Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
Regalamos el Evangelio 2015
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familiaOtras noticias Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeos
  Viernes, 19 de diciembre de 2014 | 10:58 Suscríbete a ReLRegala ReLDifúndenosContactoHemerotecaAYUDA A REL 
Buscar
Actualizado 15 junio 2009

Trampa saducea

En la historia de la transición política de España, allá por los últimos años de la década de los setenta del pasado siglo, se puso de moda hablar de “la trampa saducea”, ya que en una sesión de las Cortes (este es el antiguo término español que se emplea, en la tan manida Constitución y no otros términos, utilizados para desterrar a este) un político usó este término, de “trampa saducea” y dada desgraciadamente la supina ignorancia en materia evangélica y de historia sagrada y de la Santa madre Iglesia, que existe no solo en el ala izquierda de las Cortes sino también tristemente en la mayoría del ala derecha, todos se quedaron perplejos al escuchar eso de “Trampa saducea”. Veamos. En la Historia de Israel, se puede leer y documentarse uno acerca de quién fue Sadoc. En el capítulo 7 del segundo libro de Samuel, se puede leer que Sadoc era sacerdote y más adelante se le menciona como Sumo sacerdote en la época del rey David. Sin embargo en contra de los que muchos aseguran, la secta de los saduceos no fue creada por el Sumo sacerdote de David, llamado Sadoc, entre otras razones porque median muchos años de diferencia entre la existencia del Sumo sacerdote Sadoc, que existió sobre el año 1000 a.C y el nacimiento de la secta de los saduceos, que nació aproximadamente en el año 175 a.C. en el que fue interrumpido el ejercicio y la sucesión legal del Sumo Sacerdocio en el Templo de Jerusalén, pues el cargo fue objeto de venta. El comercio del más alto cargo religioso, tuvo como corolario la sustitución de las costumbres judías por las griegas, la imposición del culto a los dioses griegos y la persecución de los judíos que seguían fieles a la Ley. Los saduceos representaban la aristocracia judía, eran el exponente del pensamiento aristócrata y no reflejaban el parecer de todo el pueblo. Eran, hasta cierto punto, una reencarnación del partido helenístico que había existido entre los judíos, y contra el cual se habían levantado los hassidim (judíos piadosos), en tanto que los fariseos eran los descendientes ideológicos de los hassidim. Los saduceos, se preocupaban mucho por los intereses seculares de la nación, que por la religión. De modo que los saduceos eran completamente diferentes de los fariseos. No eran antirreligiosos, pero creían que el bienestar de la nación, tal como según ellos la concebían, y no permitían, que las consideraciones religiosas fueran decisivas en todos los asuntos. Aceptaban la Torah, la Ley, como canónica; pero rechazaban el resto del Antiguo Testamento pues no lo consideraban inspirado, y negaban el valor de la tradición de la cual dependían mucho los fariseos. Los saduceos no aceptaban la existencia de una vida futura, o la de los ángeles, o de espíritus de cualquier naturaleza, o de una retribución futura después de la muerte, pues declaraban que en la Torah no había declaraciones definidas en cuanto a estos temas. Los fariseos confesaban su dependencia de Dios para obtener su ayuda, pero los saduceos dependían de sí mismos. No tenían inconvenientes en hacer alianzas con los extranjeros y en utilizar cualquier otro medio que fuera para el beneficio de la nación. Dieron pruebas de este sentido de anteponer el bien de la nación al amor a Dios, cuando Caifás dijo en la asamblea que condenó a Jesús ante de juzgarlo: “Pero uno de ellos, Caifás, que era el Sumo Sacerdote de aquel año, les dijo: Vosotros no sabéis nada, ni caéis en la cuenta que os conviene que muera uno solo por el pueblo y no perezca toda la nación”. (Jn 11,49-50) Y teniendo presente este cuadro, acerca de cuál era el pensamiento saduceo, vemos que estos eran maestros en tender trampas dialécticas. Una trampa saducea es aquella de la que resulta muy difícil salir airoso, puesto que, cualquiera que sea la respuesta que se de, siempre podrán atacarle a uno. Los saduceos se las ponían a Jesús con bastante frecuencia. En España tenemos una expresión al respecto: “Poner en un brete”. Veamos algunos ejemplos que se encuentran en los Evangelios. Un día le presentan una mujer sorprendida cometiendo adulterio y le dicen: “La Ley de Moisés manda apedrear a las adúlteras, ¿qué hacemos con ésta?”(Jn 8,4). Si dice que la dejen en paz, lo podrán acusar a él de no respetar la Ley de Moisés y, en consecuencia, castigarlo por ir contra de la ley; pero, si dice que la castiguen, entonces lo podrán acusar de condenar a muerte a una mujer. Otro día le preguntan: “Dinos, pues, qué te parece, ¿es lícito pagar tributo al César o no?”. (Jn 22,17). Si dice que sí, le dirán que está en contra de los pobres y oprimidos a quienes el Emperador explota con sus impuestos; pero, si dice que no, lo podrán acusar de estar en contra de la autoridad romana. Otros muchos ejemplos semejantes aparecen en el Evangelio. Ciertamente Jesús demostró bastante inteligencia y habilidad, pues siempre salió airoso de estas trampas saduceas. Mi más cordial saludo lector y el deseo de que Dios te bendiga.
Descubre el regalo que Religión en Libertad tiene para ti

Descubre el regalo que Religión en Libertad tiene para ti

¿Te ha gustado este artículo? Coméntaselo a tus amigos y conocidos:
en twitter
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Juan del Carmelo
Juan del Carmelo no es quien dice ser. O mejor dicho, es quien es, pero prefiere presentarse en su alter ego Juan del Carmelo que no es más que un seglar que, a finales de los años 80, experimentó la llamada de Dios y se vinculó al Carmelo Teresiano. Ha publicado libros de espiritualidad como «Mosaico espiritual», «Santidad en el Pontificado», o «En las manos de Dios» Como lo cortés no quita lo valiente es, además, un empresario de éxito. Y nos acompaña, con sencillez y hondura, desde «El blog de Juan del Carmelo».

Juan del Carmelo, es autor, editor y responsable del Blog El Blog de Juan del Carmelo, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO
JUNIO 2009

Los nuevos saduceos.

Oración repetitiva.

Necesidad de lo material en lo espiritual

Kindana meherat.

El camino hacia la Luz

Los santos son unos rentistas.

Trampa saducea

Acrónimo NDE

Oración extractiva.

Juliano el apóstata.

Las hipérboles del Señor.

A. M. G. D.

Ver posts de otros meses

DICIEMBRE 2014 (10 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (15 artículos)

OCTUBRE 2014 (15 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (15 artículos)

AGOSTO 2014 (16 artículos)

JULIO 2014 (15 artículos)

JUNIO 2014 (15 artículos)

MAYO 2014 (16 artículos)

ABRIL 2014 (15 artículos)

MARZO 2014 (15 artículos)

FEBRERO 2014 (14 artículos)

ENERO 2014 (16 artículos)

DICIEMBRE 2013 (15 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (15 artículos)

OCTUBRE 2013 (16 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (15 artículos)

AGOSTO 2013 (15 artículos)

JULIO 2013 (16 artículos)

JUNIO 2013 (15 artículos)

MAYO 2013 (15 artículos)

ABRIL 2013 (15 artículos)

MARZO 2013 (16 artículos)

FEBRERO 2013 (14 artículos)

ENERO 2013 (16 artículos)

DICIEMBRE 2012 (15 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (15 artículos)

OCTUBRE 2012 (16 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (15 artículos)

AGOSTO 2012 (15 artículos)

JULIO 2012 (16 artículos)

JUNIO 2012 (15 artículos)

MAYO 2012 (15 artículos)

ABRIL 2012 (15 artículos)

MARZO 2012 (16 artículos)

FEBRERO 2012 (14 artículos)

ENERO 2012 (16 artículos)

DICIEMBRE 2011 (15 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (15 artículos)

OCTUBRE 2011 (16 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (15 artículos)

AGOSTO 2011 (15 artículos)

JULIO 2011 (16 artículos)

JUNIO 2011 (15 artículos)

MAYO 2011 (15 artículos)

ABRIL 2011 (15 artículos)

MARZO 2011 (16 artículos)

FEBRERO 2011 (14 artículos)

ENERO 2011 (15 artículos)

DICIEMBRE 2010 (16 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (15 artículos)

OCTUBRE 2010 (15 artículos)

SEPTIEMBRE 2010 (15 artículos)

AGOSTO 2010 (16 artículos)

JULIO 2010 (15 artículos)

JUNIO 2010 (15 artículos)

MAYO 2010 (16 artículos)

ABRIL 2010 (15 artículos)

MARZO 2010 (16 artículos)

FEBRERO 2010 (14 artículos)

ENERO 2010 (15 artículos)

DICIEMBRE 2009 (16 artículos)

NOVIEMBRE 2009 (15 artículos)

OCTUBRE 2009 (15 artículos)

SEPTIEMBRE 2009 (14 artículos)

AGOSTO 2009 (13 artículos)

JULIO 2009 (14 artículos)

JUNIO 2009 (12 artículos)

MAYO 2009 (7 artículos)

Regalamos el Evangelio 2015
Lo más leído
1 «Los orígenes paganos de la Navidad son un mito sin fundamento histórico»: conozca por qué
2 Triduo de Santa Eva, en el día de su fiesta. Hoy, Eva en el Antiguo Testamento y la tradición judía
3 Avanzar en el amor al Señor
4 Designada la primera obispesa anglicana para Inglaterra: ningún país con ellas ha ganado fieles
5 Quinario de Navidad. Celebración virtual (1)
6 Conozca las 10 historias sobre libros que más interesaron a los lectores de ReL en el año 2014
7 Bajo el mandato del PP de Rajoy los abortorios han recibido 54 millones de euros de dinero público
8 Hacia un nuevo Sínodo frustrado
9 Las Mejores Películas de Navidad de Todos los Tiempos
10 Navidad cristiana