Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.

Viernes, 18 de agosto de 2017

  Donar HEMEROTECA CONTACTO REGALA REL SUSCRÍBETE
Religión en Libertad
Inicio / Personajes
El padre Jerónimo Fernández vive en la sierra de Córdoba

Así vive un joven su vida como ermitaño: «En el silencio revivo el corazón humillado de Cristo»

Así vive un joven su vida como ermitaño: «En el silencio revivo el corazón humillado de Cristo»
Este eremita lleva una vida intensa de oración que alimenta con el silencio

ReL

17 junio 2017

En un mundo lleno de ruido y que vive a una velocidad frenética todavía hay personas que intentan seguir a Cristo desde el silencio. Viviendo en el mundo pero sin ser del mundo. El cardenal Sarah lleva tiempo defendiendo la importancia del "silencio" y los ermitaños viven este espíritu de silencio, oración y adoración mostrando al mundo una guia necesaria.

No son muchos y en España son muy pocos. Uno de ellos es el padre Jerónimo Fernández, erémita en la sierra cordobesa y que explica su vida a Alfa y Omega.

Son las 4:30 horas de la mañana en Córdoba, en el parque natural de la sierra de Hornachuelos. Ahora hace calorcito, pero la tierra andaluza engaña porque, contra todo pronóstico, en invierno alcanza temperaturas bajo cero. Hora de levantarse para Jerónimo Fernández, quien dedicará las tres próximas horas a rezar maitines, laudes, hora intermedia y lectio divina en su pequeño eremitorio.

"Vivo en medio de la nada"
"Termino a las 7:30 horas, que es cuando salgo para celebrar la Eucaristía con las monjas", explica a Alfa y Omega, durante una larga conversación. "Como ves me encanta hablar. ¡Ese es el milagro de mi vocación, porque lo último que buscaba era el aislamiento!", explica divertido, con su marcado acento andaluz.

El padre Jerónimo, uno de los tres eremitas que hay en la provincia cordobesa, vive en medio de la nada, en una pequeña aldea formada por diez personas y las 15 carmelitas descalzas del convento de Nuestra Señora de la Sierra.


Sierra de Hornachuelos, en Córdoba

"Este lugar está tocado por Dios. Fue fundado por un discípulo de san Juan de Ávila y después, en el año 1955, estuvo aquí santa Maravillas de Jesús", afirma. Además de la Eucaristía diaria, "tengo la suerte de poder ayudar a las monjas espiritualmente", aunque, reconoce, pasa poco tiempo fuera de su ermita.

"A las 9:15 horas ya estoy de vuelta a mi soledad. Rezo sexta y después tengo tiempo de trabajo y estudio. Cuido de mi huerto, hago rosarios… además, me formo en Teología Moral y el obispo me pidió que colaborase en la Delegación de las Causas de los Santos". Pero, "¿sabes lo que me pasa cuando me pongo a trabajar en las causas de los mártires? Que me pongo a llorar a lágrima viva y no hay manera de terminar".

"Yo me lo guiso, yo me lo como"
Después del rezo de intermedia y la visita al Santísimo en su pequeño oratorio, es la hora de cocinar con los frutos de la tierra, "que salen directamente de mi huertito. Yo me lo guiso, yo me lo como, y además tengo que decir que soy un cocinero excepcional", asegura. Ahora toca descansar un poco después del madrugón, hasta las 16 horas, "donde venero al Santísimo durante dos horas".

Eso sí, mens sana in corpore sano, así que la hora de paseo por la naturaleza forma parte de su día a día, "que si no, acabo loco perdío", bromea. Una pequeña colación, el rezo de completas y a las 21:30 horas llega la hora de dormir en su celda.

Así se completa un día entero en la vida de un eremita, la vocación de "mayor intimidad del hombre con Cristo", asegura Alberto José González, delegado de Vida Consagrada de la diócesis de Córdoba. "Es una llamada muy poco conocida, pero a la vez muy rica, singular y personal. Pone de relieve el valor perenne del silencio y tiene el matiz que no hay que olvidar de los primeros siglos de la Iglesia, del combate espiritual en el desierto".

"El eremita está llamado a una lucha personal contra el pecado y el demonio en el desierto". Para el delegado cordobés, esta vida "que no se conoce, que no valora nadie, revive el silencio del corazón humillado de Cristo en un momento en el que vivimos aferrados a una fiebre de estadísticas y resultados".


El padre Jerónimo en compañía del obispo Sarah

Un necesario discernimiento
Lejos de la imagen típica del ermitaño, Jerónimo no es un anciano de barba blanca y larga. De hecho no lleva ni barba –aunque sí hábito gris–, le faltan meses para cumplir los 40 años y hasta hace cinco era sacerdote diocesano de Córdoba. "Pero sentí una llamada dentro de la llamada y aquí estoy", señala.

"Mediante la meditación me di cuenta de que el Señor me pedía una vida de mayor entrega, así que compartí con mi director espiritual y mi obispo el deseo de abrazar una vida en soledad. Me quería consagrar de modo exclusivo para Él".

Aunque una decisión tan importante "había que discernirla bien. Uno no se puede hacer ermitaño y punto", máxime en este momento de la vida de la Iglesia en la que "escasean las vocaciones". Pero "yo veía constantemente cómo el Señor me pedía oración por mis hermanos sacerdotes y por la Iglesia. Y surgió esta inquietud, la de ser un sacerdote que viva la vida por otros sacerdotes. Conozco bien sus miserias, porque yo soy uno de ellos, así que me entrego por ellos".

El tiempo de discernimiento dio paso a la convicción: "El Señor escoge almas por pura misericordia, para que estando junto a Él una vida pueda ser fecunda en medio de la Iglesia".
Por lo que cuestan dos cervezas al mes ayudas a mantener Religión en Libertad
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.

Las noticias más leídas

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS