Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familiaOtras noticias Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeos
  Lunes, 22 de septiembre de 2014 | 14:55 Suscríbete a ReLRegala ReLDifúndenosContactoHemerotecaAYUDA A REL 
Buscar
Actualizado 1 febrero 2010
Soberbia y humildad

Antes, ya hemos publicado una glosa titulada “Humildad y soberbia”, en la que nos ocupábamos de la virtud por excelencia que es la humildad. Hoy le toca el turno al vicio también por excelencia que es la soberbia, fruto de la cual es el orgullo.

 

En la década de los años 60, la casa Seat puso en el mercado un pequeño coche utilitario que era el modelo 600 y que rápidamente se impuso, entre otras razones por su falta de pretensiones y su humilde modestia, y también porque fue el primero fabricado en España con posterioridad al año 36. Por otro lado, con anterioridad, en el año 1939, San Josemaría Escrivá  publicó en Valencia la primera edición de su conocido libro “Camino”, que en su punto 600 hacía referencia a la soberbia diciendo: ¿Tú…, soberbia?  ¿De qué? El parangón cuando apareció el modelo 600 de la Seat, no se hizo esperar. Por supuesto que San Josemaría se refería al ser humano y no al modelo de coche que todavía no había aparecido.

 

La soberbia nos invade y nos domina, y lo peor que esta tiene es que no somos conscientes de ser soberbios. Llegamos a un restaurante, y nos encrespamos con el “maître”, si no nos da la mesa que nos gusta, montamos un número, para que los demás vean lo fuerte que pisamos, aunque sea por una tontería acerca de la calidad de algún plato, o la temperatura del vino. En la carretera o en la ciudad si nos multan por el tráfico, enseguida aunque estimemos que es justa la sanción, ponemos cara de pocos amigos y si se tercia, discutimos con el agente, o hacemos valer nuestra condición de Vip, para tratar de amedrantar al agente. Si hemos de soportar una cola, enseguida buscamos la posibilidad de evitarla en función de nuestra condición Vip. En un aeropuerto, en una estación, no podemos mezclarnos con la “chusma”, y enseguida preguntamos donde está la sala Vip. En el trabajo en la oficina, pobre de nuestros subordinados, si cometen el error de no hacernos la “pelota”. Y otras muchas más circunstancias significativas en nuestra conducta diaria. Y frente a esto cabe preguntarse tal como la hace San Pablo: “… ¿qué tienes que no hayas recibido? Y si lo has recibido, ¿por qué gloriarte como si no lo hubieses recibido?” (1Cor 4,7). Dios nos hizo de la nada, de la nada absoluta, hecho que nos conviene recordar de vez en cuando. Valemos mucho como obra de Dios, pero procedemos de la nada, y no tiene sentido enorgullecernos de nuestra suficiencia, que no nos pertenece.

 

 Son muchas las definiciones que existen sobre la soberbia, pero empleando distintos giros y palabras y todas ellas nos viene a decir lo mismo. Así, la RAE define la soberbia como: Altivez y apetito desordenado de ser preferido a otros. Para San Agustín, la soberbia es: “El amor de la propia excelencia. La soberbia, nos dice San Agustín, ejecuta las mismas obras que la caridad, con la diferencia de que esta las hace para agradar a Dios y aquella para agradar a los demás, a fin de agradarse a sí misma. La caridad da de comer al hambriento y otro tanto también lo hace la soberbia, con la diferencia de que aquella lo hace por agradar a Dios y esta para agradar a los hombres”.

 

 El obispo Fulton Sheen escribe: “La soberbia es un intento de convencer a otro de que somos, lo que nunca fuimos”. Y para él, el orgullo que es una consecuencia de la soberbia, es: “La admiración desmesurada por uno mismo. Es un afecto excesivo en contra de la razón correcta por la cual el hombre se estima y desea ser estimado por otros por encima de lo que en realidad es”. Para el obispo Sheen, el orgullo tiene siete frutos maléficos: “El alarde o la auto glorificación a través de las propias palabras; el amor a la publicidad que es el engreimiento por lo que otras personas dicen de uno; La hipocresía que es la pretensión de ser lo que no se es; la testadurez que es el rechazo a creer que la opinión del otro es mejor que la propia; el desacuerdo o rechazo a abandonar la voluntad propia; y la desobediencia, o el rechazo a someter al propio ego a una ley superior”. Y continúa el obispo Sheen diciendo que: “El último estadio del orgullo, es darse sus propias leyes, ser su propio juez, su propia moral, su propio bien”.

 

En este sentido y también en relación al orgullo la monja norteamericana Madre Angélica Allison nos dice que: “El orgullo es la auto estimación excesiva que nos dispensamos desde que despertamos hasta que nos acostamos”. Y que: “Si claudicamos sistemáticamente ante el orgullo, acabaremos por creer que Dios es algo superfluo en nuestra existencia”.

 

En los libros poéticos y sapienciales de las Sagradas escrituras y concretamente en el Eclesiástico, podemos leer: “…, el origen de todo pecado es la soberbia, y el comienzo de la soberbia del hombre es apartarse de Dios” (Ecl 10,15). El mal es un árbol, cuyas ramas son los pecados u ofensas a Dios. A mayores ofensas mayores son las ramas. Todas las ramas nacen de un tronco único que es la soberbia, sea esta de los ángeles o de los hombres. La soberbia hecha sus raíces y se alimenta en el yo, en el deseos conscientes –caso de satanás- o inconscientes, de ser como Dios, de ser uno mismo superior a todo, lo cual genera el odio hacia lo que es superior, en este caso el odio de satanás a Dios. La soberbia genera odio, la humildad genera amor”. Para San Juan: “Todo lo que hay en el mundo, es concupiscencia de la carne, concupiscencia de los ojos y orgullo de la vida no viene del Padre sino que procede del mundo Y el mundo pasa, y también sus concupiscencias; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre (1Jn 2,16-17). Y esta misma afirmación de San Juan en su primera epístola la tenemos también recogida en el parágrafo 2.514 del Catecismo de la Iglesia católica. El orgullo es el origen del primer desequilibrio en el hombre, el origen de todos los desequilibrios que hay en nosotros. Es el orgullo y no la carne y la sangre la que nos desequilibra; ella, es decir los pecados de la carne, no son más que una consecuencia del orgullo. El primer pecado es un pecado de orgullo.

 

Escribía San Francisco de Sales, el dulce obispo de Ginebra: “No hay palabras para expresar la fuerza y la astucia de este demonio de la soberbia, ni el ingenio y la variedad de artimañas. Es una verdadera serpiente que ha nacido con nosotros, y quiere enredar en sus anillos y enconar con su veneno todas nuestras pasiones, las más santas y las más indiferentes, nuestros más secretos pensamientos y nuestras más rectas intenciones. Se alimenta con frecuencia de nuestras mismas virtudes, y trata de aprovecharse hasta de los dones más exquisitos de Dios. Si alguna vez parece adormecerse, es para introducirse con mayor comodidad en nuestras almas llenas de ilusiones; si se muestra, si se deja herir, es para triunfar con los mismos golpes que le asestamos”. Escribe también la madre Angélica: “La soberbia es un adversario muy sofisticado y su táctica más poderosa consiste en persuadirnos de que nuestro sentido del pecado y de la corrección es una regla perfectamente aceptable. La soberbia nos confunde realmente hasta el punto de no saber diferenciar entre el bien y el mal”. Y el Santo cura de Ars en uno de sus sermones decía: “Pero lo más triste y lamentable es que este pecado sume el alma en tan espesas tinieblas, que nadie se cree culpable del mismo. Nos damos perfecta cuenta de las vanas alabanzas de los demás, conocemos muy bien cuando se atribuyen elogios que jamás merecieron; más nosotros creemos ser siempre merecedores de los que se nos tributan”.

 

Frente a este vicio y pecado padre y raíz de todos los demás, solo cabe oponerle la virtud madre y raíz de todas las demás virtudes: la humildad. ¡Pero ojo!, seamos siempre conscientes de que el más claro indicio de tener el orgullo arraigado, es creerse ser suficientemente humilde. Que Nuestra Madre bendita nos ilumine y nos ayude.

 

Mi más cordial saludo lector y el deseo de que Dios te bendiga.

¿Te ha gustado este artículo? Coméntaselo a tus amigos y conocidos:
en twitter
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 3
Comentario (máx. 1000 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.


Francisco
02/02/2010
Humildad y soberbia.
¿Cuándo publicó la glosa ´´Humildad y soberbia´´? No la he encontrado en el archivo de sus glosas. Me gustaría leerla. Muchas gracias.
CONTESTACIÓN.- Lamento el error, cuano escribí, "Soberbia y Humildad" creía que estaba publicada ya "Humildad y soberbia". Mañana a las 9,47 saldrá publicada. Gracias y perdón. Juan del Carmelo.
JUANMA cobelediciones
02/02/2010
EDITORIAL.
ESTIMADO JUAN, QUISIERA CONTACTAR CON UD. PARA HACERLE UNA CONSULTA EDITORIAL PERO NO TENGO SU DIRECCION. A QUÉ MAIL PUEDO ESCRIBIRLE? GRACIAS
anitalcual
01/02/2010
Esta época tan soberbia.
Y continúa el obispo Sheen diciendo que: ´´El último estadio del orgullo, es darse sus propias leyes, ser su propio juez, su propia moral, su propio bien´´.

¡Qué extendido está este modo de ser hoy en día! Y se tiene como a una finalidad legítima. De ello derivan cosas como el aborto, la eutanasia, el suicidio, el feminismo, el divorcio ... y tantos males como nos invaden.
Todos los tiempos en la Historia no habrán sido tan soberbios; actualmente la humanidad está llena de sí.




CONTESTACIÓN. Me encanta que conozca tan bien al obispo Sheen. Por mi gusto haría más largas sus citas, pero corro el peligro de extenderme en demasía. Enhorabuena por lo acertado del comentario y muchas gracias. Saludos Juan del Carmelo
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Juan del Carmelo
Juan del Carmelo no es quien dice ser. O mejor dicho, es quien es, pero prefiere presentarse en su alter ego Juan del Carmelo que no es más que un seglar que, a finales de los años 80, experimentó la llamada de Dios y se vinculó al Carmelo Teresiano. Ha publicado libros de espiritualidad como «Mosaico espiritual», «Santidad en el Pontificado», o «En las manos de Dios» Como lo cortés no quita lo valiente es, además, un empresario de éxito. Y nos acompaña, con sencillez y hondura, desde «El blog de Juan del Carmelo».

Juan del Carmelo, es autor, editor y responsable del Blog El Blog de Juan del Carmelo, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO
FEBRERO 2010

Deseos humanos

Amar la voluntad de Dios

Afán del suceso

Fuego en el infierno

El mal y su instigador

Amar la Iglesia católica

Calumnia y difamación

El tiempo que nos resta

Demonio y demonios

La lucecita roja

La cruz de cada uno

El gozo en la oración

Humildad y soberbia

Soberbia y humildad

Ver posts de otros meses

SEPTIEMBRE 2014 (11 artículos)

AGOSTO 2014 (16 artículos)

JULIO 2014 (15 artículos)

JUNIO 2014 (15 artículos)

MAYO 2014 (16 artículos)

ABRIL 2014 (15 artículos)

MARZO 2014 (15 artículos)

FEBRERO 2014 (14 artículos)

ENERO 2014 (16 artículos)

DICIEMBRE 2013 (15 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (15 artículos)

OCTUBRE 2013 (16 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (15 artículos)

AGOSTO 2013 (15 artículos)

JULIO 2013 (16 artículos)

JUNIO 2013 (15 artículos)

MAYO 2013 (15 artículos)

ABRIL 2013 (15 artículos)

MARZO 2013 (16 artículos)

FEBRERO 2013 (14 artículos)

ENERO 2013 (16 artículos)

DICIEMBRE 2012 (15 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (15 artículos)

OCTUBRE 2012 (16 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (15 artículos)

AGOSTO 2012 (15 artículos)

JULIO 2012 (16 artículos)

JUNIO 2012 (15 artículos)

MAYO 2012 (15 artículos)

ABRIL 2012 (15 artículos)

MARZO 2012 (16 artículos)

FEBRERO 2012 (14 artículos)

ENERO 2012 (16 artículos)

DICIEMBRE 2011 (15 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (15 artículos)

OCTUBRE 2011 (16 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (15 artículos)

AGOSTO 2011 (15 artículos)

JULIO 2011 (16 artículos)

JUNIO 2011 (15 artículos)

MAYO 2011 (15 artículos)

ABRIL 2011 (15 artículos)

MARZO 2011 (16 artículos)

FEBRERO 2011 (14 artículos)

ENERO 2011 (15 artículos)

DICIEMBRE 2010 (16 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (15 artículos)

OCTUBRE 2010 (15 artículos)

SEPTIEMBRE 2010 (15 artículos)

AGOSTO 2010 (16 artículos)

JULIO 2010 (15 artículos)

JUNIO 2010 (15 artículos)

MAYO 2010 (16 artículos)

ABRIL 2010 (15 artículos)

MARZO 2010 (16 artículos)

FEBRERO 2010 (14 artículos)

ENERO 2010 (15 artículos)

DICIEMBRE 2009 (16 artículos)

NOVIEMBRE 2009 (15 artículos)

OCTUBRE 2009 (15 artículos)

SEPTIEMBRE 2009 (14 artículos)

AGOSTO 2009 (13 artículos)

JULIO 2009 (14 artículos)

JUNIO 2009 (12 artículos)

MAYO 2009 (7 artículos)

Lo más leído
1 Scola propone cuatro soluciones para los divorciados vueltos a casar; una de ellas revolucionaria
2 Miles de personas recuerdan al Gobierno su promesa incumplida de proteger a los no nacidos
3 La sublime vocación del padre William, sacerdote por dos días: fue ordenado en su lecho de muerte
4 Del primer registro civil de la historia: el del Templo de Jerusalén
5 Misterio Eucaristico
6 Tras el estremecedor testimonio de dos ancianos religiosos, Francisco no leyó sino que improvisó
7 «Faking It»: serie juvenil en MTV de propaganda lésbica para encantar al joven «espectador homófobo»
8 XXV domingo: Agradecer a Dios su generosidad
9 Don Demetrio: «El Papa nos dijo que un divorciado vuelto a casar no puede acceder a los sacramentos»
10 De ese padre condenado a seguir manteniendo a su hijita de "sólo" 30 añitos