Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.

Sábado, 25 de febrero de 2017

  Donar HEMEROTECA CONTACTO REGALA REL SUSCRÍBETE
Religión en Libertad
Inicio / Personajes
Un asunto eclesial con repercusión política

Giscard y Chirac quisieron evitar que monseñor Lefebvre se enfrentase en 1976 a Pablo VI

La reciente biografía del arzobispo francés reproduce la sorprendente carta del entonces primer ministro y luego presidente de la República.

Carmelo Löpez-Arias / ReL

14 abril 2012

Giscard y Chirac quisieron evitar que monseñor Lefebvre se enfrentase en 1976 a Pablo VI
Giscard y Chirac, ante Sarkozy.
El 29 de junio de 1976, el arzobispo Marcel Lefebvre (1905-1991) ordenó a trece sacerdotes en el seminario de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X (FSSPX) en Écône (Suiza). El 22 de julio fue suspendido a divinis por Pablo VI porque formalmente su congregación, fundada en 1970, había sido suprimida, y el Papa le había advertido de que consideraría la ceremonia un grave acto de desobediencia.

De hecho, momentos antes de la ceremonia, celebrada ante miles de fieles, monseñor Lefebvre se había reunido con su amigo y sucesor en el arzobispado de Dakar, el cardenal Hyacinthe Thiandoum (1921-2004), quien había intentado disuadirle en el último minuto, sin éxito.

Las semanas previas y posteriores a esas ordenaciones sacerdotales, que cubrieron cientos de periodistas de todo el mundo, habían suscitado una gran agitación social y mediática. Monseñor Lefebvre era la cabeza visible de un sector de católicos que rechazaban el Concilio Vaticano II y la reforma litúrgica postconciliar. Un sondeo del Instituto Francés de Opinión Pública, publicado en la prensa gala el 29 de agosto de aquel año, reflejaba que un 27% de los franceses “se reconocían” en sus ideas, frente a porcentajes similares que las rechazaban, les resultaban indiferentes o no contestaban.

En ese contexto de efervescencia de la opinión pública en una Francia todavía sociológicamente católica ante un hecho de gran relevancia eclesiástica, se produjo una doble intervención del presidente de la República, Valéry Giscard d’Estaing (1974-1981) y del primer ministro a la sazón, que le sucedería años después en el Elíseo, Jacques Chirac (1995-2007).

Una biografía recién publicada.
Lo cuenta Bernard Tissier de Mallerais, uno de los obispos consagrados en 1988 por monseñor Lefebvre, en su exhaustiva biografía del fundador de la FSSPX, que sale a la venta este lunes en España: Marcel Lefebvre. La biografía (Editorial Actas).

La intervención de Giscard

Giscard pidió un informe reservado sobre la situación a René Brouillet, que había sido embajador francés ante la Santa Sede entre 1964 y 1974 y conocía de primera mano la evolución del conflicto desde el Concilio hasta el estallido de la polémica, y era entonces miembro del Consejo Constitucional galo.

Giscard buscaba posicionar adecuadamente a la República y apaciguar las cosas ante un asunto que afectaba a sus relaciones con el Vaticano, pero también a sus intereses políticos, pues parte de la derecha gaullista que le había elevado al Elíseo respaldaba en ese momento a Lefebvre, no sólo por cuestiones religiosas, sino también por su férreo anticomunismo (cuatro años después François Mitterrand arrancaría su primera presidencia con fuertes concesiones a la izquierda más radical).

La intervención de Chirac
Pero aún fue más intensa y comprometida la intervención de Chirac, justo en los últimos días de su primer mandato al frente del Gobierno (volvería a Matignon en 1986, cuando la célebre cohabitación con Mitterrand).

Primero, Chirac se reunió con el académico Jean Guitton, amigo íntimo de Pablo VI, para conocer de primera mano la situación y elaborar su propia estrategia. Seguidamente, el 16 de julio, cuando se redoblaban las presiones para que monseñor Lefebvre rectificase antes de ser sancionado, le envió una carta con “respetuosa amistad y confianza”, que reproduce Tissier de Mallerais en su obra.

“Tengo confianza en su genio, que sabrá encontrar las palabras de reconciliación. ¡Qué ejemplo daría usted en un tiempo en que la fidelidad es constantemente escarnecida, en que el amor verdadero se descarría tan trágicamente! Su combate por la fe y por la Iglesia recibiría entonces el sello radiante de la autenticidad, el que confieren la rectitud absoluta en la conducta y la aceptación del sacrificio”.

La paradoja

Ilustrativo de la trascendencia que en la Europa de los años setenta todavía tenía lugar entre los asuntos puramente internos de la Iglesia y la política del día a día, el caso muestra además una paradoja en el comportamiento personal posterior de sus dos protagonistas.

“La Francia cristiana, hija primogénita de la Iglesia por privilegio inmemorial, supo dar en el pasado pruebas constantes de su adhesión al sucesor de Pedro”, le decía Chirac a monseñor Lefebvre en aquella misiva. El mismo Chirac que boicoteó lo que el sucesor de Pedro, Juan Pablo II, le pidió infructuosamente un cuarto de siglo después: que las raíces cristianas de Europa figurasen en la Constitución europea que estaba redactando... Giscard d’Estaing.
Religión en Libertad existe gracias a tu ayuda
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
3 COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.

Comentarios

Pedro López Azcuénaga
16/05/2012
Los problemas se resuelven finalmente.
Yo acá veo gente noble, que sin embargo tiene conflictos como todos los tenemos también.
No es privativo de la vida, el hecho de que haya problemas, a resolverse, tarde o temprano, con caballerosidad, espero, y con sabiduría también.
Todos los dirijentes y responsables, acá, sea de la extracción y origen que sea, tienen algo en común: Buscan a Dios.
Y eso es un buen ejemplo para los cristianos y los que no lo son, asimilando el concepto y la inquietud.
Pedro
15/04/2012
La clave masónica.
Lo que falta en el artículo, y que explica todo lo demás, es la explicitación clara de la pertenencia a la masonería tanto de Chirac como de Giscard. Si estos individuos tenían tanto interés en el triunfo de la reforma conciliar, debían tener fundados motivos. No hay peor ciego que el que no quiere ver.
Manuel de María
14/04/2012
Quita, quita que nos estropeas el desmantelamiento total,,,.
Quizá la clave esté en que los masones veían en la resistencia de ese fiel inquebrantable una dificultad inesperada que podría retrasar sus planes...

Las noticias más leídas

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS