Lunes, 20 de mayo de 2019

Religión en Libertad

Blog

Del Papa Juan Pablo I, el Papa de la sonrisa, nacido hace cien años tal día como hoy

por En cuerpo y alma

    
Ese bebé llamado Albino Luciani

          Sí, porque efectivamente, tal día como hoy pero de hace exactamente un siglo, para 1912, nacía en la ciudad italiana de Forno di Canale, Canale d’Agordo desde el año 1964, Albino Luciani, al que algunos llaman “el Papa de septiembre”, otros “el Papa de los niños”, y casi todos “el Papa de la sonrisa”, que desempeñará la alta magistratura pontifical desde el 26 de agosto de 1978 hasta el 28 de septiembre de ese mismo año, apenas treinta y tres días.
 
            De humilde cuna, es hijo de un obrero socialista que trabaja en la fabrica de vidiro de Murano, Giovanni Luciani, el cual casa en segundas nupcias con Bortola Tancon, devota cristiana. Es el mayor de los cuatro hijos de este matrimonio, que tiene también a Edoardo, NinaFederico. Albino tiene otras dos hermanas mayores sordomudas, Amalia y Pía, fruto del primer matrimonio de Giovanni

            La predicación del fraile capuchino Remigio produce en el una tempranísima vocación, y obtenido el permiso de su padre, que se halla trabajando en el extranjero, en 1923 ingresa en el seminario menor de la localidad de Feltre. En 1928 lo hace en el Seminario Gregoriano de Belluno, donde será ordenado subdiácono en 1934, diácono en febrero de 1935, y presbítero el 7 de julio del mismo año, en la iglesia de San Pedro en Belluno. Su primer empleo será como cura párroco de su ciudad natal.
 
            En 1941, Luciani comienza su doctorado en teología negativa por la Pontificia Universidad Gregoriana, doctorado que culmina con la tesis “El origen del alma humana según Antonio Rosmini”, en la que refuta la teología de este autor y por la que recibe la calificación de magna cum laude. En 1947 es vicario general de la diócesis de Belluno, dos años después director de la oficina de catequesis de la diócesis, y el 27 de diciembre de 1958 es consagrado obispo de Vittorio Veneto por Juan XXIII, ministerio que ejercerá durante once años. En 1962 asiste a la apertura del Concilio Vaticano II, presenciando y participando en cuatro de sus sesiones.
 
            El 15 de diciembre de 1969, Pablo VI lo nombra Patriarca de Venecia, sede en la que es sucesor de Giovanni Urbani, y antes de Angelo Giuseppe Roncalli, el recordado Papa Juan XXIII. El mismo Pablo VI lo crea cardenal el 5 de marzo de 1973.
  
27 de agosto de 1978. El Papa de la sonrisa.

           Albino Luciani será elegido Papa en el cónclave de agosto de 1978 que siguió a la muerte de Pablo VI, un cónclave inusualmente breve, -sólo duró un día- asumiendo el papado el día 26 de agosto de 1978. Escoge el nombre de Juan Pablo, gesto con el que pretendía honrar a sus dos predecesores, Juan XXIII y Pablo VI, todo lo cual le vale el ser el primer papa de la historia con nombre compuesto. El mismo explicó sus razones:
 
            “El Papa Juan quiso consagrarme personalmente aquí, en la basílica de San Pedro. Después, aunque indignamente, en Venecia, le he sucedido en la cátedra de San Marcos, en esa Venecia que todavía está completamente llena del Papa Juan. Lo recuerdan los gondoleros, las religiosas, todos. Pero el Papa Pablo no sólo me ha hecho cardenal, sino que algunos meses antes, sobre el estrado de la plaza de San Marcos, me hizo ponerme completamente colorado ante veinte mil personas, porque se quitó la estola y me la puso sobre las espaldas. Jamás me he puesto tan colorado. Por otra parte, en quince años de Pontificado, este Papa ha demostrado no sólo a mí, sino a todo el mundo, cómo se ama, cómo se sirve y cómo se trabaja y se sufre por la Iglesia de Cristo. Por estas razones dije: me llamaré Juan Pablo”
 
            Fue también el primero en portar el ordinal “primero”, pues los papas que inician un nombre no lo hacen (así Lino, Cleto, Evaristo, Telesforo y un largo etcétera), y sólo se les añade cuando existe un sucesor que les sucede en el nombre.
 
            Juan Pablo I llamó poderosamente la atención por la sonrisa con la que saludó a los peregrinos desde la ventana del Vaticano cuando fue elegido sumo pontífice, sonrisa que le ganó el sobrenombre con el que es más conocido: “el Papa de la sonrisa”. Tengo entre mis personales recuerdos de esas fechas la crónica de la periodista de TVE, Paloma Gómez Borrero, cuando pocos días después fue necesario elegir a su sucesor, encarnado como se sabe en la persona de Juan Pablo II, y su preocupación sobre si éste también sonreiría al salir al balcón, gritando al verlo salir: “¡sonríe, sonríe!”.
 
            En su cortísimo pontificado, tomó una serie de decisiones destinadas a desproveer al papado de su boato. De hecho, eligió como lema de su pontificado la palabra “humilitas” (“humildad”), rechazó la coronación y la tiara papal en la ceremonia de entronización, las cuales sustituyó por una simple misa de inauguración. Será el primero en utilizar el “yo” en lugar del famoso “Nos” papal, e intentará rechazar la silla gestatoria, que terminará utilizando sin embargo convencido de que era muy conveniente para facilitar la visión de su persona a los peregrinos en los masivos actos vaticanos.
 
            Juan Pablo I dejó alguna obra escrita. Su libro “Illustrissimi”, escrito cuando era cardenal, consiste en una divertida serie de cartas dirigidas a un personajes históricos y ficticios, entre los cuales el propio Jesús, el Rey David, el barbero Fígaro, la Emperatriz María Teresa, los escritores Mark Twain y Charles Dickens, e incluso Pinocho.
 
            Pero si algo caracteriza el pontificado de Juan Pablo I fue su extraño, temprano e inesperado fallecimiento, y su consecuente brevedad, una brevedad que es, después de todo, menos extraña en la historia de la Iglesia de lo que se acostumbra a pensar (pinche aquí si desea conocer sobre el tema). Y es que Juan Pablo I fue hallado muerto en su cama poco antes del amanecer del 29 de septiembre de 1978, es decir, apenas treinta y tres días después de su elección. El hallazgo lo realizó la hermana Vincenza Taffarel, y según la versión oficial, había muerto de un infarto. Sólo tenía sesenta y cinco años de edad. El hecho de no practicarle la autopsia y algunas contradicciones en las circunstancias que rodearon su muerte, dieron pie a escribir y decir toda clase de cosas sobre su repentino fallecimiento.
 
            Juan Pablo I pretendía ahondar en las reformas iniciadas por Juan XXIII. El hecho de que la clarificación de las cuentas vaticanas y más concretamente las del famoso Banco Ambrosiano, fuera una de sus prioridades, abonó también las teorías de su posible asesinato, desarrolladas en libros como “El día de la cuenta” del sacerdote español Jesús López Sáez, o “In God’s Name” (“En el nombre de Dios”) del británico David Yallop. En el otro plato de la balanza, el periodista norteamericano John Cornwell, que entrevistó a los secretarios del papa difunto, al Cardenal Paul Marcinkus, gerente de la Banca Ambrosiana, a la sobrina del Papa, médico de profesión, a un sargento de la guardia suiza, a los embalsamadores, a un agente del FBI que trabajaba en Roma, a Joaquín Navarro-Valls, a Radio Vaticano, a los médicos del Papa y a una larga serie de personas más o menos cercanas a los hechos, en su libro “Como un ladrón en la noche. La muerte del papa Juan Pablo I”, atribuye la muerte del Papa a la presión de trabajo a la que fue sometido, a sus problemas de salud y hasta a un posible descuido en la medicación.
  
Dos papas frente a frente

           A Juan Pablo I sucedió en la silla de Pedro, como de todos es conocido, el gran papa polaco Juan Pablo II, primero no italiano en cuatrocientos cincuenta y cinco años (véalo aquí si quiere), quién naturalmente, había participado en el cónclave en el que poco más de un mes antes fuera elegido su predecesor.
  
 
            ©L.A.
            Si desea suscribirse a esta columna y recibirla en su correo cada día,
                o bien ponerse en contacto con su autor, puede hacerlo en encuerpoyalma@movistar.es
 
 
 
Otros artículos del autor relacionados con el tema
(haga click en el título si desea leerlos)
 
 
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Por favor ayúdanos a poder seguir adelante

DONA AHORA