Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
Regalamos el Evangelio 2015
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familiaOtras noticias Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeos
  Sábado, 20 de diciembre de 2014 | 14:54 Suscríbete a ReLRegala ReLDifúndenosContactoHemerotecaAYUDA A REL 
Buscar
Actualizado 17 noviembre 2009

Carta a Rosa (una mujer que lucha por su amor)


Querida amiga:

Ayer volví de viaje. En la retina la anchura de los paisajes y un sol espléndido. Te quedarías a pasear por los campos en barbecho, por esos pueblos en donde no has estado nunca, por las colinas de romero y tomillo, por los vericuetos de las choperas y demás horizontes. Cada lugar quisieras que fuera, no sé, como un infinito, como un para siempre. Ya sabes, la manía de los sueños azules y de querer apropiarte de la belleza o resumirla en palabras definitivas.

Y cuando llegué a casa venga a dar vueltas al indicativo y al subjuntivo. No te extrañes. Uno de mis hijos se examinaba de tiempos verbales. ¡Cómo me ha gustado desde pequeño la palabra pluscuamperfecto! Y dimos todas las vueltas posibles al verbo amar. Y esto tiene mucho que ver contigo, Rosa, con lo que me encuentro en tu carta. Tu sufrimiento es enorme, pero sigues conjugando tu amor en presente. Amas. Le amas. No hablas en pretérito (le amé o hube amado) o en condicional (le amaría). No. Le amas, le quieres. Ahora mismo. Hoy.

Pese a que te engaña con otra mujer, y va y viene, y bebe, y hace mucho tiempo que no sabes nada de su ternura, sigues enamorada, le amas. Parece incomprensible ¿verdad? Desde fuera podría pensarse: “esta mujer está loca”. Pero tu corazón no es cualquier cosa. Es de los grandes. Es de los que no pierden la esperanza; de los que cuidan a Dios por dentro. Miras a vuestra niña…, y recuerdas que ella es fruto de la unión de dos almas. De la tuya y de la de él, que ahora anda desquiciada de aquí para allá, buscando algo de felicidad entre la porquería.

Rezas, perdonas, lloras. Y confías. Porque crees en el amor. Porque crees en Dios. Porque piensas con razón que nunca nadie está perdido del todo. Tu fe sencilla te dice que “Dios cambia a las personas”. ¡Si te llamara alguna vez por teléfono! Pides, pides, pides. Amas, amas, amas. No te importas. Piensas más en él que en ti. Rosa: pase lo que pase y sea lo que sea, déjame decirte que eres una loca deliciosa. ¡Qué mujer tan enorme! Tú si que eres infinita. Y omnipotente.

Aunque sea un golfo y no se lo merezca, aunque los demás le condenen al infierno tú confías, pides, amas. Tú conoces su alma y sabes que está muy perdido. Sabes que en realidad sufre, y que su voluntad es muy débil, y que todavía guarda en su interior un rescoldo de amor por ti. Por vosotras. Sí, las pasiones le vencen y es un pelele de los vicios. Su cabeza da tumbos en un laberinto muy oscuro. Es muy de noche en su vida. Rosa, tu marido no tiene nada, por más que beba y acaricie a otras mujeres. En realidad sólo te tiene a ti. Y tú le salvas.

Escribir es fácil, lo reconozco. Porque la verdad desnuda es tu dolor, y tu duda. Eso es lo que cuesta. He releído tu carta muchas veces. Casi me la sé de memoria. Reconozco que me emociona y que no deja de turbarme el hecho de que me pidas ayuda. ¡A mí! Rosa, Rosa. ¿Qué decirte? Háblale. Dile que le quieres con todo tu ser, pero que no puede seguir así, haciéndote sufrir a ti y a vuestra hija y a Dios de una manera tan salvaje. Dile que recuerdas sus caricias, dile que el milagro es posible si él se abraza a la cruz de Cristo. Y pide perdón. Pero tal vez no quiera escucharte, o tome tus palabras a la ligera. Y las desprecie como propias de una mujer débil (‘¿qué se puede esperar de las mujeres?’ piensan algunos idiotas). Entonces…

Entonces sé fuerte, confía en Dios más que nunca, y dile que no puedes consentir que escupa por más tiempo sobre el amor que le tienes. Que es indigno de su propia casa. Y le indicas la puerta. Y tú sigue rezando por el milagro en el que crees. Rosa, tu amor lo hará posible.

Cuídate mucho y aquí me tienes. Un beso.
Descubre el regalo que Religión en Libertad tiene para ti

Descubre el regalo que Religión en Libertad tiene para ti

¿Te ha gustado este artículo? Coméntaselo a tus amigos y conocidos:
en twitter
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 7
Comentario (máx. 1000 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.


Joaquín Heredia
19/11/2009
soledad.
De lo poco que veo la tele hoy he visto un anuncio que decía: ´´ La soledad es no tener alguien con quien hablar de lo que te interesa´´.
:)
18/11/2009
En serio.
Si alguien está rezando por esta señora que se acuerde también de mí, que me vendría del quince.
Saúl Moreno
18/11/2009
naturally.
Me cuesta creer que haya personas que estén tan sumamente solas que tengan que acudir a pedir consuelo y ayuda a un desconocido. Un desconocido que tendrá sus propias preocupaciones, sus propios compromisos y sus propios amigos.
María Jiménez
18/11/2009
Se acabó..
Yo lo mandaba a paseo pero ya. No te hace ninguna falta alguien que te haga sufrir así, los sufrimientos vienen solitos, aléjate del que te los trae, ése no te quiere.
Julia Navarro
18/11/2009
Ánimo, no estás sola..
Querida Rosa: gracias a Urbizu creo que tienes a unas cuantas personas que rezan por ti. No sé por qué, pero creo que eso es lo que en realidad pretendía el autor. A mí es lo que me ha salido del alma. Eso y dar gracias a Dios por el marido que tengo. Estaré pendiente de ti, aunque imagino que no leerás esto
Juan
18/11/2009
Ultimátum.
Pues nada Rosa, yo creo que ya le has dado muchas oportunidades. Una cosa es perdonar un fallo o do ..o tres. Y otra un matrimonio de tres, cuatro o cinco personas. Eso es imposible. Dale un ultimátum con todas las consecuencias. Dios te pone a prueba y debes de dar una respuesta.
Manuel Jesús C
18/11/2009
Lo primero.
Hay un consejo buenísimo, de los que se pueden dar sin miedo a equivocarnos porque funciona siempre , es el que dice: Piensa antes de hablar y reza antes de pensar.
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Guillermo Urbizu
El escritor y poeta Guillermo Urbizu llega a ReL con una apuesta contundente «O santo, o nada», título de su blog. Laico comprometido, Urbizu estudió Letras en la Universidad de Zaragoza y es miembro supernumerario de la prelatura del Opus Dei. Trabaja en el Colegio Mayor Universitario Miraflores de Zaragoza. Entre sus obras literarias destacan «Almateria», «Ser algo más» y «Entre dos infinitos», así como «Vía crucis para niños (y no tan niños)».

Guillermo Urbizu, es autor, editor y responsable del Blog O santo o nada, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO
NOVIEMBRE 2009

¿Dónde está nuestro corazón?

Padre nuestro, escucha lo que Te digo, escucha

Necesitamos curas que recen

La crisis de las crisis

Ejercer de padre

Carta a Rosa (una mujer que lucha por su amor)

Día del orgullo cristiano.

Radio María y el clericalismo

¿Qué significa hacer el amor?

Enamorarse de Dios

Cosas de familia

Plácido Domingo canta la poesía de Juan Pablo II

"Los santos en la Historia", de José María Montes

Horizonte vital

Ver posts de otros meses

JUNIO 2013 (2 artículos)

MAYO 2013 (1 artículos)

ABRIL 2013 (2 artículos)

MARZO 2013 (4 artículos)

FEBRERO 2013 (1 artículos)

ENERO 2013 (3 artículos)

DICIEMBRE 2012 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (3 artículos)

OCTUBRE 2012 (3 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (5 artículos)

AGOSTO 2012 (2 artículos)

JULIO 2012 (3 artículos)

JUNIO 2012 (2 artículos)

MAYO 2012 (3 artículos)

ABRIL 2012 (2 artículos)

MARZO 2012 (4 artículos)

FEBRERO 2012 (2 artículos)

ENERO 2012 (6 artículos)

DICIEMBRE 2011 (7 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (7 artículos)

OCTUBRE 2011 (7 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (6 artículos)

AGOSTO 2011 (12 artículos)

JULIO 2011 (10 artículos)

JUNIO 2011 (8 artículos)

MAYO 2011 (10 artículos)

ABRIL 2011 (8 artículos)

MARZO 2011 (9 artículos)

FEBRERO 2011 (11 artículos)

ENERO 2011 (18 artículos)

DICIEMBRE 2010 (15 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (11 artículos)

OCTUBRE 2010 (13 artículos)

SEPTIEMBRE 2010 (15 artículos)

AGOSTO 2010 (14 artículos)

JULIO 2010 (13 artículos)

JUNIO 2010 (12 artículos)

MAYO 2010 (13 artículos)

ABRIL 2010 (11 artículos)

MARZO 2010 (11 artículos)

FEBRERO 2010 (13 artículos)

ENERO 2010 (11 artículos)

DICIEMBRE 2009 (12 artículos)

NOVIEMBRE 2009 (14 artículos)

OCTUBRE 2009 (11 artículos)

SEPTIEMBRE 2009 (9 artículos)

AGOSTO 2009 (4 artículos)

JULIO 2009 (5 artículos)

JUNIO 2009 (8 artículos)

Regalamos el Evangelio 2015
Lo más leído
1 Roberto Benigni, 3 horas en la RAI hablando sobre los 10 Mandamientos... y el país abre un debate
2 ISIS asesina a ciento cincuenta mujeres que se niegan a contraer matrimonio con sus yihadistas
3 Quinario de Navidad. La Virgen María (2)
4 Contra el bulo de la «Edad oscura»: la lección de Rodney Stark sobre la Edad Media y las cruzadas
5 Conozca las 10 historias sobre libros que más interesaron a los lectores de ReL en el año 2014
6 «Mi sueldo son 70 euros al mes, y aún invito a comer a alcaldes, para ver si evangelizo alejados»
7 ¿Estados Unidos se quedará sin monjas? La realidad tras la visita apostólica del Vaticano
8 Agujero financiero en los franciscanos OFM por «transacciones dudosas» y «controles ineficaces»
9 El llanto de Raquel
10 La mayor campaña para ayudar a los 120.000 cristianos refugiados en Kurdistán: vea como viven con fe