Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familiaOtras noticias Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeos
  Viernes, 18 de abril de 2014 | 18:38 Suscríbete a ReLRegala ReLDifúndenosContactoHemerotecaAYUDA A REL 
Buscar
Actualizado 10 julio 2010
Vocaciones en las personas

La frase “tener vocación” generalmente todo el mundo lo interpreta como estar llamado o ser llamados por el Señor para entrar en su servicio directo mediante la recepción del sacramente del orden sacerdotal. Pero el término vocación, no se circunscribe exclusivamente a la recepción del sacramento mencionado, sino que implica mucho más de lo dicho, porque de una forma o de otra todos nosotros, seamos creyentes o no, seamos católicos o no, seamos cristianos practicantes de otras religiones, seamos paganos o ateos, todos hemos sido llamados. Todo ser humano, se encuentra llamado por Dios, es decir tiene una vocación de santidad. Es esta una vocación de carácter genérico, pero el ser humano, cada uno de nosotros, además de ser sujetos de esta vocación de carácter genérico somos también titulares de otras vocaciones, o llamadas que Dios nos hace con carácter exclusivo y específico.

 

Jean Lafrance escribe: “Cada miembro del pueblo de Dios recibe una vocación particular, un nombre propio que es una llamada a una amistad única con Dios. Para cada uno de nosotros Dios tiene para distinguirnos, un nombre particular, un nombre que solo Él conoce y que nos liga con Él y con la Iglesia”. Cada persona creado por Dios es única e irrepetible. Se suele decir, que: Dios cuando hace un santo rompe el molde de firma y que la repetición o los clones humanos no existen. Y no solo somos diferentes, en nuestra parte material: aspecto físico, adn, huellas dactilares, iris de los ojos, etc. Sino también la singularidad humana alcanza al espíritu ya que cada uno de nosotros tiene un camino espiritual singularísimo que recorrer, un camino único, que a cada uno de nosotros nos pertenece. Desde el instante de nuestra creación individual, Dios implanta su dirección espiritualizante en lo más íntimo de nuestro ser. Y al hacerlo Dios nos consagra para Sí. Y según se va desarrollando nuestra vocación, también va creciendo nuestra conciencia de ella. Y según se va desarrollando esa conciencia, también va perfilándose nuestra alianza con el Señor y consolidándose nuestra entrega a Él, nos aseguran los eremitas norteamericanos,  Frank K. Nemeck y María Teresa Coombs.

 

La llamada de carácter singular de cada uno de nosotros puede ser para caminar por unos distintos caminos, que necesariamente no tienen porque ser el de la consagración a su servicio directo, pues todos en nuestro estado estamos llamados al servicio del Señor. Dentro de la llamada genérica a la santidad que a todos nos alcanza, hay lugar para una serie de vocaciones singulares, como puede ser la más extendida la llamada vocación matrimonial. El Señor nos dejo dicho: "En la casa de mi Padre, hay muchas moradas; si no fuera así os lo diría, porque voy a prepararos el lugar” (Jn 14, 2).

 

Cada ser humano es llamado por el Señor, a subrayar un aspecto de su misterio. El teólogo dominico Reginald Garrigou-Lagrange, subraya a este respecto que: “Se ha señalado muchas veces: la santidad aparece bajo tres formas bastantes distintas, que corresponden a tres gracias predominantes, y que tienden acercarse, como caminos que, conducen a la cima de la montaña, y que responden a tres grandes deberes para con Dios: conocerle, amarle, y servirle”. Los tres estilos de vida, como formas cristianas de realización personal que son, son vocaciones igualmente comprometidas. Son autenticas llamadas con igual valor ante Dios. En sí mismas, ninguna es mejor que la otra. Para cada uno la mejor es la que el Señor ha elegido para Él y esa vocación a la que cada uno de nosotros hemos sido llamados hemos de seguirla, sin mirar para atrás, porque ante todo hemos de aceptar y amar si voluntad.

 

No pensemos que un camino vocacional es más importante que otro. La importancia de cada uno de nuestros caminos respectivos, será medida en función del amor y deseo de perfección que hayamos puesto al recorrer el camino asignado. Cada camino a recorrer por cada uno de nosotros, es diferente y todos ellos responden al Plan de Dios, para que se cumpla su voluntad universal salvífica.

 

Todos hemos sido llamados, y nuestra plena realización y felicidad en esta vida se encuentran precisamente en ser dóciles al deseo divino. San Pablo en la carta a los romanos, escribe “Y a los que predestinó, a ésos también llamó; y a los que llamó, a ésos los justificó; y a los que justificó, a ésos también los glorificó. ¿Qué diremos, pues a esto? Si Dios está por nosotros, ¿quién contra nosotros?”. (Rm 8,30-31). Es decir hemos de entender esto, de tal manera que después de la vocación viene la justificación, y después de la justificación, la glorificación, o sea la adquisición de la vida eterna, por lo tanto quien no obedece a la vocación divina no será ni justificado ni glorificado.

 

El propósito integral del Señor, es darnos nuestra eterna felicidad, mediante la santificación y para ello trata continuamente de librarnos de los lazos del pecado y para ello Él lo que desea es llevarnos a la intimidad de su vida divina. Llamarnos a la oración y a la vida mística, a la unión con Dios en la oración, y esto es tan universal como la llamada a la santidad, porque una no va sin la otra. No hay absolutamente nadie excluido. Jesús no se dirige a una élite escogida, sino a todos sin excepción. Cada hombre, como dice el cardenal Newman, se encuentra en permanente estado de llamada.  Pero en esta llamada Dios no coacciona a nadie, Él desea que vayamos a su amor, pero que vayamos libremente con un pleno deseo de llegar a Él.

 

Mi más cordial saludo lector y el deseo de que Dios te bendiga.

¿Te ha gustado este artículo? Coméntaselo a tus amigos y conocidos:
en twitter
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
Comentario (máx. 1000 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Juan del Carmelo
Juan del Carmelo no es quien dice ser. O mejor dicho, es quien es, pero prefiere presentarse en su alter ego Juan del Carmelo que no es más que un seglar que, a finales de los años 80, experimentó la llamada de Dios y se vinculó al Carmelo Teresiano. Ha publicado libros de espiritualidad como «Mosaico espiritual», «Santidad en el Pontificado», o «En las manos de Dios» Como lo cortés no quita lo valiente es, además, un empresario de éxito. Y nos acompaña, con sencillez y hondura, desde «El blog de Juan del Carmelo».

Juan del Carmelo, es autor, editor y responsable del Blog El Blog de Juan del Carmelo, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO
JULIO 2010

¿Cuáles son los estímulos divnos?

Verdaderamente, ¿yo amo a Dios?

Imposible, no amar a Dios

¿Vivimos esperanzados?

¡Eloi, eloi! ¿lemá shebaqtani?

Carta a los Hebreos

Virtudes humanas

¿Oran los ángeles?

Don de seguridad

Juzgar a los demás.

Vocaciones en las personas

Alegría en la vejez

Todo lo que dispones Dios, es perfecto

Cuidado del cuerpo, cuidado del alma

Mediación e intercesión

Ver posts de otros meses

ABRIL 2014 (9 artículos)

MARZO 2014 (15 artículos)

FEBRERO 2014 (14 artículos)

ENERO 2014 (16 artículos)

DICIEMBRE 2013 (15 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (15 artículos)

OCTUBRE 2013 (16 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (15 artículos)

AGOSTO 2013 (15 artículos)

JULIO 2013 (16 artículos)

JUNIO 2013 (15 artículos)

MAYO 2013 (15 artículos)

ABRIL 2013 (15 artículos)

MARZO 2013 (16 artículos)

FEBRERO 2013 (14 artículos)

ENERO 2013 (16 artículos)

DICIEMBRE 2012 (15 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (15 artículos)

OCTUBRE 2012 (16 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (15 artículos)

AGOSTO 2012 (15 artículos)

JULIO 2012 (16 artículos)

JUNIO 2012 (15 artículos)

MAYO 2012 (15 artículos)

ABRIL 2012 (15 artículos)

MARZO 2012 (16 artículos)

FEBRERO 2012 (14 artículos)

ENERO 2012 (16 artículos)

DICIEMBRE 2011 (15 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (15 artículos)

OCTUBRE 2011 (16 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (15 artículos)

AGOSTO 2011 (15 artículos)

JULIO 2011 (16 artículos)

JUNIO 2011 (15 artículos)

MAYO 2011 (15 artículos)

ABRIL 2011 (15 artículos)

MARZO 2011 (16 artículos)

FEBRERO 2011 (14 artículos)

ENERO 2011 (15 artículos)

DICIEMBRE 2010 (16 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (15 artículos)

OCTUBRE 2010 (15 artículos)

SEPTIEMBRE 2010 (15 artículos)

AGOSTO 2010 (16 artículos)

JULIO 2010 (15 artículos)

JUNIO 2010 (15 artículos)

MAYO 2010 (16 artículos)

ABRIL 2010 (15 artículos)

MARZO 2010 (16 artículos)

FEBRERO 2010 (14 artículos)

ENERO 2010 (15 artículos)

DICIEMBRE 2009 (16 artículos)

NOVIEMBRE 2009 (15 artículos)

OCTUBRE 2009 (15 artículos)

SEPTIEMBRE 2009 (14 artículos)

AGOSTO 2009 (13 artículos)

JULIO 2009 (14 artículos)

JUNIO 2009 (12 artículos)

MAYO 2009 (7 artículos)

Lo más leído
1 Lope de Vega, Quevedo, Góngora… Los 10 mejores sonetos para meditar sobre la Pasión de Cristo
2 La Legión volvió a asombrar cargando en Málaga el Cristo de la Buena Muerte bajo su custodia
3 Socióloga y psicóloga, a medias luterana y judía, se hizo católica... ¡leyendo al ateo Dawkins!
4 Trasciende lo que declaró en 2005 el cardenal Bergoglio al proceso de beatificación de Juan Pablo II
5 Viernes: Las 7 palabras de Cristo en la Cruz
6 Nuevo anuncio pro familia: una falsa oferta de trabajo escandaliza y emociona a los candidatos
7 El cardenal Caffarra salvó del aborto a un anencefálico: la madre agradece ahora el tiempo que vivió
8 ¿Identidad sacerdotal? «Busca a Dios en la adoración y da a tu pueblo lo que te fue encomendado»
9 De ese Sanedrín que juzgará a Jesús esta noche al amanecer
10 Doce pies, doce historias: las personas a quienes lava Francisco este Jueves Santo