Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familiaOtras noticias Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeos
  Miércoles, 23 de abril de 2014 | 8:07 Suscríbete a ReLRegala ReLDifúndenosContactoHemerotecaAYUDA A REL 
Buscar
Actualizado 2 agosto 2009
Virtudes teologales.La Caridad
Cuando hablábamos de la fe ya decíamos que tres son las virtudes teologales: Fe, Esperanza y Caridad, y ninguna de ellas se pueden separar de la otra. Ninguna de ellas es capaz de existir sin las otras. Lo cual quiere decir que las tres crecen y decrecen en el alma humana al unísono. Por ello es imprescindible, que comprendamos, los que aquí abajo nos encontramos, que el amor o caridad, considerada como la más importante de las tres, no puede existir sin sus siervas, que son la fe y la esperanza: la caridad tiene una total necesidad de ellas para crecer y desarrollarse.Veamos. La virtud de la caridad, es únicamente y esencialmente el amor al Señor, aunque genéricamente el término “caridad”, se viene utilizando para denominar el amor o la caridad fraterna. Es muy importante el amor al prójimo, pero siempre que este sea en función del amor a Dios. Debemos amar a los demás, pero sin olvidarnos nunca de que ese amor a ellos o a ellas solo es, en razón de ser ellos o ellas, una creación de nuestro Amor supremo que es el Señor. Hay mucha distorsión de ideas acerca del amor a nuestros semejantes. El amor al Señor, debe de estar siempre por encima de cualquier amor, que se pueda tener: a una madre, a un padre, a un conyugue, a unos hijos, a unos hermanos, o a unos amigos o amigas. Son importantes en la vida de una persona, estos amores a los seres que Dios ha atado a su querer, pero siempre estos han de ser siempre complementarios del amor principal, que es el amor a Dios o virtud de la Caridad. Dice el Señor: “El que ama a su padre o a su madre más que a mí, no es digno de mí; el que ama a su hijo o a su hija más que a mí, no es digno de mí. El que no toma su cruz y me sigue detrás no es digno de mí”. (Mt 10,37-38). Y esto es así, porque Dios que te ha creado es un ser absorbente. En el Éxodo Dios manifiesta: “Soy un Dios celoso”. (Ex 20,5). Y sin salir del Pentateuco, en Deuteronomio se puede leer: "porque Yahvéh tu Dios es un fuego devorador, un Dios celoso”. (Dt 4,24). La oración básica del pueblo de Israel, el “Schema Israel”, que todo buen judío y nuestro Señor oró tres veces al día, dice: “Escucha, Israel: Yahvéh nuestro Dios es el único Yahvéh. Amarás a Yahvéh tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu fuerza. Queden en tu corazón estas palabras que yo te dicto hoy. Se la repetirás a tus hijos, les hablarás de ellas tanto si estás en casa como si vas de viaje, así acostado como levantado; las atarás a tu mano como una señal, y serán como una insignia entre tus ojos; las escribirás en las jambas de tu casa y en tus puertas”. (Dt 6,4-9). Él es terriblemente celoso, no admite competencia alguna y no ya de otro amor o amores a otros seres por Él creados, sino a cualquier amor a un bien o bienes materiales o espirituales que a uno le pueda apetecer. Él quiere que le amemos por Él mismo no en función de las cosas por Él creadas. En relación a este amor absorbente del Señor, debemos de meditar las palabras de San Agustín, cuando dice: Pudiendo llegar a ser poseedor eterno del que ha creado todo lo que ves, ¿Por qué te empeñas en querer poseer aquí abajo temporalmente, algo de lo por Él creado? Habría que responderle a San Agustín: porque nuestra fe es muy débil, y no acabamos de tomarnos en serio, todo lo que en definitiva es el fundamento de nuestra eterna felicidad, cual es en este caso la fe. Es tremenda la pobreza de nuestra fe y no somos conscientes, de que ella es el pilar donde se asienta todo el edificio de nuestra vida espiritual, de nuestra íntima relación con Dios. Por alguna razón será, que la fe es la primera de las tres virtudes básicas de nuestro Credo. El amor a Dios de sus criaturas, genera en Él, una correspondencia a ese amor que se le manifiesta. Y este amor de Dios a nosotros, es un fuego devorador, un fuego que consume. Transforma en Él todo lo que toca. Jean Lafrance escribe: No se puede pretender acercarse a Dios sin dejarse devorar por este fuego. Por eso la oración es una aventura peligrosa, porque la oración, es la feliz hoguera en la que se enciende y conserva el fuego del santo amor. Es este un fuego terrible porque es fuego de amor. Pero un fuego devorador que no puede nada sin el consentimiento de nuestra libertad, solo si nosotros le decimos “si” y le pedimos al mismo tiempo el poder del Espíritu, no nos lo puede negar. Si le decimos si, la única actitud que tenemos que tener ante Dios, es decirle “Heme aquí”. Es un acto de disponibilidad de humildad, de pobreza y de consentimiento. En la oración, hemos de mantenernos pobre y desnudo, como Moisés ante la zarza ardiendo e incandescente. No digas nada sino ofrece a este fuego devorador toda la superficie desnuda de tu ser. Dios es el que quiere devorarte. Formas un ser con Él, y te conviertes en participante de la naturaleza divina. El Señor vino a este mundo con el ardiente deseo de ver prendido en las almas el fuego de amor con el que se consume su propio corazón. Él tiene sed de que tú tengas sed de Él, por ello nos dejó dicho: “He venido a arrojar un fuego sobre la tierra y ¡cuánto desearía que ya estuviera encendido!”. (Lc 12, 49). Vayamos pues a Él, que nos pide como recompensa de su caridad nada más que una devolución de amor. Y si ya sientes la sed de Dios, el ansia de amarle, si has sentido ya merodear alrededor de ti el fuego que Dios ha venido a traer a la tierra, si ya deseas quemarte en ese fuego de amor, entonces estás preparado para el banquete de la Trinidad, y llegará un momento en el que tu corazón, se abrase en el fuego del amor divino, e incluso físicamente sientas ese fuego, entonces será cuando habrás llegado a la unión con el Amado. Mi más cordial saludo lector y el deseo de que Dios te bendiga.
¿Te ha gustado este artículo? Coméntaselo a tus amigos y conocidos:
en twitter
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Juan del Carmelo
Juan del Carmelo no es quien dice ser. O mejor dicho, es quien es, pero prefiere presentarse en su alter ego Juan del Carmelo que no es más que un seglar que, a finales de los años 80, experimentó la llamada de Dios y se vinculó al Carmelo Teresiano. Ha publicado libros de espiritualidad como «Mosaico espiritual», «Santidad en el Pontificado», o «En las manos de Dios» Como lo cortés no quita lo valiente es, además, un empresario de éxito. Y nos acompaña, con sencillez y hondura, desde «El blog de Juan del Carmelo».

Juan del Carmelo, es autor, editor y responsable del Blog El Blog de Juan del Carmelo, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO
ABRIL 2014

Con las aguas espumantes al cuello

Motivos para darte gracias, Señor

Desear, es tener ya...

Ver con el corazón inmundo

Misericordia con los adúlteros

Nuestro corazón

Grandeza divina, humildad humana

¿Cómo será el cielo?

Sufrimiento del cuerpo, sufrimiento del ama.

¿Me vomitará Dios?

Ignorarte, amarte y entregarse a tu amor

¿Que es la misericordia divina?
MARZO 2014

Amar la voluntad de Dios

Zapatero a tus zapatos

Madre terrenal, Madre espiritual

Control de la imaginación humana

Sobre nuestro desarrollo espirtual

Tener fe, confiad en el Señor y amad su voluntad

Necesidades del cuerpo, necesidades del alma

Casos lagrimógemnos

Goce en el sufrimiento

Encontrar peras en una higuera

Misterio de la Inhabitación Trinitaria

Amor divino, amor humano

Distintas imágenes que tenemos de Dios

Falta de fe en la Verdad

Sobre las dudas de fe

Ver posts de otros meses

FEBRERO 2014 (13 artículos)

ENERO 2014 (16 artículos)

DICIEMBRE 2013 (15 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (15 artículos)

OCTUBRE 2013 (16 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (15 artículos)

AGOSTO 2013 (15 artículos)

JULIO 2013 (16 artículos)

JUNIO 2013 (15 artículos)

MAYO 2013 (15 artículos)

ABRIL 2013 (15 artículos)

MARZO 2013 (16 artículos)

FEBRERO 2013 (14 artículos)

ENERO 2013 (16 artículos)

DICIEMBRE 2012 (15 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (15 artículos)

OCTUBRE 2012 (16 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (15 artículos)

AGOSTO 2012 (15 artículos)

JULIO 2012 (16 artículos)

JUNIO 2012 (15 artículos)

MAYO 2012 (15 artículos)

ABRIL 2012 (15 artículos)

MARZO 2012 (16 artículos)

FEBRERO 2012 (14 artículos)

ENERO 2012 (16 artículos)

DICIEMBRE 2011 (15 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (15 artículos)

OCTUBRE 2011 (16 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (15 artículos)

AGOSTO 2011 (15 artículos)

JULIO 2011 (16 artículos)

JUNIO 2011 (15 artículos)

MAYO 2011 (15 artículos)

ABRIL 2011 (15 artículos)

MARZO 2011 (16 artículos)

FEBRERO 2011 (14 artículos)

ENERO 2011 (15 artículos)

DICIEMBRE 2010 (16 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (15 artículos)

OCTUBRE 2010 (15 artículos)

SEPTIEMBRE 2010 (15 artículos)

AGOSTO 2010 (16 artículos)

JULIO 2010 (15 artículos)

JUNIO 2010 (15 artículos)

MAYO 2010 (16 artículos)

ABRIL 2010 (15 artículos)

MARZO 2010 (16 artículos)

FEBRERO 2010 (14 artículos)

ENERO 2010 (15 artículos)

DICIEMBRE 2009 (16 artículos)

NOVIEMBRE 2009 (15 artículos)

OCTUBRE 2009 (15 artículos)

SEPTIEMBRE 2009 (14 artículos)

AGOSTO 2009 (13 artículos)

JULIO 2009 (14 artículos)

JUNIO 2009 (12 artículos)

MAYO 2009 (7 artículos)

Lo más leído
1 Contra el «asalto de Satanás», la nueva oración oficial que pide la intercesión de San Juan Pablo II
2 Spielberg ¿filmará una historia polémica sobre Pío IX? ¿O buscan aguar la fiesta de los dos papas?
3 Entrevista a Georg Gänswein, secretario de dos papas: «No sabría como imponer nada a Francisco»
4 El niño down que no quería que «matarán» a Jesús en una representación del viacrucis
5 Este año, católicos, protestantes, ortodoxos y judíos hemos celebrado juntos la Pascua
6 Maternidad y compromiso «para toda la vida», en un vídeo comercial con polémica absurda
7 Con las aguas espumantes al cuello
8 San Juan Pablo II (6)
9 Del Dr. Pierre Barbet, el primer forense de Jesús
10 Juan XXIII: Testamento espiritual