Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.

Lunes, 24 de julio de 2017

  Donar HEMEROTECA CONTACTO REGALA REL SUSCRÍBETE
Religión en Libertad
Inicio / Nueva Evangelización
Un libro sobre san Dimas explica la misericordia de Dios

¿Cómo pudo Jesús salvar a un ladrón como Dimas? ¿Nos justificamos con los méritos sin la gracia?

¿Cómo pudo Jesús salvar a un ladrón como Dimas? ¿Nos justificamos con los méritos sin la gracia?
San Dimas, el buen ladrón en un fotograma de la película La Pasión de Cristo

ReL

3 abril 2016

Coincidiendo con el Año de la Misericordia que ha impulsado el Papa Francisco, el padre Álvaro de Cárdenas ha coordinado la edición del libro El Buen Ladrón. Misterio de Misericordia (Vozdepapel) con el objetivo de promover la devoción de san Dimas, el primer santo de la iglesia católica.

El libro escrito por el sacerdote canadiense André Daigneault, es uno de los poquísimos escritos que hay sobre san Dimas, y que sin duda, su lectura nos acerca a comprender la misericordia que derrama Dios en nosotros a pesar de nuestras pobrezas y pecados.

El periodista Juan Luis Vázquez Díaz-Mayordomo ha realizado una interesante entrevista al Padre Álvaro de Cárdenas, publicada originalmente en el semanario Alfa y Omega:

- Una pregunta a bocajarro: un ladrón, un bandido, probablemente un asesino… está en el Cielo ahora mismo, haciéndole compañía a Dios. ¿Cómo puede eso ser posible?
- Tan posible como que el mismo Dios, en su Hijo Jesucristo, nos lo ha asegurado, cuando respondió a la petición del Ladrón arrepentido que moría con Él: «Te lo aseguro, hoy estarás conmigo en el Paraíso» (Lc 23, 43).

Ocurrió aquel primer Viernes Santo de la historia, cuando Jesucristo, el Hijo de Dios, agonizaba en la cruz. Le acompañaban en su suplicio dos ladrones, uno a su derecha y otro a su izquierda (Mt 27, 38; Mc 15, 27; Lc 23, 32-33; Jn 19, 18). Lo habían acompañado desde el tribunal, según se acostumbraba en los procesos penales romanos: todos los reos escuchaban las declaraciones de los demás antes de oír la sentencia de cada uno. Desde entonces el Buen Ladrón debió llenarse de estupor ante las acusaciones que le hacían los judíos de haber dicho de sí que era el Mesías y el Hijo de Dios, y de las respuestas que Jesús iba dado a las preguntas del desconcertado Pilato: «Tú lo dices, soy Rey, para eso he venido al mundo, para ser testigo de la verdad» (Jn 18, 37).

Tras la brutal flagelación y condena a muerte, debió llegarle profundamente al corazón su mansedumbre durante el camino de la cruz, una mansedumbre nunca vista en casos parecidos en que los reos mostraban su odio y su desesperación, maldiciendo a sus verdugos. Su mansedumbre, «como cordero llevado al matadero» (Is 53, 7), y sus misteriosas palabras desde la cruz, debieron abrir una brecha en el corazón endurecido de aquel criminal.

Sobre todo cuando disculpó, ante su Padre, a sus enemigos, y le suplicó el perdón para ellos: «Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen» (Lc 23, 34). Y como suele ocurrir, por esa brecha entró como un torbellino el Espíritu Santo, iluminando en esos momentos las tinieblas del corazón de aquel malhechor, conduciéndolo a la fe, invadiéndolo de audaz confianza, provocando en su interior un profundo arrepentimiento, y colmándolo de un deseo completo de estar con Él en su Reino. Y en un instante, quedó salvado el que se hallaba irremediablemente perdido.



- ¿Qué es lo que vio Cristo en Dimas para regalarle –literalmente– el Cielo, aquel lugar al que ningún mortal había accedido todavía hasta entonces?
- Cinco cosas, fundamentalmente, ve Jesús en este criminal, que despliegan su infinito Amor y Misericordia sobre él:

El designio del Padre sobre el Buen Ladrón, y sus profundas heridas. Como en la parábola del Buen Samaritano, la primera mirada de Jesús se dirige siempre al hombre, en su bondad, como salió de las manos del Padre, y como será cuando Él lo abrace con su perdón, lo libere de su esclavitud, lo sane de sus heridas interiores, lo restaure y revista de belleza infinita según el designio de plenitud del Padre. Jesús contempla con infinita compasión humana y divina, con perfecto e indestructible Amor Misericordioso, esa humanidad herida a causa del mal, del peso de la herencia, de la falta de amor, del extravío de la conciencia, del debilitamiento de la voluntad, del engaño fatal del demonio, y de la debilidad humana y de sus sufrimientos.

Jesús contempla sus heridas, y las ataduras de mal y de pecado con que Satanás tuvo atado por tantos años a este hijo de Abraham. Una situación tal que despierta toda la ternura y la compasión de Jesús por aquel hombre, un deseo irresistible de alcanzarlo con su Misericordia y de salvarlo.

La extraordinaria fe del Buen Ladrón. Jesús contempla en él una fe sin parangón, no comparable con la de ningún otro, de cualquier otro tiempo. Pues él no fue testigo de ningún milagro, ni jamás escuchó predicación alguna de Jesús, o sobre Él, como fue en el caso de los Apóstoles, o de sus discípulos, o de tantos que han sido cristianos a lo largo de los siglos. Y sin embargo el Buen Ladrón llegó a la fe. No necesitó signos, como sus Apóstoles y sus discípulos, ni como San Pablo, que necesitaron el gran signo de la resurrección. Le bastó, únicamente el gran milagro del amor, de la mansedumbre, de la inquebrantable confianza filial en su Padre, y del asombroso perdón a sus enemigos. Le bastó esto para creer que estaba ante el Hijo de Dios, ante el Mesías que tenía que venir a salvar al mundo, y para confesarlo ante los hombres.

Su sincero arrepentimiento. Viendo el amor con que moría Jesús, tanto a su Padre como a sus enemigos, aquel criminal experimentó un tsunami interior que pulverizó en ese tiempo de agonía la dureza de su corazón, sus mecanismos de justificación, con los que el hombre suele intentar apaciguar la propia conciencia, su orgullo herido, su rencor y resentimiento hacia todo y hacia todos. Desnudo ante Jesús, no sólo externamente, sino principalmente en lo más hondo de sí, fue alcanzado por la mirada de misericordiosa de Jesús.

Probablemente también, por la mirada llena de compasión, amor puro, y ternura maternal de la Virgen, que contemplaba la agonía de este otro hijo suyo, a quien, en el discípulo amado, Jesús se lo había confiado como su Madre. Todo este desbordamiento de amor divino en los dos corazones plenamente humanos de Jesús y de María, fue volcado sobre el corazón herido, desfigurado, y endurecido, de aquel hijo de Dios, pródigo y perdido hasta entonces, pero verdadero hijo de Dios. Y ese amor puro de Dios en él, provocó un sincero arrepentimiento y un profundo dolor de sus muchos errores, trasgresiones, alejamiento de Dios y de sus mandamientos, de sus crímenes y pecados.

Su audaz confianza. Una confianza que no se apoyaba en un conocimiento reservado a unos pocos que le ofreciera la salvación (gnosis), ni tampoco en la buena conciencia de sí mismo, de sus buenas y abundantes obras, o en su propia justicia (autojustificación), sino únicamente en el Amor Misericordioso de Dios, que en su Hijo hecho hombre, le ofrecía gratuitamente, también a él, el regalo inesperado de su perdón (gracia). Una audaz confianza que le llevó a llamar a Jesús por su nombre y a esperar de Él la salvación: «Jesús, acuérdate de mí cuando llegues a tu Reino» (Lc 23, 42).

Su inquebrantable esperanza. El Buen Ladrón, consciente del fin de esta vida con todas sus cosas, no pudiendo seguir poniendo en ellas su confianza, puso su esperanza únicamente en Jesús y en el Reino que Él estaba inaugurando. Despojado de todo apoyo humano desde el momento de su condena a muerte, sólo podía poner su esperanza en Aquel que un poco antes había afirmado: «Cuando sea elevado sobre la tierra, atraeré a todos hacia mí» (Jn 12, 33). Como Abraham, «contra toda esperanza esperó» (Rom 4, 18).

- A muchos les puede escandalizar la figura del Buen Ladrón. «Dios no es justo. Dimas no se lo merece…», podrían argüir. ¿Qué se les puede decir?
- Es verdad que Dimas realmente no se merece la salvación. Pero lo que vale para él, también vale para quienes siempre estamos intentando escondernos detrás de una aparente justicia. Porque en realidad lo que nos hace justos no es nuestra justicia, que nunca es plenamente tal. Porque, por nuestra condición humana, queramos o no, estamos sometidos al pecado. La verdadera justicia no nace de nuestra generosidad natural, o de nuestras pretendidas virtudes. Pensar que podemos hacernos justos con nuestro mero esfuerzo es una muestra evidente de orgullo. Una afirmación de la fe cristiana, enseñada particularmente por San Pablo, es que en el orden sobrenatural no podemos hacer nada meritorio sin la gracia. Nuestras técnicas y nuestros esfuerzos nada valen sin ella. Todo es don de la gracia, que hemos de acoger, como enseña San Agustín, como mendigos, según la enseñanza de Jesús: «Sin mí, no podéis hacer nada» (Jn 15, 5). Y es únicamente la sangre de Cristo la que nos justifica. Nunca estaremos justificados por nuestras obras de justicia. Si así fuera hubiera sido inútil el sacrificio salvador de Cristo.

Que Dios, en su infinita Misericordia, salve al condenado, no es razón para afirmar que sea injusto. Porque hay una justicia insondable para el hombre, que no es sólo la justicia que retribuye a cada uno según sus obras, sino una justicia más grande, y más extraordinaria, que es la justicia capaz de acceder a la entraña misma del hombre injusto, iluminar las tinieblas de su extravío con la luz de la verdad, abrazarle interiormente con su Misericordia, y destruir desde dentro la fuerza del pecado con la fuerza suprema del Amor, realizando en el corazón del hombre el milagro de su justificación y de su conversión. Dios realizando este milagro de su Misericordia, que es la conversión del pecador, lo justifica y le ofrece una vida nueva. Así muestra Dios que no es injusto, al contrario, muestra la potencia de su justicia que hace justo al impío, y santo al pecador.

- Estamos a punto de entrar en la Semana donde celebramos el Misterio de la misericordia, en plena celebración del Año de la Misericordia. ¿Qué nos dice el Buen Ladrón? ¿Qué puede aprender el «pecador medio» de él?
- La cosa más importante que el Ladrón arrepentido nos enseña es que la salvación es un don gratuito que se nos ofrece, y que se nos invita a acoger siempre de nuevo. También, y de modo más consciente, en este Año de la Misericordia. Que el modo adecuado como hemos de recibirla es con asombro y gratitud. Es así como el Ladrón arrepentido la recibió en el primer Viernes Santo de la historia. Pues el hombre no puede llegar a su estado de justicia, a la salvación, a través de un conocimiento privilegiado que le salva (como afirmaban los griegos, y como lo han hecho todas las gnosis de todos los tiempos), tampoco a través de una accésis corporal, de los afectos y de la voluntad, o de técnicas sutiles de silencio y de interiorización personal (como afirma el budismo y la actual nueva Nueva Era).

Únicamente Cristo, con su Misericordia, le salva. Pues, como afirmaba el Cardenal Ratzinger en su Introducción al cristianismo, el hombre no vuelve profundamente a sí mismo por lo que hace sino por lo que recibe. Tiene que esperar el don del amor, y el amor solo puede recibirlo como don. No podemos «hacerlo» nosotros solos sin los demás, tenemos que esperarlo, dejar que se nos dé. El hombre para salvarse depende de un don. Si se niega a recibirlo se destruye a sí mismo. El amor, la Misericordia, el perdón, es el don que todos necesitamos. Y hemos de recibirlo de la Iglesia, a quien el Señor confió este don, por medio de sus sacramentos, en particular el de la reconciliación y el de la Santísima Eucaristía. Y en este Año Jubilar de la Misericordia, también a través del preciosísimo don de la Indulgencia plenaria.

- Y si estás desesperado, incapaz de superar un pecado, incapaz de perdonar, incapaz de perdonarte…
- El remedio es la esperanza cristiana, la confianza en el Amor Misericordioso de Dios, que es fiel, y que perdonó al Ladrón arrepentido. Nos exhorta San Pablo: «Os digo esto para que no pequéis, pero si alguno peca, tenemos un abogado que intercede por nosotros ante el Padre, Jesucristo, el Justo» (1Jn 2, 1).

El camino de la liberación del pecado puede ser laborioso, porque éste muchas veces genera ataduras en la persona. Exige humildad para perdonar y para dejarse perdonar, la contrición o dolor interior por el mal cometido, rechazo del pecado y de las ocasiones de pecar, confianza en el Amor Misericordioso de Dios, el humilde dialogo con la Iglesia, a quien Jesús ha dejado el aceite del consuelo para sanar las heridas. Y, por supuesto, ¡la gracia que salva!, que el hombre siempre ha de esperar pacientemente y estar dispuesto a recibir.

El camino ordinario para ello es a través del maravilloso Sacramento de la reconciliación y del perdón, confiado al ministerio apostólico, los Apóstoles y sus sucesores: «Recibid el Espíritu Santo; a quienes perdonéis los pecados, les quedan perdonados. A quienes se los retengáis, les quedan retenidos» (Jn 20, 23). Pero, incluso con todo esto, nos ha recordado San Juan Pablo II en su enseñanza sobre el Sacramento de la Reconciliación: «después de la absolución queda en el cristiano una zona de sombra, debida a las heridas del pecado, a la imperfección del amor en el arrepentimiento, al debilitamiento de las facultades espirituales en las que obra un foco infeccioso de pecado, que siempre es necesario combatir con la mortificación y la penitencia» (Reconciliación y penitencia, 31, IV). Todo esto es un milagro infinito de Amor, que Dios realiza por gracia en el corazón del hombre, pero que debe ser acogido libremente, y a menudo laboriosamente, por él.

- Un preso, una persona condenada en la cárcel, quizá abandonada por sus seres más cercanos, que está pagando condena por lo que hizo… ¿Cómo le puede ayudar el Buen Ladrón?
- Un preso condenado justamente por uno o varios delitos, es alguien que, por muchos mecanismos de justificación con que haya tratado de atenuar su responsabilidad, no ha podido esconder su culpa. Esto le ha hecho deudor del juicio de los hombres, de su condena. La gente en general no sólo condena el mal, como hace Jesús, sino a las personas cuando lo hacen. Jesús nunca condena a la persona. Por terrible que sea su delito, y grave su culpa, le da tiempo para el arrepentimiento y le ofrece su perdón.

También el Buen Ladrón se encontró menospreciado y repudiado de los hombres. Y además no tenía nada que presentar a Jesús para ganarse su perdón. Se hallaba con su miseria que le condenaba. Por eso pudo decir ante la cruz de Jesús: «¡Oh, Cruz, mi única esperanza!» Nunca la palabra «única» tuvo un sentido más propio, riguroso, absoluto. Él, que no podía esperar ya nada de sí mismo, lo esperó todo de la generosidad gratuita del Señor, de su gran Misericordia. No pudiendo esperar nada de sí mismo ni de este mundo, lo esperó todo, y sólo, del Señor. Aceptó a Jesús con su Misericordia, ofreció junto con Él el sufrimiento que no podía evitar, y así se purificó de sus crímenes.

La cruz, la privación de libertad, el dolor del mal cometido, la humildad de aceptarlo como consecuencia debida de nuestros extravíos, la renuncia a todo orgullo humano y espiritual que lleva al hombre a atribuirse el bien que hace o el mal que deja de hacer, la confianza audaz únicamente en la Misericordia y el perdón de Cristo, como nos enseña el Buen Ladrón, es el camino más rápido para la conversión y la santificación. Y en esto los presos, nos pueden llevar la delantera como nos enseñó Jesús: «Los pecadores y prostitutas os precederán en el Reino de los Cielos» (Mt 21, 31), como sucedió admirablemente en el Buen Ladrón: «Hoy estarás conmigo en el Paraíso» (Lc 23, 43). «Porque –como nos enseñó Jesús– a quien poco se le perdona poco ama, pero a quien mucho se le perdona ama mucho» (Lc 7, 47).

Título: El buen ladrón

Autor: André Daigneault

Editorial: Vozdepapel

PVP: 18 euros

Comprar: OcioHispano
 
Religión en Libertad es gratis… pero necesita de tu ayuda para que siga existiendo
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
4 COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.

Comentarios

Horacio Castro
04/04/2016
Éste nada malo ha hecho.
Él se sabe pecador, y cree en el Hijo.
Horacio Castro
04/04/2016
Nos lo hemos merecido con nuestros hechos.
Es verdad que Dimas realmente no se merece la salvación. Todo es don de la gracia según la enseñanza de Jesús: Sin mí, no podéis hacer nada. Dios destruye la fuerza del pecado transformando al hombre, realizando en su corazón el milagro de su justificación y de su conversión.
María G.
04/04/2016
Maravilloso personaje.
Dimas es un ejemplo de fe desconcertante. Cuando todos los discípulos de Jesús, salvo Juan, le han abandonado; cuando Jesús está más hundido y destrozado; su cuerpo completamente magullado, cuando está punto de morir como cualquier otro mortal por decisión de otros hombres sin que nada ni nadie lo impidan, entonces va Dimás y cree fimemente que Jesús realmente es hijo de Dios. Cuanto todo ´´se hunde´´, Dimas cree sin fisuras. Eso es fe.
Persona idónea
03/04/2016
¿Sólo por Jesús o también por sus enviados?.
http://seanunocomonosotros.blogspot.com.es/2015/12/misericordia.html
Para los que no conocen la ternura de los hombres que aman a Dios, esa ternura es agobio.
Por eso Dios se esconde porque su ternura es inmensa y el hombre es incapaz de ser receptor de ella directamente.
Eso le pasó a Tomás, y el resucitado le dio ocho días de más antes de aparecerse a él. ¿No será que aun no entendemos la misericordia de Dios?

Las noticias más leídas

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS