Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.

Sábado, 24 de junio de 2017

  Donar HEMEROTECA CONTACTO REGALA REL SUSCRÍBETE
Religión en Libertad
Inicio / Opinión

Chaparrones anticlericales


La Iglesia no quiere tener privilegios, pero tampoco está dispuesta a ser discriminada.



Monseñor José Ignacio Munilla

5 junio 2012

Llevamos una buena temporada empalmando chaparrones contra la Iglesia, uno detrás de otro. ¿Qué actitud deberíamos tener en la presente situación? ¿Repetir el dicho erróneamente atribuido al Quijote de Cervantes: “Ladran, luego cabalgamos”?... O ¿tal vez, hacer nuestro el pensamiento de Kierkegaard: “Toma consejo de tu enemigo”? A buen seguro que la respuesta correcta no habrá de ser simplista. Podemos percibir que detrás de cada acusación, de cada ataque, de cada incomprensión… se esconde una ocasión de purificación y de autentificación de nuestra identidad evangélica.

Ahora bien, la disposición de aprender de nuestros errores y de mantener una actitud humilde en nuestro diálogo con la sociedad, no hay que confundirla con el miedo a expresarnos sin complejos, ni con la pretensión de dar por bueno el asfixiante clima anticlerical en el que estamos inmersos. A los hechos me remito: estrangulamiento de la Escuela Católica, discriminación de la asignatura de Religión en la escuela pública, imposición de un proyecto ideológico anticristiano; linchamiento público de los obispos que se atreven a discrepar de lo políticamente correcto y trato vejatorio hacia la Iglesia; puesta bajo sospecha criminal de forma generalizada a los sacerdotes y religiosas; acusaciones de "robar al pueblo" por el simple hecho de inscribir los bienes eclesiales en el registro de propiedad; manipulación de datos fiscales y económicos hasta el punto de presentar a la Iglesia como heredera de unos privilegios franquistas… etc., etc., etc.

Uno de los últimos episodios de anticlericalismo que estamos viviendo es la polémica suscitada en torno a la exención del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI). Algunos partidos políticos están contribuyendo a la ceremonia de la confusión presentando mociones en ayuntamientos y parlamentos autonómicos, que propugnan el pago del IBI por parte de la Iglesia, a pesar de ser plenamente conscientes de que no tienen competencias para ello. Pues bien, digámoslo con caridad y claridad: la Iglesia no quiere tener privilegios, pero tampoco está dispuesta a ser discriminada.

La Iglesia en España no está sometida, en términos generales, a un régimen especial en materia de IBI, sino al mismo régimen que se les aplica a otras instituciones no lucrativas del país, según la Ley de Mecenazgo de 2002. En esta ley se especifica cuáles son las asociaciones que tienen derecho a solicitar la exención del IBI: fundaciones, asociaciones de utilidad pública, federaciones deportivas, ONGs de desarrollo que cumplen determinadas condiciones, embajadas, terrenos de RENFE, partidos políticos, sindicatos, confesiones religiosas que tienen reconocimiento del Estado… Para que nos hagamos una idea, el IBI eximido a la Iglesia en Madrid, supone tan solo el 5% del montante total de las exenciones concedidas al conjunto de todas esas asociaciones.

Ni que decir tiene que si un día cambiase el régimen fiscal, la Iglesia asumiría la nueva situación y seguiría sirviendo al bien común; aunque lógicamente habríamos de hacerlo con menos recursos. Confío en que después de lo explicado, se entienda mejor nuestra perplejidad, al comprobar que se ha abierto una polémica sobre el IBI de la Iglesia, de forma exclusiva, en vez de debatir sobre la Ley de Mecenazgo.

Arrastramos el falso sambenito de que el Estado español financia a la Iglesia católica. Para sustentar tal intoxicación, se han llegado a presentar ante la opinión pública datos en los que se contabiliza el dinero de los conciertos con las escuelas católicas, como un dinero de subvención a la Iglesia. ¡Lo cual ya es el colmo! En realidad, lo cierto es que cada plaza escolar de la red pública cuesta al Estado 3.518 € anuales. Sin embargo, el concierto económico del Estado con la escuela católica abona tan solo 1.841 € por plaza. Sacando la calculadora concluimos que la Iglesia ahorra al Estado sólo en materia de enseñanza del orden de 4.399 millones de euros anuales. A dicha cifra habría que añadir la cuantía del ahorro que la Iglesia supone para el Estado en materia de sanidad (con sus hospitales), por medio de Caritas, en el voluntario social… etc. El cómputo total es muy difícil de realizar, dado que algunos conceptos no son fácilmente evaluables. Pero en cualquier caso, los cálculos rondan los treinta mil millones de euros anuales. ¿Cómo es posible que se llegue a deformar y a falsear la realidad, hasta el punto de presentar a la Iglesia como un parásito social que vive del erario público?

Recientemente, un diario nacional de gran difusión y de carácter marcadamente anticlerical, publicaba un reportaje sobre las finanzas de la Iglesia. La Conferencia Episcopal Española envió un artículo rebatiendo en profundidad todas las manipulaciones del reportaje. Pero… ¡el periódico en cuestión se negó a publicarlo! (cf. www.enticonfio.org). La Iglesia quiere cuidar la actitud de sencillez y respeto, sin alimentar las objeciones del anticlericalismo. Pero nadie nos puede pedir que renunciemos a la libertad de expresión, ni a la libertad religiosa. Sabemos y confiamos en que “la verdad nos hará libres” (cf. Jn 8, 32).
Religión en Libertad es gratis… pero necesita de tu ayuda para que siga existiendo
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
9 COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.

Comentarios

Rafael Marañón el viejo
18/02/2013
Eso es lo que hay.
Si decimos que creemos en el único Dios verdadero, estamos diciendo que los demás son falsos (y mira que hay)
Y claro, eso molesta a muchos.
Es necesario que por muchas tribulaciones entremos en el Reino de Dios (Hechos 14:22)
no podemos dejar de decir lo que hemos visto y oído (Hechos 4:20)
La Iglesia cristiana siempre será piedra de escándalo porque Jesús también lo fue.
Y no solo Caritas, sino los párrocos con tantos conflictos que se les presentan en el día a día. Y n
ADOLFO
17/11/2012
PURIFICACIÓN.
Estimado monseñor:
Perdóneme que me desahoge. Pero me parece que algunas veces parten de la premisa de que la Iglesia son solo los curas. Para mí cualquier sacerdote, mejor o peor siempre es un representante de Jesucristo aunque con algunos no sea tan fácil. Un cura que conozco afirma de que a pesar de los curas en la Iglesia se puede encontrar a Dios, y tiene la Iglesia llena hasta los topes. De acuerdo la Ilgesia no debe ser discrimanada, pero no deja de ser verdad que hay mucho materialismo. No creo que en este asunto Jesucristo venga con rebajas...Estamos necesitados de purificación. Yo el primero
mariano
11/06/2012
No sólo de pan vive el hombre.
Por una parte, hemos de luchar contra los ataques injustos sin olvidarnos de que quienes atacan a la Iglesia son nuestros hermanos. En este sentido, el artículo lo veo perfecto.

Por otra parte, la Iglesia no es sólo alivio material. Cualquiera que se acerque con cierta frecuencia al sacramento de la reconciliación sabe que el paralítico obtuvo más alegría por el perdón de los pecados que por llevarse la camilla a su casa. Ahí sí estoy viendo una carencia en la respuesta que estamos dando tanto los seglares como nuestros pastores.
Sanchón
09/06/2012
Ladran, pero no cabalgan.
Monseñor:
Si la Iglesia le ahorra al Estado un pastón, entonces podemos decir que lo está subvencionando.; y si lhay algo ridículo en este mundo, es que la religión subvencione a la política.
Pero, yendo al grano: si la Iglesia no quiere ningun privilegio, ¿tendrían la amabilidad de explicarnos por qué demonios no denuncian los dichosos Acuerdos y se autofinancian de una vez?
Lamento comunicarle algo que sabe cualquiera medianamente informado: los anticlericales que quedaban se jubilaron hace tiempo al darse cuenta de que para desprestigiar a la Iglesia no hay nadie que iguale a los obispos.
María de Betania
06/06/2012
Sí, lo es.
Claro y vigoroso ¡qué cualidades tan católicas!
ave
06/06/2012
que asco de socialistas ,comunistas.
Moseñor Munilla,muchos creemos sus palabras y sabemos que tenemos una persecucion ,pero no se preocupe ,la verdad siempre triunfa ,y sldremos adelante con este acoso que tiene nuestra Iglesia,esos pobres diablos rojos,comunistas,son gente muy ignorante ,y los que les siguen aun peor ,pero por supuesto no se dejen manipular por esos indeseables y si hay que llevarlos a los tribunales se les lleva y que les paguen el daño por difamacion y persecucion a la Iglesia ,ya vera como para pa proxima lo piensan antes ,no se preocupe estamos los Catolicos d bien que les ayudaremos y estaremos a su lado ,suerte Manseñor que el bien siempre triunfa
Antonio Ostojic Odak
05/06/2012
Adhiero.
Sí, el Obispo Munilla es claro y vigoroso como siempre, y lo es para el ´´buen combate´´. Adhiero a lo que dice.
Aristocc
05/06/2012
¿Por qué quieren dañar?.

Y si nos ponemos ´´capitalistas´´,que no lo somos;
¿Cuantas ciudades y poblaciones españolas viven -o sacan dinero- de los patrimonios artísticos de la Iglesia?
negocios de todo tipo viven de eso,turismo artístico,servicios,etc.
La Iglesia no gana nada,ni pide nada,lo ofrece gratuitamente.
¿de cuantos acontecimientos religiosos se aprovecha para sacar dinero y lucro?
La Iglesia no gana nada,ni pide nada,lo ofrece gratuitamente.
¿Y si cobrásemos derechos de imagen y demás,tipo sgae?
Nos forramos (y algunos medios -no precisamente cristianos- se arruinan-)
¿Cuanto dinero gana el estado de lo que le ahorra la Iglesia y de lo que le hace ganar ?
Pero no atacan a la Iglesia por eso.Como decía en un artículo Juan Manuel de Prada,la atacan porque saben que es la verdadera.
Josefina Garzón
05/06/2012
Chparrones anticlericales.
Tan claro como siempre, Padre Munilla. Por supuesto que la iglesia no debe callar y menos ahora con tantos ataques. Somos muchos los que pensamos como Vd. y sentimos pena ante tanta falta de valores y este relativismo tan grande que soportamos, pero no podrán con la Iglesia; ya lo dijo Jesús. Desde que leí su libro me gusta como habla y pido a Dios fortaleza para no desfallecer. Un gran abrazo y....ánimo. Que Dios le bendiga.
PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS