Viernes, 24 de mayo de 2019

Religión en Libertad

Blog

Del famoso Documento "Q"

por Luis Antequera

 
            Tras escribir hace ya unos días sobre los Documentos de Qumram, y concretamente sobre el enigmático y sugerente 7Q5, he podido comprobar que existe entre la gente de a pie, como se suele decir, una pequeña (o no tan pequeña) confusión entre los citados Documentos de Qumram y el Documento “Q”, que el público en general tiende a confundir pensando que son lo mismo; o, en otras palabras, que el Documento “Q” es uno más de los encontrados en el fabuloso hallazgo de las cuevas esenias de Qumram.
 
            Pues bien, amén de no tener nada, absolutamente nada que ver con Qumram, “Q”, así, a secas, como se le llama en el argot, “Documento Q” si lo prefieren Vds., es un documento que no existe, y que más que probablemente, no existirá nunca. Dicho en otras palabras, ni ha sido encontrado ni con toda probabilidad se encuentre jamás. Es más, si se encuentra, probablemente ni siquiera seremos capaces de reconocerlo, o a lo mejor, hasta lo hemos hallado ya y no lo hemos reconocido, como si del Elías del que habla Jesús cuando dice de él que “vino ya, pero no le reconocieron” (Mt. 17, 11) se tratara.
 
            Críptico ¿verdad? Bueno, lo he hecho a propósito para cautivar un poco su interés, lo que espero haber conseguido. Pero cuando se lo explique con menos prosopopeya, lo van a entender con toda facilidad, porque no es nada complicado.
 
            “Q”, que viene de “quelle”, “fuente” en alemán, no es otra cosa que una entelequia, un documento virtual recompuesto con todos aquellos pasajes contenidos en los evangelios de Mateo y de Lucas que no se contienen en Marcos.
 
            Así de fácil, así de sencillo. Vds. se preguntarán: “¿sólo eso?”. Y yo les responderé: “sólo eso”. Para a continuación preguntarme: “bueno muy bien, es sólo eso… ¿pero para que co… sirve semejante cosa?”. A lo que yo les responderé haciéndome el enigmático: “Buena pregunta, amigo”.
 
            La tesis de partida es la siguiente: el Evangelio de Marcos es el primero que se escribió. Cosa que es uno de los grandes (y de los pocos, por cierto, digan ellos lo que digan) acuerdos alcanzados por la exégesis moderna tan relacionada con el Jesús histórico(1) y que se demuestra de la siguiente manera: si Vds. escribieran Marcos sobre una hoja transparente, y lo aplicaran sobre Mateo y sobre Lucas, encontrarían que la práctica totalidad de los episodios de Marcos se recogen en esos dos evangelios que, además, son mucho más largos y completos, “adornados” con más eventos. Lo cual viene a demostrar, según esos autores, de una manera, además, bastante sensata y asumible, que Marcos fue el primer evangelio, corto y rudimentario, y que sirvió de fuente y base para los otros dos sinópticos, que daré en llamar, si me lo permiten Vds., “sinópticos superiores”, más completos y elaborados.
 
            Aparte de los episodios que narra Marcos y que recogen unánimemente sus compañeros sinópticos, se constata la coincidencia de Mateo y Lucas en una serie de episodios. Pues bien, si recopilamos esos episodios comunes a Mateo y a Lucas pero no recogidos en Marcos, estaríamos ante una segunda fuente de la que se habrían valido ambos evangelistas, los “sinópticos superiores” (Mateo y Lucas). Luego estarían, en tercer lugar, las fuentes de las que cada uno de ellos se hubieran servido por sí mismos, las cuales determinarían finalmente, las diferencias entre Mateo y Lucas.
 
            Para terminar y para que no se queden Vds. con ninguna duda, les diré que la hipótesis de la existencia de “Q” fue presentada en 1848 por
Christian Hermann Weisse, y fue denominada “Q” por Johannes Weiss en 1890. En cuanto a su reconstrucción, se han producido muchas propuestas, las cuales registran diferencias en pequeños detalles tanto de eventos como de colocación de los mismos. Entre ellas, las del alemán Adolf von Harnack (1908), el británico T. W. Manson (1949), el alemán Athanasius Polag (1982) o el canadiense John Kloppenborg (2000).
 
            “Q” contendría un número variable de episodios, sobre los doscientos, la mayoría de ellos meramente dícticos, o sea, que revisten la forma de un dicho de Jesús; unos pocos fácticos, es decir, que trasmiten un hecho. 

            Evidentemente anterior a Mateo y a Lucas, por lo que a su cronología se refiere datarlo con más precisión exige datar con esa misma justeza Mateo y Lucas, lo cual no es ni mucho menos, como hemos tenido ocasión de explicar cuando a 7Q5 nos hemos referido, pan comido, y el margen en el que oscilan las aproximaciones puede variar en bastante más de medio siglo. Bien que los más optimistas, -y yo creo, también, que los más realistas-, hablen de la existencia de textos evangélicos tan pronto como hacia el año 50. ¿Qué vaya a aparecer "Q" alguna vez? Me permito dudarlo, pero eso es ya harina de otro costal.
 
             
                (1) Otro día hablaremos del Jesús histórico que tampoco es exactamente lo que parece ser.
 
 
            ©L.A.
            encuerpoyalma@movistar.es
 
 
 
 
Otros artículos del autor relacionados con el tema
 
 
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Esta noticia sólo la podemos hacer con tu ayuda

DONA AHORA