Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.

Domingo, 28 de mayo de 2017

  Donar HEMEROTECA CONTACTO REGALA REL SUSCRÍBETE
Religión en Libertad
Inicio / Mundo
Terremoto en Japón

El santuario de Akita, lugar de las apariciones de 1973 y cercano al epicentro, quedó a salvo

Allí la Virgen anunció a la religiosa Agnes Sasagawa grandes catástrofes si el mundo no hacía penitencia.

C.L./ReL

12 marzo 2011

El santuario de Akita, lugar de las apariciones de 1973 y  cercano al epicentro, quedó a salvo
Agnes Sasagawa, en torno a 1988.
El santuario de Akita está situado a unos 150 kilómetros de Sendai, el lugar más próximo al epicentro del terremoto que devastó el norte de Japón el pasado jueves, y que se originó en el mar, creando un tsunami devastador.

Aunque en la ciudad han tenido lugar incendios y han quedado destruidos algunos edificios, los daños parecen haber sido menores que en otras zonas del país, y por ejemplo la Universidad Internacional de Akita ha podido mantener abiertas sus comunicaciones, de forma que los alumnos de intercambio allí presentes han transmitido a sus familiares que esa zona está entre las menos dañadas.

En 1973 la Virgen dio al mundo tres mensajes a través de una religiosa del convento de las Siervas de la Eucaristía en Akita (Japón), la hermana Agnes Sasagawa, entonces postulante. Los mensajes fueron el 6 de julio, el 3 de agosto y el 13 de octubre de ese año, y provenían de una imagen a quien ella pudo escuchar a pesar de ser sorda, defecto físico del que quedó curada posteriormente. Posteriormente esa imagen sangraría y derramaría lágrimas, hasta que todos los fenómenos desaparecieron en 1981.

A través de Sor Agnes, la Virgen advirtió al mundo de terribles castigos si no hacía penitencia y oración, en particular el rezo del Rosario. Además se referían a la situación de la Iglesia, en plena crisis postconciliar: «La obra del demonio infiltrará hasta dentro de la Iglesia de tal manera que se verán cardenales contra cardenales, obispos contra obispos. Los sacerdotes que me veneran serán despreciados y encontrarán oposición de sus compañeros... Iglesias y altares serán saqueados; la Iglesia estará llena de aquellos que aceptan componendas y el demonio presionará a muchos sacerdotes y almas consagradas a dejar el servicio del Señor.. El demonio será especialmente implacable contra las almas consagradas a Dios. Pensar en la pérdida de tantas almas es la causa de mi tristeza. Si los pecados aumentan en número y gravedad, no habrá ya perdón para ellos».

El 22 de abril de 1984 el obispo de la diócesis de Niigata, a la que pertenece Akita, John Shojiro Ito, aprobó las apariciones, y en junio de 1988 el entonces cardenal Joseph Ratzinger, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, respaldó la decisión del prelado.
ReL te regala todos los días un trozo de Cielo… pero necesitamos tu ayuda para seguir haciéndolo
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Las noticias más leídas

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS