Jueves, 23 de mayo de 2019

Religión en Libertad

Blog

De San Raimundo de Peñafort, patrón de los abogados, en el día de su festividad

por En cuerpo y alma

TAGS:

 

            Bien es verdad que en dura competición con otros muchos santos a los que nos referiremos algún día. Que o son muchos los santos que quieren apadrinar a los abogados, o más bien como parece los abogados no se muestran muy fiables a la hora de elegir un santo patrono común a todos ellos.

             Como quiera que sea, el gran santo y jurista que fue Raimundo de Peñafort nace hacia el año 1175 en el castillo de Peñafort, muy cerca de Barcelona, en cuya catedral prepara el presbiterado, ordenándose sacerdote a la edad de veinte años. Diez años después marcha para Bolonia, la mejor universidad europea en la materia, paras estudiar ciencias jurídicas, doctorándose allí en derecho civil y eclesiástico. 

San Raimundo de Peñafort.
Retablo de San Pedro Mártir de Borja.

            En la universitaria ciudad italiana conoce Raimundo a Domingo de Guzmán (a quien ya han tenido Vds. ocasión de conocer un poco, pinche aquí si no lo recuerda), con quien intima tanto que de vuelta a España, además de ejercer como jurisconsulto, crea una comunidad de dominicos en Barcelona, aunque no ingresa en la orden hasta 1222, a la edad de 47 años. Nombrado canónigo de Barcelona, su ingreso en los predicadores le lleva a renunciar al cargo y a optar por la misión, que lleva a cabo entre mudéjares y judíos.

             En 1223 colabora con Pedro Nolasco (pinche aquí si desea conocer más sobre la figura de este gran santo fundador de los mercedarios), de quien era confesor, y con el rey Jaime I de Aragón, del que también fue confesor y estrechísimo consejero, en la fundación de la Orden de Nuestra Señora de la Merced para liberar a los cristianos cautivos. El brillante abogado colabora en la redacción de las Constituciones de la nueva Orden.

             En esas está cuando el Papa Gregorio IX le llama a Roma para dirigir los trabajos del “Corpus Decretalium”, que pasará a la historia como las “Decretales de Gregorio IX”, a saber, el Código de Derecho Canónico. Publicado en 1234, no será el primero de la historia ni tampoco el último, pero sí constituye uno de los hitos más importantes en la codificación de la legislación eclesiástica, permaneciendo vigente hasta la redacción del nuevo Código de Derecho Canónico en 1917.

             En 1238, a sus sesenta y tres años de edad, Raimundo es elegido Maestro de la Orden de los Predicadores, estableciendo como uno de los ejes de su mandato el que los hermanos no sean consagrados obispos, algo que enseña él con el ejemplo al renunciar hasta dos veces al episcopado.

             La obra intelectual de Raimundo de Peñafort abarca diversos campos. Desde luego el teológico y religioso, con un Tratado sobre el sacramento de la Penitencia y otro sobre las visitas pastorales, así como la que se conoce como la “Suma Raimundiana”. Pero también trasciende a otros. En el campo de una todavía inexistente ciencia económica, escribe un Tratado sobre la compra y la venta, con el que intenta regular las relaciones justas entre los comerciantes cristianos. En el campo de las ciencias jurídicas, además de su importante participación en las “Decretales de Gregorio IX” a la que nos hemos referido ya, escribió también una “Suma de Moral y de Derecho” para la resolución de los casos de conciencia.

             En 1240, con toda una vida por delante pues aún había de vivir un cuarto de siglo, Raimundo presenta en Bolonia su renuncia como maestro de los dominicos, y de vuelta a España crea dos institutos para la evangelización de musulmanes y judíos, uno en Murcia, el otro en Túnez, en los que además, forma a los hermanos en las lenguas árabe y judía. Es por ese entonces que pide a Tomás de Aquino un proyecto teológico para la formación y predicación de dichos hermanos, naciendo así la “Summa contra gentes”. De la época data su participación en la introducción del Tribunal de la Inquisición en Barcelona.

             San Raimundo de Peñafort morirá centenario en Barcelona, cosa que hará el 6 de enero de 1275. Canonizado en 1601 por Clemente VIII, su cuerpo se venera en la catedral de la ciudad que le vio morir. En 1648 es nombrado patrón de Barcelona y posteriormente, también de los juristas católicos. En 1944, el ministerio de Justicia español crea la Cruz de San Raimundo de Peñafort para premiar las aportaciones relevantes al campo del derecho. El Colegio de abogados de Murcia también entrega un premio con el nombre del santo. Se celebra su fiesta el 7 de enero.

  

            ©L.A.

            Si desea suscribirse a esta columna y recibirla en su correo cada día, o bien ponerse en contacto con su autor, puede hacerlo en encuerpoyalma@movistar.es

 

 

 

Otros artículos del autor relacionados con el tema
(haga click en el título si desea leerlos)

Del futuro patrón de Castilla-León: ¿Santo Domingo de Guzmán?
De Santa Cecilia, patrona de la música, en el día de su festividad
De Santa Lucía de Siracusa, patrona de los ciegos, en el día de su festividad
De la Virgen de la Merced en el día de su festividad
Y bien, ¿quién es este San Silvestre con el que cerramos el año desde el año 336?

 

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Sólo si tu nos ayudas podremos continuar haciendo noticias como esta

DONA AHORA