Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
Los blogs de Religión en Libertad
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
Inicio / Blog

Jorge, Julián y Miguel, tres hermanos mártires

Victor in vínculis

30 enero 2013

Dos cuadernos para una historia
Carmen Sichar Claver decidió un 19 de marzo de 1982 legar a sus hijos el tesoro más preciado que tenía. Para ello escribió por dos veces, uno para cada hijo, un cuaderno con una historia en la que narraría el martirio de sus tres hermanos: Jorge, Julián y Miguel Sichar Claver.
Su padre, Jorge Sichar Allué, había sido uno de los fundadores y el primer director de “El Cruzado Aragonés”, que como podía leerse en su cabecera se trataba de un semanario católico defensor de los intereses morales y materiales del Alto Aragón. Fundado en 1903, vinculado al Obispado de Barbastro, numerosos padres escolapios y benedictinos del Santuario del Pueyo, aportaban trabajos y colaboraciones de extraordinario nivel. La primera etapa publicará el último número el 18 de Julio de 1936. Cuatro meses antes Barbastro había dado la bienvenida al nuevo Obispo, Monseñor Florentino Asensio, que moriría mártir el 9 de agosto de 1936, al igual que el director del periódico, el sacerdote Marcelino Capalvo. El 12 de agosto de 1936, el llamado Comité de Enlace Antifascista de Barbastro, ordena la incautación de toda la documentación y archivos. La voz del periódico fue violenta e injustamente acallada.
En 1953 relanza el periódico Monseñor Pedro Cantero Cuadrado, obispo de Barbastro. Su publicación llega hasta nuestros días.
Con todos estos datos, el artículo de hoy, nos hace regresar a la diócesis de Barbastro tan castigada en los días de la persecución religiosa.
Carmen comienza narrando el ambiente católico que siempre se había vivido en su casa “fueron días muy difíciles para muchas familias de vida y costumbres católicas; familias que no estábamos dispuestas a aceptar las ideas comunistas, enemigas de Dios y su santa religión; haciendo de España una nación atea”. Los hechos suceden entre Barbastro y Estada, municipio de la comarca Somontano de Barbastro (Huesca).
Jorge y Miguel eran abogados; Julián, sacerdote. Los tres profesaban un ardiente amor a Jesús en la Sagrada Eucaristía. Jorge fue fundador y miembro de la Adoración Nocturna de Barbastro. Fueron detenidos en su casa el miércoles 22 de julio de 1936. Los subieron a un camión donde iban también detenidos los vecinos Manuel Portolés, Ramón Lisa y el párroco, don José Ribes. Los llevaron a Barbastro, donde ingresaron en la cárcel a las 22´30 horas.





Este es el relato de Carmen Sichar:
El coronel José Villalva, viendo que las turbas querían asaltar el cuartel, se acobardó entregando la plaza en sus manos. Al momento se produjeron en masa las detenciones del señor Obispo, sacerdotes, religiosos y católicos seglares, hombres de bien de todas clases sociales, políticos o no, daba igual. Iban a misa; había que matarlos.
El 20 de julio, vinieron del Ayuntamiento de Estada a detenernos en nombre del comité. Allí pasamos unas horas, y, en la madrugada del 22, nos obligaron a toda la familia, juntamente con el párroco a salir de noche, por una ventana trasera de la casa, para que fuéramos con ellos al monte, alegando que de Barbastro habían recibido órdenes de detención. Como la salida fue muy rápida, nosotros no pensamos más que llevarnos al Sagrado Corazón de Jesús por compañía, imagen de un metro de altura que pasábamos de mano en mano para repartir el sacrificio.
Al amanecer nos cobijamos en una pequeña casita de monte en plena sierra y cercana a una fuente. Pasadas unas horas, se presentó allí una persona que, con conocimiento del comité, traía algo para comer. Esta persona nos aconsejaba que huyéramos a Francia por las montañas, empresa ésta de una envergadura sumamente difícil con mi madre y el señor párroco, de cerca de sesenta años. Con un grupo de siete personas iba a ser muy arriesgada la huida.
Uno de los que nos acompañaba se fingía de buena fe, pero bajó al pueblo diciendo que queríamos huir, y, al atardecer, reforzando la guardia, nos obligaron a regresar al pueblo, poniendo guardia permanente en la puerta de casa, delante y detrás. Este suceso ocurrió el 22 de julio, fiesta de la Patrona del pueblo, Santa Magdalena. Alguno comentó: “¡Qué día tan señalado el de hoy...!”. La contestación fue la siguiente: “¡Este año la procesión, ha sido más larga y presidida por el Sagrado Corazón!”.
Pasamos la noche sobrecogidos viendo que se avecinaban momentos trágicos, difíciles. Rezábamos en silencio. El párroco durmió en casa. No le permitieron ir a la suya. A las once de la mañana del veintitrés, de nuevo nos obligaron a ir a Estadilla en un camión, porque allí había Guardia Civil y el comité así lo ordenó. Nos llevaron a una casa como detenidos. A pesar de haber parentesco entre nosotros, no fuimos acogidos con la cordialidad acostumbrada. Vino a saludarnos muy efusivo el jefe de la Guardia Civil. A poco, el presidente del comité, y, entre unos y otros, de Herodes a Pilatos, regresamos a casa a comer. Por momentos, el ambiente se tornaba cada vez más tenso, cargado de odio a todo lo que representaba a Dios y su Iglesia. Se veía venir el desenlace del drama. Al atardecer, llegaron al fin los del comité de Barbastro, y, unidos a los de aquí, se llevaron al párroco don José Ribes Guardia, mis tres hermanos: Jorge, Julián y Miguel, y a otro vecino del pueblo, Manuel Portolés, que también fue fusilado el siete de diciembre del 36, y Ramón Lisa, que fue el único superviviente. A nosotras tres: mi madre, mi hermana y a mí, nos dijeron que no querían mujeres. Al despedirnos y darnos un abrazo, unos y otros dijimos: “¡Adiós! ¡Hasta el Cielo!”. Ellos bajaron la escalera y desaparecieron para no volver. Nosotras, al perder de vista a aquellos forajidos, caímos de rodillas en el oratorio de casa y nos sumimos en la más grande soledad. Yo pedí a Julián que me dejara confesar con él, cosa que me ilusionaba hacía tiempo y a él le daba apuros. Le insistí nuevamente y tuve la satisfacción de recibir de él la absolución.
¡Qué días y qué noches pasadas en completa desolación! No podíamos conciliar el sueño. Cualquier ruido o coche creíamos que venía por nosotras tres, que habíamos quedado en casa. Varias noches asaltaron la iglesia mofándose de las imágenes que arrastraban por la calle, y jugaban “goleando” con la cabeza de un hermoso y antiquísimo Crucifijo, haciendo grandes hogueras con los altares. Como la iglesia está frente a nuestra casa, no podíamos perdernos tan horrible orgía. Reconocíamos las voces de los blasfemos de tal profanación. Aquello fue horrible. Las pocas noticias que nos llegaban eran que en todos los pueblos hacían lo mismo. ¡Vaya consuelo el nuestro! Que en todas partes amigos y parientes pasaban las mismas amarguras que nosotras. Alguna amiga que vino a visitarnos enseguida le dieron órdenes de que no volviera a hacerlo, pues le perjudicaba. Incluso el señor médico tuvo que hacer saber su profesión para venir diciendo que como médico, si lo necesitábamos, que vendría, pero que, como amigo desde la niñez, no podía hacerlo. Tan grande era el odio a todo lo nuestro que un perro lobo que teníamos, y que hacía nuestras delicias en nuestros paseos por el campo, al faltar mis hermanos, notó algo anormal en la casa y se fue a cobijar debajo de nuestras camas. Un día desapareció y, al preguntar por él nos dijeron que también lo habían fusilado.
Mi madre estuvo tal vez más de quince días sin poder conciliar el sueño. Ella, que era de su natural arrogante, aunque sencilla en el trato, iba andando penosamente encorvada bajo el peso de su pena. Todos los días, por un lado u otro, sabíamos de los fusilamientos en masa, y el 6 de agosto llegó la noticia fatal. El camión de casa fue incautado y el chofer iba y venía a Barbastro a diario, llevando a los del comité. Al llegar la tarde del 6 de agosto vino a casa. Salió María Josefa (mi hermana) al encuentro para saber de los hermanos. Él les llevaba ropa a la cárcel, y aquel día se la devolvieron. Señal inequívoca de que habían sido fusilados. Al dar la noticia a nuestra madre no sabíamos cómo empezar. Poco hubo que indicarle. Lo comprendió rápidamente, y, con una resignación pasmosa, nos dijo: “¡Hijas mías! ¡Alabado sea Dios que así lo ha permitido!”. Pasamos largas horas en silencio, yo más diría en oración constante. Cuando podíamos, rezábamos el rosario y leíamos las oraciones de la Misa. Al leer el evangelio del 6 de agosto: la Transfiguración del Señor con el ofrecimiento de los apóstoles de construir tres tiendas para estar con Jesús, nosotras ofrecíamos aquellas tres vidas jóvenes, pidiendo que su sangre derramada no fuera estéril; que el Señor aceptase aquellos sacrificios para bien de la Iglesia Católica y de España.
Dicen que el martirio se prepara con una vida de martirio. ¡Qué clase de martirio no pasarían en aquellos catorce días en la cárcel abarrotada de amigos y compañeros y en los PP. Escolapios! ¡Qué trato recibirían de aquellos forajidos llenos de ira, sin temor a Dios alguno, y que allí mandaban bajo la opresión, sin sujetarse a autoridad legal alguna! Poco sabemos de lo que dentro ocurría, únicamente padecimos el resultado.
Barbastro, como los pueblos limítrofes, en esos días era un hervidero de gentes venidas de Cataluña, gentes salidas de su célebre “barrio chino”, gentes desalmadas que envenenaban a los que estaban por estos contornos, propensos también ellos a la revolución marxista, por lo tanto, dispuestos a colaborar, a sus órdenes, en toda clase de atropellos. Al ver que no podían entrar en Huesca, se cebaron en la retaguardia destruyendo cuanto contenía un significado de Religión y de Patria.
Me imagino el alto nivel de fe y amor a Dios que en la cárcel reinaría entre unos y otros. ¡Qué confesiones con tan buenos sacerdotes! El desprendimiento de todo lo humano ante lo divino, viendo llegar el holocausto de sus vidas en flor, ofrecidas desinteresadamente por la Religión y España, tan perseguidas. Fue éste un preámbulo que, seguro, aceptaron con gusto viendo llegar la muerte, y que, si sus vidas eran gratas al Señor, las ofrecían generosamente pidiendo perdón por sus asesinos con la misma actitud del Señor en la Cruz: “¡Padre, perdónalos, que no saben lo que hacen!”. Rodeados del señor Obispo y de tan eminentes sacerdotes que los confortaban si alguno de ellos desfallecía, ¡qué momentos de emoción y fervor cristiano vivirían durante aquellos días interminables!
En la mañana del 6 de agosto, en la carretera de Huesca, a kilómetro y medio, dieron sus vidas a Dios. Al salir de la cárcel para subir al camión de la muerte, cómo mirarían a su alrededor aquellos edificios tan llenos de recuerdos de la niñez, la casa donde nacimos y donde, siendo niños, aprendimos los fundamentos de la fe, incluso en nuestros juegos infantiles.

La familia conserva este documento sellado por el Comité de enlace antifascista, que nombra a los hermanos mártires pluralizando el primer apellido: los Sichares, 3. Llama la atención el encabezamiento: "Presos que pide el Pueblo".

Tuvimos noticias bastante directas presenciadas por el chofer que los condujo al lugar del fusilamiento, llamado Mariano Fierro, que era hijo de una familia muy adicta a mis padres durante varias generaciones. Este aseguraba que al ver subir al camión a mis hermanos, y a don Félix Sanz, canónigo con quien también le unía muy buena amistad, quiso fingirse enfermo, alegando que no podía conducir, a lo que los verdugos le contestaron: “¡Si no llevas el camión, monta detrás con ellos!”. Como es lógico, quieras que no, hubo de tomar el volante. Este muchacho joven presenció cómo iban cantando el himno a Cristo Rey por la carretera hasta llegar al lugar del fusilamiento. Allí, cuando iban a dispararlos, todos a una gritaron: “¡Viva Cristo Rey!”.
Pilar Claver Coll, hermana de José Mª, fusilado el mismo día, me aseguró que al ir a reconocer el cadáver de éste, una vez liberado Barbastro, encontraban los cadáveres sin pantalones. ¡Qué hicieron con las víctimas, sólo Dios lo sabe!
Nosotras, cuando regresamos después de los tres años de guerra y quisimos recoger sus restos, nos dijeron que era imposible ya identificarlos. Esperamos que, en el último día, y al son de la trompeta del Juicio Final, podamos verlos con la corona del martirio sobre sus cabezas.
 
Espigando párrafos del manuscrito, dejamos que Carmen esboce los datos biográficos de sus tres hermanos mártires.
 
Julián, sacerdote secular
Un día monseñor Isidoro Badía, Obispo de Barbastro, dijo a mi padre: “Usted que tiene tantos hijos, ¿por qué no me manda algunos al Seminario?”. Hizo durante la comida en familia ese comentario. Julián, que entonces tenía diez años, contestó: “-Yo quiero ir”.
Como vieron que el niño insistía, mis padres lo mandaron a varios sacerdotes de la Curia, para que ellos comprobaran si verdaderamente tenía vocación. Empezó sus estudios con mucha ilusión. Pasó en el Seminario de Barbastro cuatro años. Mis padres seguían su vocación de cerca, aconsejados por varios canónigos decidieron que fuera a la Universidad de Comillas, a completar allí su carrera sacerdotal. Julián estudió allí dos años.
Durante este período, le pareció que el Señor le llamaba al Noviciado de los jesuitas. Mis padres deseaban que primero acabara su carrera, y, terminada ésta, decidiera… Al fin accedieron, y marchó a Carrión de los Condes, al Noviciado, donde estuvo poco tiempo, no llegó a un curso, porque su salud se quebrantó con el crecimiento de sus dieciséis años, regresando a casa, donde fue sometido a un severo régimen, combatiendo la albúmina durante más de un año, siguiendo nuevamente sus estudios en Barbastro.
Al reponerse, regresó a Comillas, pensando que como sacerdote secular podría misionar mucho en España. Celebró su Primera Misa el 14 de agosto de 1930, a poco de morir nuestro padre y nuestro hermano Jaime. Trece meses de uno a otro. La celebró en el Oratorio de la casa de Estada.
Julián tenía un trato sencillo y agradable que todos admiraban. Terminada su carrera, fue a Roma para hacer su licenciatura en Derecho Canónico en la Gregoriana. Allí estaba el año 1931 y tuvo que regresar a España porque le exigían cumplir el servicio militar.
Desde antes de cantar Misa tomó posesión de un beneficio que de antiguo había sido fundado y que mis padres cubrían las cargas con todo esmero. Este se hizo cargo de dichas obligaciones y ayudaba al párroco en las catequesis y cantos parroquiales, haciendo lo mismo en los pueblos vecinos. Era muy querido y respetado entre sus compañeros, aunque éstos fueran más ancianos.
 
Jorge y Miguel fueron abogados
Mis hermanos, en estos años, fueron a la Universidad. Hicieron sus carreras: Jorge, abogado; Francisco, militar; Julián, sacerdote; Miguel, abogado; Jaime murió diabético a sus veinte años, dando en su enfermedad, y especialmente en sus últimos días, testimonio de su fe, aceptando con resignación la prueba que el Señor le enviaba. María Josefa y yo ayudábamos a nuestra madre en las tareas de la casa. Mis padres no veían con agrado el paso de las hijas por la Universidad. El menor de mis hermanos, Carlos, murió a los cinco meses de edad.
El paso por la Universidad, les abrió los ojos a mis hermanos, al tratar de cerca de personas de ideas liberales, algunas de las cuales ocuparon después cargos en la política. No compartían las ideas de éstos, manteniéndose siempre fieles a la doctrina de la Iglesia y manifestándolo públicamente. Esto no era del agrado de muchos. A otros les gustaba conversar con ellos, teniendo largas charlas también con los buenísimos sacerdotes que entonces abundaban. Al fundar la Acción Católica y la Adoración Nocturna, allí estaban ellos como socios fundadores.
Miguel, a sus catorce años, padeció una desviación de columna vertebral que le obligó a estar en cama durante diez y ocho meses. Antes había llevado un corsé ortopédico. Con todo esto sufrió mucho en sus años jóvenes. Nunca le oímos quejarse, antes al contrario, salió muy confortado en la fe. Ni que decir tiene que, como sus hermanos, cumplía fielmente sus obligaciones con la Iglesia de Cristo. Entre los universitarios y amigos procuraba dar buen ejemplo de su fe. Miguel, al llegar su servicio militar se hizo Oficial de Complemento… pasados un par de años llegó la fatal República atea con sus consecuencias trágicas. Como Alférez de Complemento le obligaban a que aceptase ésta y sus leyes. Miguel y dos más en toda España, fueron los únicos, que se negaron a ello, degradándolos. Fue publicado en el Diario Oficial del Ejército. No puedo precisar la fecha.
…Como las oposiciones y colocaciones estaban muy difíciles, y casi reservadas todas ellas a los de ideas totalmente opuestas a las suyas, Miguel seguía en casa ayudando a Jorge en las tareas de la familia. Todos los días oía Misa y comulgaba ayudando como monaguillo a Julián, para así ganar las indulgencias concedidas por ello. Se declaró esclavo de la Virgen, y pidió que su enterramiento fuera con rito católico (entonces había que exigirlo). Lo hicimos toda la familia.
Una madrugada, al salir de la Adoración Nocturna con un grupo de jóvenes de Acción Católica, se indignaron al ver unos escritos que, en el suelo de la Plaza del Mercado, habían estampado los enemigos de la fe. Eran unas frases insultantes contra Dios y contra España. Ellos borraron lo que precedía, y, aprovechando la palabra España, añadieron: Esta quiere la Religión Católica y la Monarquía.
La reacción no se hizo esperar. Entre unos y otros hubo momentos de gran tirantez hasta que los rojos comunistas desaparecieron. La sentencia contra los valientes que habían salido en defensa de Dios y de España, se pronunció aquel día. De aquel grupo de católicos pocos quedaron con vida puesto que, en los primeros días del Alzamiento, entre Julio y Agosto, desparecieron casi todos.
Jorge, como hermano mayor, ayudó desde muy joven a mis padres en las tareas de la casa, una vez terminada su carrera de abogado. Le llamaban el papá joven, porque siempre iba rodeado de los hermanos pequeños. Se destacó mucho por su simpatía y personalidad. Esto le obligó a aceptar el cargo de Jefe Regional de la Comunión Tradicionalista en la Provincia de Huesca.
Como buen español y requeté, descendiente de nuestros antepasados que también lo fueron para defender a Dios y a España de las corrientes liberales, tuvo que tomar parte en actos públicos. Jamás le movió ni la más ligera idea de dedicarse a la política. Su lema era: Dios y España, tan ultrajados y menospreciados en aquellas fechas por liberales y masones.
Acudía a los actos de la Minerva del Santísimo que había en la Catedral, Octava solemnísima del Corpus Christi (dicho apelativo "de la Minerva", se debe al hecho de que según la tradición las procesiones eucarísticas en torno al Corpus empezaron a celebrarse en la Basílica romana de Santa María sopra Minerva). Era de la Adoración y fundador de ésta a la que acudíamos de Estada a Barbastro -junto con otras funciones religiosas- para dar testimonio de nuestra fe. La novena del Sagrado Corazón de Jesús no la perdíamos jamás. Éramos como tantos otros que, amantes de nuestra Religión, historia, leyes y cultura, llevábamos esa tradición en la médula de los huesos. En el año de 1936, estas participaciones religiosas eran ya casi un reto. Los marxistas atacaban por todos lados. Los católicos no se achicaban, enfervorizados por tantos e insignes sacerdotes que nos preparaban para estar en nuestros puestos de alerta.
Jorge compartía muy buenas amistades con los señores obispos y clero en general, estando muy asesorado para ver y comprender cómo se desarrollaban los acontecimientos nacionales.
Sucedió el segundo asalto por los rojos al seminario a finales de mayo, días antes de la novena al Sagrado Corazón de Jesús. Ellos reclamaban el edificio como casa del pueblo. Jorge y Miguel, sabedores de lo que iba a ocurrir fueron allí para acompañar a los PP. Claretianos que lo regentaban. En el momento del asalto eran los únicos seglares que estaban en el edificio, más algún seminarista. La policía de Guardias de Asalto que vinieron de Huesca con el fin de proteger el edificio, al entrar, comentaban las muchas barbaridades que como aquella se cometían en España por los amigos de Marx. Los guardias añadían que se estaba preparando un Alzamiento Nacional, como así ocurrió el 18 de julio. En el intervalo de estos días, dieron un plazo al Sr. Obispo, Monseñor Florentino Asensio para que desalojara el edificio. Mis hermanos, de acuerdo con dicho señor Obispo, con el camión de casa y el conductor, ayudaron durante varios días a llevar a Palacio cuanto el señor Obispo dispuso.
Mucha gente los felicitaba por la calle por su adhesión a la Iglesia, lo mismo que a mi madre por tales hijos. No faltó uno que dijo a Jorge:
“-¡Eres demasiado arriesgado. Lo vas a pagar caro. Mira, mientras sólo se metan con los curas, tú déjalos!”.
A lo que mi hermano contestó:
“-Cuando se metan con ellos, no estaremos muy libres ni tú ni yo”.
Efectivamente, así fue; mis hermanos fusilados el 6 de agosto, y dicho señor el 21 de septiembre. Me figuro que en el Cielo se habrán encontrado, ya que les unían ideales parecidos.
Si crees que la lectura de Religión en Libertad te ayuda… ayúdanos a seguir ayudándote
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
1 COMENTARIO
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.

Comentarios

ricardo
31/01/2013
Barbastro 1936.
Mi tia Angelita Gómez Lacruz fue asesinada por esas fechas en Barbastro.
En gloria estén.
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Jorge López Teulón
Jorge López Teulón (Madrid 1970). Tras cursar los estudios eclesiásticos en el Seminario Mayor de San Ildefonso, recibe la ordenación sacerdotal, el 25 de junio 1995. Sus años de ministerio sacerdotal los ha desarrollado en la ciudad de Talavera de la Reina (Toledo). Delegado de Medios de Comunicación Social en la Vicaría de Talavera (1996-2005). Se le encargó durante un quinquenio (1998-2002) la retransmisión para el territorio nacional de la Misa dominical retransmitida por la Cadena COPE. Desde 1996 es el Capellán del Colegio Compañía de María de la Orden de Hijas de María Nuestra Señora en Talavera.

En el año 2002 fue nombrado Postulador de una Causa de más de 900 mártires de la persecución religiosa de 1936 a 1939, para la Provincia eclesiástica de Toledo y la diócesis de Ávila.

Ha creado la página www.persecucionreligiosa.es , primera página en lengua española dedicada exclusivamente a este tema.

También ha creado la página www.cardenaldonmarcelo.es

Jorge López Teulón, jorgelteulon@gmail.com, es autor, editor y responsable del Blog Victor in vínculis, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO
MARZO 2017

25.03 - Quedada con Cristo. 10 jóvenes beatos de Almería

25.03 - Los caballos del Apocalipsis en España

25.03 - ¡A punto de empezar! Otro mártir de la ACdP

25.03 - I Vísperas de la Encarnación. Catedral de Almería

25.03 - Ramón Fita y ¡¡¡1.875 mártires!!!

25.03 - Ibarra y la gitana santa. Mata y Tabernas

25.03 - Dos mártires de Toledo

25.03 - Un franciscano y dos Operarios diocesanos

Entrevista a José Juan Alarcón: "¡Almería no será igual a partir del día 25!"

25.03 - Almería. Los primeros datos

Los 56 mártires de Madrid (y 2)

Los 56 mártires de Madrid (1)

Las últimas horas del mártir Andrés Salgado

San Pedro Poveda: "¡A ser mártires por Él!"

