución sólo en el sentido material, es necesario hacerla en el espíritu. Hasta ahora hemos hecho la revolución esencialmente política, no la moral y espiritual. Así que hemos dejado la moralidad y la espiritualidad en manos de la Iglesia Católica. Tenemos que reemplazarla. Nunca se va a construir un país libre con la religión católica. Visto que no se puede adaptar el protestantismo en Francia como lo han hecho en otras democracias, hay que inventar una religión republicana. Esta nueva religión es la laicidad, que debe acompañar a la revolución material pero que es (de hecho) la revolución espiritual´´.
guillermo
08/09/2013
¡ Viva la revolución ¡.
Aparte de que mienten- debe ser un principio de laicidad- se trata de amordazar cualquier oposición, tanto política como de principio. como se dan diferentes opiniones L´Etat, el estado -partido único impone el suyo, en bien de la buena policía. ¿ A que les suena el intento ? Los ingeniosos propagadores del intento de refundar la Republique estan dando cantidad de ideas para una Revolución . Como en la España de los años treinta , se trata de que la mitad de la población se deje acogotar, perder que dijo Largo Caballero , al que los españoles debemos tanto.La Revolución Francesa, la primera gran guerra civil en Europa, cuyos efectos aún perduran , por instigación de alguno se sus dirigentes.

Las noticias más leídas

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS