Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familiaOtras noticias Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeos
  Viernes, 25 de abril de 2014 | 0:21 Suscríbete a ReLRegala ReLDifúndenosContactoHemerotecaAYUDA A REL 
Buscar
Actualizado 15 diciembre 2009
No queréis crucifijos: pues aquí están los míos
[cristovelazquez.jpg]
 
"Tú eres el Hombre, la Razón, la Norma, tu cruz es nuestra vara, la medida del dolor que sublima, y es la escuadra de nuestra derechura: ella endereza cuando caído al corazón del hombre".
 

 El Cristo de Velázquez. Miguel de Unamuno.




Voy a poner en mi casa, en la entrada, un crucifijo enorme que era de mi abuela. A los pies tiene una calavera, monda y lironda, sobre unas piedras, que cuando era niño me impresionaba mucho y de la que salía corriendo. Quitaremos algún jarrón o fotografía. Y en la puerta un Sagrado Corazón, para que no haya duda e ilumine el rellano de la escalera. Seguro que el cartero me dice algo, o algún vecino, o el hombre del Círculo de Lectores (aunque el de ahora es más callado). Y hablamos sobre el tema. También en el coche pondré una imagen de Cristo crucificado, discreta pero bien visible. Por mí que no quede. Será la matrícula de sus dueños, la identificación del alma que conduce. Y en mi trabajo o en la biblioteca o en el cíber, en cuanto comience a trabajar o a leer, sacaré del bolsillo mi pequeño crucifijo y lo dejaré sobre la mesa o el teclado. Iesus Nazarenus Rex Iudaeorum. Junto al móvil y las gafas. Para que conste a quien mire, curioso, de frente o de reojo. Si piensan que piensen. Y de fondo de escritorio en el ordenador un Cristo, el de Velázquez sin ir más lejos, y así releeré mejor el poema de Unamuno. Y ahora que caigo, en mi dormitorio, sobre la cama, hay un hermoso tríptico de La Virgen de la Silla, de Rafael, flanqueada por dos apuestos ángeles. Pero no está Jesús clavado en la Cruz. Jesús, Dios y Hombre verdadero. No está. Pues tendrá que estar. Buscaré uno. Al lado de las estanterías puede ser un buen lugar, para que antes de apagar la luz le demos un último vistazo al Verbo. Dicen que es un símbolo el crucifijo. Y será verdad. Aunque os puedo asegurar que yo cuando lo miro lo veo vivo. Al crucificado. Hay otras muchas personas que circulan por las calles, o merodean por las tiendas, que parecen más muertas. Lo que les digo. Y por todos murió Ese que desprecian y descuelgan de las almas y paredes. Murió hasta por los mequetrefes y demás adocenados, sean políticos o no. Para que tengamos alguna posibilidad de cimentar el Cielo en la tierra, en este mundo tan inhóspito y escéptico. Ahora, mientras escribo estas líneas, tengo al Cristo delante de mí, con los brazos extendidos de Amor, desangrándose por mi escritorio, haciéndome una transfusión de Vida. ¿Un símbolo? Yo lo miro con atención -llevo puestas gafas de cerca- y le digo que cuente conmigo si Le hace falta algún crucifijo. Aunque se trate sólo de un buen deseo todos sabemos que para Él no son problema los milagros; que cada uno, si somos fieles a Dios y tenemos fe es de puro milagro. Poco mérito es el nuestro. Y esta es mi conclusión: pueden quitar todos los crucifijos que quieran. No importa, si cada católico carga sin quejas con su cruz y Le sigue. Nosotros seremos esta vez los crucifijos.
¿Te ha gustado este artículo? Coméntaselo a tus amigos y conocidos:
en twitter
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 13
Comentario (máx. 1000 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.


Pla
19/12/2009
Ser Cristo.
Intentaré ser un buen crucifijo. Que Dios me ayude.

18/12/2009
¿Quitarlo? Peor es ignorarlo.
Haz que tenga piedad de Ti, Dios mío.
Huérfano de mi amor, callas y esperas.
En cuántas y andrajosas primaveras
me viste arder buscando un atavío.

Vuelve donde a las rosas el rocío
conduce al festival de sus vidrieras.
Llaga que en tu costado reverberas,
no tiene en mí ni un leve escalosfrío.

Del bosque entero harás carpintería
que yo estaré impasible a tus labores
encerrado en mi cruenta alfarería.

El grano busca en otro sembradío.
Yo no tengo qué darte, ni unas flores.
Haz que tenga piedad de Ti, Dios mío.

18/12/2009
.
Haz que tenga piedad de Ti, Dios mío.
Huérfano de mi amor, callas y esperas.
En cuántas y andrajosas primaveras
me viste arder buscando un atavío.

Vuelve donde a las rosas el rocío
conduce al festival de sus vidrieras.
Llaga que en tu costado reverberas,
no tiene en mí ni un leve calosfrío.

Del bosque entero harás carpintería
que yo estaré impasible a tus labores
encerrado en mi cruenta alfarería.

El grano busca en otro sembradío.
Yo no tengo qué darte, ni unas flores.
Haz que tenga piedad de Ti, Dios mío.
CP
17/12/2009
soledad.
Ninguna soledad como la mía.

Lo tuve todo y no me queda nada.

Virgen María, dame tu mirada

para que pueda enderezar mi guía.


Ya no tengo en los ojos sino un día

con la vegetación apuñalada.

Ya no me oigas llorar por la llorada

soledad en que estoy, Virgen María.


Dame a beber del agua sustanciosa

que en cada sorbo tiene de la rosa

y de la estrella aroma y alhajero.


Múdame las palabras, ven primero

que la noche se encienda y silenciosa

me pondrás en las manos un lucero.
C P
17/12/2009
Soledad.
Ninguna soledad como la mía. brLo tuve todo y no me queda nada. brVirgen María, dame tu mirada brpara que pueda enderezar mi guía. brbrYa no tengo en los ojos sino un día brcon la vegetación apuñalada. brYa no me oigas llorar por la llorada brsoledad en que estoy, Virgen María. brbrDame a beber del agua sustanciosa brque en cada sorbo tiene de la rosa bry de la estrella aroma y alhajero. brbrMúdame las palabras, ven primero brque la noche se encienda y silenciosa brme pondrás en las manos un lucero.
Enrique
16/12/2009
La Gracia.
Es cuestión de gustos por lo que se vé. A mí sí que me gusta que intervenga , por muchas razones, si quiere un día se las enumero.
Tiene razón en cuanto a la gracia, la envidia es sólo el medio del que se vale para abrir el corazón.
Guillermo Urbizu
16/12/2009
Gallardía y arrestos.
Tampoco me gusta intervenir mucho, pero me ha gustado mucho lo que ha escrito Enrique Moreno. Sólo que al final no creo que la envidia haga el resto. Creo que es más cosa de la gracia. Pero eso sí, con nuestra gallardía. Porque la alegría necesita arrestos.
Sergio
16/12/2009
Ya puestos...
Que quiten lo que quieran y aprovecen para quitar al inútil ese que se cree que es dios y vive en la Moncloa.
Enrique Moreno
16/12/2009
Quiero eso que tú tienes.
La profunda felicidad de los verdaderos cristianos convierte a más almas que el más elaborado discurso. El camino es fácil: convertirnos nosotros primero, la envidia hará el resto.
Sergio Molina
16/12/2009
No importa.
Pueden quitar todos los crucifijos y pueden no celebrar la Navidad, pero sí importa, me da mucha pena, por ellos, porque no me imagino cómo pueden vivir sin Dios.
Javier
16/12/2009
Balconeras navideñas.
Y ya que estamos en Navidad, también se pueden colocar esas ´´balconeras´´, que se están poniendo de moda, para colgar en las ventanas y balcones, con la imagen del Nacimiento del Niño. Queda muy bonito ver un edificio con varias balconeras de estas. Yo ya he comprado una en mi parroquia.
Juan Stuse
15/12/2009
Precioso artículo.

Así sea.
almudena
15/12/2009
Bien del mal..
Pues muy bien hecho. Quizá todas estas medidas, de estos locos frenéticos, intentando borrar lo imborrable, no sean más que el empujón que necesitamos muchos ´´cristianos´´ para hacer y sentir lo que tan profundamente estaba durmiendo en nuestro interior. Ellos mismos sin quererlo están impulsando el valor, el arrojo, el orgullo de ser cristiano, de SERLO, no de llamarse. Siempre Dios sacando bienes de los males, y colocándonos a cada uno frente a El.
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Guillermo Urbizu
El escritor y poeta Guillermo Urbizu llega a ReL con una apuesta contundente «O santo, o nada», título de su blog. Laico comprometido, Urbizu estudió Letras en la Universidad de Zaragoza y es miembro supernumerario de la prelatura del Opus Dei. Trabaja en el Colegio Mayor Universitario Miraflores de Zaragoza. Entre sus obras literarias destacan «Almateria», «Ser algo más» y «Entre dos infinitos», así como «Vía crucis para niños (y no tan niños)».

Guillermo Urbizu, es autor, editor y responsable del Blog O santo o nada, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO
DICIEMBRE 2009

Himno

Hemos perdido la capacidad de asombro

Sin tiempo para Dios

Felicitación Navideña 2009

El infierno del aborto y el cielo del amor

Tú chocolate y yo vainilla

No queréis crucifijos: pues aquí están los míos

"Por qué creo", de Vittorio Messori (con Andrea Tornielli)

Final de Año

Mi abuela Ana María y la vida interior

"Diario", de Faustina Kowalska

Pese a los años no sé rezar, ¿y ustedes?

Ver posts de otros meses

JUNIO 2013 (2 artículos)

MAYO 2013 (1 artículos)

ABRIL 2013 (2 artículos)

MARZO 2013 (4 artículos)

FEBRERO 2013 (1 artículos)

ENERO 2013 (3 artículos)

DICIEMBRE 2012 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (3 artículos)

OCTUBRE 2012 (3 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (5 artículos)

AGOSTO 2012 (2 artículos)

JULIO 2012 (3 artículos)

JUNIO 2012 (2 artículos)

MAYO 2012 (3 artículos)

ABRIL 2012 (2 artículos)

MARZO 2012 (4 artículos)

FEBRERO 2012 (2 artículos)

ENERO 2012 (6 artículos)

DICIEMBRE 2011 (7 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (7 artículos)

OCTUBRE 2011 (7 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (6 artículos)

AGOSTO 2011 (12 artículos)

JULIO 2011 (10 artículos)

JUNIO 2011 (8 artículos)

MAYO 2011 (10 artículos)

ABRIL 2011 (8 artículos)

MARZO 2011 (9 artículos)

FEBRERO 2011 (11 artículos)

ENERO 2011 (18 artículos)

DICIEMBRE 2010 (15 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (11 artículos)

OCTUBRE 2010 (13 artículos)

SEPTIEMBRE 2010 (15 artículos)

AGOSTO 2010 (14 artículos)

JULIO 2010 (13 artículos)

JUNIO 2010 (12 artículos)

MAYO 2010 (13 artículos)

ABRIL 2010 (11 artículos)

MARZO 2010 (11 artículos)

FEBRERO 2010 (13 artículos)

ENERO 2010 (11 artículos)

DICIEMBRE 2009 (12 artículos)

NOVIEMBRE 2009 (14 artículos)

OCTUBRE 2009 (11 artículos)

SEPTIEMBRE 2009 (9 artículos)

AGOSTO 2009 (4 artículos)

JULIO 2009 (5 artículos)

JUNIO 2009 (8 artículos)

Lo más leído
1 Del estudio que asegura que la música religiosa ayuda a aceptar la muerte
2 La pregunta que salvó a Paula y Michelle a la puerta de la clínica: «¿Qué necesitas para no abortar»
3 Del IV Centenario, hoy, de la beatificación de Santa Teresa
4 Testimonio de fe católica
5 Francisco anima a una casada civilmente con un divorciado a volver a la Iglesia: confusión mediática
6 Testamento e. de Juan Pablo II (2): Gratitud
7 La mujer "divorciada" a la que el Papa "autorizó" recibir la comunión
8 Sor Cristina arrasa en la siguiente fase del concurso de la versión italiana de «La Voz»
9 San Juan Pablo II (9)
10 San Juan Pablo II (8)