Lunes, 24 de junio de 2019

Religión en Libertad

Blog

Curiosidades de la lengua española resueltas por la Academia: la doble negación

por En cuerpo y alma


 
            Dada la buena acogida que brindaron Vds. hace unos días al artículo que colgamos (que puede Vd. consultar pinchando aquí) sobre algunas pequeñas cuestiones que todos nos hemos preguntado alguna vez sobre el idioma que hablamos, esa lengua universal que es el español, les traigo hoy aquí una nueva entrega, referida esta vez a un tema que a lo mejor ha podido llamar la atención de algunos de Vds., porque se trata de una de esas señas de identidad de nuestra lengua: la llamada “doble negación”.
 
            Nos dice al respecto la Real Academia:
 
            “En español existe un esquema particular de negación, que permite combinar el adverbio “no” con la presencia de otros elementos que tienen también sentido negativo. Los adverbios “nunca”, “jamás”, “tampoco”, los indefinidos “nadie”, “nada”, “ninguno”, la locución “en la/mi/tu/su vida” y los grupos que contienen la palabra “ni” aparecen siempre en oraciones de sentido negativo. Si estos elementos van antepuestos al verbo, este no va acompañado del adverbio de negación “no”: “Nunca voy al teatro”; “el tampoco está de acuerdo”; “jamás lo haré”; “nadie lo sabe”; “nada de lo que dice tiene sentido”; “ninguno de ellos es actor”; “en su vida lo conseguirá”; “ni su padre lo perdonaría”. Pero si van pospuestos al verbo, este debe ir necesariamente precedido del adverbio no: “no voy nunca al teatro”; “él no está de acuerdo tampoco”; “no lo haré jamás”; “no lo sabe nadie”; “no tiene sentido nada de lo que dice”; “no es actor ninguno de ellos”; “no lo conseguirá en su vida”; “no lo perdonaría ni su padre”. La concurrencia de esas dos “negaciones” no anula el sentido negativo del enunciado, sino que lo refuerza”.
 
            Por cierto, que todas las comillas del texto las he puesto yo. Prueben a leerlo sin comillas y verán que “ninguno de Vds. lo va a tener fácil”, o, en otras palabras, “no lo va a tener fácil ninguno de Vds.”. A lo mejor resulta que hasta hay que darles un coscorrón a nuestros sapientes académicos, aunque no seré yo el que lo haga vaya a ser que alguna de las reglas sobre las que sesudamente elucubran se refiera precisamente a las comillas en un texto como el que nos ocupa.
 
            Si sí como si no, no me resisto a terminar sin contarles una anécdota que viene bien a cuento cuando de esta doble negación hablamos. Una anécdota con la que, además,  se demostrará que esta complejidad del español no redunda siempre en un refuerzo del significado, como sostiene el texto de la Academia, sino que a veces lo atenúa y hasta casi lo anula.
 
            Hace casi un siglo ya, mi abuelo fue comisionado por el Ministerio de Asuntos Exteriores para cumplimentar en la estación del tren ni más ni menos que al Dictador Primo de Rivera, el cual, sin embargo, había dado instrucciones claras de que no acudiera nadie a recogerle (exactamente igual que ahora ¿verdad? ¿Se ha topado alguien alguna vez con la escolta del Rey o del Presidente del Gobierno?).
 
            Cuando Primo de Rivera vio que mi abuelo, entonces un joven muchacho, se le acercaba, imagino que todo lo afable  y servicial que la ocasión requería, le espetó en tono agresivo:
 
            - ¿Pero no dije bien claro que no viniera nadie?
 
            A lo que mi ingenioso abuelo respondió:
 
            - Yo no soy nadie, Señor.
 
            Una respuesta sutil y al tiempo irreprochable, que precisamente perdió parte de su fuerza, su intencionalidad y su doble sentido a causa de la doble negación que acabamos de comentar. Sólo a modo de ejemplo, en inglés, donde dicha doble negación no existe, habría sonado, literalmente traducido a nuestra lengua, más o menos así:
 
            - ¿Pero no dije claramente que viniera nadie?
 
            A lo que mi abuelo habría respondido:
 
            - [Precisamente] yo soy “nadie”.
 
            ¿A que tiene mucha más fuerza?

            Que hagan mucho bien y que no reciban menos.
 
 
            ©L.A.
            Si desea suscribirse a esta columna y recibirla en su correo cada día, o bien ponerse en contacto con su autor, puede hacerlo en encuerpoyalma@movistar.es
 
 
 
Otros artículos del autor relacionados con el tema
(haga click en el título si desea leerlos)
 
Algunas curiosidades de la lengua española
De la lengua española en Filipinas
¿Qué tienen en común las palabras “olé” y “bigote” con Dios?
¿Sabía Vd.que la palabra “nafta”, naftalina en España, gasolina en Argentina, proviene de la Biblia?
De cigarras, cigarrillos y cigarrales de Toledo
 
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Sólo con tu ayuda podremos seguir haciendo noticias como esta

DONA AHORA