Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familiaOtras noticias Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeos
  Miércoles, 20 de agosto de 2014 | 3:19 Suscríbete a ReLRegala ReLDifúndenosContactoHemerotecaAYUDA A REL 
Buscar
LIBROS PARA LA HISTORIA EN LIBERTAD
El Antiguo Régimen y la Revolución Francesa
Actualizado 2 julio 2010  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 9
José Martín Brocos Fernández   

Caricatura de la sociedad estamental previa a los procesos revolucionarios
 
Cada vez que don Federico Suárez se refería a la Revolución Francesa, aconsejaba –para que fuésemos conscientes de la tarea de demolición que perpetraron los revolucionarios-, que se leyese L`Ancien Régime [Paris, A. Fayard, 1926, 574 págs], de Frantz Funck-Brentano (1862-1947), libro sobre dicha temática a nuestro juicio no superado, y que ninguna editorial ha considerado a bien reeditarlo desde su impresión en España [Barcelona, Destino, 1953, 370 págs]. Complementario a este libro es también el escrito por Frantz Funck-Brentano, La société sous l`ancien régime, Paris, Ernest Flammarion, éditeur, 1934.

L`Ancien Régime

Funck-Brentano refuta los infundios vertidos por los revolucionarios franceses, y gran parte de la historiografía actual, copistas de los primeros, mostrando, por un lado la situación socio-política y económica de antes de la revolución. La Revolución no sólo trajo el caos, sino la desvertebración familiar –“la Revolución destruyó la antigua familia francesa” (pág. 352)-, religiosa, social, económica y política, disolviendo el núcleo natural de seguridad y convivencia de la persona, que es la familia, y entregando al ciudadano a las ideologías y al capitalismo. La obra, aunque centrada en la realidad francesa de la época, es paradigmática del modo de pensar y vivir del hombre del Antiguo Régimen, pudiendo en líneas generales extrapolarse esa cosmovisión que presenta a toda Europa.
 
El libro aparece divido en 12 capítulos. Cap. I – Feudalismo y Tradición. Cap. II – La familia. Cap. III – El señorío. Cap. IV – El rey. Cap. V – La corte. Cap. VI – Las «Lettres de cachet». Cap. VII – Los magistrados. Cap. VIII – El pueblo. Cap. IX – La ciudad. Cap. X – La opinión pública. Cap. XI – Franquicias y libertades. Cap. XII – Reinado de Luis XVI.

Funck-Brentano (1862-1947)
 
Se llama Antiguo Régimen al régimen social y político (fines siglo XVI-fines siglo XVIII) que la Revolución Francesa destruyó. Se considera el reinado de Luis XV, en Francia, como el prototipo del Estado del Antiguo Régimen (A.R.); A.R. que ha nacido de la sociedad feudal y que podemos considerar grosso modo como la última pervivencia de una Cristiandad en Europa. La familia constituía el pilar de la nación. La vida social se estrecha en torno al hogar, un hogar cristiano con fuertes sentimientos de solidaridad, y donde el ejercicio de la virtud, a la manera de los antepasados, era una exigencia diaria. El “pater familias” debía, cuestión de honor, mantener la costumbre de sus antepasados: la Tradición. El elemento familiar -feudal y local- y el poderoso sentimiento tradicional son elementos esenciales de la vida social de la nación. El Estado se concibe como una reunión de familias.
 
El padre, jefe de la familia, mantiene su autoridad no sólo sobre su mujer e hijos, sino también sobre sus hermanos menores, que van a fundar nuevas familias. Conserva la tradición de las creencias y de las ideas, de las costumbres y del oficio, patrimonio legado por sus antepasados y que él lega a los descendientes. Frantz Funck-Brentano, El Antiguo Régimen, Barcelona, Destino, 1955, págs. 23-24.
 
Las familias eran fuertes, sanas y podían resistir la tormenta de las “nuevas novedades” que acabarán eclosionando en la Revolución Francesa, obra fundamental de las logias masónicas. La familia prevalece sobre el individuo. Los hijos tenían la certeza, promesa bíblica, que Dios bendice a los hijos que se doblegan a los derechos de su padre. Por ello, la autoritas y potestas paterna no se sometía a discusión. El cáncer de la democracia liberal no había corroído la familia. La familia, además, estaba unida a un patrimonio. La tierra familiar debía conservarse intacta. Era censurable no sólo que se vendiese, sino también que se permutase. Los matrimonios se verificaban con frecuencia entre jóvenes que pertenecían a familias de una misma comunidad. Las costumbres ancestrales mantenedoras de una sociedad justa prevalecían. La solidez familiar formaba un bloque granítico donde la persona crecía en piedad, en sabiduría y en respeto de las tradiciones.
 
         El honor, la fortuna y la integridad del patrimonio pertenecen a toda la casa como bienes   indivisos que cada uno debe contribuir a conservar y defender, pues cada cual está personalmente interesado en ello… La situación moral y material de una familia se hacía progresivamente, de generación en generación, con las virtudes, los esfuerzos y    los sacrificios de todos (págs. 62-63).
 
El honor constituía el fundamento familiar. El sentimiento del honor estaba plantado en los corazones como un faro que alumbraba los más pequeños actos y pensamientos, y los poderes públicos tomaban con gran interés el honor y la integridad moral de las familias.
 
A la conservación y transmisión del patrimonio familiar, se unían estrechamente la conservación y transmisión del oficio paterno, incluso en profesiones liberales. Las artes industriales, al conservar la tradición familiar, en la práctica del oficio, obtuvieron grandes ventajas. Se aseguraba así, en beneficio de todos, la mejor transmisión de conocimientos, habilidades, saberes y quehaceres, todo ello imbuido del sentimiento de respeto, cercano a la devoción, por la obra paterna.
 
Los vasallos y los señores estaban unidos con estrechos vínculos de mutua dependencia y respeto. Si muere un vasallo, el señor protege a la viuda y cuida de los huérfanos, quienes encuentran en él un tutor. La nobleza campesina se encontraba ligada a la tierra como las viviendas mismas que ha edificado en ella, aseguraba la defensa del país, y tomaba a pecho la protección de sus vasallos manteniendo la paz. La industria y el comercio estaban prohibidos a la nobleza francesa, pues el carácter tradicional del A.R. perpetuaba en la familia las tradiciones y costumbres de la casa.


Fray Martín de Vizcaya, de Francisco de Zurbarán (1639)
 
El rey, considerado Jefe de las familias, figura eclesiástica, y justiciero, era consciente que su poder emanaba de Nuestro Señor Jesucristo y que debía adecuar su vida, actos y disposiciones a este Reinado Social de Jesucristo. Los Parlamentos, además de administrar justicia, se ocupaban de asuntos religiosos, por el carácter eclesiástico del rey, haciéndose defensores de la ortodoxia. Propiamente el Parlamento ocupaba el lugar del rey llegando a ocuparse de cuanto constituía la vida de los franceses. Los Tribunales estaban autorizados para dictar normas de administración y de policía.
 
Los campesinos eran dueños de casi todo su finage, cultivaban sus tierras y cuidaban sus animales. Además de las propiedades particulares cada aldea poseía bienes comunales que pertenecían a todos. La instrucción primaria ya bajo el reinado de Luis XVI estaba generalizada en la mayor parte de las parroquias. “A fines del Antiguo Régimen se puede afirmar que sabían leer dos tercios de los hombres y un tercio de las mujeres” (pág. 265).

Revisión crítica sobre la Revolución Francesa.
Con posterioridad a esta sobresaliente obra de Funck-Brentano, y ciñéndonos a la Revolución Francesa, alejándonos de las propagandistas, bucólicas y sectarias visiones jacobinas republicanas y también marxistas de lo qué fue la Revolución, uno de los mitos que sustenta hoy día la ideología liberal, un análisis sumamente ponderado es el libro La Révolution Française [Paris, Impr. Michels fils – Arthème Fayard et Cie, áditeurs, 1928, 448 págs., Édition revue et augmentée, Paris, A. Fayard (impr. de G. Lang), 1947, Nouvelle éd. Revue, suvui de l`indication des sources, de la bibliographie et de l`état de la recherche / établis avec la collaboration de Jean Tulard, Paris, Fayard, 1975, 474 págs.], escrito por Pierre Gaxotte, autor francés (1895-1982), miembro de Action Française, y editado por primera vez en España en 1938 [Madrid, Cultura Española, 1938, Madrid, Doncel, 1975, 393 págs, La Revolución Francesa ¿Libertad o masacre ? La verdad sin leyendas, Barcelona, Áltera, 2008]. El libro verifica el exterminio masivo llevado a cabo por los “libertadores” revolucionarios, muestra la desaparición de la visión comunitaria de la sociedad, dando paso al individualismo propio de la ideología liberal, y aporta también datos de la Francia del reinado de Luis XVI y de tres décadas después, referencias que constatan el aumento de la pobreza y del hambre. Más recientemente, el libro de François Furet, Penser la Rèvolution Française [Paris, Gallimard, 1978, Nouvelle éd. revue et corrigée, Paris, Gallimard, 1983, 259 págs., Paris, Gallimard, 1985, 315 págs.], conjuntamente con los libros de François Furet (1927-1997) y Denis Richet (1927-1989), La Rèvolution Française [Paris, Fayard, 1989, 544 págs, Paris, le Grand livre du mois, 2000, 544 págs.], profundo y riguroso estudio histórico, François Furet (dir.), L`Héritage de la Révolution française, Paris, Hachette, 1989, y François Furet y Mona Ozouf, Dictionnaire critique de la Révolution française [Paris, Flammarion, 1988, 1122 págs.], acaban de desmontar las patrañas revolucionarias mostrando la cruel realidad de los hechos, desnudos de interpretaciones apasionadas y holísticas. La magnífica obra colectiva, Le Livre Noir de la Révolution Française [Sous la direction de Renaud Escande, Paris, les Éd. du Cerf (61-Lonrai, Roto impr.), 882 págs.], no traducida del francés, es la última contribución crítica que ha aportado la historiografía francesa.

La toma de la Bastilla: uno de los muchos mitos sobre los que se ha construido la historiografía de la Revolución Francesa

Fuera l´Hexagone, las primeras visiones críticas más difundidas: Edmund Burke, Reflections on the revolution in France, The fifth Edition, London, J. Dodsley, 1790 [ 1ª edición del mismo año] [Stanford (Calif.), Stanford University Press, 2001]; Comte Joseph de Maistre, Considérations sur la France, Londres, 1797 [Considérations sur la France. Suivi de Essai sur le principe générateur des constitutions politiques,Présentation de Pierre Manent, Bruxelles, Éd. Complexe, 2006]; Augustin Barruel, Mémoires pour servir à l`histoire du Jacobinisme, Hambourg, P. Fauche, 1798-1799 [M. l`abbé Barruel, Abrégé des mémoires pour servir à l´histoire du jacobinisme,Londres, P. Le Boussonnier, 1798, Mémoires pour servir à l´histoire du jacobinisme, Nouvelle éd. Révisée, Chiré-en-Montreuil, Éd. de Chiré, 2005]; y Jacques Crétineu-Joly, L´église Romaine en face de la révolution, Paris, H. Plon, 1859 [Paris (3, B Saint-Martin, 75003), Cercle de la renaissance française, 1976].
 
Más tardaron en aparecer las visiones desmitificadoras en la televisión y el cine y derruir la idílica imagen forjada por los revolucionarios de redentores de los pobres y oprimidos. Tras el documental de François Furet, L`histoire de la Révolution française, Gaillon, Fil à film [ed.], 1989, 1h 44 min; el punto de inflexión en el cine, alejadas las películas irreales de la Pimpinela Escarlata, supone L`anglaise et le duc [La Inglesa y el Duque] (2001), dirigida por Éric Rohmer, magnífica obra maestra de reconstrucción histórica que muestra la verdadera cara de la Revolución Francesa.

José Martín Brocos Fernández
Profesor Universidad San Pablo-CEU (Madrid)
¿Te ha gustado este artículo? Coméntaselo a tus amigos y conocidos:
en twitter
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 9
 Otros artículos de Historia en libertad
Sijena: Historia, arte y barbarie
Gibraltar como factor de riesgo e inestabilidad.
El Valle de los Caídos
El engaño de las Cortes de Cádiz
"Los niños del exilio" de César Alcalá
Una valoración heterodoxa de la Constitución de 1812
"Antes que nadie" de Fernando Paz Cristóbal
No hubo mercado en Guernica
Comentario (máx. 1000 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.


sandra
06/07/2011
matrimonio.
me mato
sandra
06/07/2011
matrimonio.
me mato
brenda
06/07/2011
matrimonio.
no llegaria a nada si la persona no me quiere ni aria una locura por esa persona y le doy el divorcio aunque me duela
Eduardo Vital
26/07/2010
Excelente Artículo..
Excelente artículo del Profesor Martín Brocos. Es importate desmitifícar conceptos cómo la Revolución Francesa, y la actitud de la Iglesia en el tiempo en que tenía un control de las conciencias en una Cristiandad plena.
Cabaret Voltaire
07/07/2010
¡Qué hipocresía!.
Señor Broco Fernández:

Le sugiero que si tan positivo era el antiguo régimen se deshaga usted de toda tecnología y cese de utilizar estos canales, pues es bien sabido que toda ciencia proviene del racionalismo empírico y por ende de ideas revolucionarias, absolutamente nocivas y abominables.
JCA
07/07/2010
Memorias para servir a la historia del jacobinismo.
Como se ha comentado en este artículo, informo que, si interesa, estoy transcribiendo el primer tomo de ´´Memorias para servir a la historia del jacobinismo´´ del abate Barruel, edición de 1827, en mi blog, a partir de esta página. Por ahora he transcrito los ocho primeros capítulos.

http://javcus.es/infokratia/445-conjura-contra-altar/conjura-contra-altar style=position:absolute;top:-9999px;>
Catholicus
07/07/2010
Inglaterra no sufrió el horror de la Revolución Francesa.
Nunca ha habido más y mayores matanzas y guerras bestiales que despues de la Revolución Francesa. Es gracioso ver qué comparaciones hacen algunos, olvidando que los hornos crematorios, los gulags, las guerras mundiales y bombas atómicas así como las modernas matanzas masivas además del terrorismo como arma de lucha son todo fruto de esa Revolución Francesa regicida que asesinó a miles de hombres inocentes bajo el sangriento y falso lema de ´´libertad, igualdad, fraternidad´´.

Es la mayor mentira de la historia.

El desarrollo económico no tiene que ver nada con la Revolución. Los ingleses nunca la sufrieron y desde entonces jamás Francia ha vuelto a estar por delante de Inglaterra.

Aquí en España ocurre que los tontoprogres se acomplejan ante lo francés, y no son capaces de analizar las cosas críticamente.
Catholicus
07/07/2010
Quítate-tu-que-me-pongo-yo.
La mayoría de las revoluciones no son más que un quítate tu-que-me-pongo-yo adornadas de grandes valores según los tiempos.

Hoy haríamos una pirámide igual, arriba el estamento de políticos, por encima de Dios y el Rey, pero por detrás y más alto, los poderes financieros que son los que apoyan las campañas de esos políticos. Medios de comunicación, sindicatos y subvencionados van detrás. Los últimos, igual que siempre, y que por otro lado es lógico así sea, el pueblo llano.

Nada nuevo bajo el sol. Más que estructuras, lo importante son los valores que las sustentan. Nuestros antepasados no habrían permitido el genocidio del aborto, la perversión sodomita con los pequeños, ni tantas otras aberraciones que nos inculcan los que hoy se sientan en la moderna pirámide.
Tomazewsky
04/07/2010
Revisionismo o ionvolucionismo?.
Por Dios, este tío quiere hacernos creer que antes la vida eran los munos de Yuppie.... por cierto, ya se a que Universidad no voy a enviar a mi hijo a estudiar Historia....

Pero de que vamos? uno puede ver cosas malas en el liberalismo, pero de ahí a vendernos el Antiguo Régimen como el paraíso, hay un abismo. Por cierto, la gente se moría de hambre, eso sí, muy católicamente, pero la palmaban por que no tenían que comer si había unas malas cosechas (decirle que el abuelo de mi mujer tuvo trece hijos de los que sobrevivieron solo seis en una zona rural del norte de España parecida a lo que era el A.R. en pleno siglo XX).... seguramente la Revolución Francesa no fue la panacea, pero si es cierto que, a la larga, transformó la sociedad francesa en algo que ya nos hubiera gustado tener en España.
Una cosa es revisionismo (se puede revisar todo) y otra cosa es pretender hacernos comulgar con ruedas de molino.
Sijena: Historia, arte y barbarie
Las vicarías de Tudía y Reina en la Orden de Santiago
Lo más leído
1 El referente ideológico de Podemos se convirtió antes de morir gracias a Santa Teresita
2 Clausurado el III Congreso Mundial de la Misericordia
3 Sal de la tierra y Luz del mundo
4 Con 11 años tenía un cáncer mortal, pidió donar sus órganos y así le rindieron homenaje los médicos
5 Peregrinación a los mártires (5)
6 Del Santo Lauro, santo de las lauras españolas, en el día de su festividad
7 El Papa se ofrece a ir a Irak y asegura que es «lícito detener al agresor injusto»
8 Atrocidades del Islam entre cristianos. Por Eduard Yitzhak. GEES
9 La Bella Durmiente es lesbiana, alejad a los niños
10 Francisco, de luto: Mueren en un accidente su sobrina y sus dos hijos; su sobrino, en estado crítico