Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
Regalamos el Evangelio 2015
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familiaOtras noticias Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeos
  Jueves, 18 de diciembre de 2014 | 14:00 Suscríbete a ReLRegala ReLDifúndenosContactoHemerotecaAYUDA A REL 
Buscar
Actualizado 14 abril 2010

Del beneficio, la ética empresarial y las cosas de D. Alfonso Guerra

 
            He acudido anteayer a la charla impartida por un gran amigo mío, Alfonso Rodríguez Maroto –de Guerra hablaré luego, éste es otro Alfonso- sobre ética empresarial. En el interesantísimo debate que suscitaron sus reflexiones, salió como era de esperar el tema de los beneficios empresariales, sobre el que se vertieron valiosas aportaciones.
 
            Yo creo que más para provocar que porque verdaderamente creyera en lo que decía, hubo entre los presentes quien se manifestó vehemente contrario a que las empresas produzcan beneficio, y casi identificó los beneficios como el cáncer del capitalismo. Pues bien, antes que el contertulio en cuestión aunque en ocasión distinta de la tertulia a la que ahora me refiero, semejante idea ya la había expresado “brillantemente”, con ese verbo fácil que indudablemente le caracterizaba y aún hoy lo hace, ese gran protagonista de la transición llamado Alfonso Guerra, vicepresidente que fue del Gobierno de la nación, único diputado presente en las diez legislaturas democráticas de las que hasta la fecha hemos gozado en España, cuando en una de las numerosas salidas de pata de mesa que se gastaba con sus descamisados dijo aquello bien exabrúptico y populista de que “hay que acabar con er benefisio de lah empresah”.
 
            Desde mi punto de vista, hay un grave error en dicha concepción de las cosas, un error que probablemente estarían dispuestos a aceptar incluso mi contertulio de ayer y hasta el otrora Vicepresidente del Gobierno Alfonso Guerra, pero para que lo hagan, tendré que explicarme previamente.
 
            El hecho de que los beneficios se expresen en unidades monetarias –los seres humanos necesitamos de símbolos para expresarnos, de otra manera nuestro cerebro es incapaz de aprehender las cosas, ¿qué es el lenguaje sino un programa de signos para dar forma a las cosas en nuestra mente?- nos induce a confusión y a identificar los beneficios como un síntoma de execrable riqueza. Sin entrar a valorar lo que de execrable pueda tener la riqueza, -entiendo que nada si se destina a fines éticamente correctos-, lo cierto es que el beneficio no es identificable en modo alguno con la riqueza. El beneficio de las actividades empresariales indica tan sólo, más bien diría que nada menos, que esas actividades empresariales son simplemente viables, y que porque son viables, son desarrollables. Dicho de otra manera aún más gráfica, hasta el más desalmado, sanguinario y radical de los comunistas soviéticos, pongo por caso, querría que las empresas soviéticas tuvieran beneficios. Cosa distinta es qué se hiciera con los beneficios o a quién aprovecharan, pero hasta en la Unión Soviética, en la China maoísta o en la Cuba castrista, es de aceptar que para que una empresa sea viable, ha de tener beneficio.
 
            Como muestra un botón. Una empresa que no tenga beneficios y que para el Estado tenga mucha importancia, recibirá de éste subvenciones a fondo perdido. Pero es que desde el momento en el que esas subvenciones a fondo perdido se incorporan a la contabilidad de la empresa, pasan a formar parte, aunque sea de esa manera tan torticera, de su beneficio. Si, pongo por caso, esa misma empresa no recibiera del Estado esas subvenciones, entonces la empresa, carente de beneficios, no tendría otro remedio que echar el cierre, incapaz de seguir actuando en el mundo económico de su entorno, porque su actividad se iría desvaneciendo disipadamente como lo hace un azucarillo en un vaso de aguardiente.
 
            Pero es que además el beneficio, que muchos identifican, y el Sr. Guerra también, con el dividendo, esto es, el pago a los recursos del capital de la empresa, no es sólo el dividendo, es más, muy a menudo, es todo menos el dividendo, constituyéndose el capital en el único de los factores productivos que se queda sin la remuneración que en el proceso productivo le está asignado.
 
            Veamos: la primera aplicación del beneficio (digamos que después de haber pagado de acuerdo con lo pactado y correctamente a los trabajadores y, en los plazos establecidos, también a los proveedores y a los prestamistas), es la que se destina al mantenimiento de los elementos ya existentes de la maquinaria y la fábrica, las llamadas amortizaciones. La segunda es la que corresponde a los impuestos, llamados a generar bienestar social y reparto de riqueza (en esto como en tantas otras cosas, también hay mucha teoría, porque luego hay que ver las finalidades a las que se asignan muchas partidas del presupuesto, en este blog hemos analizado algunas). La tercera, visto que la actividad es viable, será la que se asigne a incrementar los recursos de la empresa para mejorar el producto, aumentar la producción, contratar más mano de obra (ojo, contratar más mano de obra, algo tan necesario en los tiempos que corren), etc. mediante los aumentos de capital con cargo a beneficios.
 
            Hasta aquí, no creo que ni el más socialista de los socialistas tuviera nada que objetar. Pues bien, sólo después de acometidos todos estos objetivos, se procede al más denostado de los que el beneficio está llamado a satisfacer, a saber, el de la retribución a quien puso el capital para que todo el proceso echara a rodar. Una retribución que, a menudo, son grandes capitalistas quienes la reciben, pero que, con no menor frecuencia, recibe el propio Estado, convertido en accionista de tantas grandes empresas; o los miles de pequeños accionistas (a menudo trabajadores de esas mismas empresas) que confían sus excedentes en forma de ahorro a la inversión en las mismas empresas en las que trabajan o en otras en las que confían aún más, lo que llevan a cabo a través de ese mercado ágil y transparente (por lo menos a ello aspira, luego como toda obra humana es corruptible) que se llama bolsa de valores.
 
            Dicho todo esto ¿sigue siendo tan malo el beneficio como para que el Sr. Guerra quiera acabar con él? Es posible que ni después de todo lo dicho, el Sr. Guerra abdique de envenenar a los trabajadores con el tema de los beneficios. Pero si se empecina en hacerlo, que, al menos, lo exprese bien: con lo que el Sr. Guerra querrá acabar será con los dividendos, no en modo alguno, con el beneficio, sin el cual, no habría ni para pagar a los trabajadores. Claro que vista la afición de los socialistas a crear paro, que cada vez que cogen el Gobierno nos dejan en cuatro o cinco millones de parados, a lo mejor resulta que el Sr. Guerra no mentía tanto, y su verdadera intención era la de acabar con las empresas que producían beneficios, y no sólo con las que repartían dividendos.


Descubre el regalo que Religión en Libertad tiene para ti

Descubre el regalo que Religión en Libertad tiene para ti

¿Te ha gustado este artículo? Coméntaselo a tus amigos y conocidos:
en twitter
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 3
Comentario (máx. 1000 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.


JAVIVI
14/04/2010
Hombre rico, hombre pobre.
No tengo constancia documental de que Alfonso Guerra arremetiera tanto contra el beneficio de las empresas, pero no me extraña que así fuera ya que este señor tenía dos caras:

Una la del populista que se presentaba a los mítines del PSOE arramangado hasta los hombros y agitando a los presentes con el discurso de los ´´descamisados´´.

La otra cara era la del ejecutivo de alto standing a costa del bolsillo de los españoles como cuando en una Semana Santa hizo uso de un avión del ejército para trasladarse de Sevilla a Madrid tras disfrutar de unos días de vacaciones ya que no quería soportar atascos o como cuando permitió que su hermano Juan que se enriqueciera en un despacho de la Junta de Andalucía. Ahí si que era partidario del beneficio empresarial, pero no el del honrado obtenido por muchas empresas españolas.comentarios
Luis Antequera
14/04/2010
A Diego.
Estimado amigo Diego:

No se ponga Vd. tan dramático, hombre. No hay nada de malo en permitirse una pirueta literaria intentado plasmar negro sobre blanco el habla característica de una persona tan significada como el Sr. Guerra. No existe en ello nada de peyorativo ni hacia la persona, ni mucho menos hacia esos de mis compatriotas que son andaluces, entre los cuales, muchos de mis ascendientes, y casi casi, mi propio padre.

Agradezco mucho en todo caso, el puntual seguimiento que hace Vd. de mi blog, y sus frecuentes participaciones, que lo enriquecen.

Un abrazo

Luis Antequera
Diego
14/04/2010
Respeto por favor( no ´´rehpeto po favó´´ aunque yo sea andaluz).
En lineas generales estoy bastante de acuerdo en lo que expone en este artículo(aunque me resulta bastante curioso e incluso dudoso que alguien del enorme nivel cultural e intelectual de Alfonoso Guerra pueda defender que las empresas no obtengan beneficios), pero me surge una pregunta:

¿Era necesario intentar ridículamente plasmar por escrito el habla andaluza por estar en desacuerdo con lo que defendía Alfonso Guerra? Un poco de respeto por favor....
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Luis Antequera
De formación jurídico-económica, profesionalmente hablando Luis Antequera ha trabajado tanto en el mundo de la banca como en el de la enseñanza. Las tres pasiones a las que dedica su tiempo son la literatura, la historia de las religiones y la actualidad socio-política. Ha publicado tres libros, “Jesús en el Corán”, “El cristianismo desvelado” y “Derecho a nacer”. Ha colaborado en diversos programas de radio y televisión. Actualmente es director del programa de radio “Iglesia perseguida”, quincenalmente los sábados a las 15:00 hs., y colaborador del programa “Diálogos con la Ciencia”, los viernes a las 00:00 hs., emitidos ambos en Radio María. En cuerpo y alma ofrece cada día su punto de vista sobre el mundo convulso que vivimos.

Luis Antequera, encuerpoyalma@movistar.es, es autor, editor y responsable del Blog En cuerpo y alma, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO
DICIEMBRE 2014

Los niños de Pakistán ni han sido ejecutados ni han fallecido

Díptico de San Lázaro, en el día de su festividad. Hoy, Lázaro en la tradición cristiana

Díptico de San Lázaro, a quien resucitó Jesús: hoy, Lázaro en los Evangelios

De la palabra "homosexual": historia etimológica

Femen condenada ¡por fin!, conversiones forzadas de cristianos en India, otra masacre en Kenia

Del precio a pagar por convertirse al cristianismo en Egipto

Del precioso anuncio de cafés Marcilla

Más sobre la masturbación en el Antiguo Testamento

¿Sabe Vd. cuál fue la primera constitución democrática de muchos de los estados de Estados Unidos?

Del respetadísimo rabino (actual) que admitió que Jesús es el Mesías esperado por los judíos

¿Por qué tal día como hoy, 8 de diciembre, y no otro, la Inmaculada Concepción?

De la preocupante deriva religiosa en la India desde que asumió el poder el hinduista radical Modi

De la cuestión del "sabat" o sábado en la predicación de Jesús

Del himno "Santa Barbara bendita" que le cantan a su patrona los mineros

Triduo de Santa Bárbara: hoy, la patrona de los Artilleros

Triduo de Santa Bárbara: hoy, biografía de la santa

De la masturbación en la Biblia: hoy, en el Antiguo Testamento

Del origen de la palabra "islam" y otras cosas sobre el mismo término
NOVIEMBRE 2014

Termómetro: Boko Haram también mata musulmanes, otra víctima de la Ley de la blasfemia en Pakistán..

De la iniciativa de Rachida Dati sobre Asia Bibi en el Parlamento Europeo

Carta abierta a D. Florentino Pérez, presidente del Real Madrid

Carta abierta del marido de Asia Bibi publicada en New York Times

Del divorcio en el Antiguo Testamento

De algunos agrapha concretos muy interesantes

De D. Winston Churchill y el Duque de Alba: una curiosa anécdota

De la fiesta de Jesucristo, rey del universo, que celebramos hoy

Del leccionario, o el método para la elección de las lecturas en cada misa

Introdúzcase en el apasionante mundo de los "agrapha" evangélicos

De ese pobre marido maltratado que encima pasa por maltratador

De la "minya" judía, el quórum necesario para realizar oraciones comunitarias

De las ayudas a la familia en España y en Europa: breve estudio comparativo

Del descubrimiento de la doble circulación de la sangre por Servet en su "Christianismi Restitutio"

Del Sr. Gallardón y "el Lobby"

Termómetro: los terroristas más ricos, 47 niños asesinados en Nigeria, la vida de Asia Bibi peligra

Del voto esclavo

Del presumido San Juan, autor del Cuarto Evangelio

Del gran tratado neotestamentario sobre la envidia: la Carta de Santiago

De la Biblia de los Duques de Alba, preciosa biblia entre las primeras en español

De la catedral de la Almudena de Madrid: una reseña histórica en el día de la Virgen de la Almudena

Un siglo hoy de la primera transfusión de sangre

Más buenos consejos provenientes del Eclesiástico

De los hermanos de Jesús en los evangelios

De los fariseos que conoció Jesús

Del sombrío panorama demográfico que asuela a España

De los historiadores de la Iglesia: hoy, Eusebio de Cesarea

De la palabra "exacta" con la que San Pablo se refirió a los homosexuales

¿Se imaginaba Vd. que Austria, Australia y Uruguay significan casi lo mismo?

De Juan Pablo II, el Papa que sabía pedir perdón

Ver posts de otros meses

OCTUBRE 2014 (30 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (30 artículos)

AGOSTO 2014 (31 artículos)

JULIO 2014 (31 artículos)

JUNIO 2014 (30 artículos)

MAYO 2014 (31 artículos)

ABRIL 2014 (30 artículos)

MARZO 2014 (31 artículos)

FEBRERO 2014 (28 artículos)

ENERO 2014 (30 artículos)

DICIEMBRE 2013 (31 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (29 artículos)

OCTUBRE 2013 (31 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (29 artículos)

AGOSTO 2013 (29 artículos)

JULIO 2013 (31 artículos)

JUNIO 2013 (30 artículos)

MAYO 2013 (31 artículos)

ABRIL 2013 (30 artículos)

MARZO 2013 (31 artículos)

FEBRERO 2013 (29 artículos)

ENERO 2013 (31 artículos)

DICIEMBRE 2012 (31 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (23 artículos)

OCTUBRE 2012 (31 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (30 artículos)

AGOSTO 2012 (31 artículos)

JULIO 2012 (30 artículos)

JUNIO 2012 (29 artículos)

MAYO 2012 (31 artículos)

ABRIL 2012 (29 artículos)

MARZO 2012 (29 artículos)

FEBRERO 2012 (29 artículos)

ENERO 2012 (30 artículos)

DICIEMBRE 2011 (30 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (30 artículos)

OCTUBRE 2011 (32 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (20 artículos)

AGOSTO 2011 (21 artículos)

JULIO 2011 (23 artículos)

JUNIO 2011 (13 artículos)

MAYO 2011 (30 artículos)

ABRIL 2011 (29 artículos)

MARZO 2011 (30 artículos)

FEBRERO 2011 (26 artículos)

ENERO 2011 (26 artículos)

DICIEMBRE 2010 (30 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (30 artículos)

OCTUBRE 2010 (23 artículos)

SEPTIEMBRE 2010 (30 artículos)

AGOSTO 2010 (25 artículos)

JULIO 2010 (27 artículos)

JUNIO 2010 (27 artículos)

MAYO 2010 (23 artículos)

ABRIL 2010 (19 artículos)

MARZO 2010 (21 artículos)

FEBRERO 2010 (24 artículos)

ENERO 2010 (20 artículos)

DICIEMBRE 2009 (24 artículos)

NOVIEMBRE 2009 (25 artículos)

OCTUBRE 2009 (20 artículos)

SEPTIEMBRE 2009 (14 artículos)

AGOSTO 2009 (8 artículos)

JULIO 2009 (11 artículos)

MAYO 2009 (1 artículos)

Regalamos el Evangelio 2015
Lo más leído
1 «Los orígenes paganos de la Navidad son un mito sin fundamento histórico»: conozca por qué
2 Los niños de Pakistán ni han sido ejecutados ni han fallecido
3 El libro de Los Tres Mosqueteros
4 Adviento: El silencio de Zacarías es actual. San Agustín
5 «Denunciad a vuestros compañeros de trabajo contrarios a las bodas gays»: una universidad «católica»
6 Designada la primera obispesa anglicana para Inglaterra: ningún país con ellas ha ganado fieles
7 Nadie le habló de Dios, pero rezaba de niño y oraba a Jesús; el teatro le llevó al bautismo y la fe
8 «Sálvame diario», de Tele 5, podría suprimirse al entender Competencia que no es programa para niños
9 Toledo, 1936. Ciudad Mártir
10 Asesinó a una religiosa por odio a la fe: el perdón de la familia cambió su corazón para siempre