Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.

Miércoles, 28 de junio de 2017

  Donar HEMEROTECA CONTACTO REGALA REL SUSCRÍBETE
Religión en Libertad
Inicio / EEUU
Potente argumentación del arzobispo de Nueva York

¿Cómo que la misa es aburrida? Rapapolvo del cardenal Dolan desmontando con emoción esa excusa

¿Cómo que la misa es aburrida? Rapapolvo del cardenal Dolan desmontando con emoción esa excusa
¿Es aburrido lo que sucede en la misa, renovación del Calvario? ¿O somos nosotros quienes llevamos el aburrimiento puesto?

ReL

2 agosto 2014

El cardenal Timothy Dolan, arzobispo de Nueva York y ex presidente de la conferencia episcopal estadounidense, tiene fama de buen comunicador, y de utilizar su propensión a la jovialidad y la chanza para ganarse a los medios y a los fieles. Pero no por ello diciendo sólo lo que unos y otros quieran o les convenga oír.

Así, en un reciente artículo publicado en la página web de su diócesis, no le duelen prendas a la hora de rebatir con energía a quienes alegan el "aburrimiento" de la misa como excusa para no asistir a ella ni siquiera cuando es obligatorio (los domingos y fiestas de guardar).

Por su interés y universalidad, y por la contundencia del cardenal Dolan en la argumentación y los ejemplos, lo reproducimos en su integridad.

¿La misa es aburrida?
“¡La misa es tan aburrida!”

¿Cuántas veces vosotros, padres, habéis oído a vuestros hijos decir estas palabras el domingo por la mañana? ¿Cuántas vosotros, profesores y catequistas, cuando los preparáis para la misa? Y, admitámoslo, ¿cuántas veces nos lo hemos dicho a nosotros mismos?

¿Qué decimos ante una afirmación tan desafortunada y casi sacrílega?

Bien, para empezar, simplemente respondemos: ¡No, no lo es! Tal vez encuentres que la misa sea aburrida, pero es más tu problema que un defecto de la misa.

Hay muchas actividades importantes de la vida que podemos considerar "aburridas": las visitas al dentista; los pacientes con insuficiencia renal me dicen que ir a diálisis tres veces a la semana no es nada emocionante; votar no es nada divertido. Pero las tres son importantes para nuestro bienestar y su valor no depende de nuestra euforia cuando las hacemos. La misa es, sin duda, más importante para la salud de nuestra alma que estos ejemplos.

Nuestro problema es el aburrimiento, y los comentaristas sociales dicen que hoy somos muy susceptibles al mismo, visto lo acostumbrados que estamos a titulares que duran treinta segundos o a cambiar de canal cuando el programa que estamos viendo nos hace bostezar.

Gracias a Dios, el valor de una persona o de un acontecimiento no depende de su tendencia a "aburrirnos" de vez en cuando. ¡La gente y los acontecimientos significativos no existen para entusiasmarnos, a no ser que seamos unos mocosos narcisistas y mimados!

Esto es especialmente verdad del Santo Sacrificio de la Misa. Creemos que cada Misa es la renovación del acontecimiento más importante, más crítico que ha ocurrido nunca: el sacrificio eterno, infinito de alabanza de Dios Hijo a Dios Padre, en una cruz en el Calvario, un Viernes llamado "Santo".

Si lo pensamos bien, los soldados romanos también estaban "aburridos" mientras se burlaban de Jesús y echaban los dados para ver cuál de ellos se quedaba con su túnica, la única propiedad que Él tenía.

Dos: no solemos ir a Misa para divertirnos, sino para rezar. Si las flores en el altar son bonitas; si la música es buena; si funciona el aire acondicionado; si la homilía es corta y llena de significado; si los participantes son amistosos… todo, seguramente, ayuda.

Pero la Misa funciona incluso cuando todo lo que he dicho antes no está -y, es triste decirlo, ¡a menudo no está!

Porque la Misa no es sobre nosotros, es sobre Dios. Y el valor de la Misa viene de nuestra simple y a la vez profunda convicción, basada en la fe, de que durante una hora el Domingo somos parte del más allá, elevados a lo eterno, partícipes del misterio, mientras nos unimos a Jesús en la acción de gracias, el amor, la expiación y el sacrificio que Él ofrece eternamente a Su Padre. Lo que Jesús hace siempre funciona y nunca es aburrido. La Misa no es una tarea rutinaria y tediosa que hacemos por Dios, sino un milagro que Jesús hace con y para nosotros.

Un señor me contó lo que significaba la comida familiar del domingo, el corazón de la semana cuando él era pequeño. ¡La comida era tan buena porque su madre cocinaba muy bien, y la mesa tan feliz porque su padre siempre estaba allí!

Incluso cuando se casó y tuvo sus propios hijos, iban a casa de sus padres para la comida dominical. Cuando sus hijos fueron más mayores le preguntaban si "tenían que ir", porque, sí, a veces la encontraban "aburrida". ¡Sí, tenéis que ir, porque no vamos por la comida, sino por amor, porque mamá y papá están ahí!

Se le llenaron los ojos de lágrimas mientras se acordaba de esto, porque cuando su madre y su padre envejecieron la comida no era tan buena ni la compañía tan chispeante, pero él nunca dejó de ir porque ese acontecimiento dominical tenía una significado muy profundo, aunque su madre quemara la lasaña y su padre diera cabezadas.

Y ahora, concluyó, daría lo que fuera para poder estar de nuevo allí, porque su madre ha fallecido y su padre está en una residencia de ancianos.

Ahora son él y su mujer los anfitriones de esa comida y él espera que sus tres hijos lleven, en un futuro, a sus esposas e hijos a la comida del domingo.

Veis, el valor de la comida del domingo no depende de la bondad de la comida; de lo caro que es el vino; de lo interesante que sea la conversación. Seguramente todo esto ayuda, pero lo que tiene real valor es el acontecimiento en sí mismo.

Lo mismo sucede con la comida del Domingo de nuestra familia espiritual: la Misa.

Hay gente que piensa que un partido en el estadio de los New York Yankees es aburrido; otros piensan lo mismo de la música country; hay gente que me dice que valores como la amistad, el voluntariado, la familia, la lealtad, la generosidad y el patriotismo están pasados de moda, ya no producen entusiasmo.

¡Diría que tienen un problema!

¡Y algunos me dicen que "la misa es tan aburrida..."!

Traducción de Helena Faccia Serrano.

Religión en Libertad es gratis… pero necesita de tu ayuda para que siga existiendo
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
Encuesta relacionada
Pasa el cursor sobre la gráfica superior para ver los resultados
¿Te aburre ir a misa?

Sí, el rito es aburrido y sólo voy porque es obligatorio.

Sí, el rito es aburrido y ésa es la razón por la que voy poco o nada.

No, la misa en sí no me aburre, pero sí buena parte de las homilías.

No, me gusta ir y es mi principal alimento espiritual en toda la semana.

No me aburre, pero lo paso mal cuando la forma de celebrar del sacerdote no me gusta.
Votar
12 COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.

Comentarios

Xusto Otero
05/08/2014
Como todo en la vida ; ... también la Santa Misa es aburrida si uno no procesa ese registro.
Una persona se aburre cuando tiene los sentidos despiertos y el alma dormida.
Para no aburrirse, sólo hace falta despertar al alma ; no sobreestimular los sentidos ..
El alma se despierta a base de formación y oración .
Ocurre que la oración suele ser un pasto seco .......pero sanísimo .
Por eso hay que sobreponerse a la ausencia de sentimiento ( envase ) y fijarse en el contenido .... así ya será posible procesar el don de piedad y no quedará sitio para el aburrimiento.
antonpe
04/08/2014
... o absurda.
Y uno de los extremos para ´´evitar el aburrimiento´´ consiste en que el sacerdote haga ´´tonterías´´. Había visto todo tipo de chorradas antilitúrgicas, pero ésta casi casi se lleva la corona de laurel. Busquen en YouTube el título ´´Pepe El Cura Flamenco De Campanillas, Málaga´´... al menos podría haberse quitado la estola y el alba (porque casulla parece no tener).
antonpe
04/08/2014
Sí puede llegar a ser aburrida.
Dejando a un lado la homilía (que para mí sigue siendo lo menos importante de la misa), lo cierto es que muchas veces las misas resultan aburridas o pesadas...

porque el sacerdote y quienes (a veces) le ayudan no han recibido buena formación litúrgica y, mucho menos, espiritual, no se han leído bien la Instrucción del Misal y no ponen un mínimo esfuerzo en respetar lo que lleva tantísimo tiempo establecido. Por faltar, muchas veces falta hasta la pronunciación y volumen de voz adecuados al lugar. Y si no se entienden ni la voz ni los gestos... acaba siendo incómoda e insoportable.

En otras palabras... muchas veces el sacerdote no se ´´cree´´ lo que está haciendo ni se ´´emociona´´ con ello y la gente lo nota. Resultado: todos aburridos.
masu
03/08/2014
BREVE Y BUENO....
Gracia , clarisimo El cardenal Timothy Dolan, arzobispo de Nueva York , con palabras simples y pocas dijo muchisimo ..!!! GRACIAS
Ene Roa
03/08/2014
LUCHO.
Tiene usted razón. Esas Misas tipo culto protestante son un verdadero fastidio para un católico que va al templo a una renovación del sacrificio de Jesús. Con tanto ruido y tanto aspaviento, ¿quién puede concentrarse, quién puede hablar con Dios, quién puede tener un precioso y benéfico rato de recogimiento? Los curas del progresío y del rojío se creen que convirtiendo la Misa en un concierto de rock los fieles los van a admirar. Narcisismo es lo que los mueve, y con resultados adversos. Lo valioso no es ruidoso. La Misa con actitud devota NO ABURRE, eleva el alma para que se encuentre suavemente con Dios ´´¡Callen todos que Dios está en su templo!´´ (Habacuc 2,20).
SAULA
02/08/2014
....
por su maldad, su desorden y su egoísmo. Mi Grito se está haciendo más fuerte cada día. Fui dejado Solo sobre Mi Cruz, Solo para llevar los pecados del mundo sobre Mis Hombros, Solo para sufrir, Solo para morir, derramando Mi Sangre, la cual cubrió la tierra entera, redimiéndolos, Mis bienamados.
Ese mismo Grito está ahora sobre la tierra, como un eco del pasado. ¿Estoy viviendo en las sombras del pasado? ¿Fue Mi Sacrificio en vano? ¿Entonces, cómo es que ustedes no pueden escuchar Mi Grito desde la Cruz? ¿Por qué cierran sus oídos y lo disipan?
AMÉN
http://www.tlig.org/spmsg/spm74.html
SAULA
02/08/2014
JESÚS-DIOS DICE: .
Yo soy el Señor Jesús, tú escuchaste Mi Grito, era Yo. Él te despertó. 1 Yo he gritado desde Mi Cruz. Era Mi último gran Grito, que di cuando Yo estaba aún en Carne, un Grito lleno de sufrimientos, de dolores y de amarguras, que resonaba desde las Profundidades de Mi Alma, traspasando las Alturas en el Cielo. Él sacudió los cimientos de la tierra y partió en dos los corazones de aquéllos que Me amaban, como desgarró el velo en el Templo. Suscitó seguidores devotos Míos, así como levantó a los muertos de sus tumbas, retirando la tierra que los cubría, tal como retiró el Mal.

Un fuerte trueno sacudió los Cielos en lo Alto, y todos los ángeles temblando, cayeron postrados y Me adoraron en completo silencio. Mi Madre, de Pie, muy cerca de Mí, al escuchar Mi Grito, cayó al suelo de Rodillas y cubrió Su Rostro, llorando. Ella llevó Consigo este último Grito hasta el día de Su Dormición. Ella sufrió...

Estoy lleno de amargura, sufriendo aún por tantas iniquidades del mundo,
SAULA
02/08/2014
Muy bonito.
Fernando
Fernando P
02/08/2014
Una sola Misa vale más que todo el Universo.
La Misa es el culmen de la vida cristiana. La Misa es la repetición incruenta del acontecimiento más importante de toda la historia de la Humanidad: Dios, hecho hombre en Jesús, por amor dio su vida clavado en una Cruz para salvar a todos los hombres de la desgracia eterna del infierno. Una sola Misa vale más que todo el Universo.
Cuando crucemos el umbral de la muerte y comprendamos lo que es la Misa, nos lamentaremos de no haber asistido a Misa todos los días de nuestra vida.
Emaus
02/08/2014
Misa.
MI estimado Lucho, respetuosamente te sugiero que en cualquier librería Católica encuentres un libro o folleto que explique en qué consiste nuestro rito católico de la Santa Misa para que comprendas que no es una terapia. Y podrás comprender que es un rito diseñado por Dios mismo.
Lucho
02/08/2014
Sobre el tema.
Lo curioso es que en España lo que les aburre son las homilías. Los adolescentes me dicen aquí que si fueran solo las homilías, irían mucho más. Lo que fastidia es el rito con toda esa sensiblería y besos y manos agarradas, y aplausos a cada rato a la familia tal o familia cual. Parece una sesión -disculpen- de ´´terapia´´ transaccional, o algo peor aún. Pero las homilías las prefieren, porque al menos el tipo se preparó para hablar de algo que nos preocupa, y al menos lo dice, cosa que ni los padres, ni los maestros, ni los políticos ni prácticamente nadie les habla a los jóvenes, de los problemas de la vida y la mierda que puede significar vivir en este mundo. Pero los curas si hablan de eso, y algunos mueven conciencias casi milagrosamente. Tras eso, ¿Qué importa el aburrimiento del resto de la liturgia?
Lucho
02/08/2014
Sobre el tema.
Decirle a un cura que ´´la misa es aburrida´´ es como decirle a un arqueólogo que pasar una hora desenterrando cosas es un fastidio, o decirle a un astrónomo que pasar una hora mirando un mismo punto del cielo te tara el seso, o decirle a un comunista que pasar una hora leyendo ´´El capital´´ es una lata. Les parecerá una barbaridad y ´´sacrílego´´. No hay sino que aguantar y tolerar las guitarras eléctricas y los bateristas, las palmadas y aplausos y los abrazos y aleluyas a todo grito. Y tratar de ver, en medio de todo eso, al pobre Jesús, quizá igual o más fastidiado que uno.

Las noticias más leídas

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS