Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
Religión en Libertad
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familiaOtras noticias Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeos
  Lunes, 20 de octubre de 2014 | 9:58 Suscríbete a ReLRegala ReLDifúndenosContactoHemerotecaAYUDA A REL 
Buscar

Erradicar la corrupción


Apremia, es urgente, un verdadero rearme moral. Éste es el problema número uno, el reto y desafío principal de España.


Actualizado 4 noviembre 2009
 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 2
  
La sociedad española atraviesa un momento difícil. Los presuntos casos de corrupción ocupan la atención diaria de los medios de comunicación social. Las gentes se ven desconcertadas ante lo que está sucediendo. Nos hallamos ante una sociedad moralmente enferma. A decir verdad no tan enferma que no haya en ella aspectos positivos, ni tan invadida y debilitada que ya no tenga o quepa capacidad de reacción ni de cura. Pero cuando se da una enfermedad hay que diagnosticarla, detectar sus males, señalar su etiología y aplicar remedios curativos. Sin silenciar lo que pueda haber en los presuntos casos de corrupción, creo que es necesario que no enmascaremos las cosas y digamos claramente que esos fenómenos son síntomas de una crisis moral más amplia. A esta crisis apuntaba el todavía actualísmo documento de 20 de noviembre de 1990, «La verdad os hará libres», de la Conferencia Episcopal Española, cuya lectura recomiendo vivamente en estos momentos; en él tenemos también respuestas, y buenas respuestas.

Aquel texto, rechazado en su momento por amplios sectores como exagerado o injusto con la sociedad, fue confirmado por la realidad, y sigue siendo confirmado hoy por los hechos que se vienen sucediendo. Algunos lo leyeron en clave política, y no se dieron cuenta de que no era ésa la clave. El problema, entonces como ahora, era y es el eclipse y la quiebra de moralidad que padece nuestra sociedad, en la que aparecen síntomas tales como: la pérdida de vigencia social de criterios morales fundamentales, valederos en sí y por sí mismos; la abundante implantación de la «moral de situación y de la doble moral»; una generalización del «principio libertad», entendida ésta como algo omnímodo, y, a su lado, el de la tolerancia, la permisividad y el relativismo moral como criterios inspiradores de vida; el asentamiento social, de hecho, del principio tan extendido de que «el fin justifica los medios»; la estimación de que la moral, con sus juicios y valoraciones, es más bien un asunto privado, con la consiguiente desvinculación entre función social y convicción personal, ética pública y moral privada, en no pocos protagonistas de la vida pública; los constantes acosos o descalificaciones de la llamada moral «tradicional»; o, finalmente y sobre todo, –por qué no decirlo?– la implantación de un laicismo imperante y el intento de silenciamiento de Dios como forma de convivencia social.

Este conjunto de creencias y convicciones, tan extendidas en la cultura dominante, y, al tiempo, tan encarnadas en tantos comportamientos y hechos concretos hoy, (a título de ejemplo solo: el tema del aborto o el de la desfiguración de la verdad de la sexualidad o del matrimonio, la degradación de la droga y el inmenso negocio del narcotráfico) «reflejan, a la vez que causan, el eclipse, la deformación o el embotamiento de la conciencia moral. Este embotamiento se traduce en una amoralidad práctica, socialmente reconocida y aceptada, ante la que los hombres y mujeres de hoy, sobre todo los jóvenes, se encuentran inermes» («La verdad os hará libres», 6) , y como resignados ante lo que está aconteciendo como si ese tuviese que ser fatalmente nuestro destino.

Pero no cabe la resignación; en absoluto puede caber. Es preciso, si queremos tener futuro, que elevemos la calidad moral de nuestro pueblo, en su dimensión individual y social. Apremia, es urgente, un verdadero rearme moral. Éste es el problema número uno, el reto y desafío principal de España.

* El cardenal Antonio Cañizares es prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos.

*Publicado en el diario La Razón

¿Te ha gustado este artículo? Coméntaselo a tus amigos y conocidos:
en twitter
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 2
 Otros artículos de Cardenal Antonio Cañizares
V Centenario de Santa Teresa
¿Apostar por la vida? (y II)
¿Apostar por la vida? (I)
Marcelo González y Santa Teresa
Ante un nuevo curso escolar
Marías y la defensa de la vida
Vuelvo a España
Derecho a la vida
Enseñanza religiosa escolar
Factor de cohesión social y paz (y IV)
Comentario (máx. 1000 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.


ADOLFO D. M.
11/09/2012
CORRUPCIÓN EN LA IGLESIA.
Estimado D. Antonio:
No pienso discutir su autoridad y su visión moral y de denuncia que comparto a cerca de la sociedad. Pero ¿no cree/n que ya es hora de atajar la corrupción reinante en la Iglesia? El ´´Master Plan´´ o Plan Masónico para destruir la Iglesia Católica indica claramente que entre los siglos XIX y XX la masoneria se ha infiltrado en la Iglesia hasta la médula. Esto es ya conocido por amplios círculos católicos que se dan cuenta de esta realidad. Los masones no son tontos. Saben que es imposible destruir la Igleisia Católica, pero no imposible corromperla. Uno de los objetivos cumplidos por la masoneria ha sido el de la comunión en la mano y otro el de la abolición del culto a San Miguel Arcángel después de las Misas impuesta por no se que iluminado de turno que dijo que las oraciones leonianas estaban abolidas. ¿Cuánto tiempo van a tardar en atajar este asunto desde la Congregación que usted preside? ¿Siguen negándose a ver conspiraciones judeo-masónicas? Por el amor de Dios D. Antonio no tiene más que meterse en Internet e investigarlo por uste mismo. Lo que usted dice está muy bien pero primero erradiquen la corrupción dentro de la Iglesia. Y más cuendo se trata de cosas que dañan a la Iglesia y ofenden a Nuestro Señor. ¿no le parece?
Melecio
05/11/2009
A buenas horas, mangas de purpurina.
Eminencia:
Erradicar la corrupción en una sociedad que desconoce qué cosa sea la moral pública es un imposible. Y no contribuye mucho a crear ambiente favorable a ella la Iglesia cuando niega al Estado el derecho a fijar un código de moral civil basado en criterios éticos no revelados.
Lo más leído
1 Salvador Íñiguez, el hombre que evangeliza con la Virgen entre prostitutas, travestis y chulos
2 «Relatio Synodi», el documento de 62 puntos que concluye esta etapa sinodal: 470 cambios al anterior
3 Del origen etimológico de la expresión "cátedra de Pedro"
4 Me estoy haciendo viejo
5 8 cosas curiosas que probablemente no conocías sobre Pablo VI (aunque fue Papa 15 años)
6 Gran repercusión del artículo de María Vallejo-Nágera sobre la comunión espiritual y los divorciados
7 Sínodo sobre la familia: y el Papa rompió el silencio y habla de tensión, desolación y tentaciones
8 La comunión espiritual también obra milagros: San Buenaventura, los pies de Cristo, la niña Rosalía
9 Pablo VI: su origen, sus luchas, sus enseñanzas, sus críticos... cómo y por qué es beato
10 De Membrilla y Almagro al Cielo