Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
Los blogs de Religión en Libertad
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
Inicio / Blog

Centenario de Fátima (5)

Creo, Señor, aumenta mi fe

17 junio 2017

LAS APARICIONES DEL ÁNGEL
   En 1915, Lucía apacentaba su rebaño con tres amigas. Terminada la comida, rezaban el Rosario, cuando vieron sobre un árbol una figura trasparente que les acompañó durante la oración. Luego desapareció.
   En 1916, en primavera, apacentaban el rebaño los tres primos. Estaban en una propiedad de los padres de Lucía, llamada: huerto Viejo en la falda del Cabeco. Comenzó a lloviznar y subieron a la cumbre de la colina en busca de un refugio. “bendito lugar” lo llama Lucía. Lo forma un pequeño círculo de rocas con árboles frondosos; una cortina que lo oculta  a los curiosos. Magnífico sitio para la oración. Allí comieron, reza ron el Rosario y jugaban a las canicas con piedrecitas, cuando fueron sorprendidos por una ráfaga de viento. Al mirar vieron que avanzaba hacia ellos una figura humana luminosa. Un adolescente de unos catorce o quince años. Les dijo con dulzura:
   “No temáis. Soy en ángel de la paz. Rezad conmigo”.
   Se puso de rodillas, inclinó su frente hasta casi tocar el suelo y repitió por tres veces: “¡Dios mío, creo, adoro, espero y te amo! Te pido perdón por los que no creen, por los que no adoran, por lo que no esperan ni te aman”. Impulsados por una fuerza interior, los primos tomaron una postura semejante, repitiendo las palabras del ángel. Les recomendó la oración a los Sagrados Corazones de Jesús y de María y desapareció. Durante largo rato los pastorcitos siguieron en la misma postura repitiendo las palabras del ángel. Durante mucho tiempo les acompañó la presencia de Dios. Solo entre ellos hablaban del asunto. Nunca olvidaron aquellas palabras. El escondite del Cabeco era el lugar predilecto para sus oraciones y penitencias. Allí repetían la postura y las palabras del ángel.
  A la hora de la siesta, durante el verano, tenían un lugar preferido detrás del pozo, en casa de Lucía. La calma y la paz eran perfectas. Sin ninguna señal externa se presento el mismo personaje del  Cabeco. ¿Qué hacéis aquí?...Orad, orad mucho. Los Sagrados corazones de Jesús y de María tienen sobre vosotros designios de misericordia. Ofreced constantemente al Altísimo oraciones y sacrificios”. Lucía le pregunta: ¿Cómo hemos de hacer sacrificios? “De todo lo que pudiereis ofreced una sacrificio en acto de reparación por los pecados con que Él es ofendido y de súplica por la conversión de los pecadores. Atraed así sobre vuestra patria la paz. Soy el Ángel de su guarda, el Ángel de Portugal. Sobre todo, aceptad y soportad el sufrimiento que el Señor os enviare”.
Esta segunda aparición del Ángel tuvo una influencia decisiva en la vida de los niños. Así lo atestigua Lucía: <Estas palabras del Ángel se grabaron en nuestro espíritu como una luz que nos hacía comprender quién era Dios, cómo nos amaba y quería ser amado, el valor del sacrificio, cuán agradable le era y cómo en atención a él, convertía a los pecadores. Por eso desde ese momento comenzamos a ofrecer al Señor todo lo que nos mortificaba, pero sin ocurrírsenos buscar potras mortificaciones o penitencias que de pasarnos horas seguidas postrados en tierra repitiendo la oración que el Ángel nos había enseñado>.
   Era otoño. Habían subido a su refugio-oratorio en Cabeco. Terminado el Rosario y varias veces la sabida oración, apareció el ángel amigo. Esta vez venía con un cáliz y una hostia. Por tres veces les hizo repetir la oración a la Santísima Trinidad. Luego le dio la forma a Lucía y del cáliz bebieron Jacinta y Francisco. La fuerza de esta tercera aparición nos la cuenta Lucía: <La fuerza de la presencia de Dios era tan intensa que nos absorbía y aniquilaba csi por completo. Parecía privarnos hasta del uso de los sentidos naturales por un gran espacio de tiempo…La paz y la felicidad que sentíamos era  grande, pero solo íntima, completamente concentrada el alma en Dios>.
   Durante varios días quedaron tan sobrecogidos por la presencia de Dios que, incluso el pobre Francisco, que no oía lo que decía el ángel, no recibió explicaciones detalladas. Cuando conoció todos los detalles y la comunión recibida comentaba: <Yo sentía que Dios estaba en mí; pero no sabía cómo>. También Jacinta: <No sé lo que siento. Ya no puedo hablar, ni jugar y no tengo fuerza para nada>.
   Poco a poo fueronrecobrando el sentido normal. El 13 de mayo jugaban  casi con el mismo gusto y libertad de espíritu que antes, dice Lucía.
  
 
 
Religión en Libertad necesita de tu ayuda para seguir transmitiendo la ternura de Dios
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Julio Sáinz Torres
Nací en Adrados, Segovia, el 12 del IV de 1935. He sido bendecido: Con mi Bautismo que me hizo Hijo de Dios. Con mi vocación religiosa y sacerdotal: Misionero Hijo del Inmaculado Corazón de María. Misionero Claretiano. En el trabajo apostólico me han ayudado a realizar mi vocación fundamental y han iluminado mi vida de fe en distintos aspectos: Montañeras/os de Santa María: Austeridad. Renovación carismática: Libertad interior. Capellanía universitaria: Iglesia grande. Radio María: Medios de comunicación. Cursos Prematrimoniales: Importancia de la Familia. Sacramneto de la Reconciliación: La fuerza del pecado y el poder de la gracia. Aquí estoy, en Religión en Libertad, haciendo camino.

Julio Sáinz Torres, preguntaalpadrejulio@outlook.com, es autor, editor y responsable del Blog Creo, Señor, aumenta mi fe, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO
AGOSTO 2017

´Centenario de Fátima (12)
JULIO 2017

Centenario de Fátima (11)

Centenario de Fátima (10)

Centenario de Fátima (10)

Centenario de Fátima (9)

Centenario de Fátima (8)

Ver posts de otros meses

JUNIO 2017 (4 artículos)

MAYO 2017 (4 artículos)

ABRIL 2017 (4 artículos)

MARZO 2017 (5 artículos)

FEBRERO 2017 (4 artículos)

ENERO 2017 (4 artículos)

DICIEMBRE 2016 (5 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (4 artículos)

OCTUBRE 2016 (5 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (4 artículos)

AGOSTO 2016 (4 artículos)

JULIO 2016 (5 artículos)

JUNIO 2016 (4 artículos)

MAYO 2016 (4 artículos)

ABRIL 2016 (5 artículos)

MARZO 2016 (3 artículos)

FEBRERO 2016 (4 artículos)

ENERO 2016 (5 artículos)

DICIEMBRE 2015 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (4 artículos)

OCTUBRE 2015 (5 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (4 artículos)

AGOSTO 2015 (5 artículos)

JULIO 2015 (4 artículos)

JUNIO 2015 (4 artículos)

MAYO 2015 (5 artículos)

ABRIL 2015 (4 artículos)

MARZO 2015 (4 artículos)

FEBRERO 2015 (4 artículos)

ENERO 2015 (5 artículos)

DICIEMBRE 2014 (5 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (5 artículos)

OCTUBRE 2014 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (5 artículos)

AGOSTO 2014 (5 artículos)

JULIO 2014 (4 artículos)

JUNIO 2014 (4 artículos)

MAYO 2014 (5 artículos)

ABRIL 2014 (4 artículos)

MARZO 2014 (5 artículos)

FEBRERO 2014 (4 artículos)

ENERO 2014 (6 artículos)

DICIEMBRE 2013 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (4 artículos)

OCTUBRE 2013 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (5 artículos)

AGOSTO 2013 (3 artículos)

JULIO 2013 (4 artículos)

JUNIO 2013 (5 artículos)

MAYO 2013 (4 artículos)

ABRIL 2013 (5 artículos)

MARZO 2013 (5 artículos)

FEBRERO 2013 (3 artículos)

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS