Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
Los blogs de Religión en Libertad
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
Inicio / Blog

El Evangelio NO ES una ideología (II)

Alejandro Campoy

2 octubre 2009

El proceso mediante el cual el Evangelio deviene en ideología es bastante conocido en el marco de la psicología de la religión, y tiene que ver con una acción conjunta de los afectos y las intelecciones. Lo que en un primer momento es sólo kerigma, predicación de un acontecimiento, puede transformarse imperceptiblemente en ideología cuando las emociones y las razones comienzan a fallar.

Porque digámoslo a las claras de una vez por todas: el Evangelio, y el cristianismo entero, no es sino un acontecimiento, un hecho, un suceso, una PERSONA. El individuo particular recibe la noticia, la buena nueva (“evangelio”) de que Dios se ha revelado definitivamente haciéndose hombre y tomando sobre sí mismo toda la miseria y limitación humana para morir con ella y después resucitar. Esta noticia provoca en el sujeto una reacción que es a la vez emocional e intelectiva, y exige una respuesta vital.

La respuesta es vital en la medida en que reclama al conjunto unitario que constituye el individuo humano una vez integradas todas sus capacidades. En la respuesta se activan las emociones y se activan las cogniciones en un acto unitario que realiza la voluntad desde la libertad. Pero a ese primer momento en el que se pronuncia el “sí, quiero”, el “fiat” mariano, sigue inevitablemente una posterior aridez en la que las emociones iniciales se van apagando y las razones se van oscureciendo.

Es entonces cuando surge el peligro de derivar el Evangelio hacia una ideología: el sujeto, que necesita asideros cuando las emociones y las razones se apagan, tiende a buscar un sucedáneo, un placebo que sustituya a la PERSONA por la cual se ha puesto en juego la vida entera, y es entonces cuando las parcialidades que aparecen contenidas en el propio anuncio se convierten en totalidades.

Son los momentos en los que Dios se oculta y parece ausente la ocasión propicia para los nuevos becerros de oro: se toman causas humanas como sustitutos del mismo Dios, bien sean vinculadas a la justicia social, bien a la caridad para con los pobres, bien relativas a la defensa de la vida humana, para que hagan la función del Dios ausente, función que tiene la virtualidad de reactivar las emociones al implicar al sujeto en una lucha concreta, y de recuperar las razones al arropar el vacío intelectivo con una serie de argumentos humanos y "científicos".

El peligro, por lo tanto, es el de absolutizar lo que no es más que un fragmento, una parcialidad, haciendo que la razón oscurecida por la noche espiritual se vuelva a llenar de algo que ya no es más que ideología, algo que combina de un modo satisfactorio para el individuo las emociones que suponen la entrega a una causa, emociones perfectamente equiparables a las de los que trabajan por el medio ambiente o por la protección de los pueblos indígenas, y las razones de tipo “académico” que vienen a llenar el vacío dejado por Dios en la noche de la fe.

Helder Cámara dijo en el pasado siglo que nuestra centuria exigiría sobre todo grandes místicos, hombres del desierto, y hoy conocemos cómo la Madre Teresa fue uno de ellos. Esto no quita ni un ápice de legitimidad a otro tipo de formas de vivir la buena nueva, más ideologizadas, a condición, como es evidente, de que no se conviertan en un absoluto, lo que no sería sino un nuevo becerro de oro llamado a ocupar el lugar que sólo a Dios corresponde.

Por esta razón, el cristianismo correctamente orientado es compatible con casi cualquier ideología humana salvo en el punto en el que niegue a Dios, punto en el cual el cristiano no puede de ninguna forma comulgar con la misma. Así, el cristiano cuyo centro es el seguimiento de Jesucristo puede hacerlo en el seno de las ideologías humanas siempre que no las admita como doctrinas, como dogmas de fe, pues ninguna de ellas lo es, sino como cauces hábiles para hacer presente esa vida en Cristo que es la única y radical exigencia contenida en el propio Evangelio.

En una próxima entrada veremos que el cristianismo es posible, por lo tanto, en el liberalismo y en el socialismo.
 

Religión en Libertad es gratis… pero necesita de tu ayuda para que siga existiendo
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
17 COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.

Comentarios

Luis
09/10/2009
San Pío X no tenía ni idea, Alejandro Campoy sí.
´´En una próxima entrada veremos que el cristianismo es posible, por lo tanto, en el liberalismo y en el socialismo.´´
Desde luego, qué mala suerte tuvo san Pío X de no haber tenido a Alejandro Campoy para ilustrarle cuando condenaba ambas doctrinas por contrarias al cristianismo.
Álvaro
07/10/2009
Continuación del mensaje anterior.
(continuación)

Permítame decirle que los que mezclan catolicismo e ideología son ustedes los liberales, obstinados en conciliar posiciones antagónicas y en defender lo indefendible. Nos recomienda amablemente el comentarista llamado CCCP que leamos menos a Ramiro Ledesma y más a los papas. Bien, pues no sé si usted habrá leído a Ramiro Ledesma, pero lo que está muy claro es que no ha leído usted a los papas, de lo contrario no se le habrían pasado por alto a usted las numerosímas encíclicas y documentos pontificios que razonan y fundamentan el porqué de la incompatibilidad del liberalismo con la Fe católica. Consejos vendo, pero para mí no tengo, ¿verdad, CCCP?

Si para usted es plenamente viable ser católico y liberal, me imagino que no tendrá tampoco ningún reparo en constatar, siguiendo la lógica que usted utiliza, la legitimidad de ser católico y marxista, o católico y nacionalsocialista, ¿no? También son ideologías condenadas por la Iglesia. Si se puede ser católico y defender una ideología condenada como el liberalismo, ¿por qué no las demás ideologías contrarias a la Fe?
Álvaro
07/10/2009
Continuación del mensaje anterior.
(continuación)

Claro que también es posible encontrarnos con partidarios del ordenamiento político liberal que sí tengan una noción objetiva de la Verdad. Sin embargo, voluntaria o involuntariamente caen en el relativismo, ya que a pesar de creer sinceramente en que existe la Verdad, no tienen el menor inconveniente en situarla al mismo nivel que a la mentira y al error, merecedores para ellos de tantos derechos como aquella Verdad en la que dicen creer. Esto, desde una perspectiva católica, es absolutamente intolerable, puesto que creer en la Verdad lleva implícito combatir el error, y no promocionarlo y aplaudirlo, como hacen ustedes los liberales. Así lo ha entendido siempre la Iglesia, aunque claro, ustedes están firmemente obcecados en no aceptar nada anterior al Concilio. Para ustedes la Fe católica parece haber surgido hace poco más de cuarenta años, y todo lo anterior es prescindible y vergonzante. Bien, hagan ustedes lo que quieran, pero un servidor se acoge al Magisterio de la Iglesia, y hasta donde yo sé las condenas a las ideologías contrarias a la Fe, incluido el liberalismo, no han sido retiradas, si bien es cierto que no se aplican. Pero ahí siguen.

(continúa)

Álvaro
07/10/2009
¿Nació el catolicismo hace cuarenta años? .
La respuesta a la pregunta del título de mi comentario parece ser SÍ, al menos si nos atenemos al punto de vista expresado por todos aquellos que, negando el Magisterio tradicional de la Iglesia, se empeñan en hacernos ver que absolutamente todos los papas anteriores al Concilio Vaticano II habían incurrido en tremendas equivocaciones al condenar los planteamientos políticos contrarios a la Fe.

El comentarista que se hace llamar CCCP me acusa a mí y a otros más de ´´antiliberales´´. Pues mire usted, sí, y a mucha honra. Y le diré por qué soy antiliberal: porque soy católico. Y le guste usted o no, los fundamentos filosóficos del liberalismo colisionan frontalmente con la Fe católica; se lo explicaré sucintamente si me lo permite: la Fe católica nos enseña que existe la Verdad de forma incuestionable y objetiva. Y de la Verdad derivan una Doctrina y una Moral igualmente incuestionables y objetivas. El liberalismo, por el contrario, nos enseña que la Verdad objetiva no existe: sólo es verdad aquello que en cada momento emana de la voluntad de una mayoría parlamentaria, sobre la cual no hay nada, ni siquiera Dios. Creo que ésta es una descripción bastante certera de la situación actual en los países en los que rige una democracia liberal, esto es, en la inmensa mayoría.

(continúa)



MH
05/10/2009
¿Todos nuestros antepasados estaban equivocados?.
Creo que el artículo da por hecho algo que sólo puede ser una opinión subjetiva del autor y es que según él todos los que luchan por que el cristianismo esté presente en las normas de la sociedad (política) y no lo hacen dentro de una ideología ya existente y orientadas en unas creaciones humanas como son el liberalismo y el socialismo, éstos que quieren orientarse en los principios cristianos directamente lo hacen porque han perdido la fe y necesitan compensar su noche espitual...
Esto que dice no tiene fundamento. Lo vería si conociese a la inmensa mayoría de estas personas, no dejándose llevar sólo de su apreciación personal, aunque naturalmente tengan defectos y debilidades como todos los humanos. Además esto de pelear por los principios cristianos en la sociedad no es nada nuevo si analizamos la historia de el occidente cristiano...¿todos nuestros antepasados estaban equivocados porque no lo hacían dentro de otros grupos sociales de una forma ´´inconcreta´´?
Apolinar
05/10/2009
El cristianismo no es ´´únicamente una experiencia interior´´.
Museros:

Ser cristiano es consecuencia de un encuentro personal con Cristo y del seguimiento de sus enseñanzas. Si no hay ese encuentro personal con Cristo, no hay entonces cristianismo que merezca ese nombre. O sea, si nuestra relación con Cristo no es personal y subjetiva, si no comparecen en ella nuestros afectos, pensamientos, imaginación, temores,... no es auténtica. Eso no quiere decir que el cristianismo sea ´´únicamente una experiencia interior´´, puesto que la adhesión a la persona de Cristo y las obras que deben ser consecuencia ella tienen efectos externos morales, sociales, etc. La fe, seguir a Cristo, no es nada sin las obras; pero éstas de poco valen si no están hechas por Cristo, si no se ponderan y meditan en esa relación íntima que todo cristiano tiene que tener con el Maestro para ajustarse a sus enseñanzas.

Esto no es ni mucho menos nuevo y me parece violentar su significado diciendo que es relativismo.
Antón
05/10/2009
Pues no, no son compatibles..
Si el socialismo se limitara a ser una doctrina económica, podría ser compatible con la fe. Si el liberalismo se limitara a ser una teoría económica acorde a la doctrina social de la Iglesia, podría ser compatible con la fe. Pero tanto el uno como el otro son ideologías que definen muchos más ámbitos del ser humano, como la libertad, la relación de la esfera pública con Dios, o la misma moral.

Por eso, CCP, te pasas de listo y haces un falco favor queriendo hacer compatibles ideologías que distorsionan la naturaleza humana y ensombrecen la Revelación divina.
CCCP
04/10/2009
Claro que se puede ser liberal y católico.
ALvaro: ni el liberalismo ni ciertos tipos de socialismo ´´niegan a Dios´´.

- ´´como hace el liberalismo, confiriendo a unos señores reunidos en un parlamento la potestad de proclamar la Verdad´´:

no, el liberalismo no confiere al parlamento la potestad de ´´definir la Verdad´´; sólo la de hacer la ley, dentro de ciertos límites constitucionales (los derechos fundamentales). ¿Conoces tú un método mejor y más cristiano de legislar que la representación democrática? ¿El ukase o el Fhrergebot, quizás?

Por cierto, ¿qué le ocurre hoy a la página de Infocatólica?

CCCP
04/10/2009
Marea parda.
Museros, Juan y Alvaro: tendríais que leer menos a Ramiro Ledesma y más a los Papas.

La tesis según la cual ´´el cristianismo es, antes que nada, adhesión a la persona de Cristo, y no una ideología, una moral o un sistema filosófico´´ aparece constantemente en el magisterio de Juan Pablo II y Benedicto XVI.

A mí me parece muy acertado el análisis de Alejandro Campoy sobre cómo -cuando escasea la fe genuina- se tiende a llenar el vacío con proyecciones filosóficas, políticas e ideológicas de la fe (la ´´promoción de los pobres´´, la ´´lucha por la justicia´´, la ´´construcción del socialismo´´ ... y, en el otro extremo el vuestro, el integrismo, el anti-democratismo y el anti-liberalismo). Es, de hecho, lo que le ocurrió a la teología de la liberación: empezó siendo un intento audaz de extraer consecuencias políticas del evangelio, y terminó siendo una SUPLANTACIÓN del evangelio por el activismo político (activismo marxista, para colmo).



pepito
04/10/2009
O Dios o ideologías..
Las ideologías siempre, por su esencia, pretenden sustituir a Dios en el norte del alma humana.
JOSÉ GIL LLORCA
04/10/2009
Contra la censura de Blogger y Google.
Me gustaría que me ayudaseis a combatir la censura que ejerce Blogger bajo la presión de grupos radicales gay. Es un gravísimo atentado a la libertad de expresión y una cesión cobarde a la presión del lobby gay, el modo inquisitorial como actúa Blogger y Google.
Estoy convencido de que si hacemos una cadena de protestas por dicha actitud podemos lograr que Blogger y Google no cedan a dicha presión y sean verdaderamente objetivos, plurales y defensores de la libertad de expresión.
Hay que denunciar su forma de actuar inquisitorial. Lo primero que se cargan es la presunción de inocencia: cierran el acceso al blog. Te informan de que tu blog infringe las condiciones de servicio, mejor dicho, que puede ser que las infrinja. Por eso, mientras alguien examina detenidamente tu blog cierran el acceso al mismo.
He hecho varias reclamaciones para que revisen las falsas denuncias y aún no he obtenido respuesta alguna. Llevo así desde el día 17 de septiembre, y el blog sigue bloqueado.
Si nos revelamos contra esta forma injusta de proceder, estoy seguro de que podemos vencer. Os ruego que paséis esta información al mayor número posible de seguidores de vuestros blog y a vuestros contactos para protestar de forma enérgica ante esta nueva inquisición.
Muchas gracias.
JOSÉ GIL LLORCA
http://www.ioseph.org/
Museros
04/10/2009
Siempre igual.
Parece que a Pulpofeira le desazona que el cristianismo no pueda ser compatible con cualquier cosa que a él le guste, o que el cristianismo no sea una especie de ´´impulso interior´´ (como el de los anuncios de desodorante) que luego autoriza a cualquiera a hacer lo que le dé la gana en nombre de ese impulso, bajo la única condición de afirmar que lo hace con las mejores intenciones.

Por eso no sabe hablar de otra cosa que de un partido político con el que está completamente obsesionado (quizás porque se dedica a enchironar abortistas mientras ´´el suyo´´- ´´los buenos´´- los subvenciona).

Apolinar:

¿Cabe mayor subjetivismo o apología del relativismo que afirmar que el cristianismo es únicamente ´´una experiencia´´ interior? Si eso fuese así, como cada uno tiene la suya propia, cada uno puede hacer lo que le dé la gana porque esa experiencia interior a la que llamas ´´cristianismo´´ o ´´Cristo´´ te lo autoriza o te impulsa a hacerlo.
Eso si, es una barbaridad muy extendida hoy en día. Es tan habitual que muchos lo han asumido como ´´normal´´.

Lo curioso es que, al que presenta el cristianismo como una ´´experiencia interior´´ le parece una barbaridad lo que otros hacen en nombre de ´´su experiencia interior´´ (´´luchar por los derechos del pueblo vasco´´, por ejemplo) mientras que lo que él mismo hace impulsado por ´´su experiencia interior´´ le parece perfectamente coherente.
juan
04/10/2009
Decepción.
Me habían dicho que Campoy no era católico, sino que se pasaba por tal por conveniencia. Después de leer que pretende hacer compatibles la fe con ideologías condenadas por la Iglesia, empiezo a pensar que es cierto el rumor.
pulpofeira
03/10/2009
Relativismo ´´more Museros´´.
Parece que a Museros le desazona que el cristianismo pueda llegar a ser compatible con algo distinto a AES. Seguro que ya se ha dirigido a la Santa Sede solicitando que los obispos hagan saber a los fieles que si no votan a AES incurrirán en excomunión reservada a la Sede Apostólica hasta que voten a AES, den público testimonio de ello, y se retracten de su impío proceder y herético relativismo afiliándose a AES y colaborando con el partido en todo aquello que, para salvación de las almas, les sea indicado.
Apolinar
03/10/2009
?.
Yo no logro detectar en el post esa presentación del cristianismo como una experiencia puramente subjetiva. ¿A qué se refiere exactamente, Museros?
Álvaro
03/10/2009
Un artículo surrealista, para variar. .
jajaja, verdaderamente da usted mucha lástima, Campoy. Se atreve a afirmar: ´´En una próxima entrada veremos que el cristianismo es posible, por lo tanto, en el liberalismo y en el socialismo´´.

A ver si he entendido: ¿la Fe católica es compatible, según usted, con el liberalismo y el socialismo? Vaya, pues acaba de contradecir a todo el Magisterio eclesial al respecto. ¿A quién hemos de obedecer, Campoy, a todos los Sumos Pontífices que condenaron solemne y repetidamente el liberalismo y el socialismo, o tal vez debemos obedecerle a usted?

Además, fíjese hasta donde llega su idiocia que no sólo contradice al Magisterio de la Iglesia, sino que llega a contradecirse a sí mismo. Usted sostiene que un católico puede apoyar cualquier opción política siempre que ésta no niegue a Dios. Pues bien, eso es justo lo que hacen tanto el liberalismo como el socialismo, ¿o es que quizás se atreverá usted a rebatirlo? Para negar a Dios no hace falta declararse formalmente ateo; también se niega a Dios, como hace el liberalismo, confiriendo a unos señores reunidos en un parlamento la potestad de proclamar la Verdad y el error sin más límites que los fijados por la propia voluntad de los legisladores de turno. Eso, amigo Campoy, es un tipo de ateísmo funcional. Mucho más sibilino y astuto, pero ateísmo al fin y al cabo. Y así lo ha entendido siempre la Iglesia.
museros
02/10/2009
Más sencillo que todo eso..

Una entusiasta apología del relativismo moral presentando el cristianismo como una experiencia puramente subjetiva.

Para lo que hacen otros sí hay absolutos: Bien y mal, correcto y equivocado, verdad y mentira, acierto y error.

¿Para lo que hago o digo yo?: ´´Oiga, que el cristianismo es una experiencia personal y yo tengo la mía propia, y mi experiencia personal me autoriza (a mí, no a otros) a hacer lo que me plazca, por muy absurdo que parezca en relación a mis objetivos, si afirmo que mis intenciones son buenas´´

Que no tiene sentido lamentar consecuencias mientras se apoyan causas nada tiene que ver con ´´becerros de oro´´, ni con ´´sustitutos de Dios´´ ni con ideologías ni siquiera con la religión.

Tiene que ver simple y llanamente con la lógica más pura, simple y evidente.

Para tratar de ocultarlo y atribuir razones ocultas a los que señalan la evidencia hay que recurrir, posteriormente, a extensos discursos sobre los -ismos y a las -ías.
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Alejandro Campoy
Alejandro Campoy Osset entró en nuestras vidas el 2 de junio de 2006 cuando colocó sobre el escaño de Zapatero una foto de Miguel Ángel Blanco. Sobre ella, dos rosas blancas manchadas de mercromina simulando la sangre derramada por tantas víctimas del terrorismo. No mucho tiempo después, se convirtió en el primer padre en objetar a Educación para la Ciudadanía. Ahora, recala en ReL con «No hacer mudanza». Son tiempos de tribulación. Sobran las palabras.

Alejandro Campoy, acampoy2000@yahoo.es, es autor, editor y responsable del Blog No hacer mudanza, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO

Ver posts de otros meses

OCTUBRE 2012 (1 artículos)

JULIO 2012 (1 artículos)

JUNIO 2012 (2 artículos)

ABRIL 2012 (1 artículos)

MARZO 2012 (1 artículos)

FEBRERO 2012 (4 artículos)

ENERO 2012 (2 artículos)

DICIEMBRE 2011 (5 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (2 artículos)

OCTUBRE 2011 (1 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (4 artículos)

AGOSTO 2011 (2 artículos)

MAYO 2011 (1 artículos)

ABRIL 2011 (3 artículos)

MARZO 2011 (8 artículos)

FEBRERO 2011 (2 artículos)

ENERO 2011 (7 artículos)

AGOSTO 2010 (3 artículos)

JULIO 2010 (3 artículos)

JUNIO 2010 (6 artículos)

MAYO 2010 (12 artículos)

ABRIL 2010 (11 artículos)

MARZO 2010 (5 artículos)

ENERO 2010 (5 artículos)

DICIEMBRE 2009 (7 artículos)

NOVIEMBRE 2009 (6 artículos)

OCTUBRE 2009 (8 artículos)

SEPTIEMBRE 2009 (12 artículos)

AGOSTO 2009 (2 artículos)

JULIO 2009 (2 artículos)

JUNIO 2009 (14 artículos)

MAYO 2009 (6 artículos)

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS