Lunes, 24 de junio de 2019

Religión en Libertad

Blog

Mañana del 3 de octubre, en el cementerio de Aravaca

por Jorge López Teulón

Aravaca, antesala de Paracuellos de Jarama
            Hasta el siglo XX Aravaca fue un caserío a las afueras de Madrid ubicado sobre una loma en la ribera derecha del río Manzanares en el curso del arroyo Pozuelo. Dada su ubicación entre cotos de caza reales como el monte de El Pardo y la Casa de Campo, la escasa población de Aravaca se dedicaba a la agricultura y la ganadería. Durante la Guerra Civil Española fue frente de guerra y todavía es frecuente encontrar en alguno de sus parajes recuerdos de la contienda.
 
En esta localidad se encuentra el llamado cementerio de los “Mártires de Aravaca” en el que yacen 800 personas que fueron asesinadas durante la contienda (en esta primera fotografía pueden verse las fosas) . El 29 de octubre de 1936 serán asesinados Ramiro de Maeztu, uno de los intelectuales más importantes del primer tercio del siglo XX, y Ramiro Ledesma Ramos, colaborador de Ortega y Gasset, que fue el primer ideólogo del nacional sindicalismo.
Nosotros recordamos en este día al Beato Crescencio García Pobo, religioso amigoniano, que el 11 de marzo de 2001 se convirtió en el primer beatificado del cementerio de Aravaca.
            Otros ya han sido beatificados posteriormente o están en proceso:
 
  • Beato Germán Martín Martín nace en San Cristóbal del Priero, Oviedo, el 9 de febrero de 1899. Luego de ingresar en los Salesianos de Don Bosco, hizo su profesión religiosa en el año 1918 y recibió la ordenación sacerdotal en 1927. Se prodigó con generosidad y celo al bien de las almas en La Habana (Cuba), Bilbao y Madrid. Iniciada la revolución el año 1936, buscó un refugio y siguió ejerciendo su ministerio. Fue arrestado en Madrid el 30 de agosto de 1936, y por el solo hecho de ser sacerdote fue fusilado al día siguiente en Aravaca. Beatificado el 28 de octubre del 2007.
  • Desde 1911, contaba el Instituto de Siervas de María con una casa en Pozuelo de Alarcón (Madrid) donde se retiraban las Hermanas mayores en busca de descanso y desde donde algunas de ellas salían cada noche a prestar su servicio de asistencia a los enfermos en dicha población. En 1936, con motivo de la Guerra Civil, Pozuelo de Alarcón pasó a ser línea de fuego. La casa fue tomada y las Hermanas se vieron obligadas a dispersarse entre familias conocidas, prohibiéndosele la comunicación de unas con otras e incluso de rezar. Esto sucedía el 21 de Noviembre de 1936. A primeros de diciembre la situación llegó a ser tan insostenible que se vio la necesidad de evacuar urgentemente a las pocas Siervas que aún quedaban escondidas en Pozuelo de Alarcón. Cuatro fueron capturadas: Madre Aurelia Arambarri (70 años), Sor Daría Andiarena (57 años), Sor Agustina Pena (36 años) y Sor Aurora López (86 años), reconocidas como religiosas y sin negar en ningún momento su condición de consagradas fueron martirizadas. Madre Aurelia, Sor Aurora y Sor Daría en la noche del 6 al 7 de diciembre de 1936 en Aravaca (Madrid), y Sor Agustina el 5 de diciembre en el mismo lugar. El proceso de beatificación se ha introducido en Roma.

 
 
  • También Isidro Almazán Francos y Alejandro Arroyo Jiménez de la Asociación Católica de propagandistas fueron asesinados en Aravaca. Del primero consta que se está estudiando la apertura de su Causa.
 
Beato Crescencio García Pobo
Nace Crescencio el 15 de abril de 1903 en el pueblo turolense de Celadas, y es bautizado al día siguiente, en la iglesia parroquial de Santo Domingo de Silos. Son sus padres Lorenzo y María, naturales también de Celadas. Fallecido su buen padre, él es internado en el Asilo San Nicolás de Bari, Teruel, regentado por los Terciarios Capuchinos de Nuestra Señora de los Dolores. Andando el tiempo, Crescencio siente la llamada del Señor a la vida religiosa.
El 15 de septiembre de 1921, festividad de la Virgen de los Dolores, emite sus primeros votos como religioso amigoniano y, en la misma festividad, seis años más tarde profesa perpetuamente. La ordenación sacerdotal la recibe de manos del Venerable Luis Amigó, su Padre Fundador, en Godella (Valencia) el 16 de septiembre del año siguiente.
 
Su ministerio sacerdotal lo desarrolla generalmente en escuelas de reforma, llevando a la práctica el mandato del Señor de ir en pos de la oveja descarriada hasta devolverla al aprisco del Buen Pastor. Los primeros días de julio de 1936 regresa de la Casa Tutelar Nuestra Señora de Covadonga, en Asturias, al Reformatorio del Príncipe de Asturias, en Carabanchel Bajo (Madrid), en cuyo centro le sorprende a los pocos días la contienda civil española.
El P. Crescencio era de mediana estatura, cara redonda, moreno, joven. De carácter alegre, se mostraba como extrovertido, Sin embargo su interior era sencillo, humilde, mortificado y buen religioso. Espíritu ordenado y metódico, se distinguió especialmente por su entrega generosa y sacrificada a la recuperación personal y reinserción social de los jóvenes con problemas.
El 20 de julio de 1936 fue asaltado el Reformatorio del Príncipe de Asturias. Ocupado el centro es detenido el padre Crescencio por primera vez pero, merced a la intervención de don Luis San Martín, juez del Tribunal Tutelar de Menores, juntamente con los demás religiosos de la fraternidad reciben sus correspondientes salvoconductos. El padre Crescencio no huyó, sino que prefirió buscar refugio en Madrid.
Halló piadosa acogida en la pensión de doña Pilar Torres, en plaza del Ángel, nº 3, donde se hace pasar por estudiante de medicina. Apresado, por segunda vez, el 2 de agosto cuando marchaba por la calle de la Montera acompañado de fray Pedro Gil Sáez, al hallarle sin documentación alguna, el Beato fue llevado a la Dirección General de Seguridad primero, y a la cárcel de Ventas después.
En la cárcel de Ventas el padre Crescencio fue destinado al departamento llamado de intelectuales, donde tiene ocasión de intimar, entre otros, con el escritor Ramiro de Maeztu, así como también con Federico Santander, periodista de ABC, con quién llegó a intimar.
Finalmente, después de varios interrogatorios y malos tratos por los milicianos, pretendiendo que abjurara de su fe y carácter sacerdotal, fue sacado, en unión con otros presos, el día 3 de octubre y asesinado en el cementerio de Aravaca, según la documentación que se conserva sobre el mártir.
En la Causa General, con fecha 3 de octubre hay una "orden de la checa de Fomento para que fuesen entregados a sus agentes varios presos que inmediatamente fueron asesinados". En la lista aparece el nombre del Beato Crescencio García Pobo. 
Ya publicamos:
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Por favor ayúdanos a poder seguir adelante

DONA AHORA