Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
Los blogs de Religión en Libertad
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
Inicio / Blog

El ISIS confirma la historicidad de la Biblia

El ISIS confirma la historicidad de la Biblia

Mientras el mundo gira

27 marzo 2017

Hace un poco menos de tres años, en julio de 2014, nos llegaba la triste noticia de que la que ciertas tradiciones consideraban la tumba del profeta Jonás, en Mosul, había sido destruida por los yihadistas del Estado Islámico poco después de haber ocupado la ciudad. Junto a esta tumba, 11 iglesias cristianas habían sido también derribadas. Según nos explicaban entonces, “en la interpretación extrema de la ley islámica liderada por ISIS todas las representaciones de personas y animales son idolatría y prohibidas por el Corán. Además de la destrucción de museos, mezquitas chiítas y tumbas en el territorio bajo su control, el Estado Islámico prometió erradicar los sitios arqueológicos importantes.”
Otro horror que parecía enviarnos el mensaje de que la maldad es más fuerte, de que la historia no está en manos de Dios, sino del diablo, de que hemos sido abandonados por nuestro protector. Apreciaciones apresuradas, pues una vez más, de cada mal permitido Dios extrae un bien mayor. Como tantas veces en la historia, las supuestas grandes derrotas infringidas a Dios y los suyos acaban suponiendo una gran victoria. Como aquellos romanos que, queriendo destruir todo vestigio de los lugares santos en Israel, construyeron templos paganos encima de los lugares de culto de los primeros cristianos… marcando de esta manera los mismos y facilitándole la labor a Santa Elena de localizar esos lugares sagrados.
Las últimas semanas han visto como Mosul era liberada (aún no por completo) del yugo del ISIS, y entre las pares liberadas está el lugar en el que una tradición sostenía que había sido enterrado Jonás. Pero ahora, una vez destruida esa tumba, los arqueólogos se han llevado una sorpresa monumental: lo que había debajo de la misma, hasta ahora oculto, parece ser ni más ni menos que el palacio del rey de Asiria Senaquerib, de hace 2.300 años.
Senaquerib  había reconstruido la antigua ciudad sagrada de Nínive, convirtiéndola en la gran capital de Asiria, dotándola de templos, palacios, jardines, y un gran  acueducto para abastecerla de agua. No contento con su poder, se dedicó a guerrear sin cesar, incluyendo la campaña contra el rey Ezequías, durante la que puso cerco a Jerusalén y que es narrada en el Libro de Isaías. Tras despreciar a Yahvé, un ángel del Señor "hirió a ciento ochenta y cinco mil hombres en el campamento de los asirios. Cuando se levantaron por la mañana vieron que todos ellos eran cadáveres. Senaquerib, rey de Asiria, levantó el campamento y se marchó de vuelta a su tierra”.
Durante muchos años ha habido “académicos” que dudaban de la historicidad incluso del rey Senaquerib… para encontrar ahora, gracias al ISIS, una prueba palpable de ella a través de los restos arqueológicos de su palacio en Mosul, antigua Nínive, y de las inscripciones que han sido halladas y descifradas allí.
Ya lo ven, gracias al ISIS tenemos una nueva prueba de la veracidad de la Biblia. Habrá que agradecerles que, en su ímpetu por borrar todo vestigio no islámico, hayan ayudado a hacerlo más creíble más creíble si cabe. Ironías de la Providencia.
 
ReL te regala todos los días un trozo de Cielo… pero necesitamos tu ayuda para seguir haciéndolo
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Jorge Soley
Jorge Soley Climent es un barcelonés cuarentón, felizmente casado y padre de seis hijos. Apasionado por la lectura, la historia y el fútbol humilde y auténtico, su profesión de economista le impone el agradable deber de viajar con frecuencia a la América hispana. Está convencido de que ser católico significa ser universal, de que lo razonable es la fe y de que la Iglesia, a pesar del empeño que ponemos los hombres para afear su rostro, es Madre y Tesoro de criterio seguro.

Jorge Soley, jorgesoley@yahoo.com, es autor, editor y responsable del Blog Mientras el mundo gira, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO
JULIO 2017

Lecturas veraniegas para niños, jóvenes y adultos
JUNIO 2017

La lucha del cardenal Zen por el futuro de la Iglesia en China

Cuando Hitchcock lloró al comulgar

Ver posts de otros meses

MAYO 2017 (1 artículos)

MARZO 2017 (4 artículos)

FEBRERO 2017 (3 artículos)

ENERO 2017 (1 artículos)

DICIEMBRE 2016 (1 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (4 artículos)

JULIO 2016 (2 artículos)

JUNIO 2016 (2 artículos)

MAYO 2016 (1 artículos)

ABRIL 2016 (2 artículos)

MARZO 2016 (2 artículos)

FEBRERO 2016 (4 artículos)

ENERO 2016 (2 artículos)

DICIEMBRE 2015 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (3 artículos)

OCTUBRE 2015 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (4 artículos)

AGOSTO 2015 (1 artículos)

JULIO 2015 (2 artículos)

JUNIO 2015 (3 artículos)

MAYO 2015 (1 artículos)

ABRIL 2015 (4 artículos)

MARZO 2015 (5 artículos)

FEBRERO 2015 (3 artículos)

ENERO 2015 (4 artículos)

DICIEMBRE 2014 (3 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (4 artículos)

OCTUBRE 2014 (6 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (3 artículos)

JULIO 2014 (4 artículos)

JUNIO 2014 (8 artículos)

MAYO 2014 (6 artículos)

ABRIL 2014 (10 artículos)

MARZO 2014 (6 artículos)

FEBRERO 2014 (6 artículos)

ENERO 2014 (7 artículos)

DICIEMBRE 2013 (7 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (3 artículos)

OCTUBRE 2013 (7 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (7 artículos)

AGOSTO 2013 (2 artículos)

JULIO 2013 (3 artículos)

JUNIO 2013 (5 artículos)

MAYO 2013 (7 artículos)

ABRIL 2013 (5 artículos)

MARZO 2013 (4 artículos)

FEBRERO 2013 (3 artículos)

ENERO 2013 (9 artículos)

DICIEMBRE 2012 (9 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (6 artículos)

OCTUBRE 2012 (3 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (6 artículos)

AGOSTO 2012 (3 artículos)

JULIO 2012 (5 artículos)

JUNIO 2012 (8 artículos)

MAYO 2012 (15 artículos)

ABRIL 2012 (10 artículos)

MARZO 2012 (1 artículos)

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS