Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
Los blogs de Religión en Libertad
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
Inicio / Blog

Centenario de Fátima (13)

Creo, Señor, aumenta mi fe

19 agosto 2017

EL MILAGRO DEL SOL
   Al marcharse las manos de la Virgen se reflejaron en el sol. Al mismo tiempo Lucía gritó: <<Mirad al sol>>.
   <El espectáculo que contempló la multitud fue único. Ha sido descrito así: La lluvia cesa inmediatamente, las nubes se deshacen y aparece el disco solar como una luna de plata; luego gira vertiginosamente sobre sí mismo como una rueda de fuego, lanzando en  todas direcciones haces de luz amarilla, verde, roja, azul, violada… que colorean fantásticamente las nubes del cielo, los árboles, las rocas, la tierra, la incontable muchedumbre. Se para por algunos momentos, luego reanuda de nuevo su danza de luz… Se para de nuevo, para comenzar para comenzar por tercera vez más variado, más intenso, más brillante que los juegos más artificiales.
   La muchedumbre contempla extática, sin respirar. De repente, todos tienen la impresión de que el sol se desgaja del firmamento y cae sobre ellos. Un grito inmenso brota de la muchedumbre: Unos caen de rodillas; otros gritan; otros rezan el acto de contrición. LA VIRGEN HABÍA CUMPLIDO SU PAPABRA.
   El espectáculo fu contemplado por tres veces durante más de diez minutos por setenta mil personas… Ningún observatorio del mundo registró  este fenómeno, no tiene causa natural. Con sorpresa la multitud cayó en la cuenta de que sus vestidos, empapados en agua, estaban completamente secos.
   Paul Claudel escribió: <Aquí no se trata de visiones poéticas; estamos en pleno dominio de lo real. Es el sol- centro de la seguridad material del mundo- el se pone a dar vueltas y más vueltas, a danzar y girar sobre sí mismo, a vomitar torrentes de fuego de todos los colores. Se echa a tierra para hacerla comulgar su disco de luz y vuelve a subir a lo alto del firmamento. A vosotros, hombres del siglo XX, raza incrédula, os fue dado ver esto: Ahora comprenderéis que comienzan a realizarse las palabras del Señor: <<habrá señales en el sol, en la luna y en las estrellas>>.
  <<Cuando desapareció Nuestra Señora en la inmensa distancia del firmamento- sigue Lucía- vimos juntos junto al sol a San José con el Niño Jesús y a Nuestra Señora vestida de blanco con un manto azul. San José con el Niño parecían bendecir al mundo, con las señales que hacían con la mano en forma de cruz. Poco después desvanecida esta aparición vi a Nuestro Señor y a Nuestra Señora que me daba la idea de ser Nuestra Señora de los Dolores. Nuestro Señor me parecía bendecir al mundo de la misma manera que San José. Se desvaneció esta aparición y me pareció ver todavía a Nuestra  Señora  en forma semejante a Nuestra Señora del Carmen>>.
   Por muchos días no se habló de otra cosa. Los afortunados no encontraban palabras para contar lo que habían presenciado… Para Lucía lo más importante de la última aparición es: <<Las palabras de la Virgen en esta Aparición que más profundamente se me grabaron en el corazón fueron aquellas con las que nuestra Santísima Madre Celestial  rogaba: “¡QUE NO OFENDAN  MÁS DIOS NUESTRO SEÑOR, QUE YA ESTÁ MUY OFENDIDO!”
   Cuán amoroso lamento contienen- sigue Lucía y cuán tierna súplica. ¡Oh cómo quisiera yo que resonasen por todo el mundo y que todos los hijos de la Madre del cielo escuchasen su voz!>>
 
Religión en Libertad necesita de tu ayuda para seguir transmitiendo la ternura de Dios
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Julio Sáinz Torres
Nací en Adrados, Segovia, el 12 del IV de 1935. He sido bendecido: Con mi Bautismo que me hizo Hijo de Dios. Con mi vocación religiosa y sacerdotal: Misionero Hijo del Inmaculado Corazón de María. Misionero Claretiano. En el trabajo apostólico me han ayudado a realizar mi vocación fundamental y han iluminado mi vida de fe en distintos aspectos: Montañeras/os de Santa María: Austeridad. Renovación carismática: Libertad interior. Capellanía universitaria: Iglesia grande. Radio María: Medios de comunicación. Cursos Prematrimoniales: Importancia de la Familia. Sacramneto de la Reconciliación: La fuerza del pecado y el poder de la gracia. Aquí estoy, en Religión en Libertad, haciendo camino.

Julio Sáinz Torres, preguntaalpadrejulio@outlook.com, es autor, editor y responsable del Blog Creo, Señor, aumenta mi fe, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO
SEPTIEMBRE 2017

Mártires Claretianos de Valencia

109 Claretianos Mártires

Centenario de Fátima (16)

Centenario de Fátima (15)
AGOSTO 2017

Centenario de Fátima (14)

Centenario de Fátima (13)

´Centenario de Fátima (12)

Ver posts de otros meses

JULIO 2017 (4 artículos)

JUNIO 2017 (4 artículos)

MAYO 2017 (4 artículos)

ABRIL 2017 (4 artículos)

MARZO 2017 (5 artículos)

FEBRERO 2017 (4 artículos)

ENERO 2017 (4 artículos)

DICIEMBRE 2016 (5 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (4 artículos)

OCTUBRE 2016 (5 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (4 artículos)

AGOSTO 2016 (4 artículos)

JULIO 2016 (5 artículos)

JUNIO 2016 (4 artículos)

MAYO 2016 (4 artículos)

ABRIL 2016 (5 artículos)

MARZO 2016 (3 artículos)

FEBRERO 2016 (4 artículos)

ENERO 2016 (5 artículos)

DICIEMBRE 2015 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (4 artículos)

OCTUBRE 2015 (5 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (4 artículos)

AGOSTO 2015 (5 artículos)

JULIO 2015 (4 artículos)

JUNIO 2015 (4 artículos)

MAYO 2015 (5 artículos)

ABRIL 2015 (4 artículos)

MARZO 2015 (4 artículos)

FEBRERO 2015 (4 artículos)

ENERO 2015 (5 artículos)

DICIEMBRE 2014 (5 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (5 artículos)

OCTUBRE 2014 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (5 artículos)

AGOSTO 2014 (5 artículos)

JULIO 2014 (4 artículos)

JUNIO 2014 (4 artículos)

MAYO 2014 (5 artículos)

ABRIL 2014 (4 artículos)

MARZO 2014 (5 artículos)

FEBRERO 2014 (4 artículos)

ENERO 2014 (6 artículos)

DICIEMBRE 2013 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (4 artículos)

OCTUBRE 2013 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (5 artículos)

AGOSTO 2013 (3 artículos)

JULIO 2013 (4 artículos)

JUNIO 2013 (5 artículos)

MAYO 2013 (4 artículos)

ABRIL 2013 (5 artículos)

MARZO 2013 (5 artículos)

FEBRERO 2013 (3 artículos)

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS