Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.

Viernes, 26 de mayo de 2017

  Donar HEMEROTECA CONTACTO REGALA REL SUSCRÍBETE
Religión en Libertad
Inicio / Personajes
De pequeño iba a verle y le tiraba del cordón

El padre Lauriola conoció al Padre Pío: «Hago exorcismos desde 1970 y siempre le pido ayuda»

Franciscano, de 86 años, recuerda la respuesta cuando de niño le preguntó por los estigmas: «Estas heridas son por mis pecados y los de los demás».

C.L. / ReL

3 mayo 2013

El padre Lauriola conoció al Padre Pío: «Hago exorcismos desde 1970 y siempre le pido ayuda»
El padre Guglielmo Lauriola.
Este año se celebra el 45º aniversario de la muerte del Padre Pío, acaecida el 23 de septiembre de 1968, y con ese pretexto el diario californiano Catholic San Francisco ha entrevistado a un sacerdote franciscano que conoció bien al santo de Pietrelcina, canonizado por Juan Pablo II en 2002. Y a medida que pasa el tiempo, van siendo menos quienes le trataron personalmente.

El padre Guglielmo Lauriola, párroco emérito de la Inmaculada Concepción en San Francisco (Estados Unidos), creció a treinta kilómetros escasos de San Giovanni Rotondo, donde estaba el convento del Padre Pío. Su padre tenía una tienda y en los años treinta un hermano franciscano empezó a visitarle con objeto de pedirle donativos. A raíz de esa relación, la familia empezó a visitar al fraile, ya con fama de santidad porque sus estigmas eran conocidos en toda la región desde años atrás. Las visitas serían continuas hasta su muerte.

"Empezamos a visitar San Giovanni Rotondo en 1932. Siempre nos alegraba mucho verle. Yo tenía 5 ó 6 años, y entraba en la sacristía en la que él confesaba y le tiraba del cordón que ceñía su hábito para decirle que estaba allí. Él me daba un pescozón en la cabeza y, aunque estaba siempre ocupado, tenía tiempo para mí y me preguntaba si quería mucho a la Santísima Virgen", cuenta el padre Lauriola.

"Para lavar mis pecados y los de los demás"
Dice que de pequeño le asustaban los estigmas: "Me dijo que no se los mirara. Me preocupaba que le causasen dolor. Podías ver el sufrimiento en su rostro, casi siempre era visible. Los viernes parecía sufrir especialmente. ´¿Por qué tiene que sufrir tanto?´, le pregunté una vez. ´Éstas heridas son para lavar mis pecados y los de los demás´, me respondió. Le dije que mi tío era médico que le pediría alguna medicina para él. ´Las medicinas no me harán ningún bien, contestó".

El padre Guglielmo evoca el momento en el que vió el cadáver de su maestro y amigo, en el funeral de 1968: "Me arrodillé ante su cuerpo y recé. Vi sus manos y sus pies. Estaban limpias, como si los estigmas jamás hubiesen estado ahí".

Sus misas eran "muy devotas, particularmente durante la consagración. Decía las palabras de la consagración muy despacio: Hoc... est... enim... corpus... meum. Cuando elevaba la Sagrada Hostia, sus manos temblaban un poco. Pero tampoco le miraba mucho, pues al sonar la campanilla todos bajábamos la cabeza".

Cuando el padre Lauriola decidió ser franciscano, tardó en decírselo al Padre Pío ("no estaba seguro de que lo aprobase"), pero cuando finalmente se lo participó, la reacción fue positiva: "¡Magnífico! Rezaré por ti".

En toda necesidad
Y no dejó de hacerlo, ni tras su ordenación en 1953, ni después, cuando estuvo como misionero en Corea entre 1957 y 1964 ("recuerda, sólo hay un Dios", le dijo el Padre Pío). En una ocasión, yendo en un pequeño bote hacia una isla en aquella zona, una gran tormenta les sorprendió y creyeron que morirían ahogados: "Empecé a pedirle al Padre Pío que nos ayudara, y sobrevivimos. Creo que él supo que yo le necesitaba".

Esa devoción al santo y amigo no ha desaparecido nunca: "Llevo haciendo exorcismos en la archidiócesis desde 1970 y siempre le pido ayuda: ´Padre Pío, ayúdame a hacer más fuerte mi fe en Jesús y ayuda a estas personas que acuden a mí´. Y él me ayuda. Le quiero mucho y estoy agradecido por todo lo que ha hecho por mí. Y a todos digo: si necesitas algo, pídeselo al Padre Pío. Él te ayudará".
Tu ayuda es vital para que Religión en Libertad vea la luz los 365 días del año
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
2 COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.

Comentarios

guillermo
04/05/2013
Y sus confesiones.
Creo que era terrible en sus confesiones : regañinas a voz en grito ,exhortaciones solemnes...En fin que había que pensárselo . Lo digo porque con frecuencia se critica este tipo de reacciones de los confesores - a mí no me ha pasado nunca y no sé lo que habría hecho - pero reconozco que no es raro que uno se quede apaciblemente dormido en sus pecados y le vendría bien que alguien le despertara , aunque fuera a voces .Padre Pio ruega por mí y por mi familia para que Jesús siga bendiciéndola con su misericordia , y por los que más lo necesitan . Gracias
pedro de madrid
04/05/2013
Ayuda al Padre Pío.
Padre Pío, tu sabes que actualmente necesito tu ayuda, lo conoces detalladamente, pídeselo al Señor Jesús. Gracias infinitas

Las noticias más leídas

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS