Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
Los blogs de Religión en Libertad
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
Inicio / Blog

María Blanchard (y 2)

Victor in vínculis

2 julio 2014

Ya en ambiente familiar, se sintió aliviada los primeros días. Hasta que pronto descubrió lo que desde entonces la sumió en amargo desencanto y preocupación honda.

De sobremesa, quizá después de apurar algún vaso más de vino que de ordinario, se felicitaba esa tarde el pobre Blanchard (su hermano) de haber roto con la tradición supersticiosa de sus abuelos. Ahora eran libres. ¡Muera el fanatismo que los tuvo engañados! Sus hijos sí que se criaban afortunados, sin que el bautismo de la Iglesia Católica los hubiera señalado con tan humillante esclavitud.

El alma delicadísima de María se estremeció de dolor. Pero tuvo pleno dominio para aparentar serenidad, mientras fijaba una mirada honda en los niños inocentes, combinando rápida el plan salvador.

No muy lejos de allí se ocultaba un sacerdote muy celoso. María había entablado ya contacto con él. Ahora le visitó más intencionadamente.

Desde entonces, una y otra vez, jugando María con sus sobrinos, los fue llevando por el campo, acercándose siempre al refugio del Padre, hasta que, el día combinado, se celebró allí la reunión prefijada.

Los niños oyeron con enorme atención cuanto el sacerdote les fue exponiendo con palabras claras, con ideas que se acomodaban muy bien a sus cortos años. Comprendieron la importancia del acto. Prometieron guardar secreto absoluto -y lo hicieron con tesón sorprendente-, y sobre sus cabecitas, alegremente inclinadas, cayó el agua del bautismo, empapando sus almas de gracia.

María no cabía en sí de gozo. Sólo por aquel acto hubiera dado su vida.

Ya no tardó en regresar a Burdeos para convivir en lo posible con sus hermanas en religión. Para ello solicitó en casa de la señora Dubergier una colocación como doncella.

¡Qué buena era la señora Dubergier con las religiosas de la Compañía de María! Por ayudarlas, por socorrerlas, por llevarles un consuelo a sus diversos refugios, era capaz de los mayores sacrificios.

Ya en aquella casa, María encontró de nuevo cauce a su fervor. Precisamente se alojaban allí tres sacerdotes, y uno de ellos, Gabriel Morel, halló en María el enlace de que anteriormente se había valido el P. Brown.

Vasos y ornamentos sagrados para que el santo sacrificio pudiera celebrarse en diferentes lugares, avisos y cartas para los fieles, todo encontraba cabida en el cesto de legumbres o el hatillo de ropa recién lavada que llevaba sobre su cabeza.

-¡A la guillotina, a la guillotina! ¡Que termine su misa en la guillotina!, vociferaba, frente a una casa recién registrada, un cabecilla de grupo, al tiempo que María pasaba por allí.

Iban saliendo apresados los vecinos de toda la localidad. Entre ellos, el anciano sacerdote al que habían descubierto celebrando la misa.

La angustia de María fue enorme. ¿Qué hacer? Ella nada podía.

Maquinalmente, se metió, mezclada entre la chusma, por las habitaciones ya medio saqueadas. Fue subiendo, subiendo. No sabía dónde iba. Como si un secreto imán la atrajera. Llegó a la buhardilla. Revisó en torno como si alguien la llamara. Descubrió una alacena disimulada. La abrió. Y allí, oculto en el fondo, encontró un copón. Lo abrió, temblando. Estaba lleno de sagradas formas.



Cayó al punto de rodillas, llorando de emoción
. Dudó unos instantes, pero el respeto paralizó sus manos. Y rápida, sin pensarlo más, cerró la alacena, cogió la llave, disimuló el escondite y corrió hasta la casa de su señora.

Los sacerdotes la reprendieron. ¿Cómo había hecho eso? ¿Cómo había abandonado en esas circunstancias el sacramento?

Se precipitó escaleras abajo. Esta vez con el arrojo que le infundía no solamente el permiso, sino la orden expresa de los ministros de Dios. Y como si los ángeles le fueran quitando todo obstáculo, se vio de nuevo ante la alacena. Envolvió en su chal la suavísima carga y regresó en transportes de amor, estrechando fuerte el copón contra su pecho.

El altar aguardaba preparado, con luces, con flores. Los tres sacerdotes y la señora Dubergier, en actitud reverente, emocionada. María depositó ante los manteles el copón. Pero tan fuerte había sido su impresión durante aquellos minutos intensamente vividos, que cayó desvanecida.

La oración cotidiana de María Blanchard ante el sagrario de su escondite era pedir a Jesucristo el verse de nuevo en el convento. Volver a vestir el santo hábito. Convivir en comunidad con sus hermanas.

Poitiers fue el primer convento que restauró el Instituto, al declinar la Revolución. Y allí marchó Hermana María, y allí la recibieron con acogida fraterna, edificando a Poitiers con su humildad y su caridad tan serviciales hasta el año 1823.

Y cuando la gran restauradora reverenda M. Teresa Couret du Terrail abrió la Casa de Burdeos, esta Comunidad reclamó a hermana Blanchard como a tesoro de virtud que le correspondía.

En Burdeos continuó siendo la Hermanita fervorosa, trabajadora, abnegada, alegre, humilde, caritativa, llena de espíritu sobrenatural, que va sembrando el bien por dondequiera que pasa.

Tenía ya setenta y seis años, en 1845, al alcanzar la plenitud dichosa de su vida, en el día feliz de su santa muerte.

Las puertas del Paraíso giraron ante sus ojos, cerrados ya a la tierra. Dos rostros conocidos, divinamente hermosos, asomaban tras ellas. En tanto que su abrazo con Jesucristo la sumía en las delicias de la beatitud eterna.

¿No recordó entonces María aquel otro abrazo estrecho y largo de los dos, en una tarde maravillosa, por las callejas de Burdeos?
ReL te regala todos los días un trozo de Cielo… pero necesitamos tu ayuda para seguir haciéndolo
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
1 COMENTARIO
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.

Comentarios

ricardo de Barcelona
03/07/2014
Momentos.
Las épocas obscuras de persecución son contrarrestadas por momentos luminosos que hacen verdad aquel dicho:
Dios escribe recto con renglones torcidos.

(No os podéis imaginar la cantidad de artículos existen en Google, al poner esta frase)
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Jorge López Teulón
Jorge López Teulón (Madrid 1970). Tras cursar los estudios eclesiásticos en el Seminario Mayor de San Ildefonso, recibe la ordenación sacerdotal, el 25 de junio 1995. Sus años de ministerio sacerdotal los ha desarrollado en la ciudad de Talavera de la Reina (Toledo). Delegado de Medios de Comunicación Social en la Vicaría de Talavera (1996-2005). Se le encargó durante un quinquenio (1998-2002) la retransmisión para el territorio nacional de la Misa dominical retransmitida por la Cadena COPE. Desde 1996 es el Capellán del Colegio Compañía de María de la Orden de Hijas de María Nuestra Señora en Talavera.

En el año 2002 fue nombrado Postulador de una Causa de más de 900 mártires de la persecución religiosa de 1936 a 1939, para la Provincia eclesiástica de Toledo y la diócesis de Ávila.

Ha creado la página www.persecucionreligiosa.es , primera página en lengua española dedicada exclusivamente a este tema.

También ha creado la página www.cardenaldonmarcelo.es

Jorge López Teulón, jorgelteulon@gmail.com, es autor, editor y responsable del Blog Victor in vínculis, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO
JULIO 2014

Un escolapio de Mora de Toledo (y 2)

Un escolapio de Mora de Toledo (1)

Mártires pasionistas en Toledo

Los mártires de Cuéllar (y 5)

Los mártires de Cuéllar (4)

Los mártires de Cuéllar (3)

Los mártires de Cuéllar (2)

Los mártires de Cuéllar (1)

Las 18 tallas de los Beatos Mártires de El Pueyo

María Blanchard (y 2)

Ver posts de otros meses

MARZO 2017 (22 artículos)

FEBRERO 2017 (19 artículos)

ENERO 2017 (19 artículos)

DICIEMBRE 2016 (15 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (18 artículos)

OCTUBRE 2016 (24 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (11 artículos)

AGOSTO 2016 (13 artículos)

JULIO 2016 (17 artículos)

JUNIO 2016 (30 artículos)

MAYO 2016 (31 artículos)

ABRIL 2016 (23 artículos)

MARZO 2016 (13 artículos)

FEBRERO 2016 (13 artículos)

ENERO 2016 (14 artículos)

DICIEMBRE 2015 (10 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (10 artículos)

OCTUBRE 2015 (20 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (7 artículos)

AGOSTO 2015 (9 artículos)

JULIO 2015 (11 artículos)

JUNIO 2015 (13 artículos)

MAYO 2015 (13 artículos)

ABRIL 2015 (13 artículos)

MARZO 2015 (10 artículos)

FEBRERO 2015 (7 artículos)

ENERO 2015 (14 artículos)

DICIEMBRE 2014 (13 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (13 artículos)

OCTUBRE 2014 (11 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (13 artículos)

AGOSTO 2014 (15 artículos)

JULIO 2014 (10 artículos)

JUNIO 2014 (12 artículos)

MAYO 2014 (20 artículos)

ABRIL 2014 (26 artículos)

MARZO 2014 (9 artículos)

FEBRERO 2014 (9 artículos)

ENERO 2014 (10 artículos)

DICIEMBRE 2013 (10 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (12 artículos)

OCTUBRE 2013 (13 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (11 artículos)

AGOSTO 2013 (10 artículos)

JULIO 2013 (9 artículos)

JUNIO 2013 (8 artículos)

MAYO 2013 (11 artículos)

ABRIL 2013 (9 artículos)

MARZO 2013 (8 artículos)

FEBRERO 2013 (9 artículos)

ENERO 2013 (14 artículos)

DICIEMBRE 2012 (18 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (17 artículos)

OCTUBRE 2012 (16 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (10 artículos)

AGOSTO 2012 (12 artículos)

JULIO 2012 (8 artículos)

JUNIO 2012 (11 artículos)

MAYO 2012 (6 artículos)

ABRIL 2012 (9 artículos)

MARZO 2012 (9 artículos)

FEBRERO 2012 (6 artículos)

ENERO 2012 (9 artículos)

DICIEMBRE 2011 (13 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (36 artículos)

OCTUBRE 2011 (32 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (35 artículos)

AGOSTO 2011 (47 artículos)

JULIO 2011 (23 artículos)

JUNIO 2011 (8 artículos)

MAYO 2011 (7 artículos)

ABRIL 2011 (8 artículos)

MARZO 2011 (9 artículos)

FEBRERO 2011 (9 artículos)

ENERO 2011 (9 artículos)

DICIEMBRE 2010 (11 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (12 artículos)

OCTUBRE 2010 (8 artículos)

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS