Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.

Lunes, 24 de abril de 2017

  Donar HEMEROTECA CONTACTO REGALA REL SUSCRÍBETE
Religión en Libertad
Inicio / Mundo
El prelado del Opus Dei valora cuestiones de actualidad en una entrevista

Fernando Ocáriz: «En un buen hijo de la Iglesia no deberían caber los recelos hacia el Papa»

Fernando Ocáriz: «En un buen hijo de la Iglesia no deberían caber los recelos hacia el Papa»
Fernando Ocáriz, prelado del Opus Dei

ReL

8 abril 2017

En la Iglesia todos queremos responder al mandato misionero de Jesucristo, todos colaboramos en la gran misión evangelizadora. Cada uno lleva a cabo este anuncio según su carisma”, afirma Fernando Ocáriz, el nuevo prelado del Opus Dei, en entrevista al periódico portugués Jornal de Noticias, que ha hecho pública la Oficina de Información del Opus Dei en España, y en la que ha hablado sobre Amoris laetitia, los dubia de los cuatro cardenales, los jesuitas o el mito de las riquezas en el Opus Dei
 
-Si le pregunto por los cambios que podría haber en la Prelatura ¿es una paradoja? A veces se les tilda de inmovilistas, conservadores, como si tuvieran miedo al cambio…
-Las instituciones de la Iglesia, como el Opus Dei, tienen el reto de ser plenamente fieles a Jesucristo en cada momento histórico, a través de la misión que han recibido. Con la ayuda de Dios, procuran hacer visible a Jesucristo de un modo adecuado a las circunstancias de lugar y tiempo. Por eso, en la Prelatura deben convivir la fidelidad a lo esencial, es decir, al espíritu y a la misión recibidos, con los cambios que requieran las nuevas circunstancias, los que sean necesarios dentro del ámbito amplio de lo que no es esencial. Como explicaba san Josemaría, con el tiempo cambian los modos de decir y de hacer, pero debe permanecer inmutable el núcleo, el espíritu.
 
-¿Cómo afronta su misión y qué piensa que se espera de ella?
-En primer lugar, pienso en la necesidad de la plena unión con el Papa y con los demás pastores, que resulta esencial para una tarea que es de servicio a la Iglesia. Naturalmente, he de vivir la paternidad y cercanía con las personas, sobre todo con las del Opus Dei, pues son las que la Iglesia me ha encomendado. Soy consciente de que la misión supera con mucho mi capacidad personal, pero también sé que Dios asiste. Además cuento con la colaboración de mis vicarios y consejos, y muy especialmente, con la oración de los fieles del Opus Dei y de muchos amigos.
 
-Es el tercer sucesor del fundador del Opus Dei. ¿Ha habido cambios en la Obra desde su comienzo? ¿Cuál es la realidad del Opus Dei a día de hoy?
-La misión general de la Iglesia se puede resumir en llevar el Evangelio a todo el mundo, ayudando a las personas a encontrar a Jesucristo en la Palabra y en los sacramentos. La prelatura del Opus Dei participa en esta misión recordando la llamada universal a la santidad y ofreciendo formación cristiana dirigida especialmente a santificar la vida ordinaria: el trabajo, la familia, las relaciones sociales, etc. Desde 1928, el Opus Dei se ha extendido a todos los continentes; ha aumentado la variedad de fieles en edad, condición social, nacionalidades; ha alentado la puesta en marcha de numerosas iniciativas educativas y sociales, etc., pero el núcleo —el espíritu y la misión a los que me acabo de referir— seguirá siendo el mismo, aunque como mencioné antes, en cada tiempo hay que descubrir el aporte de este mensaje ante los retos cambiantes de la sociedad, de las personas, de las épocas.
 
-¿Conoce los recientes cambios legislativos en Portugal? Se quiere incorporar el tema del aborto —que es legal desde hace años— en el plan curricular de las escuelas. También se está discutiendo la descriminalización de la eutanasia. Portugal, un país de larga tradición católica, parece cada vez menos cristiano, tanto en las costumbres como en las leyes. ¿Cómo ve el futuro del país?
-La rápida secularización de los modos de vida, ese acostumbrarse a vivir como si Dios no existiera, y a veces como si no tuviéramos que morir, es un movimiento cultural que afecta a muchos países del llamado occidente cristiano. Portugal no escapa a esa tendencia, a pesar de que es un país que ama tanto la vida, y donde se quiere a las personas por lo que son, con independencia de su salud física o espiritual. No conozco con profundidad los detalles de la situación portuguesa, pero usted me habla de temas concretos que se presentan en muchos sitios. Antes que nada, habrá que regresar a Dios, que es verdaderamente un padre bueno y lleno de ternura: de Él puede venir la luz para conocer la verdad y la fuerza para hacer el bien. De eso depende el futuro, también de Portugal. Me parece que, en este sentido, Fátima es como un gran imán para los portugueses, y una fuente de seguridad y optimismo.
 
-Europa está sumergida en una crisis humanitaria, hay extremismos políticos latentes y elecciones muy pronto. ¿Está de acuerdo el Opus Dei —etiquetado a veces de conservadurismo— con determinadas posiciones más extremistas?
-La Obra no tiene más posición que la de la Iglesia Católica. Sus miembros gozan de la libertad de cualquier católico en todas las cuestiones opinables. Pero, junto a ello, todos los católicos participamos de algunos retos que son éticos antes que políticos: Europa se encuentra, efectivamente, con el reto de acoger e integrar a miles de refugiados que se han visto forzados a abandonar sus países en busca de un futuro mejor. Para las personas del Opus Dei, como para todos los cristianos, las necesidades y los sufrimientos de estos hermanos son continuas invitaciones al servicio y a la oración, pues reconocemos en ellos “la carne sufriente de Cristo”, como nos recuerda con frecuencia el Papa Francisco.

»El amor cristiano es un amor concreto que sigue el modelo de Jesús: vivir continuamente para los demás, revestirlos de dignidad a través de obras de servicio, acompañar en el dolor más profundo y transmitirles el consuelo de Cristo. En el discurso que el Papa pronunció a finales de 2014 en el parlamento europeo dio ideas sugerentes para afrontar esta dramática situación. Ojalá quienes gobiernan las tengan en cuenta.
 
-¿Qué le parece, por ejemplo, la decisión de Donald Trump de levantar muros y cerrar las puertas a los inmigrantes? El Papa Francisco ha dicho, en reiteradas ocasiones, que debemos acogerlos como hermanos en la Tierra, pero están en juego cuestiones complejas desde el punto de vista de la seguridad: seguridad, libertad, terrorismo conviven en nuestros días. ¿Cómo garantizar el difícil equilibrio entre seguridad y libertad?
-Los obispos norteamericanos acompañan muy de cerca a los inmigrantes y comparten sus preocupaciones. Además se han mostrado abiertos a colaborar con las autoridades, para intercambiar reflexiones y puntos de vista. Luego, el equilibrio de las soluciones concretas —en particular entre seguridad y libertad— no es fácil y seguramente caben planteamientos diversos. Es una responsabilidad importante de las autoridades políticas. Los políticos, independientemente de sus planteamientos, cuentan con la oración de los creyentes, también cuando no piensan como ellos. Rezo para que en todos los países haya un clima de acogida a las personas más necesitadas, como a las que usted se refiere; ahora, concretamente, a los inmigrantes y refugiados, sin importar la raza, religión o condición social.
 
-Hace poco tiempo consulté un estudio donde Portugal aparecía entre los países de Europa con mayor índice de divorcios y una cantidad significativa de matrimonios rotos. La Obra insiste mucho en el carisma de la familia, y en la familia como pilar de la sociedad y de la espiritualidad. ¿Por qué fracasan hoy tantos matrimonios? ¿Cuáles son las amenazas más importantes a la familia?
-Que un hombre y una mujer se ofrezcan uno al otro, para toda la vida, con compromiso de exclusividad y hasta la muerte, para crecer conjuntamente y engendrar hijos que son continuidad de ese amor, es una realidad admirable que interesa a todos, no sólo a la Iglesia. Y que ese proyecto se hunda y fracase, además de herir a los involucrados, repercute también en la sociedad. Jesucristo dijo, además, que Dios recibe esa unión y la respeta como definitiva. Y para los cristianos el matrimonio es un sacramento, a través del cual Dios actúa con ayudas y bendiciones para los casados y sus hijos.

»Pienso que el Papa Francisco nos ayuda a quebrar todo pesimismo y recuerda que el matrimonio ha de fundarse en la alegría del amor. No puedo dejar de sugerir la lectura atenta de lo que el Papa llama el corazón de Amoris Laetitia: el capítulo cuarto sobre el amor en el matrimonio, y el capítulo quinto sobre el amor que se vuelve fecundo. Son ideas prácticas, sugerentes y muy fácilmente comprensibles que pueden fortalecer las familias.
 
-En su primer mensaje citó Es Cristo que pasa [una de las obras de San Josemaría], diciendo que “cada generación de cristianos ha de redimir, ha de santificar su propio tiempo: para eso, necesita comprender y compartir las ansias de los otros hombres, sus iguales”. ¿Cómo es este tiempo que nos ha tocado vivir?
-Son tiempos de inseguridad y, a la vez, de deseo de cambio; de alejamiento de Dios y de “saudades” de Dios; de tristeza y cansancio, pero también de nostalgia de bien; de temor a los conflictos, junto con un gran deseo de paz. Son los tiempos que nos toca vivir, y son tiempos para abrirnos a la acción de Dios.
 
-Algunos, en la opinión pública, se refieren al Opus Dei como algo cerrado, similar a un grupo de presión. Al hablar del Opus Dei en la opinión pública también aparece con frecuencia el dinero, la influencia o la riqueza. ¿De verdad es la Obra tan influyente? ¿Tiene tanto dinero y tantos bienes? ¿Cuáles? ¿Por qué hay tanta gente del Opus Dei importante y de clase alta (en Portugal, por ejemplo, banqueros)? ¿Hay más ricos que pobres en la Prelatura? ¿Es porque Jesús dijo que es más fácil para un camello pasar por el hueco de una aguja que para un rico entrar en el reino de los cielos?
-La realidad es muy distinta y hay, a veces, bastante ficción en el imaginario colectivo. Entre los cristianos que pertenecen al Opus Dei se encuentran personas de todo tipo: sanos y enfermos, jóvenes y ancianos, pobres y personas más acomodadas, gente con trabajo estable, jubilados y muchas personas en el paro que, en los países que más sienten la crisis, sufren con todos los que están en esa misma circunstancia. Me parece importante acercarse a la realidad, conocer a las personas. El Opus Dei presta un servicio de acompañamiento cristiano a todos, más allá de la condición social o económica, y sin interferencia alguna en el amplio campo de sus opciones profesionales, artísticas, políticas y de ciudadanía. Al mismo tiempo, nuestros centros y labores apostólicas tienen las puertas abiertas para quien quiera conocer esta realidad de primera mano. Muchas personas del Opus Dei con sus amigos impulsan proyectos sociales, asistenciales y educativos que están al servicio de mucha gente y que no suelen ser noticia.

»Le pongo un ejemplo que he conocido estos días: algunos fieles del Opus Dei en Costa de Marfil han creado el centro médico Wale que da asistencia médica y tratamiento gratuito a los enfermos de sida, tanto en Yamoussoukro como en Toumbokro. Le pido a Dios que esas iniciativas, personales o colectivas, no dejen de multiplicarse, también en tierras portuguesas.
 
-¿Está de acuerdo con san Pablo cuando afirma que el dinero es la raíz de todos los males?
-San Pablo dice que el amor al dinero es la raíz de todos los males. Es la misma alerta que hace el Papa Francisco cuando habla del dios-dinero y de la idolatría del dinero. El Papa, además de despertarnos ante las grandes injusticias sociales, también nos ayuda a afinar hasta en el modo de dar limosna: mirando a los ojos de quien nos pide, y dejando que la mano que da toque a la mano que recibe.
 
-En los últimos años, el Opus Dei consiguió puestos de influencia en la Curia y en la Santa Sede. También la Universidad de la Santa Cruz creció significativamente. ¿Cómo explica este aumento del prestigio y de los cargos por parte del Opus Dei?
-Son muy pocas las personas de la Obra que trabajan en la Curia vaticana: su nombramiento se hace público en el boletín oficial de la prelatura, Romana, donde cualquiera puede comprobarlo. Han respondido libremente a quienes les han propuesto esa colaboración, e intentarán trabajar con actitud de servicio y de obediencia a sus superiores en la Curia. Por otro lado, me parece clave entender que el trabajo en los organismos administrativos de la Iglesia se vive como un servicio a la Iglesia universal y no como un cargo de prestigio. En cualquier caso, puedo asegurarle que lo único que nos interesa es servir a la Iglesia como la Iglesia quiere ser servida. Así nos lo enseñó san Josemaría y así hemos de procurar vivirlo.
 
-¿Se puede comparar, en términos de dimensión, el Opus Dei con los jesuitas? ¿Diría que la Obra es hoy igual o más importante que los jesuitas?
-En la Iglesia todos queremos responder al mandato misionero de Jesucristo, todos colaboramos en la gran misión evangelizadora. Cada uno lleva a cabo este anuncio según su carisma y, aún todos juntos, somos pocos para ayudar a toda la gente. Por eso nos sentimos unidos unos a otros, y no hay lugar para comparaciones. Es muy notable el servicio a la humanidad que ha prestado y presta la Compañía de Jesús, con la dedicación y entrega de tantos hombres que unen oración, estudio y un servicio muy real a las situaciones humanas de frontera. Yo mismo estudié el bachillerato en un colegio de los jesuitas en Madrid, y estoy muy agradecido por lo que recibí tanto en el plano académico como en el de la formación humana y espiritual.
 
-¿Cómo es tener que tratar con un Papa jesuita? Sé que me responderá que el Papa lo es para toda la Iglesia. Obviamente no se pone en duda su infalibilidad. Sin embargo hay Papas que pueden gustar más o menos, por unas razones u otras. Francisco ha experimentado cierta oposición por algunas posiciones que los conservadores consideran un poco laxas. ¿Preocupa en la Obra que pueda haber cambios doctrinales?
-En un buen hijo de la Iglesia no deberían caber los recelos a los que se refiere. Además, con el Papa actual es muy fácil llegar a un cariño, digamos, humano, de amistad. Personalmente, me impresiona su vida de oración y su apertura a cada persona, manifestando un amor de predilección hacia los enfermos. Hablamos de un Papa con un gran sentido pastoral, y que desea una Iglesia evangelizadora. El pasado 3 de marzo estuve en audiencia privada con el Papa. Francisco estuvo muy cariñoso, agradecido e interesado por la labor apostólica del Opus Dei en todo el mundo. Con frecuencia recuerdo un lema que propuso san Josemaría: Omnes cum Petro, ad Iesum per Mariam: todos, con Pedro, a Jesús por María.
 
-¿Qué me dice sobre lo que se habló en el sínodo de la familia: el acceso a los sacramentos —en algunos casos— a los divorciados que han contraído nuevo matrimonio, o de determinadas afirmaciones —poco conservadoras— del Santo Padre sobre que no se debe juzgar a los homosexuales sino acogerlos?
-El Papa invita a toda la Iglesia a acompañar, a discernir, a integrar a todas las personas, sea cual sea su situación personal. Es un nuevo impulso pastoral, que requiere respuestas concretas dentro de la continuidad con la doctrina del Magisterio. En su documento sobre la familia, al mismo tiempo que recuerda que no cambia la doctrina de la Iglesia, el Santo Padre nos anima a buscar modos para ayudar a las personas que se quieren casar, a quienes desean hacer crecer su amor conyugal o a quienes atraviesan alguna dificultad. Para eso hacen falta más directores o consejeros espirituales disponibles y preparados.
 
-¿Qué piensa sobre el caso del grupo de cardenales que escribieron a Francisco señalando cierta discordancia con aspectos de la exhortación postsinodal? ¿Está de acuerdo con que hubo, quizá, una interpretación equivocada o explicación errónea de algunos puntos? ¿De cuáles?
-Entenderá que no me compete entrar aquí en detalles sobre este tema. En cualquier caso, es manifiesta la existencia de diversidad de pareceres en cuestiones importantes, lo que supone un motivo para rezar por la unidad.

»La Iglesia es un Pueblo, el Pueblo de Dios, formado por muchos pueblos. Es una casa grande y en expansión, que Cristo edifica para acoger a todas las personas y donde todas las personas pueden encontrar el lugar en el que se sientan en casa. Unidad y diversidad no se oponen; el opuesto de unidad es división. Si hay unión con Cristo, a través de Pedro, no hay riesgos de división sino todo lo contrario. La unidad en la diversidad es precisamente comunión, que supone un enriquecimiento notable para la Iglesia.
 
-¿Cómo explicaría el Opus Dei al mundo de hoy?
-El fundador, san Josemaría Escrivá, solía decir que el Opus Dei es una gran catequesis. Es una imagen muy gráfica: cada persona del Opus Dei, con la naturalidad de su vida cristiana y con su amistad, a pesar de las propias limitaciones y defectos, procura compartir la alegría del Evangelio entre sus familiares, amigos, colegas de trabajo, vecinos... y hacer la Iglesia precisamente en esas periferias profesionales, familiares y sociales. Nuestro mundo está lleno de heridas y sediento de esperanza. El testimonio de una vida cristiana en las realidades más cotidianas puede ayudar a que muchas personas conozcan y encuentren a Jesucristo, y al descubrir su amor, tengan una alegría más profunda en sus vidas.
 
-¿Qué opinión y expectativas tiene sobre la vista del Papa Francisco a Portugal? Ha preferido visitar Fátima en lugar de ir al Santuario de Aparecida en Brasil. ¿Qué espera el prelado de esta visita de Francisco a Portugal en el mes de mayo?
-Es admirable la devoción, profunda y viva, que tiene el Papa a la Virgen. Se ve que irá a Fátima atraído por Dios a través de María. El tema del viaje es sugerente: Con María, peregrino en la esperanza y la paz. En Fátima, los pastorcillos se han apasionado por Dios, que les ha deslumbrado. Ojalá, junto al Papa, todos puedan descubrir o redescubrir, con la ayuda maternal de María, el inmenso amor de Dios por cada uno.
Si crees que la lectura de Religión en Libertad te ayuda… ayúdanos a seguir ayudándote
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
30 COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.

Comentarios

RAUL ( MAXIMILAM ) BAQUERO.OFS
18/04/2017
El Santo Padre.
Paz y Bien Hnos en Xto y Maria Inmaculada !, es muy cierto los pro y contras que leo en sus comentarios, pero hay que ser muy positivos en los que expresamos y sobretodo debemos llevar Fe y Esperanza a la Iglesia y mas ahun al mundo que nos lee, hoy mas que nunca los Cristianos somos perseguidos y asesinados mas que en la era del Imperio Romano y esto seria suficiente para medir nuestros comentarios y opiniones particulares y profundizar en la Oracion, penitencia, ayuno y Unidad Cristiana
Echenique
11/04/2017
Cisma en el Opus Dei.
En el Opus Dei la situación actual es ya de cisma de hecho, como en el resto de la Iglesia. Un Jose Luis Aberásturi, articulista en Infocatólica e Infovaticana, no tiene nada que ver con un jose Alfonso Arregui,portavoz de Torreciudad, o un Jose Vicente Boo, por ejemplo, más bergoglianos y antiburkes que Bergoglio.
Echenique
11/04/2017
Una pregunta.
Tengo una pregunta para Ocáriz. ¿ Qué piensa de esto ? :https://infovaticana.com/2017/04/11/cardenales-elogian-libro-pro-lgtb-escrito-jesuita-estadounidense/
Alejandro Matus
11/04/2017
¿Un papa hereje?.
Monseñor Ocariz quizá sabe del gobierno despótico de Bergoglio y no quiere problemas para el Opus Dei, en su momento Dios le pedirá cuentas. allá el y su conciencia. Otros con espíritu critico piensan ya en evidencias abrumadoras de una posicion claramente herética de Bergoglio, ver link: http://www.antoniosocci.com/niente-piu-8-x-mille-distrugge-la-chiesa-cattolica-non-difende-cristiani-perseguitati-un-papa-definisce-gesu-diavolo-serpente-ne-appla/
Eduardo
11/04/2017
Valorar.
Nadie pide aquí idolatrar a nadie pero si acatar sus enseñanzas a valorarlas. La posición del p. Fernando en coherente con la de San Josemaría valorar las enseñanzas del papa como sucesor de San Pedro independiente quien sea. Por otro lado un comentarista critica al Opus Dei por valorar mucho a San Josemaría bueno y que esperaba que hiciéramos. Por otro lado todos sabemos que no es el único Santo.
Horacio Castro
10/04/2017
En el extremo alejado de la ´papolatría´ .
uno de los medios web afines a intereses inter económicos, quizá intentando protegerlos, vuelve a exprimir la pantomima implementada por el cardenal Burke cuestionando al Papa Francisco por Amoris laetitia. Burke no ora por la pronta desaparición del santo padre como aquí propone un lector) pero ya pide tanto respeto hacia S.S. Francisco que está próximo a transformarse en el máximo ´papólatra´. Por supuesto las dubia, inútiles, insostenibles, quedarán abandonadas.
Echenique
10/04/2017
En un buen Papa ...
Yo creo que mejor debería haber dicho ´´ En un buen Papa no deberían caber los recelos, y menos todavía los insultos, hacia los católicos ´´. Sorprende que. en una época con enormes tragaderas de todo tipo de aberraciones, al Papa sólo le preocupe la rigidez de los católicos. Ya se ve que no es un buen Papa y esto debería preocuparle a un seguidor de San Josemaría Escrivá, que decía verdades como puños y le traía sin cuidado el politically correct que ahora se lleva tanto en el Opus Dei. Así va.
Hermenegildo
10/04/2017
Continuación del comentario anterior.
...que no recelemos.
Hermenegildo
10/04/2017
Lo del Papa es a veces indignante.
El Cardenal Baldisseri acaba de enviar una felicitación en nombre de Francisco a los obispos de Malta por su interpretación (herética) de ´´Amoris laetitia´´:

http://www.ncregister.com/blog/edward-pentin/pope-francis-thanks-maltese-bishops-for-amoris-laetitia-guidelines

Recordemos que, recientemente, Francisco dijo a los obispos chilenos que los divorciados en nueva unión civil no pueden comulgar. ¿A qué juega el Papa? ¿Nos toma el pelo? Es indignante y el Prelado dice encima q
Daniel
10/04/2017
cuidando el puesto.
Lo lamento pero me niego a idoltrar al papa bergoglio, solo de ver como leonardo boff habla solo linduras de el es suficiente razon para desconfiar, o acaso le pediriamos opinion al demonio o a Judas Iscariote sobre que deberia de ser bueno.
Frederic Macias
09/04/2017
Quien sirve a la verdad 2? .
Un buen hijo de la Iglesia, hace lo que han hecho los 4 Cardenales con los dubia.
Un buen hijo de la Iglesia, sabe que ésta pertenece a Cristo, y no al Papa.
Un buen hijo de la Iglesia, está obligado a corregir a quien pone en peligro las enseñanzas de Cristo y del Magisterio.
Un buen hijo de la Iglesia, no usa un lenguaje politicamente correcto, para evitar verse comprometido, o ser censurado por el mundo.
Frederic Macias
09/04/2017
Quien sirve a la verdad ?.
Hay algunos religiosos que citan más al Papa, que a Jesucristo. Y creo que es un grave error. brUno de los defectos del Opus Dei, es una excesiva adulación al lider y a la propia institución. En sus charlas, citan a su fundador tan machaconamente, que da la impresión de que no ha habido ningún otro santo en la Iglesia. brNo me extraña que Mons. Ocariz no se atreva a pronunciarse sobre los ´´dubia´´, porque conocen muy bien a Bergoglio, y saben de su despotismo a quien le contradiga.
Comares
09/04/2017
Corrección.
50 por ciento, quería decir.
Comares
09/04/2017
Gentiles contradicciones y gustosos sapos.

Cuando de adolescente iba a un club de la Obra, casi el 50 de admoniciones consistían en animarnos a hacer proselitismo, lo cual me incomodaba pero en el fondo lo encontraba acorde con los mandatos de Cristo. Constituía, además, un capítulo entero del ´´Camino´´ de san Josemaría. Ahora Francisco condena terriblemente el proselitismo: qué difícil debe de hacérseles compaginar ambas versiones...
Packo
09/04/2017
El Papa y el Opus Dei (continuación).
(continuación) ... dice herejías´´
Packo
09/04/2017
El Papa y el Opus Dei.
En el Opus Dei tenemos total libertad de opinión y conciencia: la opinión de nuestro prelado es suya y nadie nos obliga a compartirla. De cualquier manera a un Centro solo vamos a recibir formación, no hay debates. Sobre quienes nos imparten círculos o meditaciones, los hay que mencionan al Papa y otros nunca.

La formación actúa en cada uno de forma distina: unos piensan ´´amo al Papa gracias al Opus Dei´´, otros pensamos ´´gracias al Opus Dei soy capaz argumentar que este Papa dice he
Comares
09/04/2017
Servus servorum Dei?.

Infidelidades reales de la Iglesia y los papas costaron al catolicismo una traumática ´´Reforma´´ que enseguida se fue de las manos y acabó partiendo en dos la fe católica. Es chocante que ahora la justifique otro pontífice cuyas ambigüedades doctrinales, improvisaciones mediáticas y flirteos políticos pueden suponer otro calvario a los creyentes.

JOSE
09/04/2017
Mal ejemplo.
Deberian ser mas leales en sus comentarios muchos de los que hablan aqui
Eduardo
09/04/2017
Aclarando.
Comares aclara mejor lo que escribes entonces porque con tu primer comentario pensé que eras miembro de alguna secta.

Echenique disculpa pero el p. Fernando Ocariz no tiene que estar de acuerdo contigo para ser autentico católico si no te agrada el papa en eso no me meto pero el papa es un hombre consciente de su responsabilidad como de su ministerio eso e evidente y no tengo que estar en su contra para ser mejor. Con obedecerlo y aceptarlo es suficiente.
Alejandro Matus
09/04/2017
Paciencia.
Algunos piensan que Bergoglio es lo mejor que ha habido en la iglesia después de cristo y están en su derecho de pensar lo que quieran - aunque honestamente dudo de sus facultades mentales- otros como yo, piensan que es la mayor farsa y calamidad en la historia del papado, no será eterno! Hay que orar y pronto su nefasto actuar va a desaparecer y será recordado - tal vez- como algo que nunca debió ser.
Comares
09/04/2017
Culto a la personalidad.

Ha sido históricamente y es una abominable práctica comunista. De hecho, muchos de los que idolatran obsesivamente a Francisco son los religiosos marxistas de siempre y los valedores de la Teología de la Liberación. El aberrante culto a la personalidad se opone totalmente al Primado de Pedro en la Iglesia.

Echenique
09/04/2017
Bergoglio no siempre es el Papa.
Hay que estar con el Papa en la medida en que el Papa está con la Iglesia, que es, lamentablemente, muy poca. Pasar de ahí es caer en la idolatría, que es un pecado gravísimo. San Josemaría Escrivá lo tenía muy claro. De ahí sus tres campanadas. Ocáriz ha optado por lo más cómodo, aceptar acríticamente todo lo que viene de Roma, aunque sean sapos y culebras. El cisma existente de hecho en la Iglesia, también se da en el Opus Dei. El anterior prelado y el nuevo tienen una grave responsabilidad.
Echenique
09/04/2017
Un buen hijo endereza a un padre que se tuerce.
Esa es la postura más cómoda de un mal hijo de la Iglesia. Los buenos hijos ayudamos a los padres cuando vemos que se tuercen. San Josemaría publicó las proféticas y famosas tres campanadas, alertando sobre la dramática situación que atravesaba la Iglesia. Ahora el dramatismo es mucho mayor, pero en el Opus Dei no se quiere reconocer. Pura comodidad. Han enterrado las tres campanadas y así les va. No hay apenas vocaciones o no perseveran y las ordenaciones sacerdotales se han reducido a la mitad
Eduardo
09/04/2017
Sucesor de Pedro.
Comares lo que dices es bastante como decirlo absurdo: el papa no le quita el lugar a Jesucristo es más el papa es Pedro y sobre esa piedra edificare mi Iglesia, un papa consciente de su misión anuncia a Cristo y eso es lo que siempre se ha hecho, desde luego que un papa consciente de su misión es un hombre de Dios un hombre coherente con Cristo y por ultimo que crees tu que enseña el papa en sus Homilías y catequesis que Jesucristo es el Señor y a Él el honor y la Gloria.
Eduardo
09/04/2017
p. Fernando.
Me parece una buena respuesta del p. Fernando un buen hijo de la Iglesia no caben recelos a la figura del papa, esta ha sido la actitud que siempre ha mantenido el Opus Dei no solo con Francisco, también con Benedicto XVI. Desde luego que el p, Fernando no pretende convencer a nadie eso es pedir mucho pero su respuesta es clara y contundente. Hay quienes se cierran por completo y nada imposible no es no.
Jose
09/04/2017
Jose.
Cuando el Papa parece que está cambiando a su gusto la doctrina cristiana, el buen hijo de la Iglesia está obligado a ser suspicaz. Simplemente está en juego la salvación de su alma.

Esta religión se llama ´´católica´´, no ´´Bergogliana´´.

El que haya resultado una estrella de los medios de comunicación no significa que todo lo que dice es dogma.

Si fuese un poco más humilde y menos prima donna, antes de abrirla boca debería de haber sido corregido por un teólogo: lo q
Hermenegildo
09/04/2017
El peligro de la papolatría.
Algunos siguen confundiendo catolicismo con papolatría.
Pedro Ardués
08/04/2017
Es bidireccional.
Pero también es verdad que ser un ´´buen Papá´´ es necesario no generar suspicacias y desconfianzas -en temas de Fe y moral- de los buenos cristianos
Francisco José Grau Carpio
08/04/2017
Donde está el Papa está la Iglesia.
Sobre Pedro, el Papa, Jesús fundamenta su Iglesia(Mt 16, 18). En sí reúne los poderes legislativo, ejecutivo y administrativo de la Iglesia. Tiene el poder de atar y desatar (Mt 16, 19) y las llaves del reino de los cielos (Mt 16, 19). Es el pastor que apacienta a la Iglesia con la verdadera doctrina católica (Jn 21, 15-17) y la confirma en la verdad (Lc 22, 32). Es el Vicario de Cristo en la Iglesia y el fundamento de su unidad. Amar al Papa es amar a la Iglesia, es amar a Cristo.
Comares
08/04/2017
Dios es primero.

La extraña devoción mediática a la figura del Pontífice de turno, sólo ayuda a oscurecer la divina persona de Jesucristo. Hoy en día casi todas las enseñanzas y decisiones de la Iglesia tienen que estar respaldadas por la doctrina papal vigente antes que por la Palabra de Dios. Ésta no puede quedar a expensas del refrendo de un mortal, por muy santo en vida y muy papa que sea. Los eclesiásticos (se) están equivocando.

Las noticias más leídas

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS