Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
Los blogs de Religión en Libertad
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
Inicio / Blog
¿Dime qué sentiste, hermano terrorista? Carta por los atentados en París

¿Dime qué sentiste, hermano terrorista? Carta por los atentados en París

60 estadios

15 noviembre 2015

Hermano terrorista:

Dime ¿qué sentiste?… en el momento en que miraste los ojos suplicantes de tu hermano y gatillaste su ausencia… cuando hombres y mujeres inocentes te rogaron misericordia, apelaron a la humanidad que corre por tus venas, y renegaste de tu condición de hombre. ¿Qué sentiste? Aquí en este mundo occidental decimos que odias demasiado, que eres un miserable, un terrorista desalmado, un animal despreciable; y sin embargo, estoy seguro que has amado a otra persona, tal vez tienes mujer e hijos. Estoy seguro que has palpado tu humanidad herida cuando alguna vez el dolor llamó a tu puerta y que tu corazón es capaz de conmoverse y sentir ternura. Hermano terrorista, disculpa si es que no me cabe en el corazón que hayas abdicado completamente de tu humanidad. Por eso te pregunto: ¿qué sentiste cuándo mataste?, ¿placer?, ¿justicia?, ¿redención? Dime –¡Confiesa!– que sentiste un breve chispazo de tristeza cuando viste tu rostro reflejado en la mirada vidriosa de las mujeres que asesinaste. Confiesa que se abrió una ligera herida, que se coló una gota de sangre humana en tu alma y te preguntaste: «¿Qué sentido tiene todo esto?». No me mal interpretes, soy cristiano, y sí, tal vez quiero una excusa para perdonarte o, aún peor, es probable que busque una razón para no odiar el hecho de que compartamos la misma naturaleza  — a mí también se me cuela el odio, hermano — ; pero por encima de todo, te soy sincero, busco un pequeño atisbo de esperanza. Hermano terrorista, disculpa si soy ingenuo, pero busco la esperanza de que aún se te puede hablar de amor, de que tu humanidad no ha sido completamente tomada por el odio y de que, si te muestro mi corazón abierto, tal vez me enseñarías el tuyo. Por eso, hermano terrorista, confiesa: ¡te dolió matar! ¡Un relámpago de duda surcó tu frente! ¡El terror que causaste te asustó a ti también! ¡Disparaste con pena! ¡¿Te mataste con miedo?! ¡Dime que eres humano, maldita sea!

No me hables de los infieles, de la corrupción de Occidente, ni del premio reservado a los conductores de la Yihad. Creo que lo crees, e incluso, que crees sinceramente en todo eso; pero háblame más bien de este temor inesperado, hermano terrorista, de la sal en tu boca, de aquel estribillo de remordimiento que estuvo a punto de hacerte pedirle perdón a aquella mujer cuando descubriste que estaba embarazada. Porque es en esto último donde está no solo mi esperanza sino también la tuya, ¿no lo entiendes? Disculpa que te lo diga tan crudamente, pero Dios ha jugado un papel completamente distinto del que tú te esperabas en este atentado. No fue el ciclón de odio  — no la llames ira santa, por favor —  lo que Dios sembró en tu corazón, fueron más bien esas tímidas dudas de amor y humanidad, fue la reticencia y ese fastidioso retintín de incerteza donde Dios te hablaba. Por eso te ruego, hermano terrorista, no te avergüences de ellas porque no son un signo de tu infidelidad al plan de Dios; todo lo contrario, son la única garantía de que sigues siendo un ser humano y de que Dios no te ha abandonado ni siquiera en la noche más oscura de tu existencia.

Por eso, te repito, repasemos juntos el momento: ¡¿qué sentiste?! hermano terrorista.

Publicado originalmente en Catholic-Link



Foto por Blanca Dagheti
Si crees que la lectura de Religión en Libertad te ayuda… ayúdanos a seguir ayudándote
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
1 COMENTARIO
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.

Comentarios

Emmanuel
16/11/2015
Un padre en común.
Jesús dijo: ´´Si vuestro padre fuese Dios, ciertamente me amaríais; porque yo de Dios he salido, y he venido; pues no he venido de mí mismo, sino que él me envió. ..Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer. El ha sido homicida desde el principio, y no ha permanecido en la verdad, porque no hay verdad en él... Y a mí, porque digo la verdad, no me creéis.´´¿Quién es el que llama a un homicida ´´hermano´´? Uno que es hijo del mismo padre.
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Mauricio Artieda Cassinelli
Mi nombre es Mauricio Artieda Cassinelli. Nací en Lima (Perú) el 15 de junio de 1984. En el año 2000, después de un largo periodo de tibieza, ateísmo y conversión, descubrí que el Señor Jesús me llamaba a vivir la plena disponibilidad para el apostolado en el Sodalicio de Vida Cristiana, sociedad de vida apostólica laical de la cual soy miembro hace ocho años.

En el Perú realicé estudios de derecho y en el Centro de Formación de mi comunidad, mientras aprendía a vivir la vida consagrada, estudié humanidades. En el 2009 me mudé a Roma para estudiar filosofía en la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma y actualmente curso Ciencias de la Comunicación en la Universidad “La Sapienza” de la misma ciudad. En el 2011, por el sabio consejo de un amigo, empecé Catholic-link, un portal web de recursos audio-visuales para el apostolado católico. Me considero un enamorado de la Iglesia y quisiera, si Dios me lo permite, dedicarme por entero a servirla en el campo de las comunicaciones. Por último, y no por eso menos significativo, enseño religión los lunes por la mañana y lo disfruto muchísimo.

Mauricio Artieda Cassinelli, es autor, editor y responsable del Blog 60 estadios, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO

Ver posts de otros meses

NOVIEMBRE 2015 (1 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (1 artículos)

ENERO 2015 (2 artículos)

DICIEMBRE 2014 (1 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (1 artículos)

AGOSTO 2014 (4 artículos)

MAYO 2014 (1 artículos)

MARZO 2014 (2 artículos)

ENERO 2014 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (1 artículos)

OCTUBRE 2013 (1 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (1 artículos)

AGOSTO 2013 (2 artículos)

JULIO 2013 (1 artículos)

MAYO 2013 (3 artículos)

ABRIL 2013 (2 artículos)

MARZO 2013 (1 artículos)

FEBRERO 2013 (2 artículos)

ENERO 2013 (2 artículos)

DICIEMBRE 2012 (1 artículos)

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS