Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.

Viernes, 26 de mayo de 2017

  Donar HEMEROTECA CONTACTO REGALA REL SUSCRÍBETE
Religión en Libertad
Inicio / Cultura
Todo sobre el gran apologeta católico del siglo XX

Diecisiete profecías de Chesterton que se han cumplido ¡además de la palabra Google!

Diecisiete profecías de Chesterton que se han cumplido ¡además de la palabra Google!
Chesterton: el gigante feliz que casi nunca sonreía a la cámara.

C.L. / ReL

19 octubre 2013

¿Será posible que la palabra Google figure en una obra de G.K. Chesterton (1874-1936)? Sí, “y, por supuesto, se casó con una mujer llamada Blogg”, comenta con humor Dale Ahlquist (presidente de la American Chesterton Society y uno de los grandes especialistas mundiales en la obra del escritor inglés), para sugerir que predijo internet. Pero que lo comente con humor no significa que sea una broma. Blogg era el apellido de soltera de su esposa, Frances, y, en efecto, el 9 de agosto de 1930 Chesterton escribió en el Illustrated London News que la palabra Google “no es menos científica por ser grotesca”.

“Nunca me he arrogado el don divino de la profecía”, proclamaba en esa misma revista el 10 de mayo de 1930. Pero hay unas cuantas que, si no profecías en sentido estricto, sí son anticipaciones de una mente visionaria sobre la evolución de un mundo empecinado en alejarse de las ideas cristianas para enfeudarse a “ideas cristianas que se han vuelto locas”, como definía el escritor inglés las que caracterizan al mundo moderno.

“Chesterton profético” es el trabajo de Ahlquist al respecto, que forma parte del volumen Chesterton de pie. Lo acaba de publicar CEU Ediciones bajo la coordinación de Pablo Gutiérrez Carreras y María Isabel Abradelo de Usera, y recoge las 28 contribuciones al congreso que organizó en febrero de 2012 la Universidad San Pablo CEU al cumplirse 75 años del nacimiento del genio londinense.

Sorprendentes anticipaciones

Y ¿cuáles son esas profecías? Atención, porque son numerosas y variadas.

-Llegará un día en el que existirá una forma barata de transmitir información a gran número de personas. “No sé cómo funcionará”, decía, “pero ese día The Times irá por detrás del tiempo”: ¡todos los problemas actuales de la prensa en papel están ahí!

-En 1905 predijo la revolución rusa, y en 1919 (dos años después de esa Revolución), que ese extinguiría tras algunas generaciones, porque no podría sostenerse: se convertiría en un imperio... y luego se desmembraría en pequeñas nacionalidades. Justo lo que sucedió a partir de 1991.

-Predijo en 1933 la Segunda Guerra Mundial, y en un año antes, en 1932, anticipó que “probablemente comenzará en la frontera polaca”.

-Sostuvo que el islam sería siempre “una constante amenaza”, algo impensable a principios del siglo XX.

-En 1935 anticipó que el poder económico se trasladaría de Londres a Nueva York, y luego de Nueva York a Pekín.

-El hombre llegará a la Luna (1930)... aunque no se sentía capaz de responder qué se nos ha perdido allí.

-Cuando aún no se había popularizado el automóvil individual, privilegio de minorías en carreteras desiertas, en 1926 apuntó que “el mundo moderno es una multitud de veloces coches de carreras que se encuentran bloqueados en un atasco”.

-En 1914 lamentaba que la gente tenía cada vez más animales domésticos y cada vez menos bebés, y en 1929 “el empeño por tener cuartos de baño y de no tener bebés”.

-También en 1929 dijo que “la verdadera religión actual no se preocupa de dogmas ni de doctrinas. Se preocupa casi únicamente de la dieta”.

-Y en 1930 escribió una frase que bien valdría para las recargadas ceremonias de inauguración de los Juegos Olímpicos: “El materialismo moderno es solemne con los deportes porque no tiene otros ritos que solemnizar”.

-En 1926 advirtió sobre la revolución sexual, aunque se equivocó de costa, y se fue de la oeste (la California de 1967) a la este: “La siguiente gran herejía será simplemente el ataque a la moral: y especialmente a la moral sexual... La locura de mañana no estará tanto en Moscú como en Manhattan”.

-¿Y la actual aversión a la moral cristiana? “Un fanatismo extraño llena nuestro tiempo: el odio fanático a la moral, especialmente a la moral cristiana” (1909).

-Sobre el aborto y la manipulación genética, en 1937: “Se permitirá al gobierno y a los expertos, sin juicio o discusión, disponer de las generaciones de no nacidos con la ligereza de los dioses paganos”.

-¿Qué habría dicho del divorcio exprés introducido por José Luis Rodríguez Zapatero? “El efecto obvio de un divorcio frívolo es el matrimonio frívolo”.

-¿Y de la ideología de género y el feminismo? “Cada sexo está intentando ser los dos sexos a la vez; y el resultado es una confusión más falsa que cualquier convención”.

-También critica la gran hipocresía social: “El mundo a nuestro alrededor ha aceptado un sistema social que niega a la familia. Ayudará a veces al niño, en lugar de a la familia; a la madre, en lugar de a la familia; al abuelo, en lugar de a la familia. No ayudará a la familia” (1930).

-Y ahondando en que “la tendencia actual de la reforma social parece que consiste en destruir todo rastro de los padres”: “Borrarán la antigua autoridad parental. Su lugar no lo va a ocupar la libertad ni la licencia, sino la autoridad mucho más supresora y destructiva del estado” (1928).

Un volumen muy completo y rico

Además del citado trabajo de Ahlquist, en Chesterton de pie encontramos colaboraciones de otros expertos internacionales como su biógrafo Joseph Pearce, o Aidan Mackey, fundador del G.K. Study Centre, así como de una pléyade de estudiosos españoles que, junto a los anteriores, abordan puntos concretos de la vida y obra de Gilbert Keith.

Entre otros, Emilio Domínguez Díaz explica, por ejemplo, las razones personales que retrasaron durante al menos veinte años la conversión de Chesterton al catolicismo, que no se produjo hasta 1922 y que continúa siendo uno de los puntos más debatidos en la biografía del maestro. Belén Rincón García recuerda las tres veces que estuvo en España (1926, 1928 y 1935) y analiza la primera, un periplo por Madrid donde fue presentado por Ramiro de Maeztu y a una de cuyas conferencias asistió la reina Victoria Eugenia. O Juan Pablo Serra analiza Manalive [El hombre vivo], de la cual habrá pronto adaptación cinematográfica, en la perspectiva de la conversión por el asombro, es decir, la visión mística de Chesterton sobre el mundo y su impacto en el carácter, el conocimiento y la moral.

Tu ayuda es vital para que Religión en Libertad vea la luz los 365 días del año
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
10 COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.

Comentarios

Jaime Fernández de Córdoba Soto
21/10/2013
Beato Chesterton.
Winston Smith ¿no era más libre que muchas personas en la actualidad?
Tenía su rinconcito en el cerebro que no había sido conquistado...no era un desalmado. Sabía que él no estaba loco, resistía a la desesperación de saberse una ínfima minoría.
Y nosotros; los que pensamos que el bien y el mal no dependen de lo que digan en la tele, de lo que nos dicten los profetas lo ´´normal´´ y de lo ´´moderno´´; ¿conseguiremos resistir?, ¿más allá de toda esperanza de conseguir la victoria en el mundo?
Marta
20/10/2013
Hay más .
Era muy pequeña cuando Armstrong pisó la luna y pensé que los americanos habían leído a Julio Verne para saber como hacerlo
Cristiano Rogando
19/10/2013
A Fernando (2).
Sin ánimo de polemizar, ya que cada uno tienen sus gustos, creo que lo que describe 1984 -el ´´gran hermano´´, la policía del pensamiento, el doblepensar, el neoleguaje, la semana del odio, la falsificación de la historia, las dos clases sociales (los del partido único y la gente común), la tergiversación de los conceptos (´´ministerio de información´´, para el de propaganda, etc.), la reducción del diccionario, etc.,- es lo que tenemos hoy.
La granja de los animales, también es bueno, y cortito, pero nos centramos en lo profético.
Un mundo Feliz, de Huxley, hace muchísimo que lo leí, más de 30 años. Recuerdo lo del soma, la droga de la felicidad, y la programación de la sociedad, donde la pareja era eventual. Me parece un interesante ejercicio, pero es que Orwell lo clavó.
Angel Guillen
19/10/2013
Los días de hoy.
Que más realidad que el desencanto permanente que padecen las personas hoy día, ante la falta de salida a la acuciante forma de vivir a las que nos obligan autoridades y estamentos oficiales?

Vivimos bajo leyes autocomplacientes que no valoran a las mayorías, solo complacen al radical egoismo que propicia el poder adquirico. Lo malo, duro o insoprtable no es para mi, es solo para los demás.

Cada vez más, cada uno de nosotros vivimos de manera introspecta y menos abierta, vigilamos la distancia entre yo y los demás. Y como de costumbre, todo esto es relativo y discutible. No se acepta la razón, callamos y luego copiamos. Esta es la ESPAÑA de hoy, ¡que viva la pepa!
Cristiano Rogando
19/10/2013
A Fernando.
Obviamente. el cristianismo inmuniza contra la cosmovisión-manipulación masónica. Por eso es tan odiado por la secta.
Fernando
19/10/2013
muy bueno.

Aunque soy un admirador de Orwell, tanto por su carácter profético como por su valor literario, la verdad es que quien en mayor medida anticipó la sociedad actual fue Aldous Huxley en ´´Un mundo feliz´´.

Sin incluir a Chesterton, que vio mucho más lejos que todos ellos sencillamente porque estaba pertrechado de uan indestructible cosmovisión cristiana; y así es mucho más fácil acertar, je.
Juan
19/10/2013
Muy interesante.
Muy interesante
Cristiano Rogando
19/10/2013
Un verdadero intelectual (2).
Orwell era de la misma madera que Chesterton. ´´1984´´, que clava nuestro presente, describiendo el futuro, es fruto de su fina observación y de su experiencia en nuestra guerra civil, en el bando estalinista.
En definitiva, Chesterton y Orwell son dos colosos intelectuales, dos personajes cultos, inteligentes y observadores y bien informados.
Cristiano Rogando
19/10/2013
Un verdadero intelectual.
Pero la masonería ya comenzó a influir secretamente desde su robolución francesa y el odio a lo cristiano, a la familia, a la figura paterna, además de la ´lucha de clases´ y de géneros,el abortismo, etc., es decir, su acción, inspirada por Satanás, ya tenía que sentirla Chesterton, que era un fino observador muy bien informado. No es tanto don de la profecía como olfato e intuición.
Hugo
19/10/2013
Interesante.
Wao! este escritor era como un San Agustín del siglo pasado. Muy bueno leerlo y promoverlo.

Las noticias más leídas

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS