Sábado, 20 de abril de 2019

Religión en Libertad

Blog

Los mártires benedictinos del Pueyo (y 3)

por Victor in vínculis

La serie de los mártires benedictinos del Santuario de Nuestra Señora del Pueyo termina asomándonos a la bibliografía existente sobre el tema: 
Padre Plácido María Gil Imirizaldu
Miguel Gil Imirizaldu nació en Lumbier (Navarra) el 10 de junio de 1921. Ingresa de niño como estudiante en el Monasterio Benedictino del Pueyo. Con 15 años le toca vivir en 1936 uno de los episodios más trágicos del inicio de la Guerra Civil española con el martirio de toda la comunidad monástica convirtiéndole en testigo privilegiado de una de las páginas más bellas del reciente martirologio cristiano. Tras tres años en la retaguardia ingresaría como monje en Monasterio Benedictino de Valvanera (La Rioja). Tras cursar estudios en Montserrat y Roma fue ordenado sacerdote en 1946 y enviado al monasterio de El Paular (Madrid). Posteriormente desarrolló una apreciada labor pastoral en la diócesis de Málaga. Finalmente se incorporó al Monasterio Benedictino de Leyre (Navarra) donde contribuyó eficazmente a la promoción de la Causa de los Mártires del Pueyo. Falleció en 2009. Años antes publicó un libro narrando todos estos hechos que tituló:
Un adolescente en la retaguardia. Memorias de la Guerra Civil (19361939)” (Madrid 2006).
Juan Manuel de Prada escribía en ABC el 5 de agosto de 2006, en un artículo de opinión titulado “Dios andaba por medio”, que “se trata de uno de los libros más hermosos que he leído en mucho tiempo, de una belleza frugal y reparadora que ensancha el espíritu. “Un adolescente en la retaguardia” nos narra las vicisitudes que precedieron al martirio salvaje de los monjes del Pueyo, acusados absurdamente de custodiar un arsenal entre las paredes del monasterio. No fueron los únicos religiosos asesinados en Barbastro: numerosos sacerdotes diocesanos -con su obispo al frente-, escolapios y claretianos padecieron un idéntico destino. Pero no se crea el lector que el propósito de Plácido Mª Gil sea ofrecernos una narración truculenta de aquellas jornadas, mojando su pluma en los chafarrinones del sensacionalismo; por el contrario, nos muestra aquellos desmanes con una mirada pudorosa, llena de una serena piedad, la misma que descubrió en los monjes de su comunidad, con quienes compartió cárcel en las vísperas de su martirio. Las páginas que el autor dedica a las postrimerías de aquellos monjes fortalecidos por la oración y los sacramentos, que caminan hacia la muerte como quien se dirige a una fiesta, son de una emoción tan vívida y apretada que el lector debe detenerse para tomar aliento. Pero lo más hermoso y aleccionador de este libro no es tanto la narración de vicisitudes históricas como la crónica de la supervivencia de una vocación. Aquel muchacho que había visto morir en circunstancias tan atroces a sus amados monjes aún tendría que apurar hasta las heces el cáliz del dolor: primero en Barbastro, donde lo obligarían -en un ambiente sofocante de brutalidad- a servir de camarero a los milicianos que se dirigían al frente; después en Caspe, donde presenciaría los bombardeos de la aviación franquista, que no duda en execrar; ya por último, acogido por una familia de generosos payeses de la comarca de Urgel. Durante todo este período entreverado de desgracias, el autor despliega una galería de personajes de gran vibración humana: entre la escombrera del odio también brotaron, como flores silvestres que asoman entre los cardos, las pasiones más nobles, los sentimientos más acendrados, las virtudes más abnegadas. Y es que, como afirma el autor, “Dios andaba por medio”. Cuando, a comienzos del 39, el joven protagonista llegue al fin a su pueblo natal, Lumbier, en Navarra, para reunirse con sus padres que lo daban por muerto -la escena del reencuentro es, en su escueta simplicidad, una bofetada de belleza-, su vocación se halla milagrosamente incólume. El libro se clausura cuando, pocos meses después, el autor se dispone a ingresar en el monasterio de Valvanera: “Dentro del corazón -escribe, con una frase trémula de belleza- encierro a todos los hombres”.
Luego en 2012 apareció “Iban a la muerte como a una fiesta. Memoria del martirio de Barbastro”.
Nuevamente Juan Manuel de Prada, pero esta vez en el prólogo, nos dice que “el padre Plácido María Gil nos narra -como testigo privilegiado que fue- uno de los episodios más sobrecogedores de aquella Guerra Civil en la que se desataron todos los demonios: el martirio de los monjes benedictinos del Pueyo, que corrieron -en aquel Barbastro tomado por las milicias anarquistas- la misma suerte que escolapios y claretianos, así como otros muchos sacerdotes diocesanos del lugar, con su obispo al frente. Quien busque en estas páginas una exposición truculenta de aquellas jornadas se llevará, sin duda, un gran chasco; porque las brutalidades y sevicias que sufrieron quienes pronto serían martirizados, al igual que los desmanes de sus asesinos, no importan tanto a su autor como la exaltación de las virtudes de aquellos monjes que, en la hora de la tribulación más desgarradora, fortalecidos por la oración y los sacramentos, dieron ejemplo de piedad, acudiendo a la muerte con serenidad, y hasta con júbilo: la serenidad y el júbilo que brinda la certeza de acceder a una existencia plena, como ciudadanos del cielo, en amorosa contemplación del misterio divino”.
 
Jacinto Peraire Ferrer
El periodista y escritor leridano Jacinto Peraire Ferrer, reside desde hace más de cuarenta años en Barcelona. Profesionalmente jubilado, con muchos años de dedicación apostólica plena, es autor de una quincena de biografías de conversos y mártires.
Sobre tema martirial ha publicado:Cantando hacia la muerte. Heroico testimonio martirial del joven Francisco Castelló Aleu” (Madrid 2001), que se tradujo al francés; “El Cinca baja teñido de sangre. Los "curetas" de Monzón y los Gasco de Sena, camino de la glorificación martirial cristiana” (Madrid 2003);En carne viva. Heroico testimonio del Dr. Tarrés” (Madrid 1997), aunque el Beato Pere Tarrés, murió en 1950, su liderazgo excepcional sobre la juventud cristiana de Cataluña en el fragor social y político de los años treinta, como orador y publicista, le valió en 1936 la persecución.
Pero el trabajo de Peraire sobre el que queremos hablar hoy es “La canción de Dom Mauro. El primitivo entusiasmo martirial cristiano, revivido por los benedictinos del Pueyo” (Madrid 2006).
 
Esta obra ofrece un retazo de historia contemporánea en los tiempos religiosamente difíciles de 1936, en los que se desboca el vendaval persecutorio español, arreciando sin piedad sobre todo lo santo y sagrado. Es una historia de clérigos, fidelidades y martirio, con escenificación aragonesa... En la ciudad de Barbastro, el obispo, la casi totalidad del clero diocesano y los miembros de las comunidades claretiana, benedictina y escolapia pagaron a precio de sangre su lealtad a la fe. Los protagonistas de estas páginas son, especialmente, los religiosos del monasterio de El Pueyo.
Dos trabajos anteriores merecen no ser olvidados:
Murieron cual vivieron. Apuntes biográficos de los 18 monjes benedictinos del Pueyo de Barbastro, sacrificados en 1936” del Padre José Pascual Benabarre Vigo (Aler, Huesca, 1991).
Informe sobre los mártires benedictinos del Pueyo, en Barbastro, sacrificados en 1936” del Padre Alejandro Pérez Alonso (Gijón 1986).
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Sólo si tu nos ayudas podremos continuar haciendo noticias como esta

DONA AHORA