Lunes, 17 de junio de 2019

Religión en Libertad

Blog

3 consejos de Concepción Cabrera de Armida sobre familia, fe y economía

3 consejos de Concepción Cabrera de Armida sobre familia, fe y economía

por Duc in altum!

Introducción:

Antes de pasar a los consejos que la Venerable Concepción Cabrera de Armida (18621937), laica y mística mexicana, dejó a sus hijos e hijas a través de una serie de cartas, vale la pena detenernos en tres rasgos de su personalidad que la vuelven una referencia llena de actualidad:
  1. Para a los que todavía les cuesta imaginarse a una persona en las cumbres de la vida espiritual tratando temas tan concretos como la familia o la cultura del ahorro, encontrarán en la Sra. Armida un caso interesante, capaz de romper esquemas en el sentido de que consiguió vivir la fe en medio de la vida y no como algo lejano o abstracto.
  2. Dentro de una historia llena de acontecimientos fuertes, destaca su profundo equilibrio al momento de dar algún consejo. Se nota que hablaba desde la experiencia y además lo hacía con sencillez. Nunca cayó en los discursos o largos sermones que duermen a cualquiera.
  3. Conocía profundamente al ser humano, sus retos y dificultades, pues fue una maestra de la vida interior. No era ingenua, sabía cómo vivir y lo fue aprendiendo a lo largo de su proceso y con la ayuda de los directores espirituales que la acompañaron.
Demos paso a sus consejos. Son prácticos, pues están al alcance de todos. Al final de cada uno, hemos apuntado una breve reflexión:

“Es mejor ceder que romperse; con prudencia, educación y cierto sentido común, muchos problemas se pueden evitar”[1].

Se dice que “el sentido común es el menos común de los sentidos”; sin embargo, cuando se practica el discernimiento, propio de la fe y enriquecido por los aportes de San Ignacio de Loyola que el papa Francisco ha querido retomar, todo cambia y, entonces, se obtiene, favoreciendo la comunicación que es la clave para evitar los malentendidos que destruyen las relaciones entre las personas.

“Nunca gastes más de lo que tienes, ni siquiera todo lo que ganas: el ahorro ayuda a los matrimonios a evitar muchos problemas. Pero no seas avaricioso; proponte ser de un medio feliz, manteniendo una posición social decente y digna, no viviendo en el lujo, aún si llegas a ser rico. Deja que los pobres sean parte de tus gastos cotidianos, y Dios nunca te fallará”[2].

No se trata de buscar el pauperismo (DLE: Situación persistente de pobreza), pensando en que mientras peor nos vistamos o más nos limitemos conseguiremos vivir mejor la fe. Como dice la Sra. Armida, todo con medida. Ella propone criterios de austeridad que permitan progresar, tener buenos momentos recreativos, pero sin tirar el dinero a la basura, llenándonos de cosas innecesarias. Se vale crecer y buscar un mejor trabajo, siempre que tengamos en mente a los más necesitados.

“No limites tu piedad a observancias externas sino, más bien, a la práctica de las virtudes, siendo paciente en la adversidad, resignado en los eventos adversos de la vida”[3].

La fe incluye gestos, pero no puede reducirse a la piedad exterior, de palabra, sino que debe darse sobre la realidad. Hablar mucho de Dios y, por ejemplo, caer en la corrupción, de nada serviría, porque son dos puntos incompatibles. Practicar el Evangelio es la base de todo lo demás. Y frente a las dificultades, paciencia, acción y confianza. Paciencia, porque hay que superar el estrés inicial. Acción, porque no se trata de echarle la culpa a Dios o de olvidar lo que nos corresponde y confianza en el sentido de tener la certeza de que luego de haber hecho todo lo que estaba en nuestras manos para poder salir del problema, se activará su ayuda.

Conclusión:

La Venerable Concepción Cabrera de Armida, fundadora de las Obras de la Cruz, desde su humanidad y buen tino al evaluar la vida, nos enseña el papel de la fe cuando nos decidimos a tomarla en cuenta en todo momento. Sin duda, un ejemplo para todos nosotros que vamos asimilando el Evangelio en medio del mundo.

Fuentes consultadas:

“Cartas de una madre de familia”, Publicado por Ediciones Cimiento, México D.F., 1986.

http://www.autorescatolicos.org/misc03/esthersousa02.pdf
 
[1] A su hijo Francisco Armida García, agosto 2, 1910; p. 15, del Vol. I/1219.
[2] Ibídem.
[3] Ibídem. 
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Miles de personas se perderán esta noticia si tu no nos ayudas

DONA AHORA