Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familiaOtras noticias Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeos
  Domingo, 20 de abril de 2014 | 10:03 Suscríbete a ReLRegala ReLDifúndenosContactoHemerotecaAYUDA A REL 
Buscar
Actualizado 22 enero 2010
Intervención divina en la vida humana

En este tema de la intervención de Dios en la vida humana, es fundamental tener en cuenta el libre albedrío, porque de entrada hay que afirmar que nunca esta intervención divina, menoscaba ni un ápice el libre albedrío con el que nos doto el Señor al tiempo de crearnos.

 

Dios si quisiera, podría intervenir total y absolutamente en nuestra vida humana, nada ni nadie se lo podría impedir, salvo el mismo, que al darnos el regalo del libre albedrío o libertad de elección entre el bien y el mal, se ha auto limitado en su propia omnipotencia y está dispuesto a no intervenir. En nuestra creación, Él deseaba que le amásemos en libertad, porque una de las condiciones que requiere el amor para ser verdadero, es la libertad. Y nos creo con el libre albedrio del que disponemos, lo cual supuso correr un riesgo que Él corrió por amor a nosotros. De este riesgo habla Carl Lewis cuando escribe: “Al crear seres dotados de voluntad libre, la omnipotencia se somete desde el principio a la posibilidad de semejante descalabro. Crear seres que no se identifican con su Creador, y someterse de ese modo a la posibilidad de ser rechazado por la obra salida de sus propias manos, es la proeza más asombrosa e inimaginable de cuantas podamos a tribuir a la Divinidad”.

 

Por lo tanto, reafirmamos que la intervención divina en nuestras vidas es totalmente limitada, siendo el límite la supresión de nuestro libre albedrío, cosa que jamás Él la realizará por muchas que sean la burradas que seamos capaces de llegar a ejecutar, y de esto estamos teniendo constantemente pruebas abundantes. Pero aún así, dada la tremenda omnisciencia divina, la intervención es muy grande. Veamos.

 

Después de lo dicho se podría pensar que Dios no interviene en absoluto en la vida humana, y ello no es así. Dios interviene en nuestras vidas, tal como ya hemos dicho, siempre que ello, no suponga una limitación de nuestro libre albedrío o libertad de actuación. San Pablo nos asegura que: “En todas las cosas, Dios interviene para el bien  de los que le aman”. (Rm 8,28). Salvado el principio del respeto de Dios a nuestro libre albedrío, la intervención de Dios en nuestras vidas, es total. Es, no solo una intervención genérica, sino también una intervención específica, La intervención, no solo se refiere a la persona humana en sí, sino también en todo lo que a esta le atañe y abarca hasta los más mínimos detalles: "¿No se venden dos pajaritos por un as? Sin embargo ni uno de ellos cae en tierra sin la voluntad de vuestro Padre. Cuanto a vosotros, aun los cabellos todos de vuestra cabeza están contados. No temáis, pues valéis más que muchos pajaritos”. (Mt 10,29-31).

 

Ni un solo cabello de nuestra cabeza se cae sin la autorización de nuestro Padre celestial. Y dicho lo anterior, saltan a la mente una pregunta: ¿Cómo puede intervenir en nuestras vidas respetando nuestra libertad?  De entrada, no hemos de olvidar, que tal como Nuestro Señor nos dijo, para Él, nada hay imposible. De otro lado la razón de su intervención es muy clara y evidente. Él desea que vayamos a su encuentro, que participemos de su amor, pues para eso nos ha creado, y organiza nuestras vidas sin quebrantar nuestra libertad, en forma tal que la rodea de estímulos para que acudamos a Él. Su capacidad es de tal naturaleza, que de nuestro mal es capaz de sacar bien para nosotros. Y la razón final de esta conducta divina se encuentra en la llamada “vocación salvífica universal de Dios”. Dios quiere que todos nos salvemos, que nadie por perdido que esté rechace su amor, porque Él está sediento de poder ofrecernos su amor. Su tragedia es que no encuentra almas dispuestas a dejarse ser queridas por Él.

 

Y cabe preguntarse: ¿Cuál es el principal instrumento de intervención del Señor en nuestras vidas? ¿Por medio de qué interviene? El principal instrumento de la intervención divina en nuestras vidas es la “gracia”. Las gracias divinas, son dádivas o regalos divinos, que nos ayudan a recorrer el camino que nos lleva al amor de Dios. El Catecismo de la Iglesia Católica en su parágrafo 1.996, nos dice: “Nuestra justificación es obra de la gracia de Dios. La gracia es el favor, el auxilio gratuito que Dios nos da para responder a su llamada: llegar a ser hijos de Dios, hijos adoptivos, partícipes de la naturaleza divina, de la vida eterna”.

 

Dios que nos ha dado el libre albedrío, quiere que nos santifiquemos a toda costa y para ello echa manos del recurso de dispensarnos sus divinas gracias. Pero para que estas gracias surtan efecto en nuestra santificación, necesitan de nuestra cooperación. Dios nos ofrece las gracias, para conducirnos a nuestra salvación, es decir para impedir el pecado, pero siempre, y repito una vez más, cuando no se viole nuestro libre albedrío. Nuestra salvación será siempre, un fruto de su divina gracia y nuestra aceptación de ella juntamente con nuestra cooperación. Es un principio bien sabido, que si un alma se niega a ser salvada, se condenará irremisiblemente. Cómo también es bien sabido, que solo se condena el que quiere condenarse. Nuestra cooperación, es siempre necesaria. Cierto podemos descansar en Él, completamente, entregarnos a Él. Pero esta entrega  no es para descansar, sino para actuar. Dios lo hace todo, pero nada hace, sin nuestra cooperación.

 

La intervención de Dios en la vida humana es siempre impredecible y misteriosa. Los caminos de Dios son distintos de los caminos del hombre. Y son incomprensibles, aunque la actuación de Dios sea ésta, generando el bien para el hombre o permitiendo que el mal le acose. Esta actuación divina, resulta siempre incomprensible a nuestros ojos; ella siempre tiene una sola finalidad, cual es la de conseguir que el hombre camine hacia Él, que le busque, que le ame, y que se le entregue a su amor.

 

Comprender o juzgar la actuación divina en nuestras almas, es trabajo inútil, pero si podemos constatar esta actuación, por los resultados que el tiempo se encarga de hacernos ver. Henri Nouwen, escribía: “Lo que llama mi atención, Señor, es que aquellos que te siguen sin preocuparse por el alimento y el descaso reciben todo lo que necesitan. Tú realmente, cuidas de aquellos que han corrido el riesgo de seguirte a lugares solitarios”.  Y así es y sorprendentemente resulta así. Él muy claramente nos dijo: “Buscad primero el reino de Dios y su justicia, y todo lo demás se os dará por añadidura” (Mt 6,33). Y para que en uno se cumpla estas palabras del Señor, solo es necesario adquirir una simple cosa llamada fe.

 

Mi más cordial saludo lector y el deseo de que Dios te bendiga.

¿Te ha gustado este artículo? Coméntaselo a tus amigos y conocidos:
en twitter
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 1
Comentario (máx. 1000 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.


Ramón
22/01/2010
Intervención divina?.
si te sirve como ánimo y corroboración de lo que escribes, sea ese mi testimonio particular. Vengo comprobando desde hace bastante tiempo, y siempre para mi sorpresa, cómo se arreglan las situaciones que me afectan a mí y a mi familia en estos momentos de tanta dificultad económica y de trabajo. Porque me refiero a situaciones de ´´pajaritos por un as´´, pero verdaderos problemas familiares. Basta tener confianza, ......aunque a veces se hace difícil.

Gracias por el comentario. Juan del Carmelo
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Juan del Carmelo
Juan del Carmelo no es quien dice ser. O mejor dicho, es quien es, pero prefiere presentarse en su alter ego Juan del Carmelo que no es más que un seglar que, a finales de los años 80, experimentó la llamada de Dios y se vinculó al Carmelo Teresiano. Ha publicado libros de espiritualidad como «Mosaico espiritual», «Santidad en el Pontificado», o «En las manos de Dios» Como lo cortés no quita lo valiente es, además, un empresario de éxito. Y nos acompaña, con sencillez y hondura, desde «El blog de Juan del Carmelo».

Juan del Carmelo, es autor, editor y responsable del Blog El Blog de Juan del Carmelo, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO
ABRIL 2014

Desear, es tener ya...

Ver con el corazón inmundo

Misericordia con los adúlteros

Nuestro corazón

Grandeza divina, humildad humana

¿Cómo será el cielo?

Sufrimiento del cuerpo, sufrimiento del ama.

¿Me vomitará Dios?

Ignorarte, amarte y entregarse a tu amor

¿Que es la misericordia divina?
MARZO 2014

Amar la voluntad de Dios

Zapatero a tus zapatos

Madre terrenal, Madre espiritual

Control de la imaginación humana

Sobre nuestro desarrollo espirtual

Tener fe, confiad en el Señor y amad su voluntad

Necesidades del cuerpo, necesidades del alma

Casos lagrimógemnos

Goce en el sufrimiento

Encontrar peras en una higuera

Misterio de la Inhabitación Trinitaria

Amor divino, amor humano

Distintas imágenes que tenemos de Dios

Falta de fe en la Verdad

Sobre las dudas de fe

Ver posts de otros meses

FEBRERO 2014 (13 artículos)

ENERO 2014 (16 artículos)

DICIEMBRE 2013 (15 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (15 artículos)

OCTUBRE 2013 (16 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (15 artículos)

AGOSTO 2013 (15 artículos)

JULIO 2013 (16 artículos)

JUNIO 2013 (15 artículos)

MAYO 2013 (15 artículos)

ABRIL 2013 (15 artículos)

MARZO 2013 (16 artículos)

FEBRERO 2013 (14 artículos)

ENERO 2013 (16 artículos)

DICIEMBRE 2012 (15 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (15 artículos)

OCTUBRE 2012 (16 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (15 artículos)

AGOSTO 2012 (15 artículos)

JULIO 2012 (16 artículos)

JUNIO 2012 (15 artículos)

MAYO 2012 (15 artículos)

ABRIL 2012 (15 artículos)

MARZO 2012 (16 artículos)

FEBRERO 2012 (14 artículos)

ENERO 2012 (16 artículos)

DICIEMBRE 2011 (15 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (15 artículos)

OCTUBRE 2011 (16 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (15 artículos)

AGOSTO 2011 (15 artículos)

JULIO 2011 (16 artículos)

JUNIO 2011 (15 artículos)

MAYO 2011 (15 artículos)

ABRIL 2011 (15 artículos)

MARZO 2011 (16 artículos)

FEBRERO 2011 (14 artículos)

ENERO 2011 (15 artículos)

DICIEMBRE 2010 (16 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (15 artículos)

OCTUBRE 2010 (15 artículos)

SEPTIEMBRE 2010 (15 artículos)

AGOSTO 2010 (16 artículos)

JULIO 2010 (15 artículos)

JUNIO 2010 (15 artículos)

MAYO 2010 (16 artículos)

ABRIL 2010 (15 artículos)

MARZO 2010 (16 artículos)

FEBRERO 2010 (14 artículos)

ENERO 2010 (15 artículos)

DICIEMBRE 2009 (16 artículos)

NOVIEMBRE 2009 (15 artículos)

OCTUBRE 2009 (15 artículos)

SEPTIEMBRE 2009 (14 artículos)

AGOSTO 2009 (13 artículos)

JULIO 2009 (14 artículos)

JUNIO 2009 (12 artículos)

MAYO 2009 (7 artículos)

Lo más leído
1 Pagana y feminista que odiaba a los hombres, la historia de Enrique VIII le «descubrió» la Iglesia
2 El Papa invitó a todos a «volver a Galilea», la Galilea de cada uno: el primer encuentro con Jesús
3 Los diez aspirantes republicanos a la Casa Blanca son activamente provida, y 5 de ellos católicos
4 ¿Quién era el Nicodemo que entierra a Jesús?
5 La mujer más valiente de la historia
6 ¡Christos anesti! ¡Alithos anesti!
7 San Juan Pablo II (4)
8 ¿Por qué perdemos lo que tanto pedimos a Dios en la oración?
9 Obama recuerda lo que Jesús hizo «en la agonía de la cruz» para perdonarnos los pecados y salvarnos
10 Dos adolescentes que sobrevivieron al aborto de sus hermanos gemelos: «Un niño nunca es un error»