Un año sin el padre Tom: recemos por él

San Pedro Poveda: "Yo soy el que buscáis"

San Pedro Poveda: "Celebro por España"

Papa Francisco: "Reza conmigo por los cristianos perseguidos"

San Pedro Poveda: el mártir (4)
FEBRERO 2017

San Pedro Poveda: el mártir (3)

San Pedro Poveda: el mártir (2)

Mártires con más de 80 años

San Pedro Poveda: el mártir (1)

San Pedro Poveda y la masonería

El Valle de los Caídos: la Basílica de los Mártires.3

El Valle de los Caídos: la Basílica de los Mártires.2

El Valle de los Caídos: la Basílica de los Mártires.1

Mártires Terciarias Franciscanas de Cubas (6)

Mártires Terciarias Franciscanas de Cubas (5)

Mártires Terciarias Franciscanas de Cubas (4)

Mártires Terciarias Franciscanas de Cubas (3)

Mártires Terciarias Franciscanas de Cubas (2)

Mártires Terciarias Franciscanas de Cubas (1)

Santos mártires de Nagasaki, rogad por nosotros

Acabose: la solución de manos de un jesuita sevillano

Ufff… "¡¡¡Silencio!!!". Coda de Mons. Munilla

San Felipe de Jesús, un mexicano en Nagasaki

Los cuatro santos españoles de Nagasaki (y 4)
ENERO 2017

www.464martires.es

Ver posts de otros meses

ENERO 2017 (15 artículos)

DICIEMBRE 2016 (15 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (18 artículos)

OCTUBRE 2016 (24 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (11 artículos)

AGOSTO 2016 (13 artículos)

JULIO 2016 (17 artículos)

JUNIO 2016 (30 artículos)

MAYO 2016 (31 artículos)

ABRIL 2016 (23 artículos)

MARZO 2016 (13 artículos)

FEBRERO 2016 (13 artículos)

ENERO 2016 (14 artículos)

DICIEMBRE 2015 (10 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (10 artículos)

OCTUBRE 2015 (20 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (7 artículos)

AGOSTO 2015 (9 artículos)

JULIO 2015 (11 artículos)

JUNIO 2015 (13 artículos)

MAYO 2015 (13 artículos)

ABRIL 2015 (13 artículos)

MARZO 2015 (10 artículos)

FEBRERO 2015 (7 artículos)

ENERO 2015 (14 artículos)

DICIEMBRE 2014 (13 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (13 artículos)

OCTUBRE 2014 (11 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (13 artículos)

AGOSTO 2014 (15 artículos)

JULIO 2014 (10 artículos)

JUNIO 2014 (12 artículos)

MAYO 2014 (20 artículos)

ABRIL 2014 (26 artículos)

MARZO 2014 (9 artículos)

FEBRERO 2014 (9 artículos)

ENERO 2014 (10 artículos)

DICIEMBRE 2013 (10 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (12 artículos)

OCTUBRE 2013 (13 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (11 artículos)

AGOSTO 2013 (10 artículos)

JULIO 2013 (9 artículos)

JUNIO 2013 (8 artículos)

MAYO 2013 (11 artículos)

ABRIL 2013 (9 artículos)

MARZO 2013 (8 artículos)

FEBRERO 2013 (9 artículos)

ENERO 2013 (14 artículos)

DICIEMBRE 2012 (18 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (17 artículos)

OCTUBRE 2012 (16 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (10 artículos)

AGOSTO 2012 (12 artículos)

JULIO 2012 (8 artículos)

JUNIO 2012 (11 artículos)

MAYO 2012 (6 artículos)

ABRIL 2012 (9 artículos)

MARZO 2012 (9 artículos)

FEBRERO 2012 (6 artículos)

ENERO 2012 (9 artículos)

DICIEMBRE 2011 (13 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (36 artículos)

OCTUBRE 2011 (32 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (35 artículos)

AGOSTO 2011 (47 artículos)

JULIO 2011 (23 artículos)

JUNIO 2011 (8 artículos)

MAYO 2011 (7 artículos)

ABRIL 2011 (8 artículos)

MARZO 2011 (9 artículos)

FEBRERO 2011 (9 artículos)

ENERO 2011 (9 artículos)

DICIEMBRE 2010 (11 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (12 artículos)

OCTUBRE 2010 (8 artículos)

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS