Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
Los blogs de Religión en Libertad
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
Inicio / Blog
Guardémonos de las bestias al evangelizar. San Juan Crisóstomo Card. Ratzinger

Guardémonos de las bestias al evangelizar. San Juan Crisóstomo Card. Ratzinger

La divina proporción

6 septiembre 2016


Evangelizar es dar testimonio del Evangelio y transmitirlo a los demás. No es una tarea sencilla, ya que el mundo es contrario a la medicina que llevamos con nosotros. Cuando señalemos la enfermedad, habrá quienes se revuelvan, digan que están sanos y que somos profetas de calamidades diversas. Cuando les contestemos con caridad, esta misma caridad les arderá en sus heridas, produciendo ataques más o menos violentos. ¿Qué es lo que produce estas reacciones? San Juan Crisóstomo les llama bestias y aunque a alguno le “duela” leerlo, las llevamos todos dentro de nosotros.

¿Y  cuáles  son  estas  bestias?  La  ira,  la  tristeza,  la  envidia,  la  altercación,  las  calumnias,  las acusaciones, la mentira, la simulación, las asechanzas, las imprecaciones contra los que no han hecho mal alguno, la alegría por el cansancio de los ministros, la tristeza por su buen hacer en el cumplimiento de su obligación, el amor de las alabanzas, el deseo de honra (que es lo que sobre todas cosas precipita el ánimo humano) las doctrinas acomodadas al gusto de los oyentes, las  viles adulaciones, las lisonjas bajas, el desprecio de los pobres, los obsequios a los ricos, los honores inconsiderados y las gracias dañosas, que igualmente son peligrosas a los que las hacen y a los que las reciben; el temor servil, y que solamente conviene a los esclavos más viles; el no tener libertad para hablar; una humildad toda aparente, pero ninguna en la realidad; el no aplicar las  reprensiones  y  el  castigo,  o  tal  vez  emplearlas sin medida contra personas humildes, no habiendo quien se atreva, ni aun a abrir la boca contra aquéllos que tienen el gobierno. (San Juan Crisóstomo. Seis libros sobre el sacerdocio. III, IX)

Por desgracia estas bestias nos afectan a todos. A veces el cristianismo se entiende como confrontación entre hermanos y encontramos bandos en donde debería haber una única Iglesia. Bandos que se entienden de forma que quien no pertenece a “los nuestros”, se considera un enemigo potencial. Mientras nos dedicamos a maltratarnos entre nosotros, dejamos que la cosecha sea invadida por la cizaña. No es nada raro que la herida de la envidia nos lleve a sentirnos dolidos con quien toca la herida que tanto nos duele. En vez de darnos cuenta que necesitamos la Gracia de Dios para curarla, nos enfrentamos con quien se atrevió a tocar la herida. Vemos el problema en el hermano que señala la herida y no en nosotros. San Juan Crisóstomo pone por delante de todas estas bestias a una muy peligrosa para el evangelizador:

Y  sobre  todos  los  males,  es aquel  terribilísimo  escollo  de  la  vanagloria,  más  peligroso  que  los prodigios que fingen los poetas. Muchos, en la realidad, pudieron, navegando, pasar éste sin recibir  daño  alguno;  pero  a  mí  me  parece  tan  peligroso,  que  aun  ahora,  cuando  ninguna necesidad me arrebata a semejante abismo, apenas puedo verme libre de este mal.

Si alguno pusiese en mis manos semejante carga, sería lo mismo que si me atase las manos atrás, y me diese por presa a las bestias que habitan en aquel escollo, para que cada día me despedazasen. (San Juan Crisóstomo. Seis libros sobre el sacerdocio. III, IX)

¡Cuanto duele que alguna persona toque nuestra “honra” o ponga en entredicho lo que consideramos fundamento de nuestro bando! La vanagloria es así, se duele en vez de agradecer. Es la semilla de la envidia, la ira, el rechazo del hermano, la violencia y sobre todo el enconamiento. La soberbia es así de terrible, porque no duda en destruir a quien tienes al lado para sentirte victorioso y esto es todo menos un testimonio evangelizador. Cuando anteponemos nuestras diferencias al Evangelio, cada uno de nosotros le hacemos el juego al maligno. Dejemos nuestras soberbias, nuestros segundos salvadores y centremos la Esperanza en Cristo.

La Iglesia con frecuencia se ocupa demasiado de sí misma y no habla de Dios, de Jesucristo, con la fuerza y alegría necesarias; mientras, el mundo no tiene sed de conocer nuestros problemas internos, sino del mensaje que ha dado origen a la Iglesia: el fuego que Jesucristo trajo a la tierra. (Card. Ratzinger, Análisis del prefecto para la Doctrina de la Fe de la crisis religiosa. 8/10/2001)

Quienes andamos por estas tierras virtuales intentando lanzar la semilla del Evangelio debemos cuidarnos de estas bestias. Tanto cuando las vemos en nosotros mismos como cuando las vemos aparecer en los demás. Si las vemos en un hermano, deberíamos ayudarle con paciencia y caridad. El diálogo caritativo es imprescindible cuando alguien nos ataca. No podemos utilizar la Ley del Talión como arma para defendernos, porque no nos atacan a nosotros sino al mensaje que llevamos. La defensa debe ser como aquella medicina que se administra, pacientemente, gota a gota para que haga efecto. Sólo la Gracia de Dios puede darnos la capacidad de hacernos inmunes al desánimo, porque por medio de la docilidad, paciencia y tenacidad que demostremos, puede que alguna persona encuentre al Señor.

Tu ayuda es vital para que Religión en Libertad vea la luz los 365 días del año
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Néstor Mora Núñez
Soy católico, casado con tres hijos en el mundo. Nací en 1965 en San José (Costa Rica) de padre costarricense y madre española, por lo que me enorgullezco de ser español de América. Estudié en colegio Santa Catalina de Sena en Costa Rica y San Felipe Neri en Cádiz (España). Mi formación universitaria parte de la ingeniería electrónica, pero ha ido evolucionando hacia el campo de los computadores, conocimiento y nuevas tecnologías de la información.

En el plano de servicio a la Iglesia me ocupo del diseño y mantenimiento de diversas webs de asociaciones católicas y la web de mi parroquia.

Néstor Mora Núñez, es autor, editor y responsable del Blog La divina proporción, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO
JUNIO 2017

Ver a los demás con los cristales sucios del alma. San Agustín.
MAYO 2017

Una relación personal con Jesús… ¿Pero cuál?

¿Vivir nuestra fe aislados en burbujas o en libertad?

Ante la tristeza ¿Dónde está la imagen de Dios en nosotros? San Agustín

Desconfiando del color de la paja en ojo ajeno. San Agustín

Amo porque amo, amo por amar. San Bernardo

Exceso de optimismo depositado en nosotros mismos. Santa Catalina de Siena

Ver posts de otros meses

ABRIL 2017 (4 artículos)

MARZO 2017 (5 artículos)

FEBRERO 2017 (4 artículos)

ENERO 2017 (8 artículos)

DICIEMBRE 2016 (5 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (5 artículos)

OCTUBRE 2016 (5 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (10 artículos)

AGOSTO 2016 (8 artículos)

JULIO 2016 (11 artículos)

JUNIO 2016 (12 artículos)

MAYO 2016 (13 artículos)

ABRIL 2016 (12 artículos)

MARZO 2016 (15 artículos)

FEBRERO 2016 (9 artículos)

ENERO 2016 (13 artículos)

DICIEMBRE 2015 (10 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (11 artículos)

OCTUBRE 2015 (9 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (13 artículos)

AGOSTO 2015 (13 artículos)

JULIO 2015 (12 artículos)

JUNIO 2015 (13 artículos)

MAYO 2015 (11 artículos)

ABRIL 2015 (10 artículos)

MARZO 2015 (13 artículos)

FEBRERO 2015 (12 artículos)

ENERO 2015 (13 artículos)

DICIEMBRE 2014 (13 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (13 artículos)

OCTUBRE 2014 (13 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (12 artículos)

AGOSTO 2014 (14 artículos)

JULIO 2014 (12 artículos)

JUNIO 2014 (11 artículos)

MAYO 2014 (10 artículos)

ABRIL 2014 (13 artículos)

MARZO 2014 (11 artículos)

FEBRERO 2014 (11 artículos)

ENERO 2014 (9 artículos)

DICIEMBRE 2013 (11 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (12 artículos)

OCTUBRE 2013 (12 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (13 artículos)

AGOSTO 2013 (5 artículos)

JULIO 2013 (13 artículos)

JUNIO 2013 (13 artículos)

MAYO 2013 (12 artículos)

ABRIL 2013 (11 artículos)

MARZO 2013 (14 artículos)

FEBRERO 2013 (10 artículos)

ENERO 2013 (12 artículos)

DICIEMBRE 2012 (14 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (12 artículos)

OCTUBRE 2012 (11 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (11 artículos)

AGOSTO 2012 (11 artículos)

JULIO 2012 (12 artículos)

JUNIO 2012 (11 artículos)

MAYO 2012 (11 artículos)

ABRIL 2012 (12 artículos)

MARZO 2012 (13 artículos)

FEBRERO 2012 (15 artículos)

ENERO 2012 (12 artículos)

DICIEMBRE 2011 (11 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (12 artículos)

OCTUBRE 2011 (11 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (12 artículos)

AGOSTO 2011 (14 artículos)

JULIO 2011 (15 artículos)

JUNIO 2011 (12 artículos)

MAYO 2011 (13 artículos)

ABRIL 2011 (11 artículos)

MARZO 2011 (1 artículos)

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS