Martes, 21 de mayo de 2019

Religión en Libertad

Blog

¿Hizo mejor Juan Pablo II o Benedicto XVI?

por En cuerpo y alma

  
            Esa manía que nos persigue a los seres humanos de compararlo todo para clasificarlo y calificarlo, sin percatarnos de que a menudo tanto una cosa como la que se presenta como su contraria –que por cierto, no siempre lo es- son igualmente buenas o necesarias, y que la una no invalida la otra. Limitaciones del pensamiento.
 
            Me llama la atención cuántos son los que critican ahora la manera en que Benedicto XVI ha puesto fin a su papado, y me pregunto cuántos de ellos no son los mismos que criticaron la manera en la que lo hizo Juan Pablo II.
 
            Pues bien, contrariamente a ellos, en mi opinión ambos papas, Juan Pablo II como Benedicto XVI, han brindado al mundo un ejemplo maravilloso de cómo poner punto final a una de las más altas magistraturas que existe en la tierra –si no la más alta- proporcionando al mundo un modelo a copiar, un ejemplo a seguir.

   
            Juan Pablo II quiso dar y dio un ejemplo de cómo bien morir, aferrándose a la que era su altísima responsabilidad a la que entregaba hasta el último de sus alientos y hasta el último momento, en un momento muy especial de la historia humana en el que el más básico de los derechos humanos, el primero y último, aquél que tenemos todos a la vida según reza la propia Constitución española, es cuestionado y atacado desde varios frentes, afectando a su inicio, a su final y hasta a su esplendor. A quien vimos acceder a la magistratura cuando la vida del ser humano se halla en el esplendor, -Juan Pablo II accedió a la silla de Pedro con 58 años de edad- le vimos también morir en ella exhibiendo sin pudor y con toda humildad la más decrépita y dura de las ancianidades, no por ello menos digna y hasta capaz.
 
            Benedicto XVI, que por cierto tiene un año más ahora que los que tenía su predecesor cuando falleció, ha preferido dar un testimonio diferente, el del servicio público al que se han de someter todas las magistraturas, hasta aquella que según decimos arriba, es la más alta que en la tierra existe, entendiendo que cuando ese servicio público al que la magistratura se debe ya no es perfecto, debe dar paso a savia nueva para cumpla mejor con él. ¡Qué ejemplo para los dirigentes de todo el mundo! ¡Qué ejemplo para los políticos españoles!
 
 
            ©L.A.
            Si desea suscribirse a esta columna y recibirla en su correo cada día,
                o bien ponerse en contacto con su autor, puede hacerlo en encuerpoyalma@movistar.es
                Otros artículos en Tertio Millennio
 
 
 
Otros artículos del autor relacionados con el tema
(haga click en el título si desea leerlos)
 
 
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Por favor ayúdanos a poder seguir adelante

DONA AHORA