Religión en Libertad
SD Pedro Nart Fontova
Tomás Nart llevaba catorce meses tras el rastro de su abuelo Tomás Nart Fontova, se equivocó y puso en el buscador el nombre Nart Fontova, que le llevó a la referencia del párroco, a través de mi libro… Ni siquiera conocía la historia y tras leerlo, de acuerdo con otras personas, organizaron el encuentro de cuatro ramas de la familia, en torno al tío abuelo sacerdote".
Actualizado 6 agosto 2013 - 14:35  
Victor in vínculis   
Encuentro familiar
Ha sido publicado en estos días, en varios medios de comunicación de Barbastro el encuentro familiar en memoria del sacerdote mártir Pedro Nart.

Cuatro ramas de la familia Nart -cerca de 80 personas- procedentes de diferentes localidades se reunieron el domingo pasado por primera vez en el encuentro celebrado entre Monesma de Benabarre y Barbastro. Los actos principales fueron la celebración de la Santa Misa y la bendición de un monolito, construido a expensas de la familia, en memoria de Pedro Nart Fontova, que fue párroco de Monesma, y de Agustín Carrera, sacerdote que ejercía el ministerio en otra diócesis pero que fueron martirizados juntos el 28 de julio de 1936.
En declaraciones a la prensa el historiador Martín Ibarra Benlloch, autor del libro “La persecución religiosa en la diócesis de Barbastro-Monzón (1931-1941)” (Zaragoza 2011), del que se han publicado dos ediciones con mil ejemplares de los que tan solo queda 70, afirmaba:
“Tomás Nart llevaba catorce meses tras el rastro de su abuelo Tomás Nart Fontova, se equivocó y puso en el buscador el nombre Nart Fontova, que le llevó a la referencia del párroco, a través de mi libro… Ni siquiera conocía la historia y tras leerlo, de acuerdo con otras personas, organizaron el encuentro de cuatro ramas de la familia, en torno al tío abuelo sacerdote”.
El domingo 28 de julio el Obispo de Barbastro-Monzón, Monseñor Alfonso Milián, presidió la santa Misa en Monesma de Benabarre. En la misa concelebró un sacerdote natural de Castigaleu. El prestigioso historiador les impartió en la tarde del sábado la historia familiar en torno al mártir Pedro Nart.

El proceso de Pedro Nart va incluido en la causa de beatificación o declaración de martirio de los Siervo de Dios Félix Sanz Lavilla y compañeros sacerdotes y laicos de la diócesis de Barbastro-Monzón.
Del libro de Martín Ibarra Benlloch presentamos esta relación sorprendente de sacerdotes quemados durante los días de la persecución religiosa en tierras aragonesas, entre los que figura Pedro Nart y luego el relato de su martirio.
Una persecución implacable
El 22 de julio se quema a don Jaime Puicercús y don José Sorribas en el término municipal de Aínsa. Ese mismo día en Miralsot, se quema a don Isidoro Pomar. El 24 de julio se quema en el cementerio de Fraga a un grupo de cuarenta personas, entre ellas 18 sacerdotes. El 25 de julio se quema en Chalamera a José Reinoso. El 26 de julio se quema en Alcolea de Cinca a don Antonio María Prior. El 27 de julio se quema en el Puente de Argoné -Campo- a don José Rabal. Ese mismo día se quema en Hoz de Barbastro a don Joaquín Martí. El día 28 de julio se quema en Castigaleu a don Pedro Nart. Ese mismo día se quema en Estadilla a don Antonio Amat, José Coll y Carlos Sangenis. Ese mismo día se quema en Purroy de la Solana al P. Manuel Segura y al H. David Carlos Marañón. El 29 de julio se quema en Caladrones a Máximo Fernández. El 30 de julio se quema en Alíns del Monte a don Federico Lasierra. Ese mismo día se quema en Valcarca a don Benito Mora (pág. 717).
Asesinato de don Pedro Nart Fontova
A partir del lunes 27 de julio de 1936 comenzó en toda la zona de Benabarre una persecución implacable contra los católicos más significados y contra los sacerdotes. Los del Comité de Monesma de Benabarre debieron de intentar detener a su párroco don Pedro Nart Fontova. Al no hallarlo, detuvieron al vecino, Joaquín Benedet Pueyo, pensando que él lo ocultaba. Lo llevaron ante el Comité de Castigaleu. Muy poco después se presentó don Pedro Nart, al que detuvieron y llevaron igualmente al Comité de Castigaleu. Los de Castigaleu avisaron a la Comarcal de Benabarre, quien informó al secretario de Laguarres, Jesús Barrau. Este subió al día siguiente 28, con milicianos de su pueblo y un camión de milicianos de la FAI procedentes de Barcelona. Al llegar a Castigaleu, se llevaron al párroco y a pocos kilómetros, en la partida de la Cabañera, lo fusilaron, lo rociaron con gasolina y lo quemaron (Pág. 458).