Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.

Martes, 23 de mayo de 2017

  Donar HEMEROTECA CONTACTO REGALA REL SUSCRÍBETE
Religión en Libertad
Inicio / Personajes
En la conversión de Gaspare Spatuzza han tenido mucho que ver dos sacerdotes y un arzobispo

Era sicario de la Cosa Nostra y mató a mas de 30 personas, ahora guarda luto y reza por sus víctimas

Era sicario de la Cosa Nostra y mató a mas de 30 personas, ahora guarda luto y reza por sus víctimas
Este era Spàtuzza el día de su detención. Para evitar que la mafía asesine al que fuera su sicario no hay fotos suyas actuales

J. Lozano / ReL

11 enero 2017

Don Marcello Cozzi es un sacerdote italiano que se ha adentrado en el escabroso mundo de la mafia denunciando sus prácticas pero mostrando que Dios también actúa allí. Muestra de ello son los mafiosos y asesinos que con cientos de asesinatos a sus espaldas se han arrepentido y han podido convertirse. Este sacerdote ve en ellos el “rostro de Caín”, asesinos de inocentes pero para los que también ha sido enviada la misericordia de Dios.

Para ello, este cura publicó un libro en el que habla con algunos de estos mafiosos arrepentidos y uno de ellos es el que fuera uno de los más sanguinarios sicarios de la Cosa Nostra, Gaspare Spatuzza.

Más de treinta asesinatos cometidos
Condenado a cadena perpetua, es el responsable de más de 30 asesinatos como el de la matanza de Via D´Amelio en la que mató con un coche bomba a un juez y cinco de sus guardaespaldas o la del adolescente de 15 años Giusseppe Di Matteo, hijo de un juez al que la Cosa Nostra quería silenciar, y al que secuestró durante dos años y disolvió su cuerpo en acido para mandar un mensaje a su padre.


Marcello Cozzi, uno de los curas antimafia más conocidos, cuenta su experiencia con el exsicario de la Cosa Nostra

Uno de sus asesinatos más sonados fue el que perpetró en 1993 cuando mató de un tiro en la nuca al sacerdote Pino Puglisi, un párroco de Palermo que denunciaba abiertamente a estos grupos. Esta fue la primera vez que la mafia asesinaba a un sacerdote que se oponía a sus métodos y se interpretó como un “mensaje” a la Iglesia.

Pese a la frialdad que caracterizaba a Spatuzza quedó conmocionado con este asesinato puesto que cuando el sacerdote les vio les sonrió y le dijo tanto a él como a su compañero: “os estaba esperando”.

De sicario a llevar una vida monástica
Finalmente, fue detenido y en prisión pudo reflexionar sobre el inmenso mal que había hecho y con la ayuda de tres sacerdotes, entre ellos el obispo de L´Aquila, comenzó un fuerte proceso de conversión. Y aunque abandonó radicalmente su vida y se refugió en Dios aún paga las consecuencias de sus actos pues le vienen a su mente los rostros de sus víctimas.

En una entrevista para Il Giornale, el sacerdote que ha escrito este libro habla de su experiencia con Spatuzza al que ya ha conocido convertido. “La celda secreta donde está preso parece la celda de un monje. Altar, reclinatorio, libro de oraciones, textos teológicos. Una vez mientras me hablaba, paró y dijo: ‘es la hora de los salmos, los recita conmigo’. Durante años ha vivido una vida ascética, físicamente no tiene nada que ver con el antiguo jefe Spatuzza. Dio toda su ropa a Cáritas y viste de negro haciendo luto por todos los muertos”.

Los tormentos infernales y las pesadillas
Relataba además don Marcello Cozzi que las conversiones de la mafia “no hay finales felices nunca” sino que “son historias de tormentos infernales, pesadillas y desesperación. Tanto en Spatuzza como Giussepe Quadrano (otro mafioso) estaban manchados por la sangre de un sacerdote, este último con la del padre Pino Diana. Tanto en los ojos de Spatuzza como en los de Quadrano leí la desesperación eterna que les persigue”.

Pero para llegar a este proceso de conversión pasó por una larga noche oscura. Sólo una vez que fue consciente de todo lo que había hecho comenzó a entrar Dios en su vida. Todo empezó cuando en una misa de Navidad un sacerdote le dio una Biblia y a partir de ahí empezó a leer libros religiosos e incluso a estudiar Teología.

La confesión con el arzobispo
Pero en un proceso como el suyo hacía falta el acompañamiento de un sacerdote. Y no fue uno sino tres los que ayudaron a este miembro de la Cosa Nostra con decenas de asesinatos en su conciencia.

Fueron concretamente el capellán de la prisión de Ascoli Piceno, Peter Capoccia pero sobre todo ha tenido un fuerte papel Don Massimiliano De Simone, capellán de la cárcel de L´Aquila y que ahora es su director espiritual. Y muy implicado en este caso también estuvo el que fuera arzobispo de L´Aquila, Giuseppe Molinari, con el que el sicario de la Cosa Nostra confesó.


En este atentado con coche-bomba en Palermo, Spatuzza mató a un juez y a cinco guardaespaldas

Spatuzza pidió a los 'capos' que dejaran el crimen
Arrepentido de sus asesinatos quería intentar remediar en parte lo que había causado con sus asesinatos. Dejó la Cosa Nostra y condenó sus prácticas a pesar de que hacer esto era sinónimo de ser asesinado en prisión. Incluso llegó a pedir públicamente al jefe del clan que se convirtiera y dejara el crimen.

Por ello, Spatuzza decidió colaborar totalmente con la Justicia lo que ha permitido al Estado Italiano luchar eficazmente contra la mafia. En 2009 salió en todos los medios por acudir a declarar en un juicio sobre la relación entre los clanes mafiosos y las autoridades políticas.

De servir al mal a poner su vida en manos del bien
“Don Massimiliano, el cura que se ha convertido en mi tutor espiritual me aconsejó que me liberara, que contara todo en libertad. Yo lo estoy haciendo y no pienso parar. Quiero restituir la verdad a la Historia y espero que mis acciones sirvan para honrar a todos esos muertos. Si he puesto mi vida en manos del mal, ¿por qué no puedo ahora ponerla en manos del bien?”, declaró el exmafioso.

El ejemplo de Pablo de Tarso
Este proceso le ha llevado a sentirse muy identificado con Pablo de Tarso, que se convirtió tras perseguir a los cristianos. Él mismo no sólo mató a muchos inocentes sino que incluso asesinó a un sacerdote por lo que en una carta enviada a su obispo dijo inspirarse en el que pasó a ser el apóstol de los gentiles.
 
Por lo que cuestan dos cervezas al mes ayudas a mantener Religión en Libertad
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
2 COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.

Comentarios

valerius
11/01/2017
la noche mas oscura.
Dejando a un lado los hechos irremediables de sus asesinatos, estremece imaginar su noche oscurisima con sus tormentos y desesperacion. Pero tambien se me encoje el corazon al pensar que solo Dios es capaz de devolver la esperanza y arrojar algo de luz a cualquiera de nosotros.
A cualquiera.
M del Pilar
11/01/2017
Hay más alegría en el cielo por un pecador que se arrepiente....

¡Que necesarios son los sacerdotes en nuestro mundo!
Oremos por ellos y por el Papa, lo necesitan, y nosotros a ellos.

Las noticias más leídas

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS