Religión en Libertad
Rouco cree que la beatificación de 522 mártires en Tarragona el 13 de octubre tocará muchas almas
Actualizado 10 septiembre 2013 - 0:0  
Europa Press   
 ¡La primera lista de los obispos mártires!
 Joaquina Rey y Juan Huguet, dos mártires que impresionan especialmente a Martínez Camino
 Pronto serán declarados mártires otros 4 grupos españoles: el 13 de octubre, 500 nuevos beatos
 «Sí, somos religiosas, no hagan daño a esta familia»: las mártires Siervas de María en Pozuelo
El cardenal arzobispo de Madrid y presidente de la Conferencia Episcopal Española, Antonio María Rouco Varela, se ha mostrado "firmemente convencido" de que el acto de beatificación de 522 Mártires del siglo XX en España ayudará a revivir en el corazón de cada uno el alma de la Iglesia y su voluntad de responder a la llamada de Dios en este momento "tan crítico y tan difícil" de la historia.

Así lo ha indicado durante la audición organizada por la CEE y el Arzobispado de Madrid en la Catedral de Santa María la Real de la Almudena para presentar los Himnos y Misa de los Mártires interpretados por la Orquesta Sinfónica y Coro de la JMJ para la Beatificación de Tarragona que tendrá lugar el próximo 13 de octubre.

Rouco ha remarcado que con el martirio de Cristo "cambió el tiempo, cambiaron las personas, cambiaron los pueblos y a la humanidad se la abrió el futuro" y ha explicado que la tarea del hombre después de ese gran martirio consiste en "saber participar de él", algo que los mártires han hecho "más literalmente".

Con el arzobispo de Tarragona
En un acto en el que también ha estado presente el arzobispo de Tarragona, Jaume Pujol, el cardenal ha agradecido que el martirio de los que han dado la vida por el Señor se hiciese fecundo en un momento determinado de la historia, "la historia del siglo XX, la historia de España, la historia de Europa, la historia del mundo".

"Mucha sangre se ha derramado en este siglo XX, que para muchos es y constituye la parte más sangrienta de nuestra vida personal y mucha de esa sangre se derramó por la sangre de Cristo. Los pecados pudieron menos y el odio fue menos capaz de llegar a la victoria", ha destacado.

También se ha referido a la paz diciendo que la sangre de Cristo es la sangre "de la reconciliación". "El señor lo que ha hecho es amar los corazones, lo sigue haciendo, para que pueda después haber paz de la más externa, de la más amenazada por los peligros de la política internacional y de la más amenazada por nuestros egoísmos y nuestras visiones que no tienen sentido. Esa paz se recompone siempre y se reconduce cuando se lleva al corazón del hombre", ha remarcado.

Papas más o menos musicales
Sobre la audición, Rouco ha asegurado que se ha emocionado mucho y que ha visto un "fruto excelente" de la Jornada Mundial de la Juventud de Madrid 2011 en esta orquesta "jovencísima". "Estoy seguro de que el Papa Benedicto XVI se habría alegrado mucho de estar aquí esta noche y también el Papa Francisco que no es muy musical él pero, bueno, es lo suficiente para que se emocionase muchísimo esta noche", ha apuntado.  "A través de la música -ha añadido-- se pude dar un excelente testimonio de la fe quizá el mas hermoso", añadió. 

Dos páginas de mártires de Madrid
Por su parte, el secretario general de la Conferencia Episcopal Española y obispo auxiliar de Madrid Juan Antonio Martínez Camino, ha subrayado que los mártires de la diócesis de Madrid ocupan dos páginas enteras de los documentos presentados. Además, ha destacado que se trata de la primera vez que la orquesta interpreta en público la Misa de los mártires.

Mientras, el presidente de la Asociación Orquesta Sinfónica y Coro JMJ, Pedro Alfaro Uriarte, ha explicado que la composición de la Misa, encargada por la CEE y resultado de la colaboración de los compositores Kuzma Bodrov, Carlos Criado, Rubén Díez y Pedro Vilarroig, les ha sorprendido por la su "riqueza" así como por la "paz y luminosidad" que transmiten.

Alfaro ha asegurado que esta es una ocasión "única" para avanzar su vocación de poner los talentos musicales al servicio de la fe. Desde la JMJ, según ha afirmado, cada proyecto ha supuesto "muchos sacrificios" pero ha añadido que ha sido "mucho mayor la recompensa". "Cuando vemos cómo a través de la música traspasada por la belleza y la gracia nuestros corazones se transforman pudiendo llegar a tocar a aquellos de quienes nos escuchan", ha explicado.