Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
Religión en Libertad
PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familiaOtras noticias Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeos
  Miércoles, 27 de mayo de 2015 | 1:50 Suscríbete a ReLRegala ReLDifúndenosContactoHemerotecaAYUDA A REL 
Buscar
Inicio / Opinión

Cásate y sé sumisa


Obedecer no significa otorgar carta blanca al tirano que manda; significa reconocer que el ser humano no se da a sí mismo la plena autodeterminación, la plena decisión de qué está bien y qué está mal



Actualizado 19 noviembre 2013
 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |  imprimir Imprimir  |  corregir Corregir  |  enviar Enviar  |   Comentar 2
Ampliar tamaño de letra Recudir tamaño de letra 
El título no es mío, es de un libro de Costanza Miriano, periodista italiana, mujer, esposa y madre, que se ha publicado recientemente en español. El título nos sorprende y está generando polémica, muchísima más que la curiosidad que causó hace dos años, cuando vio la luz en italiano. El libro ha sido publicado por una editorial en la que está presente el Arzobispado de Granada, y supongo que habrán estudiado el libro antes de publicarlo.

La obra, entretenida y divertida, tiene como objetivo, según la autora, "eliminar el miedo que existe en nuestra sociedad al compromiso y al ´para siempre´”. Miriano aclara que Cásate y sé sumisa habla del "deseo femenino" de tener todo bajo control y busca que .esa característica sirva de sustento a la familia y no para manipular o hacer el mal. La mujer es educadora por naturaleza, y por eso mantiene, sostiene, de modo importante la familia.

“Someter, afirma la autora, es como estar debajo, en el sentido de sostener. Como las columnas, como los fundamentos de una casa... No sé el peso que tendrá la palabra ´sumisa´ en español pero yo desde luego no instigo a la violencia en ningún caso y menos busco que la mujer deje de ser libre o independiente. Mi objetivo es ayudar a recuperar las relaciones de amor".

El volumen nos revela "qué viene después del beso final" y cómo aprender "la obediencia leal y generosa, la sumisión". "Y, entre nosotras, podemos decirlo: debajo siempre se coloca el que es más sólido y resistente, porque quien está debajo sostiene el mundo", se lee en el resumen.

Juicio completo al libro no puedo hacer, antes tendría que leerlo detenidamente. Pero he espigado lo que se dice del libro en distintos medios de comunicación, favorables y contrarios a cualquier noticia relacionada con la Iglesia. Según los detractores, el libro merece la reprobación inmediata, incluso la denuncia; es “apología de la violencia de género”. Según otros, el libro se centra en la tarea educadora, de columna y sostén, que desempeña la mujer dentro de la familia. Lo cual no justifica ni la humillación por parte del esposo, ni la despreocupación de éste en las tareas familiares. En el matrimonio, como se decía de Castilla en el siglo XV, “tanto monta monta tanto, Isabel como Fernando”.

Dejando un poco la polémica de lado, sorprende la preocupación de la autora ante el miedo a ser sumiso, a obedecer, a subordinar el juicio, decisión o afecto propios a los de otra persona. El libro lleva por subtítulo: “Experiencia radical para mujeres sin miedo”. Obedecer no significa otorgar carta blanca al tirano que manda; significa reconocer que el ser humano no se da a sí mismo la plena autodeterminación, la plena decisión de qué está bien y qué está mal. El ser humano es creatura, y como tal imperfecto. Necesita, en el plano humano, la ayuda y colaboración de cuantos le rodean, y en el plano trascendente la acción de Dios que le mantiene, le sostiene. Y de nuevo aparece el verbo sostener, como la columna que sostiene, está debajo sujetando, el edificio de la existencia. Dios que sostiene, la mujer que sostiene.

¿En qué consiste la libertad del hombre, hombre o mujer? ¿No está ligada esencialmente a la sumisión, la obediencia, a una ley natural que le dice “haz el bien y evita el mal? ¿La sumisión de una creatura a su Creador, al Bien supremo, consciente de que ese Bien supremo no es un tirano sino un Padre amoroso? Se habla de “mi” conciencia personal para defender la supremacía absoluta de mi libertad. Sin embargo, la conciencia es algo que no nos damos a nosotros mismos, sino que, como decía también Benedicto XVI, es rectamente formada: es el lugar en el que descubres que es Otro quien decide qué es el bien y qué es el mal.

El título es provocador para esta sociedad actual, ciertamente, pero debería llevarnos a pensar en la relatividad de la libertad, que con demasiada frecuencia calificamos de Libertad Absoluta. Y conociendo un poco más el libro, y su origen, en ningún momento se justifica la violencia ni el sometimiento tiránico del hombre hacia la mujer.

Con frecuencia se cita a san Pablo en las relaciones marido – mujer: “Mujeres. estad sujetas á los maridos”, olvidando la segunda parte del mismo versículo: “Maridos, amad a vuestras mujeres, y no las tratéis con aspereza” (Col 3, 18).

En pocos meses verá la luz en España la traducción de ls segunda parte de este libro, la parte complementaria. “Sposala e muori per lei”, Cásate y muere por ella. ¿Tendrá la misma repercusión polémica que este primer libro?
Volver arriba
Vídeo destacado de hoy

¿De verdad ser madre afea el cuerpo?

¿Te ha gustado este artículo? Coméntaselo a tus amigos y conocidos:

Compartenos en twitter
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |  imprimir Imprimir  |  corregir Corregir  |  enviar Enviar  |   Comentar 2
 Otros artículos de José F. Vaquero
Educación para la vida... ¿o para la muerte?
¿Eugenesia, o preservar y promover la salud pública?
¿Reproducción o procreación?
"Ojo por ojo..." o amor por amor
Todos somos nazarenos
Problema, enigma, misterio
La peregrinación de la vida
Buscando el corazón
El peligro de la costumbre
¿Cómo reaccionamos ante el dolor?
Comentar
Comentario (máx. 1000 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.

Comentarios


MH
19/11/2013
Pablo Potos Borrego;.
imagino que en el título tiene que ver que lo ha escrito una mujer.
Pablo Potos Borrego
19/11/2013
.
¿Y por que no ´´Casaos y sed sumisos´´?

Obviamente, este titulo es machista y sitúa a la mujer por debajo del hombre.
Pero esto, lamentablemente, no es nuevo en la Iglesia

Lo más leído

1 10 cosas de la vida cotidiana del Papa Francisco que hemos conocido por su última entrevista
2 Desde hace casi 20 años en el barrio de Almagro en Buenos Aires guardan un milagro eucarístico
3 De la colección de momias egipcias del Museo Arqueológico de Madrid
4 Su corazón se detuvo dos minutos, oyó voces de niños que reían... se enamoró de la vida y de Dios
5 Los yihadistas de ISIS secuestran al padre Jacques Murad, que cuidaba refugiados en su monasterio
6 Homosexualidad: Diario de Alejandro V: Restaurar
7 Siembra paciente en Europa
8 ¿Qué pueden aprender los cristianos y la Iglesia de la mentalidad empresarial? Eficacia y servicio
9 El que quiera ser grande, sea servidor; y el primero, sea esclavo
10 Israel bajo fuego islamista
PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal RSS
Quiénes Somos | Contacto | Tel: 91 594 09 22 | Publicidad |  Suscríbete a ReL | Regala ReL | Difúndenos | Haga de ReL su página de inicio | Mapa del sitio | 
AYUDA A REL
Aviso Legal | Política de Privacidad | Política de Cookies |