Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.

Jueves, 21 de septiembre de 2017

  Donar HEMEROTECA CONTACTO REGALA REL SUSCRÍBETE
Religión en Libertad
Inicio / Vida y familia
Graziano ofrece su fidelidad y castidad en sacrificio por el Paraíso

Engañó a su mujer y se arrepintió, pero ella no le perdona: así vive un separado fiel al sacramento

Engañó a su mujer y se arrepintió, pero ella no le perdona: así vive un separado fiel al sacramento
La fidelidad al compromiso adquirido en el sacramento, aunque la otra parte ya no te ame, es prenda de eternidad para ambos.

ReL

17 agosto 2017

Se casó en enero de 2000, con 34 años, con una mujer de 33. Graziano relata a Benedetta Frigerio en La Nuova Bussola Quotidiana cómo el diablo golpeó a su familia, también "gracias a la ignorancia que yo tenía de cómo actúa". Tras traicionar a su esposa, incapaz de encontrar una palabra que le ayudara entre los sacerdotes en los que confiaba, "descubrió en la Virgen a la madre que me salvó al hacerme comprender que tenía que volver con mi esposa", la cual, sin embargo, "no me perdonó". Por esto hoy Graziano vive solo, "siendo fiel a mi mujer porque en esta fidelidad Cristo nos une y aunque sufro, encuentro felicidad en Él porque sé que estaré con ella en la Eternidad".
 
-Graziano, ¿cómo maduró la idea de contraer matrimonio?
-Yo tenía a mis espaldas un matrimonio precedente sin hijos y que había sido considerado nulo; estaba seguro de que si no había funcionado era porque el sacramento nunca había existido. Sabía que tras la nulidad mi único camino era el matrimonio sacramental y aún sigo pensándolo: no me equivoqué al casarme, me equivoqué al ser infiel y traicionar.  
 
-¿Cómo surgió la crisis entre usted y su esposa?
-Mi mujer y yo tuvimos enseguida una hija. Los primeros años fueron tranquilos: yo trabajaba mientras que mi esposa eligió quedarse en casa con nuestra hija. Siete años más tarde nació nuestra segunda hija. En ese momento empecé a sentir una especie de insatisfacción: me sentía solo porque mi mujer no participaba en lo que hacía y en lo que le proponía. Fue fácil desear algo para mí mismo, pensar continuamente en "tengo que tener", en "me gustaría que tú estuvieras, que tú hicieras". Es una tentación diabólica que alimenté sin saber que era el diablo. Miraba a mi mujer y la comparaba con la época en que la conocí: había cambiado tanto en el físico que un día le pregunté si no le importaba su aspecto. También la doctora la había exhortado a cuidarse sin olvidarse de sus problemas físicos, pero no hizo caso. El hecho que para ella cualquier cosa fuera un problema me cortaba la respiración, porque deseaba vitalidad, luminosidad.
 
-Se comprende que también la mujer tiene responsabilidades: cuidarse, sacrificarse por el marido, apoyarle en lo que hace...
-Sí, una mujer puede equivocarse, como puede hacerlo un hombre, favoreciendo la tentación de evadirse, pero yo acepto todas mis responsabilidades. Precisamente en ese difícil momento llegó a mi vida una persona con la que hubo una sintonía inmediata. Era paciente mía, separada con dos hijas pequeñas. Se había alejado de Dios y nuestra amistad la acercó de nuevo a Él. Volvió a la confesión y a misa. El diablo utilizó mi propensión a ayudar a los otros para hacerme caer en un adulterio. Sin embargo, en lo más hondo de uno mismo, uno sabe cuándo una relación puede ir más allá: y así fue. En 2009 me fui de casa (mi mujer comprendió todo desde el principio, hubo una pelea inmediata), a vivir solo. 
 
-¿No pensaba en sus hijas?
-Claro que sí, pero pensaba también que podrían vivir con otra persona.
 
-¿A pesar de su fe católica?
-Estaba totalmente obnubilado. No veía nada más. Es lo que hace el diablo. La comprensión espiritual con esa mujer era tan fuerte que rezaba con ella como no lo había hecho nunca con mi esposa y me decía: "¡Qué bonito! Por fin alguien que reza conmigo, ¡esto sólo puede ser voluntad de Dios!". El diablo, muy listo, no me quitó la oración; al contrario, me hizo vivir bajo una apariencia cristiana. Por esto veía también a mis hijas dentro de esta unión como si fuera un bien para ellas. Me había olvidado de los mandamientos de Dios (no cometerás adulterio), que son la brújula de toda situación para juzgar si es buena o no.
 
-¿Cómo reaccionaron sus hermanos cristianos? ¿Alguno intentó que entrara en razón?
-Era ministro y formador en la fraternidad de los terciarios franciscanos, en Monza. Ninguno de los hermanos laicos preguntó cómo había sucedido que un hermano suyo hubiera podido caer así. Me abandonaron y me dijeron que me fuera. Nadie me dijo: "Pero, ¿qué estás haciendo?". Un padre espiritual franciscano, en lugar de exhortarme al arrepentimiento ("adulterio" es una palabra que no oí salir nunca de boca de nadie), me dijo que si era mi voluntad acercarme a la Eucaristía, que debería hacerlo en una iglesia en la que no fuera conocido. ¡Cuánto me hubiera gustado encontrar a un Padre Pío que me hubiera dado de patadas! En cambio, nadie puso ante mí la realidad. El mal estuvo en esto. Necesitaba que alguien condenara totalmente esta unión, que me hablara de pecado, de infierno
 
-¿Cómo salió de esta relación?
-En el fondo de mi corazón buscaba a alguien que me dijera la verdad, porque yo estaba inmerso en la confusión. Creo que el hecho de no haber dejado de rezar (aunque fuera de manera interesada) me salvó, haciendo que sintiera que había algo que no estaba bien. También me ayudó el hecho de vivir solo. Un día ya no pude más, me puse delante de la Virgen y le dije: "Mira, dado que también mi madre carnal me ha abandonado y ya no tengo una fraternidad, te pido: acógeme tú y hazme comprender cuál es el camino correcto". El diablo ya no pudo hacer nada más y, de hecho, una autopista se abrió ante mí. Si se quiere la vida y la fe, basta poner la propia voluntad en manos de María
 
-¿Por qué? ¿Qué sucedió?
-Era el 17 de mayo de 2010 y unos días después comprendí todo el daño que había causado. Como dice San Pablo, en un instante se me cayeron las escamas de los ojos. La mujer con la que tenía una relación se alejó: le dije que se había acabado. Sentía todo el peso del mal que había cometido hacia mi mujer, mis hijas, mi familia y amigos. Agarré el teléfono y le dije a mi esposa: "Te pido perdón por todo el daño que te he hecho, soy totalmente responsable de lo que ha sucedido y deseo volver a casa". Pero ella me dijo: "No, ha sido demasiado duro, tengo que pensar". Acepté, reiterando que estaba arrepentido y que quería volver a empezar.
 
-Es difícil que una crisis aparezca de un día para otro. ¿Su mujer nunca se preguntó qué había sucedido?
-Por desgracia, no. Se ha escudado bajo su dolor echándome en cara mis culpas. Sin embargo, lo repito: la responsabilidad de cuanto ha sucedido es sobre todo mía.
 
-Ocho años después, ¿cómo es la relación con su esposa?
-Al rechazar el perdón, con el paso del tiempo empezó a sentir una oposición aún mayor. Mi mujer no sólo se alejó de mí, sino que también se alejó de Dios y de la fe. Éste es, para mí, el dolor más grande, por lo que he decidido entregar totalmente mi vida en la fidelidad al Señor y a ella. Estoy convencido que mi sacrificio no será en vano. Estoy viviendo una unión profunda con ella y le doy gracias a Dios.
 
-¿Una unión profunda estando separados? Es un buen oxímoron...
-La fidelidad a Dios cuesta, pero recompensa: es una ofrenda de amor. "Nadie tiene un amor más grande que éste: dar la vida por los amigos", dice Jesús; significa dársela a Él en la fidelidad al sacramento. Amar como ama Cristo: una capacidad que viene del don del sacramento que se alimenta a través de la fidelidad en la buena y en la mala suerte, mediante la oración común y la Eucaristía. Así estoy celebrando las nupcias: estoy unido al Esposo y a mi esposa. Aunque ella no lo sepa, el Señor sujeta nuestras manos. 
 
-¿Por qué cosas reza hoy en día?
-Antes rezaba esto: "Hazme volver a casa". Ahora pido: "Haz que te ame de nuevo, Señor". Él hará el resto. 
 
-En su opinión, ¿no existen matrimonios fracasados?
-No, porque con la separación nunca acaba todo: cuando nos casamos, la presencia del Señor es tan real y vital que une a los dos esposos para siempre. Nunca hay un final y te debes entregar a Dios por el otro sin condiciones, como has prometido, es decir, incluso si el otro no te quiere. Mi vida, hoy, es esto. Por lo tanto, no es una renuncia al amor de otra mujer, sino que es permanecer en Su amor presente en el sacramento. Y es verdad porque soy feliz, estoy lleno de fuerza y esperanza, también en esta condición. La perspectiva de la eternidad me hace capaz de ofrecer pocos años de sufrimiento para ganar la felicidad eterna.
 
-¿Qué les diría a los novios y a los esposos?
-Es necesario rezar juntos y recibir los sacramentos; pero, sobre todo, "hacer juntos" incluso si cuesta: por lo tanto, donarse al otro y morir por el otro. Lo que significa rezar siempre, pero con obras. El matrimonio es una palestra para que nos perdamos a nosotros mismos y nos donemos totalmente recibiendo el céntuplo: "Quien quiera salvar la propia vida, la perderá; y quien quiera perder la propia vida, la salvará". Por lo tanto, piérdete, acogiendo todo del otro, menos el pecado: que la mujer sea sumisa en todo menos en el pecado y que el hombre esté dispuesto morir por ella. Sois cónyuges, que viene de "iugum", el yugo que se pone en el cuello de dos bueyes, no en uno solo. Significa que si uno va más lento, el otro debe esperar, intentando comprender qué hay en el corazón del cónyuge sin darle tirones. Y si quieres que el otro cambie, pide cambiar tú también; si no lo haces significa que no quieres al otro, sino a ti mismo. Decid: "Señor, una sola cosa te pido: el paraíso juntos". Por esto estoy dispuesto a pagar con cualquier cosa.
 
-¿Qué piensa de los hijos que viven la separación o el divorcio de sus progenitores?
-Que sufren y que para ayudarles es necesario seguir mantenendo la estima del cónyuge. Mi hija más pequeña se enfada porque su madre no me quiere, pero yo le digo: "Si tu madre siente esto, hay que respetarla, como la respeta Jesús; pero podemos rezar para que Él, lentamente, entre en el corazón de las personas. Ten paciencia". Después le digo que no pasa nada si su madre no quiere que hable demasiado tiempo por teléfono conmigo. Cuelgo y la saludo con alegría, no dramatizo. Me impresiona porque a menudo mi hija repite: "Tú estás siempre contento y vas a la iglesia; mamá, que no va, es infeliz". Creo que así, en su dolor, los hijos pueden madurar mucha esperanza y comprender qué es el amor: recibir el de Jesús para pensar sólo en el bien del otro, aunque el otro no te quiera. Esto les enseño, para que ante cualquier dificultad, fracaso o dolor de la vida sepan que amando así, arraigadas en Cristo, tendrán siempre la alegría en su corazón. 
 
-En resumen, hay algo bueno en tanto mal causado...
-He sido transformado, tengo la alegría que antes no tenía. Dios ha utilizado un mal del que me he arrepentido para hacer algo grande. Digamos que mi corazón ha cambiado gracias a la Virgen, que me hizo conocer a un sacerdote a través del cual hice una experiencia increíble de perdón (confesar el adulterio fue como sentir que un peso asqueroso salía de mí: fue una liberación), por lo que me consagré a la Virgen haciendo voto de obediencia y castidad. Fue María la que de verdad me llevó a Jesús; aunque antes era terciario franciscano, vivía alejado de Él. Cuatro años después intenté volver a la fraternidad, pero no me dejaron. "Señor -le había dicho-, si me quieres allí, bien; si no, ponme donde quieras". Así encontré otra casa, la Asociación Separados Fieles, en la que estoy realizando un camino precioso. Aquí oí decir que somos los nuevos mártires de leones que están presentes no sólo fuera, sino también en la Iglesia, que ve a los separados fieles como locos. Pero yo creo que todo esto es una locura sólo para quien no tiene fe en el Paraíso. 
 
Traducción de Helena Faccia Serrano.
Religión en Libertad es gratis… pero necesita de tu ayuda para que siga existiendo
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
2 COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.

Comentarios

albaicin
18/08/2017
Albaicin.
Muy triste ,expulsado de la comunidad,y no consigue ser perdonado cuando lo pide, abandonado por su madre. Como van a ver las personas que Dios los ama si nosotros nos portamos así?
Carmen Mesa
17/08/2017
En serio?.
Soy la única a la que este párrafo le gritó a la vista?

Era ministro y formador en la fraternidad de los terciarios franciscanos, en Monza. Ninguno de los hermanos laicos preguntó cómo había sucedido que un hermano suyo hubiera podido caer así. Me abandonaron y me dijeron que me fuera.

Como nos llenamos la boca hablando del perdón y en una institución de la Iglesia pasa este tipo de cosas? Más adelante dice que pidió reingresar y NO LO DEJARON? Mal estamos como Iglesia cuando

Las noticias más leídas

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS