Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familiaOtras noticias Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeos
  Sábado, 19 de abril de 2014 | 14:05 Suscríbete a ReLRegala ReLDifúndenosContactoHemerotecaAYUDA A REL 
Buscar
Actualizado 19 diciembre 2009
Glosa cien

Esta glosa es la número cien de todas las que he publicado en ReL, desde aquellos días en que comenzó su nueva andadura independiente.

 

He pensado que debía de escribir sobre un tema que sobresaliese del conjunto de todos los escritos, y estando mis raíces en la tierra de María Santísima, a quien mejor que a Ella podía yo dedicarle  esta glosa, para cantar sus glorias. ¡Claro! pensé, que siempre habrá alguien que estime que por delante de María nuestra Madre, está su hijo y a su gloria que es mayor, debería de dedicarle esta glosa. Cierto que al Señor se le debe un culto de latría y a la Virgen de hiperdulía, pero a este reparo aún reconociendo su realidad, le encuentro un cierto tufillo protestante. Para el que así piense le cuento el siguiente relato, del que puedo garantizar su veracidad.  

 

Erase un niño, con la primera comunión recién hecha, que todos los días oía misa en su colegio regido por los PP Escolapios, terminada la misa iba a las clase que finalizaban sobre las seis de la tarde y a esa hora cuando se salía del colegio todos se iban corriendo o bien a su casa o al campo de deportes que había en el colegio, para jugar un partido de futbol, pero nuestro niño, en silencia se iba a la capilla a rezarle una simple salve a la Virgen de las Angustias, que con su Hijo en brazos descendido de la cruz, había en una maravillosa talla situada en una capilla lateral de la iglesia. A esta costumbre que tomó arrastró a dos de sus compañeros de clase. Pero llegó un momento en que su demonio particular, vivamente molesto por esta costumbre y quizás en un descuido de su ángel de la guarda, le puso en su mente, la idea de que era un pecado querer tanto a la Virgen, sin hacerle el debido caso al Señor. Nuestro niño protagonista, estuvo varios días dándole vueltas en la cabeza a esta idea y sin dudarlo más se fue a una iglesia cerca de su casa y buscó un confesor. Lo encontró enseguida, pues eran otros tiempos, y arrodillándose por delante del confesionario, como era entonces la costumbre para los hombres, le dijo al confesor: Ave María purísima, el confesor le contestó: Sin pecado concebida, y sin más preámbulos le dijo: Padre me acuso de querer más a la Virgen que al Señor. El sacerdote se sonrió benévolamente ante tan enorme pecado y le dijo: A nadie le puede molestar que le quieran más a su madre que a él mismo, pues todo hombre cabal, siente siempre un gran amor a su madre y le gusta que los demás aprecien lo que vale su madre. Nuestro niño, tranquilizada su conciencia continuó ininterrumpidamente con esta costumbre todos los años que estuvo en el colegio hasta que pasó a la universidad.  

 

San Luís María Grignion de Montfort, uno de los muchos santos que han destacado por un especial amor a la Virgen, escribía: “Guardémonos de ser del número de los “devotos críticos” que en nada creen pero todo lo critican; de los “devotos escrupulosos”, que temen ser demasiado devotos de la Virgen María, por respeto a Jesucristo; de los “devotos exteriores”, que hacen constituir toda su devoción en prácticas exteriores; de los “devotos presuntuosos”, que confiados en su falsa devoción a la Virgen María, siguen encenagados en el pecado; de los “devotos inconstantes”, que, por ligereza cambian sus prácticas de devoción o las abandonan a la menor tentación; de los “devotos hipócritas”, que entran en la cofradías y visten la librea de la Santísima Virgen para hacerse pasar por santos y finalmente de los “devotos interesados”, que solo recurren a la Virgen María para librase de males corporales o alcanzar bienes de este mundo”.

 

El amor a María, es un algo muy especial y a este respecto Jean Lafrance en su libro Día y Noche manifiesta: “No a todo el mundo se le concede profesar un amor total a María y hacer pasar por ella toda su vida de oración, pues es una gracia inspirada por el Espíritu…. Y cuando el Espíritu Santo encuentra a María en un alma, acude a ella, y allí vuela”. Por su parte Royo Marín también manifiesta: “La devoción entrañable a la Virgen ha sido considerada siempre como una gran señal de predestinación, y en su voluntaria y sistemática omisión se ha visto siempre una de las más pavorosas señales de eterna condenación”. Por su parte, escribe San Juan Damasceno: “Devoto lector demos gracias al Señor si vemos que Dios nos ha dado amor y confianza para con la Reina del Cielo, porque Dios otorga esta gracia a los que quiere salvar”.

 

Todos somos hijos de María, y muchos de nosotros estamos muy orgullosos de serlo. Cuando el Señor alzado en la cruz le dijo a San Juan, su discípulo predilecto: "Jesús viendo a su Madre y al discípulo a quien amaba, que estaba allí, dijo a la Madre: Mujer, he ahí a tu hijo. Luego dijo al discípulo: He ahí a tu Madre. Y desde aquella hora el discípulo la recibió en su casa”. (Jn 19,26-27). A juicio de Slawomir Biela, “He aquí a tu madre”, puede interpretarse como: Juan, desde hoy tienes el derecho especial de aprovechar el privilegio de ser hijo de María; este privilegio consiste en “estar en los brazos”, de mi Madre, que también es tu Madre. Todos tenemos cuerpo y alma, y todos hemos sido engendrados en el cuerpo y en el alma. De la generación de nuestro cuerpo se encargó nuestra madre terrena, de la generación de nuestra alma se ocupó y se sigue ocupando nuestra Madre celestial, por expreso deseo de Dios. Según San Agustín: “Toda la vida sobrenatural consiste para nosotros en convertirnos en Cristos, y es propiamente a la Santísima Virgen, y a ella sola, a quien se ha dado sobre la tierra el poder concebir a Cristo. Es, pues, por María, en María y de María como recibimos todos los bienes espirituales; es ella quien nos introduce, corredentora en la vida de Cristo. En ti, por ti y de ti reconocemos en verdad que todo lo bueno que hemos recibido y hemos de recibir lo recibimos a través de ti”.

 

Maria es la mediadora universal de todas las gracias divinas, es así como Dios lo ha dispuesto, esta realidad no es aún un dogma pero tarde o temprano lo será, al menos somos más de uno, los que lo deseamos y rezamos para que esto se realice. Conseguidos ya los cuatro dogmas marianos existentes (Ver glosa del 16 de julio de este año), este será el quinto. Tenemos que tener presente que todas las gracias, grandes y pequeñas, nos llegan por María. De la misma forma que necesitamos un mediador para llegar a Dios Padre, que es Jesucristo, también necesitamos una mediadora para llegar a Dios Hijo, y quien mejor que su propia Madre maría. “María es el medio más seguro, fácil, corto y perfecto para llegar a Jesucristo”, escribe San Luís María Grignion de Montfort. Dice Teófilo de Alejandría, que Jesús siente gran complacencia en que María ruegue por nosotros, porque las gracias que nos concede por medio de María, no solo las considera hechas a nosotros, sino como otorgadas a su propia Madre. Según el papa León XIII: “Por expresa voluntad de Dios, ningún bien es concedido sino es por María; y como nadie puede llegar al Padre sino por el Hijo, así generalmente nadie puede llegar a Jesús sino por María”.

 

Esta es la doctrina sacada de los escritos de San Bernardo y San Buenaventura, según nos manifiesta San Luís María Grignion de Montfort, De modo que según estos santos doctores, para llegar a Dios tenemos que subir tres escalones: el primero, más cercano y adaptado a nuestras posibilidades es María; el segundo es Jesucristo y el tercero es Dios Padre. Por ello se nos hace necesaria la intervención medidora de María. Pero, ¿Necesitamos un mediador ante el mismo Mediador? Digamos, pues valientemente con San Bernardo, que necesitamos un mediador ante el Mediador mismo y que María es la más capaz de cumplir este oficio de caridad. Por medio de ella vino Jesucristo a la tierra y por ella debemos nosotros de ir a su divino Hijo. Si tememos ir directamente a Jesucristo nuestro Dios a causa de su infinita grandeza y de nuestra pequeñez o pecados, imploremos con filial osadía la ayuda e intercesión de María, nuestra Madre”.

 

“La iniciativa de celebrar la fiesta de María mediadora de todas las gracias, partió de Bélgica, y al papa Benedicto XV le correspondió el honor, de instituirla canónicamente. Se fijó la fiesta el día 31 de mayo, último día del mes de María. La institución de esta fiesta no es una definición dogmática pero le prepara el camino, como la fiesta de la Inmaculada Concepción, fue preludio para su definición dogmática”.

 

Mi más cordial saludo lector y el deseo de que Dios te bendiga.

¿Te ha gustado este artículo? Coméntaselo a tus amigos y conocidos:
en twitter
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 1
Comentario (máx. 1000 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.


Almudena
19/12/2009
Madre nuestra.
¡Qué bonito leer algo tan especial y cariñoso sobre la Virgen María, nuestra Madre! Ella realmente nos muestra el camino y el rostro de Su Hijo lo mismo que El Hijo nos muestra el rostro del Padre. A mi La Virgen María me ha enseñado mucho, muchísimo, más que nadie ni nada. Todos los días le digo: Madre, cántame el Magníficat, y ella desgrana las palabras haciéndome ver cómo es Dios.
Uno de los logros del demonio es hacer olvidar al hombre quién es su Madre.
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Juan del Carmelo
Juan del Carmelo no es quien dice ser. O mejor dicho, es quien es, pero prefiere presentarse en su alter ego Juan del Carmelo que no es más que un seglar que, a finales de los años 80, experimentó la llamada de Dios y se vinculó al Carmelo Teresiano. Ha publicado libros de espiritualidad como «Mosaico espiritual», «Santidad en el Pontificado», o «En las manos de Dios» Como lo cortés no quita lo valiente es, además, un empresario de éxito. Y nos acompaña, con sencillez y hondura, desde «El blog de Juan del Carmelo».

Juan del Carmelo, es autor, editor y responsable del Blog El Blog de Juan del Carmelo, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO
DICIEMBRE 2009

Enfermedad

Kempis

Vivir la fe

Plan de Dios

Ansias de vida

Sentidos del alma

Glosa cien

Madame Chantal, martirio incruento

Elección divina de las almas

Necesidad de la alabanza

Arcángeles

Ángel de la guarda

Ángeles

Transubstanciación

Amor incomprensible

Oración de pretensión

Ver posts de otros meses

ABRIL 2014 (10 artículos)

MARZO 2014 (15 artículos)

FEBRERO 2014 (14 artículos)

ENERO 2014 (16 artículos)

DICIEMBRE 2013 (15 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (15 artículos)

OCTUBRE 2013 (16 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (15 artículos)

AGOSTO 2013 (15 artículos)

JULIO 2013 (16 artículos)

JUNIO 2013 (15 artículos)

MAYO 2013 (15 artículos)

ABRIL 2013 (15 artículos)

MARZO 2013 (16 artículos)

FEBRERO 2013 (14 artículos)

ENERO 2013 (16 artículos)

DICIEMBRE 2012 (15 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (15 artículos)

OCTUBRE 2012 (16 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (15 artículos)

AGOSTO 2012 (15 artículos)

JULIO 2012 (16 artículos)

JUNIO 2012 (15 artículos)

MAYO 2012 (15 artículos)

ABRIL 2012 (15 artículos)

MARZO 2012 (16 artículos)

FEBRERO 2012 (14 artículos)

ENERO 2012 (16 artículos)

DICIEMBRE 2011 (15 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (15 artículos)

OCTUBRE 2011 (16 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (15 artículos)

AGOSTO 2011 (15 artículos)

JULIO 2011 (16 artículos)

JUNIO 2011 (15 artículos)

MAYO 2011 (15 artículos)

ABRIL 2011 (15 artículos)

MARZO 2011 (16 artículos)

FEBRERO 2011 (14 artículos)

ENERO 2011 (15 artículos)

DICIEMBRE 2010 (16 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (15 artículos)

OCTUBRE 2010 (15 artículos)

SEPTIEMBRE 2010 (15 artículos)

AGOSTO 2010 (16 artículos)

JULIO 2010 (15 artículos)

JUNIO 2010 (15 artículos)

MAYO 2010 (16 artículos)

ABRIL 2010 (15 artículos)

MARZO 2010 (16 artículos)

FEBRERO 2010 (14 artículos)

ENERO 2010 (15 artículos)

DICIEMBRE 2009 (16 artículos)

NOVIEMBRE 2009 (15 artículos)

OCTUBRE 2009 (15 artículos)

SEPTIEMBRE 2009 (14 artículos)

AGOSTO 2009 (13 artículos)

JULIO 2009 (14 artículos)

JUNIO 2009 (12 artículos)

MAYO 2009 (7 artículos)

Lo más leído
1 «El mayor pecado de Judas no fue traicionar a Jesús, sino haber dudado de su misericordia»
2 Pagana y feminista que odiaba a los hombres, la historia de Enrique VIII le «descubrió» la Iglesia
3 Socióloga y psicóloga, a medias luterana y judía, se hizo católica... ¡leyendo al ateo Dawkins!
4 ¿Quién era José de Arimatea?
5 Los diez aspirantes republicanos a la Casa Blanca son activamente provida, y 5 de ellos católicos
6 El cardenal Caffarra salvó del aborto a un anencefálico: la madre agradece ahora el tiempo que vivió
7 Desear, es tener ya...
8 Francisco, tras el Via Crucis: «Su Cruz era tan pesada como la noche de las personas abandonadas»
9 Cerrado por defunción
10 San Juan Pablo II (3)