Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familiaOtras noticias Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeos
  Miércoles, 23 de abril de 2014 | 12:24 Suscríbete a ReLRegala ReLDifúndenosContactoHemerotecaAYUDA A REL 
Buscar
Actualizado 19 noviembre 2009
Rasgos de la cultura posmoderna
La cultura en que vivimos nos envuelve y va generando un tipo humano muy concreto. Es la cultura de la postmodernidad en la que como católicos estamos situados, a la que hemos de responder y a la cual debemos purificar, poseyendo una suficiente personalidad y madurez católica para no dejarnos arrastrar impunemente.

Tengamos presente que el Evangelio genera una cultura cristiana y que como un torrente de vida, la cultura se ve purificada para responder a su ser y corresponder a la necesidad de Verdad y de trascendencia del hombre, de todo hombre. La cultura no nos es indiferente.

La cultura postmoderna prefiere crear sujetos que no piensen, que no tengan capacidad de discernir, ni analizar, ni reflexionar, ni criticar. Todo lo dan hecho. Se impone un pensamiento dominante al que todos deben acatar, disfrazado con un lenguaje demagógico de “respeto” y “tolerancia”, pero que es hermano del “relativismo” (todo vale porque nada hay que sea Verdad ni sea Bueno; todo da igual). Esta uniformidad en el pensamiento se imparte, se adoctrina, en los informativos: todos –salvo alguna excepción de nuevos grupos mediáticos- presentan las mismas noticias, las interpretan, pero omiten para la gran masa algunas otras noticias que podrían ir en contra de los principios relativistas. Los documentales, los pocos debates televisivos, las series de televisión, van orientando el pensar imponiendo los nuevos modos de la cultura post-moderna, y nadie se puede salir de lo previamente establecido, por ejemplo, hoy está muy mal visto alguien que defienda el matrimonio fiel y con varios hijos, o que llame asesinato al aborto, porque esta cultura postmoderna ha relativizado el matrimonio y los hijos y el aborto está considerado no un asesinato, sino un nuevo derecho.

La cultura postmoderna ha retomado, ¡y con qué fuerza!, el pan y circo del Imperio romano, alienando a las masas, con entretenimientos de baja calidad cultural y educativa, provocando reacciones primarias y/o sentimentales: el fútbol es el gran ejemplo (nada tiene que ver con el deporte, la superación, etc.), así como los programas “de corazón” donde se convierte en problema nacional las miserias de personajes que se exponen a pública desnudez sin respeto alguno, ni pudor; personajes que en el circo romano de hoy despiertan los instintos y la curiosidad mal sana de la “audiencia” (otra palabra mítica hoy).

La cultura postmoderna ignora las realidades trascendentes y espirituales, valorándolo todo desde el pragmatismo y la utilidad (lo que no es útil, incluso la vida humana, se desecha). Se ve una pérdida de tiempo las humanidades, el arte o la historia, pero se admira la técnica, la ciencia, la física y la matemática, aquello que da control sobre el mundo para doblegar la naturaleza al capricho del hombre. Un científico (o un programador informático o... ) es el nuevo hechicero de la tribu social, al que se le respeta y encumbra, porque tiene poderes superiores. La cultura es ya tecnología, ciencia aplicada. La Verdad es sustituida por la posibilidad de hacer, y si se puede lograr algo, entonces, por sí, ya es bueno, sin valorar las implicaciones éticas y morales.

La cultura postmoderna no quiere elevar al hombre, sino igualar al hombre abajándolo, sumergiéndolo en una masa acrítica. Como algunos o muchos no alcanzan objetivos más elevados, el nivel se va rebajando para acomodarlo a la mayor simplicidad e ignorancia. La enseñanza escolar y universitaria son un ejemplo. Para igualar, no se premia el esfuerzo, el mérito, el empeño de alguien por mejorar, adquirir mayor capacidad y mayor conocimiento; se presentan iguales condiciones de acceso a todo (trabajo, por ejemplo), que pueden lograr el inteligente como el torpe, el experto como el profano, el mejor preparado como el más completo inútil. La sociedad se empobrece humanamente, la cultura se degrada lentamente: y la excusa es convertir la igualdad en igualitarismo.

La cultura postmoderna llora por las consecuencias, pero se niega a reconocer las causas. Lo vemos todos los días. Se lloran las consecuencias de “la violencia en las aulas” y el fracaso escolar, pero se resiste a enfrentarse a las causas de la falta de autoridad buscada, a la poca vigilancia de los padres y su abdicación en la educación de los hijos, de los planes de estudio paupérrimos. Se lloran las consecuencias de la “violencia de género”, los malos tratos, las violaciones de jóvenes cada vez de menor edad, etc., pero una ceguera absoluta para ver que la causa primera está en la relativización del sexo, en la inmadurez afectiva, en la libertad absoluta que se quiere dar a todo sin referente moral, presentando la sexualidad como un juego desvinculado del ser personal y la entrega. Se lloran las consecuencias del envejecimiento de la población, el problema económico que plantea para la producción en la sociedad y el trabajo, pero es imposible admitir la “causa” que radica en el matrimonio débil (que fácilmente se rompe), en el aborto como derecho y en la misma estructura económica que dificulta tener hijos y mantener el alto nivel de vida que se plantea como normal.

Un católico debe dar respuesta a esa cultura postmoderna de la que aquí hemos trazado algunas pinceladas; un católico debe luchar por no contaminarse con esos principios de la postmodernidad, sino adquirir una mentalidad católica, una mente formada, unos criterios rectos... y, por cierto, también elevar su propio nivel cultural.

Esa "contaminación" se produce de forma insconsciente por quien la padece, asimilándola a través de los medios de comunicación, que más bien lo son de adoctrinamiento de las masas.

El adoctrinamiento está llegando a ser descarado, y sin embargo, nadie parece ser consciente de ello. Es terrible, manipulador, totalitario. Es que en el fondo vivimos en un régimen totalitario, definido por Ratzinger como "dictadura del relativismo" el 18-abril-2005. Dictadores de la tolerancia, dictadores del micrófono... que imponen desde arriba lo que es "bueno" para todos.


¿Te ha gustado este artículo? Coméntaselo a tus amigos y conocidos:
en twitter
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 2
Comentario (máx. 1000 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.


luciana
07/09/2012
gracias!!!!.
muy buena informacion, me sirvio mucho para un trabajo practico. me parece muy importante que la religion tenga opinion participativa en temas de interes general. gracias
luciana
07/09/2012
gracias!!!!.
muy buena informacion, me sirvio mucho para un trabajo practico. me parece muy importante que la religion tenga opinion participativa en temas de interes general. gracias
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Javier Sánchez Martínez
Javier Sánchez Martínez, sacerdote de la diócesis de Córdoba, ordenado el 26 de junio de 1999. Ha ejercido el ministerio sacerdotal en varias parroquias, en el Centro de Orientación Familiar de Lucena (Córdoba) y como capellán de Monasterios. Ha predicado retiros, tandas anuales de Ejercicios espirituales a seglares y religiosas e impartido diversos cursillos de formación litúrgica; asimismo ha publicado artículos en distintas as revistas y colaborado en radio y TV locales.Licenciado en Teología, especialidad liturgia, por la Universidad Eclesiástica San Dámaso (Madrid), es vicario parroquial de la Trinidad de Córdoba, profesor del I.S.CC.RR. "Victoria Díez" y miembro del Equipo diocesano de Liturgia.

Javier Sánchez Martínez, es autor, editor y responsable del Blog Corazón Eucarístico de Jesús, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO
ABRIL 2014

La Pascua y su cincuentena

La Vigilia pascual - y II (catequesis y ritos)

La Vigilia pascual - I (catequesis y ritos)

La lógica del poder de la humildad...

La meta de la Cuaresma es la Pascua
MARZO 2014

Ser apóstol

Preparándonos para comulgar (Pequeños detalles)

Veamos qué es el apostolado

Sueños de una primavera eucarística

Silencio en el ofertorio... (y III)

Líneas para hacer una sana teología

Silencio en el ofertorio... (II)

Ver posts de otros meses

FEBRERO 2014 (3 artículos)

DICIEMBRE 2012 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (8 artículos)

OCTUBRE 2012 (3 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (11 artículos)

AGOSTO 2012 (10 artículos)

JUNIO 2012 (2 artículos)

MAYO 2012 (6 artículos)

ABRIL 2012 (6 artículos)

MARZO 2012 (10 artículos)

FEBRERO 2012 (9 artículos)

ENERO 2012 (9 artículos)

DICIEMBRE 2011 (9 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (11 artículos)

OCTUBRE 2011 (9 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (8 artículos)

AGOSTO 2011 (4 artículos)

JULIO 2011 (7 artículos)

JUNIO 2011 (4 artículos)

MAYO 2011 (6 artículos)

ABRIL 2011 (3 artículos)

MARZO 2011 (2 artículos)

FEBRERO 2011 (4 artículos)

ENERO 2011 (4 artículos)

DICIEMBRE 2010 (10 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (6 artículos)

OCTUBRE 2010 (6 artículos)

SEPTIEMBRE 2010 (4 artículos)

AGOSTO 2010 (6 artículos)

JULIO 2010 (9 artículos)

JUNIO 2010 (9 artículos)

MAYO 2010 (13 artículos)

ABRIL 2010 (12 artículos)

MARZO 2010 (10 artículos)

FEBRERO 2010 (7 artículos)

ENERO 2010 (13 artículos)

DICIEMBRE 2009 (15 artículos)

NOVIEMBRE 2009 (13 artículos)

OCTUBRE 2009 (3 artículos)

Lo más leído
1 Contra el «asalto de Satanás», la nueva oración oficial que pide la intercesión de San Juan Pablo II
2 En 70 años casados, nunca durmieron separados: Kenneth murió apenas 16 horas después que Helen
3 Spielberg ¿filmará una historia polémica sobre Pío IX? ¿O buscan aguar la fiesta de los dos papas?
4 Entrevista a Georg Gänswein, secretario de dos papas: «No sabría como imponer nada a Francisco»
5 El niño down que no quería que «mataran» a Jesús en una representación del viacrucis
6 Era militar y murió protegiendo cristianos perseguidos en Palestina: San Jorge, muy actual
7 Maternidad y compromiso «para toda la vida», en un vídeo comercial con polémica absurda
8 Este año, católicos, protestantes, ortodoxos y judíos hemos celebrado juntos la Pascua
9 Todo lo que puede saberse hoy sobre Juan Pablo II y Juan XXIII: una propuesta para el Día del Libro
10 En las montañas de Kontum (Vietnam) no dejan levantar iglesias: el obispo lavó pies en una casa