Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.

Lunes, 29 de agosto de 2016

  Donar HEMEROTECA CONTACTO REGALA REL SUSCRÍBETE
Religión en Libertad
Inicio / Vida y familia
El niño que creció como una niña... y marcó el camino

Así destruye a la gente la ideología de género: la realidad estremecedora de su inventor, John Money

Así destruye a la gente la ideología de género: la realidad estremecedora de su inventor, John Money
El doctor John Money, padre de la ideología de género que adoptaron luego feministas y lobbies gay, experimentó y dañó a los niños de la familia Rainer, y más

Emanuele Boffi / Tempi.it

3 abril 2014

La Editorial San Pablo en Italia, catorce años despúes de su publicación en inglés en el año 2000, ha traducido y publicado As Nature Made Him. The Boy Who Was Raised as a Girl (“Como la naturaleza lo hizo. El niño que creció como una niña”).

El título, en italiano, reza así: Bruce Brenda e David. Il ragazzo che fu cresciuto come una ragazza (“Bruce Brenda y David. El chico que creció como una chica”).

En las primeras tres palabras se recoge el sentido de este caso: tres nombres, una única persona.

El autor es un periodista estadounidense, John Colapinto, que transformó en libro su célebre investigación, publicada por primera vez en diciembre de 1997 en Rolling Stone.



El caso, que en Estados Unidos fue muy sonado, es desconocido en Italia [y en España, nota de ReL], pero merece que hagamos un recorrido por el mismo, porque es la base de la denominada teoría de género. 

Nacen dos gemelos, a uno lo operan mal
El 22 de agosto de 1965 nacieron en el hospital St. Boniface de Winnipeg (Canadá) dos gemelos idénticos, Bruce y Brian Reimer. Ambos tenían un problema de fimosis en el pene, por lo que fue necesaria una circuncisión, operación sencilla y de rutina, a la que los padres, Ron y Janet, dieron su consentimiento sin problemas.

El 27 de abril de 1966, el día de la operación, una insólita tormenta de nieve se abatió sobre Winnipeg, presagio shakespeariano de lo que habría de suceder, pues enmarca el accidente que afectó al pequeño Bruce. Por un error increíble, quemaron su pene. «Se separó en trocitos» y «desapareció completamente».

El dotor Money, inventor de la ideología de género
Los padres, desesperados, tras una serie de consultas médicas se pusieron en manos de John Money, un médico del que habían oído hablar en la televisión por sus milagros de «reasignación sexual» que llevaba a cabo en el Johns Hopkins Hospital de Baltimore.

Money era ya entonces uno de los investigadores en sexología más respetados del mundo.

Con un discurso brillante y una inteligencia sofisticada, era el creador de la ideología de género, basada en la idea de que la identidad de una persona no está fundada en los datos biológicos del nacimiento, sino en las influencias culturales y el ambiente en el que crece.

Money, que guiaba la clínica pionera en cirugía transexual de Baltimore, estuvo encantado de ocuparse del pequeño.

El bebé, cobaya para el científico ideólogo
Bruce era la cobaya que él estaba esperando para demostrar la bondad de sus teorías, un pequeño varón sin pene al que podía transformar en una niña.

Ya entonces, el doctor era un asiduo de los platós televisivos, desde los que argumentaba a favor del «matrimonio abierto, del nudismo y de otras formas de cultura sexualmente desinhibida».

Definido por el New York Times como un «agente provocador de la revolución sexual», defendió la película porno Garganta profunda y firmó editoriales sobre la «nueva ética del sexo lúdico».

Animaba a sus pacientes a experimentar con todo tipo de deseo sexual, incluida la «lluvia dorada» (orinarse encima durante la relación sexual), la coprofilia, las amputaciones y el autoestrangulamiento. Para Money no eran perversiones, sino «parafilias».

Cuando la pedofilia no se veía tan mal...
En abril de 1980 explicó en la publicación Time que una experiencia de pedofilia «no tenía necesariamente una influencia negativa sobre el niño».

Durante toda su carrera este hombre fue reverenciado, recibiendo homenajes, numerosos reconocimientos y premios, además de sabrosas subvenciones.

Creó la primera clínica para la identidad de género, celebrada por las mayores y más importantes revistas estadounidenses e internacionales.

Hoy sus estudiantes y protegidos, cuenta Colapinto, «ocupan posiciones preeminentes en algunas de las universidades, instituciones de investigación y revistas científicas más estimadas de los Estados Unidos».

El doctor "me parecía un dios", dice la madre
Hasta conocer a Bruce, el campo de acción de Money se había limitado a los hermafroditas. El niño fue para él su ocasión dorada.

Cuando Ron y Janet, que entonces tenían sólo 20 y 21 años, le conocieron, se quedaron fascinados por el personaje. «Me parecía un dios», dice ella.

El médico les explicó que le podía dar al niño una vagina que funcionara perfectamente, pero que necesitaba su colaboración para que Bruce se convirtiese en niña.

Era importante que la vistieran como una niña, que no le cortaran el pelo, que hicieran lo posible para que ella se sintiera “una ella” y no “un él”. Así tendría una vida feliz.

Primer paso: castrar al niño
El 3 de julio de 1967 Bruce fue castrado por el Dr. Howard Jones, un colaborador de Money que seguidamente lo abandonó para emprender una profesión más remunerativa: abrió en Virginia la primera clínica para la fecundación in vitro.

De este modo, Bruce se convirtió en Brenda. Durante los primeros años, Ron y Janet se lanzaron de cabeza en esta empresa.



El niño que fue llamado Bruce al nacer,
reconvertido por el doctor Money en la niña Brenda


Pero algo no iba bien. La pequeña Brenda ignoraba las muñecas que le regalaban, adoraba pelear con sus amiguitos, construía fuertes en lugar de peinarse delante del espejo. En el baño, hacía pipí de pie.

Los primeros años de colegio empeoraron muchísimo la situación. Brenda empezó a ser especialmente violenta y la suspendieron.

Vendiendo el "éxito"
Mientras tanto, en 1972, Money publicó su libro Man & Woman, Boy & Girl (Hombre y Mujer, Niño y Niña), en el que puso al mundo al corriente del extraordinario «caso de los dos gemelos».

El volumen describía el experimento como un «rotundo éxito». Era la «prueba concluyente» de que «no se nace varones o hembras, sino que uno se convierte en varón o en hembra».

El caso tuvo resonancia mundial. Adoptada por el movimiento feminista, la obra fue alabada en las primeras páginas del Time y del New York Times Book Review, lo que dio a su autor la indiscutible celebridad de un gurú.

Sus tesis, se escribió entonces, tendrían sobre la historia de la humanidad una influencia comparable a la «teoría de la evolución de Darwin».



El mundo adoptó la nueva ideología
Sólo un desconocido investigador llamado Milton Diamond se atrevió a expresar su perplejidad ante el caso. Pero fue ignorado. Al contrario, «el caso de los gemelos de Money fue decisivo para que se aceptara universalmente no sólo la teoría según la cual los seres humanos son, cuando nacen, psicosexualmente modelables, sino también la cirugía de reasignación sexual como tratamiento para los niños con genitales ambiguos o dañados. El método, que antes se realizaba sólo en el Johns Hopkins, se difundió rápidamente y hoy se lleva a cabo en casi todos los principales hospitales del país».

Sin embargo, la realidad iba en otra dirección muy distinta.

Brenda seguía comportándose «como un marimacho», defendía a su hermano en las peleas y le costaba estar con sus amigas.

Los experimentos de Money
Periódicamente, los dos hermanos iban a la clínica de Money para ser sometidos a unos estresantes test psicológicos.

Durante estas sesiones, a los dos gemelos de seis años se les mostraban imágenes de sexo explícitas «para reforzar su identidad/rol de género».

Los dos hermanos estaban obligados a simular actos sexuales entre ellos.

En una ocasión, el Dr. Money «les hizo una foto con una Polaroid».

Para Brenda, estas sesiones, a las que se tenía que someter también sola, eran una tortura.

En sus sueños imaginaba que era un veinteañero «con bigotes», pero tenía miedo de decírselo a sus padres por temor a desilusionarlos.

De hecho, Ron y Janet, frustrados por el comportamiento de la niña, intentaban por todos los medios aplicar los consejos de Money: se paseaban desnudos por la casa, iban a campamentos de nudistas, presionaban a la pequeña para que asumiera actitudes femeninas.

El precio de la ideología
Todo ello les llevó a un agotamiento nervioso: Janet intentó suicidarse, Ron empezó a beber.

Money, mientras tanto, publicó un nuevo libro de éxito (Sexual Signatures, "Características sexuales") en el que volvió a hablar de Brenda, que «estaba atravesando felizmente su infancia como una verdadera chica».

La realidad es que Brenda, con once años, empezó a tener instintos suicidas.

Los asistentes sociales y los médicos de su ciudad entendieron que algo no iba bien, pero la fama de Money era demasiado grande para poder ensombrecerla.

Brenda transcurrió su infancia pasando de un psicólogo a otro.

A los doce años empezó el tratamiento con estrógenos para hacer crecer el pecho.  

En la última visita que tuvo en el estudio del Dr. Money tuvo un encuentro con un transexual que le magnificó las ventajas de la operación quirúrgica de cambio de sexo. Brenda huyó y les dijo a sus padres que si la obligaban a volver «se suicidaría».

Ser una "chica" sin el doctor Money
Aunque ya alejada del médico, Brenda siguió teniendo una vida difícil. En el colegio la llamaban «gorila» y algunos periodistas empezaron a interesarse en ella. En 1977, un equipo de la BBC fue a Winnipeg para hablar con sus médicos. Todos confirmaron la misma impresión: Brenda no era la «chica feliz» de la que hablaban los best-sellers de Money.

El mismo doctor, contactado por la BBC, se negó a ver a los periodistas, cerrándoles la puerta en las narices. El documental, titulado The First Question (La primera pregunta), emitido el 19 de marzo de 1980, pasó inadvertido.

Algunos días antes, el 14 de marzo, Ron le había revelado a su hija su historia. Como relata Colapinto, Brenda «se sintió aliviada» porque por fin entendió que «no estaba loca». La primera pregunta que le hizo a su padre fue: «¿Cuál es mi nombre?».

Volver a ser varón
Brenda decidió volver a su sexo biológico. Eligió llamarse David porque este es el nombre «del rey asesino de gigantes de la Biblia», el niño que combate y vence al poderoso Goliat.

Empezó a inyectarse testosterona, le crecieron los primeros pelos en el rostro, a los dieciséis años se sometió a la primera operación para la creación del pene. Mientras esperaba la mayoría de edad, permaneció escondido dos años en el sótano de su casa.

A los dieciocho años pudo entrar en posesión del dinero que el St. Boniface Hospital le había concedido como indemnización y adquirió una furgoneta equipada con todas las comodidades, a la que bautizó según el fin que tenía que tener: «Furgoneta para copular».

La cosa no fue así. David no tenía capacidad de erección y la cosa se supo entre sus amigos.

Intentó de nuevo el suicidio dos veces.

A los veintidós años se sometió a una faloplastia y, dos años después, tuvo su primera relación sexual. Pero aún era profundamente infeliz.



David Raimer, después de rechazar su feminización

Algo novedoso: orar
Colapinto relata que en el verano de 1988 David hizo «algo que no había hecho antes: acabé rezando. Dije: “Tú sabes que he tenido una vida terrible. No tengo intención de quejarme contigo porque Tú debes saber porque me estás haciendo pasar por todo esto. Podría ser un buen marido, si se me diera la posibilidad”».

Dos meses después conoció a Jane, una madre soltera que había tenido tres hijos de tres hombres distintos. Se enamoraron. David vendió la inutilizada furgoneta para copular y compró un anillo de brillantes. Se casaron el 22 de septiembre de 1990.

Una ideología que traía financiación
Milton Diamond, el primer investigador que contestó las tesis de Money, asestó un duro golpe a su credibilidad. Money, aunque ya no hablaba del caso de los gemelos, seguía sosteniendo las tesis de género que continuaron facilitándole grandes financiaciones, también públicas.

Pero en 1994, Diamond, después de haber conocido a David, escribió un artículo para desvelar la realidad sobre el “caso de los dos gemelos”.

La tesis del texto era que, aunque la educación tenía un papel importante al plasmar la identidad, ésta es fruto del dato biológico concedido por la naturaleza. Diamond tardó dos años en encontrar una revista que aceptara el texto y cuando apareció fue una bomba.

David concedió algunas entrevistas en la televisión con el rostro escondido. Después acepto la petición de reunirse con Colapinto por el simple motivo que éste trabajaba para Rolling Stone y a David le gustaba el rock’ n’ roll.

Se destapa la verdad
Para Money – «Hot Love Doctor» (Doctor Amor Caliente, ndr), como lo llamaban los periódicos – empezó el declive.

En el Johns Hopkins se nombró como director de psiquiatría a Paul McHugh, un católico orgulloso de serlo, que puso en marcha una investigación sobre cincuenta transexuales tratados en la clínica para la identidad sexual del Hopkins desde su fundación en 1966. Ninguno de ellos había sentido ningún beneficio.

Se cerró la clínica, a pesar de las inútiles protestas de la comunidad transgender.

Sin embargo, en 1997 Money obtuvo un reconocimiento como «uno de los más grandes investigadores del siglo en el campo de la sexualidad». Falleció el 7 de julio del 2006 en Towson.

La familia Reimer nunca sanó
Los demonios no dejaron de perseguir a la familia Reimer. Solo Ron, después de un periodo dificil vinculado al alcohol, consiguió retomar las riendas de su vida.

Janet siguió sufriendo profundas crisis depresivas.

Brian tuvo varios fracasos matrimoniales y pasó por las drogas y el alcohol. Se suicidó en 2002.

David, después de la muerte de su hermano, no fue el mismo. La empresa en la que trabajaba cerró, peleó con su mujer. El 4 de mayo de 2004 condujo hasta un parking aislado y se disparó en la cabeza. Tenía 38 años.



(Traducción de Helena Faccia Serrano, Alcalá de Henares)
Por lo que cuestan dos cervezas al mes ayudas a mantener Religión en Libertad
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
18 COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.

Comentarios

pedro de madrid
22/03/2016
Genero brutalmente impuesto.
Este artículo no podría ir a los libros de texto, por favor, que no se pierda
Eduardo
02/08/2015
Inaudito.
Toda esta historia es real por muy tenebrosa que pueda parecer es algo inaudito por lo menos.
Patricia Paola
02/12/2014
Pretendiendo ser sabios, terminarán siendo estopa.
´´Profesando ser sabios, se hicieron necios...´´ Hombres como Money abundan en estos días en que la tecnología se ha convertido en un ´´devorador de hombres´´, un pulpo con tentáculos manipulado por estos seres perversos que no escatiman en sacrificar personas inocentes para lograr sus retorcidos objetivos infernales... Ya es tiempo de que el Dios de los cielos intervenga, y doy gracias porque ese día llegará en breve.
ABA
26/08/2014
Abrerracion total.
Veo este documento con bastante retraso a la vista de las fechas del resto de comentarios y no puedo irme sin dejar el mio. Estamos ante un suceso de un descerebrado, de un loco de una persona que debería estar en la carcel. Sin embargo todo el mundo estaba encantado con los experimentos de este señor. Estos ideologos son capaces de sacrificar la vida de un ser por llegar a la fama, por validar sus teorias, jaleados por una parte de la industria sanitaria que se frota las manos viendo el negocio que puede hacer a base de manipular los organismos. Estos son unos monstruos y supongo que la pelicula de Frankestein sera su preferida. Entonces ¿cual es la razon para que las aberraciones se impongan en el mundo bajo la forma de ideologia o modernidad? Para mi la razon es: dinero.
Alejandro Olvera Moya
07/04/2014
Otro fraude más.
La ideología de género esta muy extendida sobre todo entre los jóvenes. Se proclama en todas partes, en las escuelas, en las oficinas de gobierno, en los centros de salud. Muchos jóvenes verdaderamente no pueden concebir porque habemos quienes no compartimos la ideología de género.
Jorge Araya Navarro
07/04/2014
oh viejo....
:(
Cristiano Rogando
06/04/2014
A favor de la experimentación.
Concedo que se investigue a apropósito de la trans sexualidad pero, exclusivamente, con los hijos e de los doctores.
Rogelio de Illora
05/04/2014
Aqui y ahora.
Bueno, en Andalucia y otros lugares se financian este tipo de operaciones con dinero publico, en hospitales publicos, sin que nadie diga nada, ni medicos ni politicos, ni personas de a pie.
Ceheginera
04/04/2014
No es ciencia: es inhumanidad.
Algunos científicos no son más que ASESINOS, personas monstruosas, odiadores de la naturaleza humana, pervertidos y perversos.

Vidas destruidas por esta ideología las hay a millares. Personas manipuladas y engañadas por los amantes de la ideología rosa, millones!!!

Llamar ciencia al orgullo humano y al afán de manipular sobre la naturaleza humana es una gran mentira. A eso hay que llamarlo crimen de lesa Humanidad
Rafa
04/04/2014
Horror.
Sencillamente monstruoso. Y toda esa gente ocupa puestos de responsabilidad en los gobiernos occidentales, en la ONU... Hoy más que nunca Satanás es el príncipe de este mundo.
Rafael Marañón.- el viejo
04/04/2014
LOS EXPERIMENTOS CON GASEOSA.
¡Que sarta de canalladas se hacen con las personas en nombre de la ´´ciencia´´, cuando no son nada más que experimentos hechos sobre las personas de otros! ¡Y sin el menor escrúpulo!
¡Que asco!.
¡Y desde luego piensan que Dios es el malo!
Marta
03/04/2014
Que Dios se apiade de nosotros.
Qué horror. Esto debe saberse, cuantos casos habrá de infelicidad sin rumbo por estos motivos. Vidas destrozadas, manipuladas violentamente. Perdón Señor, perdón por los que maltratan a tus hijos.
Carmen
03/04/2014
Manuel.
...satanás tiene su élite también en el Vaticano
M del Pilar
03/04/2014
Hay que saber....
Varios enlaces interesantes:
http://www.esposiblelaesperanza.com/index.php?option=com_content&view=article&id=34&Itemid=4
http://www.miriamgrossmanmd.com/about/
http://saberparacreer.blogspot.com.es/p/sus-planes-para-vuestros-hijos-por.html
http://www.sinsida.eu/index.php?&idioma=espanol
M del Pilar
03/04/2014
M del Pilar.
Hay muchísima manipulación en todos estos temas, el mal solo sabe hacer mal, pero peor que esto, son los que dejando a un lado el sentido común apoyan sus tésis., a eso se le llama: RELATIVISMO.
Es una guerra que gracias a Dios tenemos ganada, pero ¡Hay muchos muertos por el camino!.
Que Dios nos ayude.
Manuel
03/04/2014
Élites satánicas disimuladas..
No se puede dudar de quiénes, y de quién, nos dirigen en la sombra, ni de qué poco sirve la multitud de órganos estatales creados teóricamente para el bien de los ciudadanos. Curioso el dato de 1966 para la fundaciòn de esa instituciòn. Si se diesen los nombres de las publicaciones y personas e instituciones que llenaban de dinero y alabanzas a Money aparecerían los de siempre. !Ay de las élites del dinero y del poder mundial¡ En los mensajes que dan todas las apariciones actuales de confianza siempre se habla de ellas.
JAVIER
03/04/2014
Le llaman Ciencia y progreso.
Pero claro como era un estadounidense y no un medico nazi aleman, nada se le hizo, nadie le denunció. Y le llaman Ciencia......
mjbo
03/04/2014
Dios mío.
Dios mío..., Dios mío..., Dios mío...: ¡qué barbaridad, cuánta monstruosidad!

Las noticias más leídas

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS