Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
Los blogs de Religión en Libertad
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
Inicio / Blog

El impune ataque a los sacerdotes

No tengáis miedo

16 octubre 2016

TAGS Superación

Diría el señor Reverte, en las aventuras del Capitán Alatriste, que un español puede soportarlo todo, menos que le hablen alto. La insolencia, el daño al honor, es algo que en este país no dejamos pasar. En la alta sociedad se llenan los tribunales con demandas por estos asuntos; el resto de mortales lo plasma en relaciones rotas hasta el fin de los tiempos. Incluso dentro de las familias.
 
Y sin embargo no dejamos de entrenar, por desgracia maliciosamente, a ese potentísimo músculo que es la lengua. O la pluma, actualmente teclado del ordenador, en su vertiente escrita. Es esa “vieja del visillo” que todos llevamos dentro, a la que algunos consiguen mantener a raya, pero que otros muchos dejan salir con más o menos frecuencia.
 
Y de entre todas las víctimas de las maledicencias, hay un grupo especialmente sufriente, imposibilitado para defensa alguna: el de los sacerdotes. Han pasado de un extremo a otro. Pues si bien en tiempos de nuestros padres, o de nuestros abuelos (según la edad de cada uno), hemos comprobado con horror que se taparon las atrocidades que algún pervertido pudiera cometer, el ansia de limpieza actual hace que, en la obsesión por arrancar la cizaña, nos estemos llevando por delante al trigo. El sacerdote no tiene presunción de inocencia; tiene presunción de culpabilidad.
 
Habrá quien piense que exagero, pero no falto a la verdad si digo que, hoy por hoy, basta la acusación de cualquier persona, independientemente de su veracidad, para hundir la vida de un sacerdote. Tristemente, siempre habrá un medio que se haga eco de cualquier rumor malintencionado sobre ellos. Sin investigar, sin contrastar hechos, y por supuesto, sin prudencia alguna. Más que ningún otro, portales supuestamente cristianos, que ven crecer exponencialmente sus visitas (y por tanto los ingresos publicitarios), cuando publican dimes y diretes sacerdotales. Además, con total impunidad.
 
Sí, claro que por desgracia siguen sucediéndose escándalos. Y por supuesto que la justicia, eclesial y civil, debe intervenir ante los mismos. Pero, ¿cuántas veces se lanzan acusaciones gratuitas contra sacerdotes inocentes? ¿Cuántas veces se deja caer sobre ellos la sombra de la duda, marcándolos de por vida allá donde se les destine, sin que nadie limpie su buen nombre? Me temo que sólo cuando muramos sabremos de todo el mal causado en este sentido a hombres buenos, a los que estamos condenando a un purgatorio en la tierra.
 
Ojo, que aquí hay muchas culpas repartidas, de las que algún día todos tendremos que dar cuenta. Empezando por quien difama; con especial gravedad cuando la calumnia nace de aquellos que gustan de moverse por los lodazales diocesanos, sedientos de protagonismo, o, aún peor, de venganzas personales. Continuando por los que amplifican la difamación en pos de provecho propio. Y terminando con quienes se hacen eco, juzgando en su corazón los hechos, y compartiendo con otros el temerario juicio. Y ya sabemos que, con la medida que juzguemos, seremos juzgados.
 
Así que prudencia y misericordia ante el creciente y feroz ataque a nuestros hermanos. Que nadie pierda el sueño porque un culpable pueda escaparse; los tiempos del silencio y el oscurantismo pasaron. Perdamos el sueño por el incalculable daño causado a tantos inocentes.
 
 
Si crees que la lectura de Religión en Libertad te ayuda… ayúdanos a seguir ayudándote
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
José Manuel Puerta Sánchez
Nací en Granada en 1.982. Soy Ingeniero Técnico Informático, casado, padre y ante todo, hijo de Dios. Pertenezco a una comunidad católica que me acoge y soporta con paciencia. Intento purgar mis muchos pecados en esta vida dedicando al Señor mi afición por la escritura y por la música, sirviendo a la Iglesia de Cristo allí donde ésta me necesite, luchando sin miedo por hacer presente el Reino de Dios. Soy autor de los libros: “Relatos del pueblo de Dios” y “Cuentos de fe”.

José Manuel Puerta Sánchez, blognotengaismiedo@gmail.com, es autor, editor y responsable del Blog No tengáis miedo, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO

Ver posts de otros meses

JUNIO 2017 (1 artículos)

FEBRERO 2017 (1 artículos)

OCTUBRE 2016 (1 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (1 artículos)

MAYO 2016 (2 artículos)

MARZO 2016 (2 artículos)

ENERO 2016 (1 artículos)

DICIEMBRE 2015 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (2 artículos)

OCTUBRE 2015 (3 artículos)

AGOSTO 2015 (3 artículos)

JULIO 2015 (2 artículos)

JUNIO 2015 (2 artículos)

MAYO 2015 (5 artículos)

ABRIL 2015 (3 artículos)

MARZO 2015 (1 artículos)

FEBRERO 2015 (2 artículos)

ENERO 2015 (3 artículos)

DICIEMBRE 2014 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (3 artículos)

OCTUBRE 2014 (2 artículos)

AGOSTO 2014 (3 artículos)

JULIO 2014 (1 artículos)

JUNIO 2014 (2 artículos)

MAYO 2014 (1 artículos)

ABRIL 2014 (2 artículos)

MARZO 2014 (3 artículos)

FEBRERO 2014 (2 artículos)

ENERO 2014 (2 artículos)

DICIEMBRE 2013 (3 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (2 artículos)

OCTUBRE 2013 (3 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (2 artículos)

AGOSTO 2013 (3 artículos)

JULIO 2013 (2 artículos)

JUNIO 2013 (4 artículos)

MAYO 2013 (3 artículos)

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS