Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
Los blogs de Religión en Libertad
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
Inicio / Blog

Esta es la respuesta que el P. Miguel Rivilla no quiere recibir

Ecce Adsum

23 diciembre 2015

"No quiero me contestéis a esta misiva. ¡¡ ADIOS¡¡", escribe en el último párrafo de su post el Padre Miguel Rivilla Sanmartin.
Acabo de leerlo y no sé si estoy todavía en condiciones de expresar lo que siento, Padre. Pero solo una cosa tengo clara: la necesidad de responderle para darle las gracias.
Gracias. Muchas gracias por mostrarme la Iglesia que amo. Aquella a la que quiero pertenecer.
Esa Iglesia que no conoce de edades, ni de dificultades, ni de miedos, ni de discursos complacientes, ni busca que le den palmaditas en la espalda.
Gracias por tantas misas mañaneras, que no existirían sin usted, por su esfuerzo cada día, temprano, demasiado temprano porque la edad es la que es y la salud requiere otros cuidados. 
Cada día, sin faltar nunca, frío, calor, invierno, verano, cada día camino de Santa María la Blanca, para que no se pierda ninguno del rebaño.
Recuerdo un mes de agosto, iglesias cerradas, misas de vacaciones. Excepto usted, que como todos los días, en una parroquia con un solo feligrés (¡gracias!), celebraba el momento más importante de la Historia. 
Gracias por ese entusiasmo suyo, que tantas veces me ha ayudado a entender lo que el Señor espera de mi. 
Muchas gracias por su ejemplo, por su madrugar todavía un poco más para ir a las paradas de autobús a hablarle a la gente de Dios.
Muchas gracias por su genio, ese que le lleva a detenerse en plena calle para interpelar a los propagadores de sectas que recorren nuestras ciudades. 
Gracias por reñirme desde el púlpito, por hablar con tanta insistencia de todo aquello que tantos callan, de eso que ya nadie cuenta. Gracias por explicar que sí existe el infierno, y el demonio, y también el purgatorio.
Gracias por enseñarme que la doctrina no depende de los tiempos, ni de las modas, ni de los que la predican.
Gracias por los montones de estampas y de libritos que me ha regalado usted. Gracias porque cuando vuelves a tus cosas después de asistir a Misa, no olvidas quién eres y adónde vas: usted le regala a cada feligrés un libro, una imagen, una herramienta espléndida para poder seguir buscando al Señor a lo largo del día.
Gracias por el latín, por recuperar del pasado las misas de la infancia, cuando no entendía lo que hoy entiendo, y no solo por la lengua. 
Gracias por tantas oraciones que desconocía, por tantos cánticos nuevos para mi.
Gracias por esas devociones que se perdieron con mis abuelos y hoy vuelvo a practicar tras haberlas recuperado de su mano. 
Hace tiempo que no le veo, Padre, ya sabe, los horarios, las ocupaciones que no deberían ocupar tanto, las obras en el templo... Pero usted está en mi corazón.
Don Miguel, muchas gracias por mostrarme el camino. Usted es la Iglesia que amo.
ReL te regala todos los días un trozo de Cielo… pero necesitamos tu ayuda para seguir haciéndolo
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Miguel Vidal Santos
Nunca pensé que las cosas sucederían de este modo. Ni siquiera me había preocupado jamás del significado de la palabra. Pero cuando pasó, descubrí que todo lo que se dice a propósito de la conversión es verdad: cambia tu vida de tal modo que te resulta irreconocible. O para ser preciso, le da un sentido tan distinto, tan sorprendente y completo, que es en verdad una vida nueva. Cada día me asombra más que alguien que se ha dedicado tanto a ofender a Dios, haya recibido de Él esta bendición. Desde que sucedió, empleo mi tiempo en dar gracias y en pedir perdón. No siempre por ese orden.

Miguel Vidal Santos, ecceadsum@hotmail.es, es autor, editor y responsable del Blog Ecce Adsum, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO

Ver posts de otros meses

DICIEMBRE 2015 (1 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (1 artículos)

AGOSTO 2013 (1 artículos)

ABRIL 2013 (2 artículos)

FEBRERO 2013 (2 artículos)

ENERO 2013 (2 artículos)

OCTUBRE 2012 (1 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (1 artículos)

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS